El birding como reclamo ecoturístico

Uno de los grandes recursos olvidados del turismo rural lo tenemos encima… En el cielo. No sólo el astroturismo está consagrando al rural como mejor observatorio del universo, sino la ornitología, áspera palabra que los ingleses sustituyen con más modestia y acierto por “birding” (pajareo). Acierto porque como explica Antonio Sandoval, divulgador y ornitólogo, contemplar los pájaros tiene tanto de arte, juego y belleza, como de ciencia, pese a que aquí nos refiramos a ello de forma técnica y friki. En su libro ¿Para qué sirven las aves?recuerda que como tantos otros atractivos naturales, en el canto de los pájaros se han inspirado grandes artistas y compositores. Las casas rurales, cuya etiqueta “rurales” parece acogotarlas siempre al agrarismo, debieran promocionarse como casas neorrurales o de naturaleza, integrales, es decir, levantando su mirada y su oferta a todo el medio natural, incluido el cielo, escenario de los fenómenos de los que depende su paisaje y reino de los pájaros o las estrellas. Estrellas extinguidas en la ciudad pero abundantes en el campo, al que convierten en la mejor fuente de información astrofísica y tribuna universitaria al cosmos.

El valor turístico del birding está en que además de diversificar y desestacionalizar la oferta, seduce a los turistas europeos, cotizados por su alto nivel cultural, ecológico y económico. Son viajeros casi siempre bien equipados y dispuestos a pernoctar varios días. Los destinos más favorecidos o desarrollados para la observación ornitológica en España son Doñana y el Estrecho de Gibraltar, Extremadura, Pirineos… Las costas atlántica y cantábrica también constituyen un buen mirador para los viajeros, por su posición estratégica en medio de rutas migratorias. Una de las prácticas más ejemplares que se han llevado a cabo en nuestro país para aprovechar este recurso desde una asociación sin ánimo de lucro, sin apenas medios, es Urdaibai, en Bizkaia. Supo poner en valor y reciclar una antigua fábrica abandonada (y el ecosistema que la rodeaba), reconvirtiéndola en uno de los centros de observación de aves nacionales más dinámico e innovador.

Es necesario concienciarse del valor que el birding tiene más allá de nuestras fronteras. Basta saber que se organizan grandes competiciones a lo largo de países enteros con el fin de identificar el mayor número de especies, como retrata la comedia El gran año. ¿Qué las hace tan atractivas? Su pintoresca variedad: su forma de volar y cantar, su silueta, sus colores, el anidamiento, la cría… Las aves pueden ser la mejor puerta para entender la singularidad del ecosistema que rodea a una casa rural, así como los ciclos naturales en que vive inmersa. En su vuelo, las aves crean como las abejas un hilo que entreteje los distintos elementos del paisaje. Pese a que nuestra época ha anestesiado nuestra capacidad para apreciarlo, la aves son criaturas fascinantes: seres que sostienen su propio peso en el aire, con la mezcla de formas y colores más increíble que puediera diseñar un artista, y capaces de viajar inmensas distancias o atravesar espectaculares paisajes dignos de envidiar.

Si se crease una APP que permitiese espiar/compartir la mirada de los animales, ¿qué niño o adulto no se identificaría/empatizaría con las aves? Como ejemplo, la espectacular experiencia del mundo que tiene esta águila sobre los Alpes.

Este artículo, escrito por Aldán al que puedes seguir en su cuenta Twitter o en LinkedIn, ha sido publicado anteriormente para Ceres Ecotur. Puedes acceder al artículo original visitando este enlace.

 241 visitas

Read More

Turismo de naturaleza en Castilla y León con BUTEO y Juan Antonio Medina

Entrevistamos a Juan Antonio Medina, director de BUTEO, una empresa enfocada en promocionar y fomentar las actividades de turismo de naturaleza (especialmente turismo ornitológico), educación ambiental y consultoría en Castilla y León.


Verónica: ¿Qué es BUTEO? 

Juan Antonio: BUTEO es una empresa comprometida y con vocación conservacionista, pionera en Castilla y León en ser registrada por la Consejería de Cultura y Turismo como una empresa cuya actividad principal es, específicamente, el turismo de observación de la naturaleza, aunque también trabajamos mucho en otros campos como la educación ambiental y la consultoría.

Aunque BUTEO nació como una empresa unipersonal, desde el minuto uno hemos apostado por formar equipos de trabajo multidisciplinares y colaborar con especialistas en sus respectivos campos, para ofrecer experiencias y actividades más variadas y de mayor calidad a nuestros clientes. Creemos en la potencialidad de la economía colaborativa, nuestra sede se encuentra en un espacio de coworking y actualmente trabajamos en varios proyectos turísticos o formativos con entomólogos, bioacústicos, geógrafos, psicólogos, fotógrafos o agencias de viajes. Algunas de estas colaboraciones son estratégicas para BUTEO, por lo que nacieron con vocación de perdurar. En 2017 tenemos previsto ampliar plantilla para poder ofrecer actividades más atractivas, variadas e innovadoras.

Verónica: Entre tus servicios realizas actividades de observación de fauna, principalmente birdwatching. ¿Crees que es esta una buena manera de concienciación y educación ambiental de la población? ¿Está creciendo su práctica entre la población española?

Juan Antonio: Estoy convencido de que la concienciación y la educación ambiental deben ser transversales e impregnar todos los aspectos de nuestra vida, partiendo desde la escuela. La observación de fauna sin duda es una herramienta útil, aunque hay que tener en cuenta que los clientes están en su tiempo de ocio y es importante estar atentos a sus motivaciones, intereses e incluso su procedencia para poder adaptar el mensaje, por supuesto sin que éste consista en un bombardeo de datos o de conocimientos que pueden obtener en Internet o en una enciclopedia.

Como guía, intento transmitirles el respeto por los valores naturales (mantener distancias de observación, evitar molestias en época de cría, etc.), pero también por la cultura local y los modos de vida tradicionales y sostenibles. Hay que conseguir que relacionen lo que se les explica con sus propias experiencias y conocimientos, despertarles la curiosidad, que se planteen preguntas y aprovechar que han tomado la decisión de pasar una mañana en el campo, que no es fácil, y además pagar por ello.

En los últimos años se han creado Aulas de la Naturaleza, Casas del Parque o Centros de Interpretación donde se explica a mayores y adultos, con carísimos vídeos, fotografías y figuras de resina, qué especies podrían ver si salieran fuera; cómo cantan los pájaros (a través de sus cantos “enlatados”); cómo transcurren las estaciones, sin que sientan el viento en la cara, los distintos aromas, el frío ni el calor. Se crean observatorios, miradores, rutas autoguiadas con realidad aumentada, se insiste en la importancia y los beneficios de visitar los espacios protegidos…

Pero luego te encuentras a familias, con muchos folletos pero sin unos simples prismáticos, esperando ver las avutardas en Villafáfila o las cigüeñas negras en los Arribes del Duero, sin nadie que les explique dónde deben buscar, a qué horas, en qué época del año, cómo deben comportarse para evitar molestias, o ponga a su disposición el material adecuado para la observación. No se le da ninguna importancia a la figura del guía de naturaleza (basta echar un vistazo a la normativa de las distintas Comunidades Autónomas), ni se fomenta de verdad el contacto con nuestra propia naturaleza, con lo cual es inevitable que la mayoría de la población conozca mejor la vida y milagros de la fauna africana que la de la ibérica. Y como ya sabemos, lo que no se conoce tampoco se valora.

En cuanto a la segunda pregunta, todavía en España el turismo de observación de fauna está en mantillas si lo comparamos con otros países como Gran Bretaña, Estados Unidos, algunos países centroeuropeos o los países nórdicos. Nosotros tenemos menos tradición de contratar a guías o empresas especializadas, somos más autodidactas, y el perfil de los posibles clientes “domésticos” es distinto del de los clientes extranjeros (los españoles son en general más jóvenes y de menor poder adquisitivo).

“Si no conseguimos que nuestras actividades aporten un granito de arena al desarrollo socioeconómico del territorio, no habremos conseguido nada.”

En algunos casos el turismo de observación de fauna en España se centra en intentar garantizar la observación (lo más cercana posible) de las especies más emblemáticas, lo cual es muy atractivo para un público generalista, pero no tanto para un público más especializado. Personalmente prefiero no garantizar la observación de ninguna especie, me gustan experiencias más completas en las que el cliente sabe previamente de la dificultad de la observación de animales en su medio y lo asume como un reto, pero aprecia que el fin no justifique los medios, y que le hablen de la importancia de los ecosistemas y de la cultura asociada. En este sentido también existen en España ejemplos muy interesantes, tanto dirigidos a la observación de aves como de otros grupos animales.

Verónica: Además de la Ruta del Vino, también tienes otra actividad en torno al aceite ecológico con una visita a una almazara. ¿Es importante buscar la cooperación con el sector agroalimentario para alcanzar un compromiso ambiental del sector primario? ¿Sirven este tipo de actividades turísticas para lograr el desarrollo socioeconómico del territorio?

Juan Antonio: Sin duda este tipo de cooperación es muy importante, y mi intención es crear otras experiencias innovadoras en el mismo sentido, promoviendo actividades respetuosas con el entorno, como la producción ecológica (ya sea de vino o de aceite), o dando preferencia a las colaboraciones con bodegas que cuenten con viñedo tradicional en vaso frente al de espaldera, cuyo impacto medioambiental es enorme.

Si no conseguimos que nuestras actividades aporten un granito de arena al desarrollo socioeconómico del territorio, no habremos conseguido nada. Desde BUTEO colaboramos con el proyecto de GREFA de control biológico de las plagas de topillo: una parte de lo que pagan los clientes de nuestras actividades sirve para que se instalen, en los campos de cultivo del territorio de la Ruta del Vino de Rueda, cajas nido de cernícalo y lechuza, que cazan al año miles de estos roedores, por lo que se está dando el caso de que agricultores que en principio eran reacios están pidiendo que se les incluya en el programa.

Al agricultor le supone un ahorro y disminuimos la presencia de veneno en nuestros campos, que no solamente afecta a los topillos sino a muchas otras especies de aves y mamíferos que pueden entrar en contacto con ese veneno. La mala noticia es que desde la Administración se promueven, desoyendo a los científicos, medidas radicales y poco efectivas como las quemas de rastrojos, los desbroces o la “siembra” indiscriminada de tubos con veneno en las tierras de cultivo.

Verónica: ¿Cómo ves el futuro del Ecoturismo en España?

Juan Antonio: En mi opinión tiene muchas oportunidades de crecimiento, aunque la situación en las distintas Comunidades Autónomas es muy desigual, tanto en desarrollo normativo como en el apoyo a las empresas especializadas y el presupuesto dedicado a este tipo de actividades. Esto hace, por ejemplo, que sea complicado acudir a las ferias especializadas con una oferta unitaria, sobre todo de cara a la promoción internacional.

En el caso de empresas pequeñas como BUTEO, nos resulta complicado poder llegar a clientes especializados extranjeros, que suelen venir a España con alguno de los grandes touroperadores británicos o de otros países, por lo que ese apoyo en la promoción es fundamental.

También es necesario convencer a algunas Administraciones Públicas del potencial y del valor intrínseco de las actividades ecoturísticas, que favorecen más que ninguna otra actividad el necesario equilibrio entre conservación, desarrollo económico y mantenimiento de la población en zonas rurales.En mi comunidad autónoma, Castilla y León, llevamos años esperando a que se desarrolle una normativa específica de Turismo de Naturaleza, para diferenciarlo de una vez por todas del Turismo Activo, y que se reconozca la figura profesional del Guía de Naturaleza, pero la conclusión es que no hay una voluntad real de hacerlo debido a la presión que ejercen determinados colectivos.

Por otra parte, para las empresas que no estamos situadas en un Parque Nacional o Natural, o bien en una Reserva de la Biosfera, pero sí en un espacio protegido de la Red Natura 2000, es muy importante que se empiece a dar a estos espacios por parte de las Administraciones Públicas el valor que merecen, teniendo en cuenta el Plan Sectorial de Turismo de Naturaleza y Biodiversidad, y que puedan beneficiarse de iniciativas tales como la Carta Europea de Turismo Sostenible.

Volviendo al caso de Castilla y León, los espacios protegidos de la Red Natura 2000 sólo cuentan con planes de gestión desde finales de 2015, y al menos en los espacios que yo mejor conozco no se está tomando ninguna medida efectiva. Se permite, por ejemplo, la creación de viñedos en espaldera, sin ningún control, en zonas ZEPA con buenas poblaciones de aves esteparias, o que pese a existir un decreto de colaboración entre la Confederación Hidrográfica del Duero y la Junta de Castilla y León, no se respeten los caudales ecológicos establecidos y se sigan permitiendo extracciones de agua excesivas del ya sobreexplotado acuífero de los Arenales.

Verónica: ¿Cuáles son tus perspectivas de futuro?
Juan Antonio Medina recibiendo un reconocimiento en los Premios Acevin 2016

Juan Antonio: Para 2017 tengo previsto presentar nuevas propuestas innovadoras que conjuguen la naturaleza con el patrimonio cultural y artístico, potenciar las rutas de naturaleza y bodegas con nuevos recorridos, continuar con las actividades de consultoría y educación ambiental (que nos permiten a las empresas pequeñas superar la estacionalidad propia del sector turístico) y seguir trabajando para difundir y conservar los valores de la Red Natura 2000 a través de charlas, paseos guiados, cursos y talleres de diversas temáticas.

Actualmente colaboro desde BUTEO en dos proyectos europeos relacionados con el desarrollo sostenible en el medio rural, y durante el 2017 sin duda se van presentar oportunidades muy interesantes para mejorar nuestra competitividad y llegar a nuevos clientes, a la vez que trabajamos por nuestro territorio.

¡Muchas gracias Juan Antonio! Recuerda que puedes seguir a Buteo a través de Facebook & Twitter

 241 visitas

Read More

Toledo Natura apuesta fuerte por el turismo ornitológico en Castilla-La Mancha

foto-1_juan-y-robertoJuan y Roberto son los socios fundadores de Toledo Natura, una empresa de ecoturismo en Toledo, Castilla-La Mancha. El uso sostenible del medio natural es para ellos la principal herramienta para el desarrollo rural y creen firmemente en el mismo como generador de puestos de trabajo en el ámbito del “empleo verde”. Biólogos y naturalistas, con más de 20 años de experiencia en el territorio, su filosofía de empresa les mantiene muy unidos a cualquier actividad en defensa del medio ambiente. Se trata de vivir la naturaleza de otro modo, aprendiendo de ella.


Nuria: ¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta Toledo Natura como empresa de ecoturismo?

Juan: Por una parte, situar a Castilla-La Mancha. Una región privilegiada en cuanto a recursos naturales, en el panorama nacional e internacional del ecoturismo, partiendo no ya de cero (pues apenas se ha promocionado históricamente por la administración pública el turismo de la región más allá del patrimonio histórico, cultural y arquitectónico urbano) si no de menos que cero. La pobre cultura de disfrute del entorno natural que predomina es la “dominguera”, con sus graves consecuencias ambientales por su escaso respeto por la naturaleza y las dificultades que implica abrirse camino en un contexto así.

Nuria: ¿Cuál es vuestro objetivo principal en el sector turístico?

Roberto: Sabemos que queda un poquito feo autoplagiarse, pero no podemos definirlo mejor que como lo hacemos en nuestra web: “somos un equipo de profesionales concienciados que tienen la convicción de que el Patrimonio Natural de Toledo y en especial el grupo de la aves, son recursos naturales que pueden y deben disfrutarse de manera sostenible”. Para Toledo Natura el uso sostenible del medio natural tiene un importante papel que jugar en el desarrollo rural y en la generación de puestos de trabajo en el ámbito del “empleo verde”. Como organizadores de actividades de turismo ornitológico y de otras actividades en el ámbito del Medio ambiente  (educación, talleres, cursos de formación, voluntariado ambiental, asistencias técnicas, etc.) queremos ofrecer a nuestros clientes la posibilidad de conocer nuestra provincia y alrededores desde otro punto de vista.

Toledo Natura

Nuria: ¿Qué tiene de particular vuestro enfoque para superar los desafíos a los que os enfrentáis?

Roberto: En Toledo Natura somos los primeros en la provincia de Toledo que proponen lo que proponemos, con todos los desafíos, pero también las oportunidades, que eso suele suponer. Ofrecemos un turismo responsable con el entorno, y no hablamos solo del entorno natural, sino también del entorno social y económico ¡o al menos lo intentamos! Evidentemente, entre las prioridades de ninguno de nuestros socios se encuentra hacer fortuna con esto de una forma inmediata, principalmente por la labor de concienciación y educación que hay que hacer previa. Los objetivos prioritarios son otros, a los que sin duda esperamos siga una rentabilidad económica creciente.

Nuria: De todo lo que Toledo Natura ha conseguido hasta ahora, ¿de qué os sentís más orgullosos?

Juan: En el ámbito ecoturístico, haber puesto determinados espectáculos propios de la naturaleza toledana como fecha hito en la programación anual del ocio responsable de la provincia. El caso de la berrea del ciervo es paradigmático. Antes de que nosotros comenzáramos a promocionar salidas para la observación de esta maravilla estacional de la naturaleza, la berrea era cosa de algunos ecologistas y, para nuestro cierto disgusto, de cazadores. Ahora, desde un mes antes, ya nos comienzan a llamar periódicos y televisiones para cubrir sus reportajes anuales sobre el tema… Este año, además volveremos, del 12 de septiembre al 30 de octubre, a celebrar nuestras salidas a la berrea del ciervo en colaboración con la Fundación Vencer el Cáncer, con la que cooperamos en la promoción de hábitos de vida saludables. Para nosotros la responsabilidad social corporativa es inexcusable, pero no como una forma de “compensar”, si no como una forma de “pensar” nuestras actividades a priori. En este sentido también trabajamos permanentemente con organizaciones de defensa del medioambiente, como Ecologistas en Acción Toledo.

En el terreno educativo, nuestras excursiones por la naturaleza con colegios son de una satisfacción personal profundísima para nuestros socios. Ver cómo pequeños y pequeñas se imbuyen del valor de la naturaleza, de su cuidado y disfrute, es algo grandioso. Uno de nuestros lemas es “Pasarás de mirar, a VER en la naturaleza”, y esto los niños lo aprenden como nadie. Sientes que tu labor contribuye positivamente al futuro de nuestros espacios naturales, y este futuro positivo será gracias a ellos cuando crezcan.

Nuria: ¿Qué os podría ayudar en contreto a llegar más lejos como empresa de ecoturismo?

Juan: Seamos concretos. Promoción, promoción y promoción. Existe un grave “gap” como dirían los anglosajones, un vacío entre empresas como la nuestra, fundamentalmente microempresas con una inversión mínima y financiación escasa y el público objetivo tanto español (que además no tiene tradición ecoturística) como extranjero, que sí la tiene pero al que la falta de medios nos impide llegar. Mal podremos desarrollar el ecoturismo en Castilla La Mancha si cuando, como nos sucedió en la FIO 2016, la feria de turismo ornitológico más importante de España, un amable ciudadano inglés, con toda su cultura de clubs de birdwatching detrás, nos preguntó que si “eso estaba por Granada”. Sin duda, necesitamos ayuda para posicionar el destino Castilla-La Mancha, y es una tarea que debe implicar a todos los agentes involucrados en el sector turístico de la región.  Toledo Natura

Nuria: ¿Cómo imaginas el éxito de vuestra empresa? Comparte tu sueño con nosotros.

 Roberto: ¿No dicen que si dices esas cosas, entonces no se cumplen? No, en serio, nuestro sueño es que los espacios naturales de Castilla-La Mancha ocupen el lugar que les corresponde según el valor ecológico que tienen, que es de los más importantes del mundo, y siempre en la cultura del respeto, la sostenibilidad y la conservación y defensa del patrimonio natural. No aceptamos 10.000 turistas más pagando, a cambio de un árbol menos.

Nuria: Si pudieras conectar con una persona, empresa u organización en turismo responsable, ¿con quién sería y por qué?

Juan: Contactar y entrar dentro de los “favoritos” de organizaciones con RPSB en Reino Unido o la ABA (American Birding Association) en EEUU sería para nosotros como la llegada del hombre a la luna, porque integran y mueven a comunidades de millones, y cuando decimos millones es millones, de amantes del birding, la naturaleza y el turismo sostenible.

foto-3-2

Nuria: ¿Qué otra persona, empresa u organización nos recomendarías entrevistar y por qué?

Roberto: Cualquiera de nuestras compañeros y compañeros de la Asociación de Ecoturismo de Castilla La Mancha, que con tanto esfuerzo y dedicación voluntarias hemos puesto en marcha entre todos. Agarrad la lista de miembros, cerrad los ojos y dejad caer el dedo sobre ella. Quien os señale, os proporcionará un lujo de entrevista sobre ecoturismo, seguro. Si cae en Toledo Natura, os dejamos otro intento.

¡Muchas gracias Roberto & Juan! Recuerda que puedes seguir a Toledo Natura en Facebook, en Twitter, subscribirte a su canal YouTube y reservar tu lugar para asistir en vivo a la berrea hasta el 30 de Octubre.

 

 241 visitas

Read More

España se posiciona como destino emergente de turismo ornitológico

Durante los días 19, 20 y 21 del pasado mes de agosto se celebró en La Reserva Natural de Rutland (Reino Unido) la XXVIII edición de la British Birdwatching Fair. Se trata de la feria más importante del mundo especializada en Turismo Ornitológico, a la que según fuentes oficiales asistieron más de 36.000 visitantes.

Cerca de 400 expositores llegados de más de 90 países diferentes se dieron cita en el evento. Una ocasión única para conocer la oferta de Birdwatching de empresas especializadas, así cómo obtener información sobre destinos ornitológicos del mundo, y descubrir la labor que desarrollan las ONG’s conservacionistas más importantes; que centran su actividad en proteger a estos seres vivos tan débiles y que cada día están sometidos a mayores amenazas debido a las actividades humanas.

Lo más destacable de este evento es la enorme sensibilidad hacia el medio ambiente que dicen profesar los amantes del birdwatching. Este tipo de turistas muestran gran preocupación por los compromisos ambientales que poseen las empresas de Birdwatching. Si bien este tipo de actividades turísticas que desarrollan causan daños a la fauna o al entorno, las empresas implicadas también parecen mostrar su interés en conocer si las empresas u organismos oficiales colaboran con la protección de estos seres vivos directamente o a través de ONG’s, así como por las legislaciones autonómicas en favor de la conservación de la vida salvaje. De hecho, en la gran extensión que ocupa la feria, con más de 8 carpas donde se ubican los expositores, se pueden encontrar un gran número de cubos de reciclaje, donde depositar no sólo plástico, papel o materia orgánica, sino también líquidos, e incluso los cubiertos de madera.

Este año cabe señalar la numerosa presencia de expositores españoles, especialmente organismos oficiales de promoción turística. España busca posicionarse como destino ornitológico, ya que en sus múltiples y diversos ecosistemas se pueden observar diferentes grupos y especies de aves, muchas de ellas muy admiradas entre los birdwatchers. España presume de ser el país con mayor biodiversidad de Europa. Este tipo de turismo sirve para desestacionalizar la oferta turística española, es decir, llena el vacío que deja la temporada baja y para el que hasta ahora no se había encontrado alternativa. Sólo esperamos que estas actividades se regulen de una manera muy clara y firme, y que no sirva para convertir los Espacios Naturales Protegidos de España en un zoo al aire libre.

Por último cabe resaltar que, dada la enorme sensibilidad de los Birdwatchers, estos sólo se llevan los folletos que realmente les interesan para evitar el consumo excesivo de papel. Esto según fuentes que acudieron a la feria, implica que muchos organismos oficiales, al terminar la feria dejan los folletos y merchandising que ha sobrado en la basura. Esta carencia de sensibilidad contrasta con el impulso de desarrollar actividades que promuevan el birdwatching y el turismo sostenible, así como con la filosofía de la feria de defensa del medio ambiente. Estas acciones siguen fomentando un abuso del consumo de los recursos naturales, así como el gasto económico en impresión de nuevos folletos y material promocional que esto conlleva. Nada acorde con el Ecoturismo, que actualmente se está promoviendo en muchos países del mundo.

¿Te gustaría formar parte de nuestra red de profesionales de turismo sostenible y contribuir a crear una visión más profunda escribiendo artículos para nosotros? Ponte en contacto hoy mismo escribiendo a Angela@travindy.com

Save

 241 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.