Uno de los retos más importantes para las zonas rurales es diversificar la economía, porque normalmente dependen de una sola fuente de ingresos. En el caso de Sierra  Mágina, un pequeño parque natural situado en el interior de Jaén, su principal modus vivendi es el olivar, pero sus atractivos son muchos más y se pueden poner en valor desarrollando un turismo que respete las características del entorno y a sus habitantes. En este desarrollo turístico sostenible las mujeres deben jugar un papel muy importante, afrontando de esta manera otro reto: su empoderamiento frente al modelo tradicional rural.

Oportunidades en Sierra Mágina

Francisca Chamorro, que se dedica al cultivo del olivar y además regenta el Hostal Rural de Cuadros, comenta que cuando se mecanizó el sector, las mujeres fueron las primeras a quedarse sin trabajo. Sin embargo, actualmente han surgido emprendimientos femeninos y que van más allá de la venta de aceite, como por ejemplo, Olea Cosmeticos, una empresa creada por Manuela junto con otras tres mujeres, que fabrican cosméticos naturales de forma artesanal y que usan el aceite virgen ecológico de la zona como principal ingrediente. Estos pequeños negocios son una oportunidad para que el turista los visite, escuche la historia de mano de sus protagonistas y al final, si quiere, se lleve un pedazo de Sierra Mágina en forma de cosmético con el valor añadido del asesoramiento experto.

La misma dinámica se puede aplicar en negocios que usan recetas artesanales para elaborar productos de alimentación, como es el caso de Flor de Mágina, una panadería centenaria que como explica María Contreras, la actual propietaria, los visitantes pueden saborear el pan “común” que nada tiene que ver con el que comemos actualmente, adulterado y hecho de mil ingredientes. Para ella el pan sigue siendo un alimento. Y es que los productos en Sierra Mágina, como dice Marisa Fernández, propietaria de la Casa Rural Arenaria, son naturales y para sus habitantes es algo tan normal que no son conscientes de lo atractivo que es eso para los turistas, y por lo tanto se debe potenciar.

Marca de la casa

Como explica Juana María López, guía turística de Huelma, los pueblos que conforman el parque natural son otro activo a tener en cuenta puesto que al ser una zona pequeña, están muy cerca unos de los otros. Comenta que es necesario diseñar rutas culturales de cada uno de los pueblos explicando su historia y pasando por los establecimientos donde los turistas puedan comprar productos típicos. A este argumento Manuela añade la necesidad de ofrecer paquetes turísticos conectando los diferentes pueblos y que el turista visite en cada uno un negocio diferente, con la finalidad, de además de comprar algún producto, se pueden llevar consigo la historia del lugar. Y en este punto, Francisca hace hincapié en promocionar la zona a los visitantes extranjeros que buscan lugares recónditos donde pasar sus vacaciones.

Las mujeres rurales de Sierra Mágina, que llevan en la sangre la fuerza de sus antepasadas que pasaban largas horas en el olivar y aún les quedaba el trabajo de la casa,  tienen una oportunidad de autoemplearse en el desarrollo del turismo sostenible de la zona. Para ello, como apunta Marisa, es necesario incentivar a las más jóvenes para que se queden a la zona e inicien nuevos negocios.  Pero no debemos olvidar, incide Francisca de forma acertada, que estamos hablando de un parque natural y por lo tanto la construcción de nuevos alojamientos es limitada, así que es necesario buscar negocios que den servicio a establecimientos turísticos. Todas ellas coinciden que es necesaria la imaginación y la creatividad para desarrollar negocios dentro del turismo sostenible.

¿Cómo se puede potenciar el emprendimiento femenino?

Nuestras protagonistas dan con la fórmula mágica: María está convencida que la idea de negocio debe salir de una misma y sentirla tuya, de esta manera luchas para superar los obstáculos. Una vez tenemos clara la idea, Juana María propone un trabajo personal con las mujeres para que vean su potencial para tirar adelante negocios; ella habla de salir de la zona de confort para ver que hay un futuro más allá del trabajo en casa. Manuela, pide que la administración ayude a las mujeres en los temas más burocráticos, y Francisca añade que también en la búsqueda de subvenciones, ya que otra parte importante es tener el dinero necesario para la inversión. Por último y no menos importante, Marisa cree muy necesario un trabajo de  concienciación de los maridos para que vean que el papel de la mujer no se puede reducir solo en cuidar la casa y que tienen las mismas oportunidades en el mundo laboral.

Sierra Mágina tiene en el desarrollo del turismo sostenible la oportunidad de diversificar su economía a través de sus atractivos y a la vez, de superar barreras de género tan presentes en zonas rurales de Andalucía.

Este artículo forma parte del Famtrip de turismo responsable al que fuimos invitados en Sierra Mágina por la Diputación de Jaén. Puedes conocer más sobre todas las actividades realizadas en el artículo escrito por Mi Ruta en este enlace. 

 459 visitas