Véneto, una región italiana para (re)descubrir, entre rutas de peregrinación y antiguos balnearios termales

Padua y Montegrotto Terme acogieron la conferencia internacional de rurAllure, el proyecto europeo Horizon 2020 dedicado a la promoción de itinerarios culturales.  

Los días 27 y 28 de enero de 2022, la Universidad de Padua acogió en su sede a investigadores y profesores de universidades, instituciones y organizaciones de toda Europa para debatir soluciones innovadoras para el relanzamiento del turismo en la fase post-covid , poniendo el acento en el patrimonio rural a lo largo de las principales rutas culturales y de peregrinación, desde el Camino de Santiago a la Via Francigena, hasta las otras “Vias Romeas” (la Via Romea Strata y la Romea Germanica), que atraviesan el centro-este de Europa en dirección a Roma, incluyendo también el viaje de Saint Olav en Noruega y el de Maria Ut en Transilvania.

Se trata de la segunda reunión internacional de los socios de rurAllure, que en Septiembre de 2021 celebraron el Congreso Internacional sobre “Promoción del Patrimonio Cultural y de los Museos en el Contexto Rural” en Vila do Conde, Portugal.

La puesta en valor de la riqueza cultural es el eje del proyecto rurAllure de tres años de duración, financiado por la Unión Europea y coordinado por la Universidad de Vigo, España. El proyecto realiza un mapeo digital de los puntos de interés a lo largo y en las cercanías de las rutas de peregrinación para resaltar el patrimonio literario, termal, etnográfico y natural y enriquecer la experiencia del viajero lento. Después de todo, los peregrinos son un objetivo importante para el turismo en la era post-Covid, dado el creciente interés por las actividades al aire libre y el auge del turismo sostenible.

“El proyecto nace del éxito del famoso Camino de Santiago -explica Martín López, investigador de la Universidad de Vigo y coordinador de rurAllure- que nos hizo entender cómo la experiencia del peregrino puede ser más completa y no limitarse al simple desplazamiento entre dos puntos geográficos”.  “La puesta en valor del patrimonio cultural, presente de forma generalizada y multifacética en contextos rurales, representa una oportunidad extraordinaria para el conocimiento de áreas a menudo vistas como de menor importancia – agrega Paola Zanovello, Profesora Asociada de Arqueología de la Universidad de Padua. Montegrotto, que con el cercano Abano Terme constituye el corazón de los balnearios termales de memoria milenaria, es también una entrada privilegiada al territorio protegido del Parque Regional de las Colinas Euganeas, que desde 2012 se ha adherido a la federación EUROPARC y ha obtenido oficialmente la Carta Europea de Turismo Sostenible”.

Quince socios de rurAllure de seis países (España, Italia, Portugal, Noruega, Hungría y Eslovaquia) participaron en el encuentro de forma presencial y en modalidad virtual, con numerosas oportunidades de networking, como la rueda de prensa, las visitas guiadas al Museo del Termalismo Antiguo y del Territorio y a una de las zonas arqueológicas de Montegrotto Terme.

Termalismo, territorio y caminos son tres palabras clave para esta zona de la región del Véneto en Italia, con sus Colinas Euganeas – los 15 municipios de la provincia de Padua que se extienden por más de 18.000 hectáreas entre los ríos Bacchiglione y Adige – y con la Via Romea Strata, que, con sus 1.400 km, es una de las tres rutas históricas de peregrinación que conducen a Roma. En concreto, la presencia del agua termal que fluye de forma natural a lo largo de las tres vías hacia Roma está en el centro de la investigación realizada por la Universidad de Padua, IUAV Venecia y UAM Madrid junto con la Asociación Europea delle Vie Francigene y la Fundación Homo Viator.

Para más información sobre el proyecto rurAllure contactar a Simona Spinola – simona.spinola@viefrancigene.org

 193 visitas

Read More

Nuevas herramientas para la gestión de espacios naturales protegidos

La relación entre turismo y medio ambiente es extremadamente controvertida. Además de los aportes básicos del medio (agua, alimentos, energía,…), propios de cualquier actividad productiva, la importancia otorgada a playas, ríos, paisajes o espacios protegidos en la oferta turística global, muestran la dependencia directa del sector turístico con el ambiente.

Junto a la interdependencia entre el turismo y los servicios ecosistémicos del medio (culturales, de regulación o de abastecimiento), las ciencias sociales, cada vez más, tienden a interpretar el turismo como un fenómeno que atraviesa las esferas socioculturales más básicas (económicas, ecológicas, simbólicas, etc.). Un hecho social total, estructurado y estructurador de significado, producto y productor de modos de vida, que incide, entre otras cosas, en la orientación de la mirada y la representación del medio, afectando a las relaciones con el entorno.

La segunda edición del Congreso de Sociología y Antropología del Turismo celebrada en Alicante el 1 y 2 de marzo ha constituido un foro de encuentro fundamental en el que las personas expertas o conectadas de algún modo a la sociología y la antropología del turismo pudieron compartir sus experiencias, reflexiones y hallazgos acerca de los fenómenos sociales y culturales que envuelven al hecho turístico.

Entre los diferentes grupos de trabajo, el Dr. Antonio Aledo (Universidad de Alicante) y el Dr. Pablo Díaz (Ostelea School of Tourism & Hospitality), coordinaron la mesa de ‘Turismo y medio ambiente’, en la que se reflexionó acerca de las relaciones turístico-ambientales. Con una estructura novedosa en la que se primó el debate frente a las exposiciones individuales, la mesa dio pie a un diálogo productivo donde se enlazaron múltiples enfoques: evaluación de los impactos bidireccionales entre turismo/ambiente, presentación de fórmulas de gestión, o la indagación sobre los significados culturales que legitiman y sustentan las diferentes propuestas de interrelación de ese binomio.

Entre las ponencias, se hizo hincapié en la ineficaz gestión socioambiental de muchos de los Espacios Naturales Protegidos del Estado español donde, abanderando un discurso obsoleto de sostenibilidad, se acaban primando determinados aspectos biofísicos icónicos frente a la conectividad socioecológica del territorio.

El trabajo presentado por miembros de los equipos ADAPTA (Universidad Complutense de Madrid) e IDITUR (Ostelea) fue buena muestra de estas críticas al modelo hegemónico de conservación ambiental. Centrado en el Valle del Lozoya (parte del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en Madrid, además de otras figuras de protección), el estudio analiza su evolución socioeconómica y territorial entre 2007 y 2017, dando a conocer el marcado desacoplamiento socioecológico ocurrido por la pérdida de usos históricos y de la ruralidad de la sociedad local. Estos procesos implican una afección a la morfología del paisaje, así como impactos negativos para la conservación de sus valores ecológicos (matorralización por pérdida de prácticas ganaderas, peligro de incendios estivales, etc.).  Además, detecta que actualmente los visitantes valoran el paisaje rural peor que hace una década, frente al aumento de sus preferencias por un entorno aparentemente menos marcado por la presencia humana. Los resultados indican cierta ineficacia en el manejo de un paisaje cultural patrimonializado incluido en categorías de protección institucionalmente reconocidas como ‘de alto valor ecológico, natural y cultural’.

Este tipo de estudios se muestran esenciales en la gestión y potenciación de un turismo de corte más cultural que garantice el mantenimiento de las actividades productivas históricas conformadoras del paisaje, compatibilizando la conservación responsable y el desarrollo económico de las poblaciones locales.

Este artículo ha sido originariamente publicado en Nueva Tribuna y reproducido en Travindy con permiso del autor: “Nuevas herramientas para la gestión de espacios naturales protegidos”.

 193 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.