La tecnología digital cambia las reglas del juego de la sostenibilidad

La estrategia digital y la sostenibilidad son cada vez más importantes y están cada vez más entrelazadas.

Una nueva encuesta elaborada por Bain & Company y el Foro Económico Mundial (WEF) subraya el enorme impacto que la tecnología digital está teniendo en los programas de sostenibilidad de las organizaciones. Se trata de una aliada que cada vez está cobrando más peso en las entidades que apuestan por el desarrollo sostenible. 

Tecnologías digitales, sostenibilidad y empresas

En la actualidad, las tecnologías digitales se utilizan para medir y hacer un seguimiento del progreso de la sostenibilidad, optimizar el uso de los recursos, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y hacer posible una economía más circular, entre otras cosas. Pero las tecnologías digitales también permiten la innovación y la colaboración.

La inteligencia artificial (IA) en el diseño, la fabricación aditiva y los gemelos digitales son solo algunas de las poderosas herramientas que permitirán, según el estudio, la próxima ola de soluciones para el cambio climático. Las autenticaciones basadas en blockchain, las plataformas de intercambio de datos y las aplicaciones de juego son ejemplos de tecnologías que fomentan la colaboración en toda la cadena de valor y alinean a los participantes en métricas y objetivos comunes.

Si bien se trata de una herramienta que brinda múltiples oportunidades y beneficios, el estudio advierte que lo digital también trae consigo inconvenientes. Concretamente, uno de cada diez encuestados cree que las tecnologías digitales representan un riesgo para la sostenibilidad. Les preocupa especialmente el impacto en la salud mental y el bienestar, la privacidad de los datos, las habilidades para el futuro y la garantía de la diversidad y la inclusión.

Transformación como un plan de juego

Expertos del WEF analizan que, ante este panorama de cambio vertiginoso y múltiples desafíos, es importante que las organizaciones actúen con una estrategia premeditada en pos de la sostenibilidad. La investigación afirma que esta estrategia debe tener en cuenta tanto los aspectos positivos como los negativos de la tecnología digital. Haciendo una analogía con el deporte, el documento afirma que los ejecutivos que integran las tecnologías digitales y la sostenibilidad se benefician de pensar en esta transformación como un plan de juego de tres partes, presionando a través de la ofensiva, el centro del campo y la defensa para crear un equipo alineado y eficaz.

Así, el documento explica que, cuanto más se orientan las organizaciones hacia los datos, más importante es gestionar bien la privacidad y la seguridad de los mismos. Salvaguardar los sistemas es algo imprescindible, pero también hay otros riesgos, como la forma en que se utilizan los datos y la ética e integridad de los algoritmos y plataformas de IA que utilizan muchas empresas hoy en día.

Sin duda, la mayor preocupación de los ejecutivos es el impacto de la automatización en los puestos de trabajo de sus empleados. Es imperativo volver a capacitar a los empleados, así como crear nuevas y prometedoras trayectorias profesionales para garantizar que tengan la formación necesaria para prosperar en una era de automatización.

El estudio concluye que, para construir un futuro digital sostenible, es necesario gestionar todos los aspectos del juego a la vez:  el ataque, el centro del campo y la defensa. Esa es la única manera de aprovechar lo digital para ofrecer las soluciones de sostenibilidad innovadoras y colaborativas que necesitamos hoy y, al mismo tiempo, reconocer y gestionar los riesgos que lo digital puede suponer para el futuro.


Este articulo es un resumen de la noticia original publicada en Diario Responsable “La tecnología digital cambia las reglas del juego de la sostenibilidad

 166 visitas

Read More

El proyecto Finhava promueve la economía circular entre el sector primario y el hotelero

El pasado jueves las instalaciones de Fruites i Verdures Son March de sa Pobla acogieron la presentación del proyecto pionero Finhava, una plataforma tecnológica para promover la economía circular, la agricultura local y el turismo sostenible.

El sistema consiste en calcular la materia orgánica que los establecimientos hoteleros producen y que viene derivada del consumo en sus instalaciones. Esta materia se transporta hasta las plantas de Tirme para ser transformada en compost ecológico, que seguidamente reciben los agricultores locales para abonar los cultivos. Uno de los aspectos más importantes en el proceso consiste en que el distribuidor adquiere los productos consumibles del agricultor por un peso equivalente a la materia orgánica creada en el primer paso del ciclo, por lo que los alimentos son reintroducidos en la cadena para cerrar así el engranaje de la economía circular. Otra novedad es que tanto los consumidores como cualquier agente implicado en la cadena podrá seguir la trazabilidad de cada producto mediante un código QR.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada en Ultimahora: “El proyecto Finhava promueve la economía circular entre el sector primario y el hotelero

 166 visitas

Read More

¿La tecnología digital eco responsable puede ser compatible con la promoción turística digital?

La revolución digital ha tenido un impacto considerable en el sector turístico, que ahora es indispensable tanto desde el punto de vista logístico como de la promoción, y en la actualidad se están surgiendo varias reflexiones relacionadas con su uso responsable. ¿La tecnología eco responsable puede ser compatible con la promoción turística digital? Fabien Perot, eco diseñador de páginas web, me acompaña en esta reflexión para arrojar luz sobre este concepto eco-responsable que está en el centro de la dimensión tecnológica del desarrollo turístico.

Digital y turismo: una evolución que va de la mano

En los últimos años se han producido importantes interacciones entre la tecnología y el turismo, que han tenido un fuerte impacto en la logística del sector, el comportamiento del mercado y las técnicas de comunicación y marketing para los profesionales. “El progreso tecnológico y el turismo van de la mano desde hace años”, como señalan Buhalis y Law (2008), incluyendo la llegada de Internet, que se define como uno de los elementos transformadores de la industria.

Con varios puntos de inflexión importantes en el sector, como la digitalización de las agencias, el desarrollo de herramientas digitales para los procesos de marketing y la llegada de las redes sociales, el turismo se ha encontrado en una espiral de oportunidades e innovaciones. Para conquistar a los viajeros, todas las estrategias están permitidas para jugar en la omnipresencia digital: se ha vuelto casi indispensable tener visibilidad en las redes sociales, tener una web vitrina así como un Marketplace, crear contenidos escritos y visuales, proponer una variedad de canales de comunicación para la relación al cliente así como generar actividad en los medios sociales como blogs o plataformas de opinión de los viajeros, sin olvidar la relevancia del desarrollo de aplicaciones móviles.

Esta digitalización masiva ha hecho del turismo un sector de actividad muy anclado en la dimensión tecnológica, que hoy experimenta a su vez reflexiones y problemáticas medioambientales.

La tecnología digital y su impacto medioambiental

De aquí a 2025, “se prevé que la tecnología digital representa entre el 6,9% y el 8,8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero”, según France Stratégie, institución dependiente del Primer Ministro. El conocimiento y la concienciación sobre el impacto medioambiental de la tecnología digital es relativamente reciente, pero muchos actores ya han decidido incluir esta dimensión tecnológica en su transición ecológica y su posicionamiento ecoresponsable.

Un informe publicado por el Think Tank The Shift Project nos informa de que la parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero vinculadas al uso digital en 2019 se estima en un 4%. Como comparación, utilizan las emisiones del transporte aéreo, que “generan un 2,5% si nos limitamos a las emisiones directas de los aviones”, explica Hugues Ferreboeuf, director de proyectos de The Shift Project. En esta era digital, la desmaterialización implica, paradójicamente, un importante uso de materiales y energía, y acabamos teniendo un coste ecológico que puede cuestionar ciertas prácticas.

Como actor de la transición ecológica a través del ecodiseño de la web, ¿puede decirnos cuáles son los impactos ambientales más importantes de la tecnología digital?

“Es extremadamente complejo, ya que hay que tener en cuenta el ciclo de vida de toda la cadena: desde los equipos hasta los servicios, pasando por la producción de energía para su funcionamiento y el despliegue de una gigantesca infraestructura global. El impacto medioambiental más importante es la emisión de gases de efecto invernadero, en parte debido a la producción de energía basada en el carbono. Pero también hay un importante problema de recursos, tanto en términos de agotamiento (de metales raros, por ejemplo) como de contaminación del agua, el aire y el suelo (por la extracción de metales, la fabricación de equipos, los residuos electrónicos).

¿Ser eco-responsable hasta el punto de hacer clic?

El compromiso eco-responsable ha sido un tema importante en el panorama turístico desde hace varios años, desarrollando soluciones e innovaciones en torno a cuestiones relacionadas con las dimensiones social y medioambiental, que son los pilares del turismo. La dimensión tecnológica se ha sumado recientemente a estos retos de la industria, por lo que debería formar parte de los compromisos ecoresponsables de estos actores para dar cierta armonía y coherencia a sus valores.

Sin embargo, ya sea para desarrollar y mantener la competitividad, optimizar el viaje del cliente y garantizar la visibilidad promocional, el peso de lo digital en el turismo superaría las buenas prácticas y los gestos responsables que podemos encontrar hoy en día en este sector.

El turismo tiene un vínculo muy estrecho y especial con lo digital, ¿podría ser posible una compatibilidad en forma de compromiso según los conceptos de la tecnología digital responsable?

Esa es exactamente la palabra correcta: ¡compromiso! Me gusta pensar que el paso más importante es la concienciación. Si los agentes del turismo (pero también cualquier usuario digital) comprenden la cuestión medioambiental en torno a lo digital, ya será un gran paso adelante, sobre todo porque el tema ha surgido recientemente. Dirigiendo una buena reflexión sobre el diseño de su sitio web, el uso de su buzón, el almacenamiento de sus datos, el impacto de su comunicación, la elección de sus terminales, todos pueden ir más allá y mejorar considerablemente su huella digital.

Las problemáticas de desarrollo sostenible y de prácticas responsables que el turismo lleva experimentando desde hace varios años a nivel social, económico y medioambiental se extienden ahora a la dimensión tecnológica. El reto actual es tomar conciencia, como actores del ecosistema turístico, de entender y actuar para emprender el turismo de forma diferente, desde ahora.

 166 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.