Turismo que transforma: los retos del turismo y la conservación en el post conflicto

El 21 de Septiembre el mundo celebró el Día Internacional de la Paz y en San Rafael, en el departamento de Antioquia, Colombia, esta fecha coincidió con el 6to Seminario de Turismo, denominado “Turismo que Transforma”. Precisamente, el tema de esta edición se denominó “Los retos del turismo y la conservación en el post conflicto”, y se enfocó en el turismo sostenible como instrumento para fomentar el desarrollo económico y la paz en territorios antes aquejados por la guerrilla.

Vale recordar que desde que se firmó el acuerdo para la terminación definitiva del conflicto entre el gobierno nacional y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) el 24 de noviembre de 2016, el turismo viene creciendo aceleradamente en Colombia, que alcanzó entre 6.5 y 7.5 millones de turistas extranjeros en el período 2017-2018. Este año el seminario en San Rafael contó con una amplia participación de distintos actores, y un alto nivel en las ponencias, que combinaron los aspectos macro del turismo a nivel global, con casos prácticos nacionales y locales.

El turismo viene creciendo aceleradamente en Colombia, que alcanzó entre 6.5 y 7.5 millones de turistas extranjeros en el período 2017-2018

Wilmer Marín del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt destacó el rol del turismo en la disminución de la pobreza y desigualdad y cómo el sector contribuye a la generación de empleos, lo que no sucede con industrias extractivas como la minería. El profesional sostuvo que cuando el turismo está creciendo, permite el desarrollo inclusivo y ésta es una gran oportunidad para Colombia, donde el turismo está empezando a despegar. Pero es necesario enfocarse en el desarrollo rural para minimizar la pobreza. Así, el instituto Humboldt está trabajando en el mapa de zonas potenciales para el turismo de naturaleza en Colombia.

Por otro lado, Natalia Naranjo de Comunitur y representante del GSTC para Colombia y Ecuador, habló del turismo sostenible a nivel global y lo relacionó con los Objetivos del Desarrollo Sostenible, destacando que el turismo puede ser un instrumento de fortalecimiento, permitiendo mejorar la calidad de vida de una comunidad. En particular, expuso el ejemplo del Centro Ecoturístico y Arqueológico El Carlos en Urabá, Colombia, iniciativa parte de Comunitur. Aquí una comunidad formada por ex guerrilleros, ex paramilitares, personas desplazadas y madres cabeza de familias se unieron formando la Cooperativa COOTUCAR para desarrollar un turismo comunitario, demostrando que la actividad puede ayudar en el proceso de desarrollo económico y en la construcción de paz.

Al final de la sesión de la mañana, Beatriz Araque de la Corporación Parque Arví, compartió el modelo de turismo inclusivo de este importante parque ecoturístico en Medellín, que involucra a productores locales y a la comunidad en general. Este año el parque fue nominado a los prestigiosos “Tourism for Tomorrow” Awards, entregados por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) y ahora comparten su experiencia para replicar el modelo en otro parque de Bogotá. Finalmente, por la tarde tuvo lugar el Foro “Turismo sostenible y comunitario en territorios de paz”, donde de la mano de casos prácticos (Red Local de Turismo de San Rafael, Wiwa Tours y El Cantil Ecolodge) y profesionales académicos, se discutió la necesidad de planificar y gestionar el sector, ya que actualmente hay poca organización.

El seminario fue organizado por la Red Local de Turismo de San Rafael, una asociación que se formó en el 2010 y que desde entonces, trabaja para reposicionar San Rafael como un destino sostenible y comunitario. Antes del conflicto armado que alejó a turistas y residentes, San Rafael recibía un turismo de masas desde la vecina ciudad de Medellín, a 102 km de distancia. La red hoy en día cuenta con 24 asociados entre alojamientos, alimentación y operadores y trabaja de la mano de instituciones públicas y privadas para desarrollar un turismo amistoso con el entorno, bajo el lema “San Rafael, Único por Naturaleza”.

En este contexto, el aviturismo tiene un enorme potencial con la rica biodiversidad de la región, y es justamente uno de los tipos de turismo más rentable a nivel global. La Red, en línea con su estrategia de ecoturismo, lanzó el programa “San Rafael, Pueblo de Aves”, que incluye la capacitación de guías locales con ornitólogos reconocidos y la publicación de una completa Guía de Fauna local, hecha en colaboración con las escuelas y la comunidad local. Con la realización del seminario, la red busca generar conocimientos teóricos y prácticos a nivel local, para fomentar la creación de propuestas turísticas en línea con el tipo de destino que se quiere.

Una de las conclusiones fundamentales del seminario fue la necesidad de adoptar un enfoque de desarrollo sostenible y comunitario. Es importante asegurarse que el turismo genere una mejora en la calidad de vida de la comunidad, no sólo beneficios económicos. Para Lorena Duque Gomez, presidenta de la Red Local de Turismo, éste es un tema clave en el cual trabajar, para que un proceso de turismo sostenible en Colombia se pueda lograr, generando realmente impactos positivos.

 360 visitas

Read More

Cómo desarrollar un turismo sostenible en periodos de transición política o económica.

“Do No Harm. A Toolkit for the Tourism Industry” es un conjunto de herramientas desarrollado para negocios, ONG’s e instituciones gubernamentales que directa o indirectamente ofrecen bienes y servicios a la industria turística. Ha sido desarrollado por Business Innovation Facility (BIF), empresa de Gran Bretaña que trabaja en Myanmar, en colaboración con CDA Collaborative Learning Projects. Aunque el manual se basa en la experiencia de Myanmar, pretende ser relevante para otros países inmersos en periodos de transición política o económica y quiere contribuir al crecimiento responsable e inclusivo del sector turístico.
“Do No Harm” se define como: “principio y enfoque que reconoce que intervenciones públicas, privadas, internacionales y nacionales pueden, inadvertidamente, crear división social (conflicto) y empeorar la corrupción y el abuso si no están basadas en un análisis de los conflictos y la gobernanza y diseñadas con medidas apropiadas”.
El turismo es altamente vulnerable a periodos de desorden e incertidumbre. Por el contrario, un mensaje de paz representa inversión, educación, conservación, biodiversidad, revitalización del patrimonio cultural y tolerancia intercultural. El turismo es frecuentemente usado para el desarrollo de nuevas oportunidades económicas y de empleo en países con situaciones de post-conflicto.
Pero, para que esto sea posible, el turismo debe ser respetuoso con el entorno y consciente de las transiciones culturales y sociales. Si no es desarrollado cuidadosamente, puede causar graves daños. Para poder beneficiar economías en desarrollo, el turismo debe ser apoyado por un complejo sistema de planificación e instrumentos políticos, así como por el sector privado.
El concepto de “turismo y conflicto” es relevante en el contexto de turistas o tour operadores accediendo a nuevos destinos o comunidades. Un desarrollo turístico extensivo o a gran escala, como construcción de resorts o grandes aeropuertos, puertos e infraestructuras de comunicación, puede tener muchos impactos negativos si no se gestiona de forma adecuada. También los tour operadores a pequeña escala deben ser conscientes de que su impacto nunca es neutral.
La aplicación del enfoque “Do No Harm” se divide en 4 pasos que resumimos a continuación.

Paso 1: Analizar el contexto

Es importante conocer el contexto en el que se va a desarrollar la actividad turística: entender cómo funcionan la comunidad y los trabajadores; de esta forma se puede entender cómo la actividad turística impactará a la comunidad.
“Do No Harm” utiliza el análisis “divisores y conectores”, el cual se centra en las relaciones que existen en un contexto particular, como una comunidad local. Se centra en aquellos factores que incrementan o reducen tensiones (divisores) y aquellos que incrementan o reducen la cohesión (conectores) dentro de la comunidad. Para hacerlo es importante involucrar a todos los agentes: emprendedores del negocio, actores locales (líderes y miembros de la comunidad, ONG’s locales, organizaciones de base comunitaria…).
Se establecen varias recomendaciones: diversificar fuentes, usar un mix de métodos (brainstorming, entrevistas individuales, discusiones en grupo…). Es importante explicar a los participantes qué uso se va a dar a la información recogida.

Paso 2: Analizar la actividad del negocio

El objetivo es entender el impacto del negocio: es necesaria una profunda comprensión tanto del contexto como del propio negocio. Hay que identificar los impactos y saber qué puede hacer el negocio para fortalecer las relaciones, lo cual conlleva una mejora del entorno para la empresa y, por tanto, más posibilidades de que el proyecto sea bienvenido por la comunidad.
Para ello se usa el método llamado “mapeo de detalles críticos”, que ayuda a tomar mejores decisiones para la comunidad y para el negocio e incrementa la probabilidad de tener un impacto positivo. Para hacerlo se propone el marco RAFT: Respect, Accountability, Fairness and Transparency (respeto, responsabilidad, justicia y transparencia).

Paso 3: Identificar fuentes de riesgo y oportunidades

El paso esencial es planificar las nuevas actividades y tomar decisiones sobre estrategias de compromiso de la comunidad. Es necesario contar con los miembros de la comunidad en discusiones sobre divisores y conectores: puede ayudar a construir confianza y entendimiento.
Entender cómo la actividad turística que se quiere desarrollar interactúa en el contexto es un paso esencial para planificar nuevas actividades y tomar decisiones en base a una correcta información sobre el compromiso de la comunidad. Conocer bien los divisores y los conectores ayudará a identificar posibles fuentes de riesgo y a estar preparados para actuar. Es muy importante usar la sensibilidad cuando se traten temas conflictivos.
En este punto es muy importante tener en cuenta tanto el contexto actual como los escenarios futuros derivados de los impactos que la actividad turística pueda causar sobre la comunidad.

Paso 4: Desarrollar opciones

Los objetivos son limitar daños a personas y lugares, aumentar los beneficios, mitigar riesgos a comunidades y a la misma actividad turística. Es necesario ajustar la actividad para que tenga el mayor impacto positivo posible. Desarrollar opciones da la posibilidad de identificar oportunidades para fomentar unas relaciones constructivas y colaborativas con las comunidades locales. La actividad que se va a desarrollar se adaptará mejor al contexto si es capaz de reconocer y reaccionar rápidamente a los cambios.
Se recomienda trabajar en grupo, para pensar de forma creativa en las opciones que ofrece el contexto existente. Si la empresa es de fuera, debe colaborar con la gente local ya que es quién mejor conoce su contexto y sabe mejor lo que puede funcionar y lo que no. Así mismo, hay que aplicar criterios para priorizar opciones: patrones, tiempo, recursos.

Conclusiones

Las herramientas y modelos “Do No Harm” quieren ayudar a negocios, ONG’s y organizaciones gubernamentales a desarrollar sus actividades turísticas de forma que promuevan relaciones positivas y que limiten el riesgo de causar daño a la gente local y a los lugares.
“Do No Harm” debe utilizarse de forma continua para monitorizar y revisar el progreso, con tal de adaptar las actividades para garantizar el mayor beneficio para todos y para el entorno. Es importante que la comunidad local pueda hacer preguntas al responsable del proyecto: el compromiso de la comunidad es básico para establecer relaciones positivas y constructivas y para entender el contexto en el que se desarrolla la actividad. Así mismo, el responsable del proyecto debe ser transparente y honesto en cuanto a la actividad que llevará a cabo.
Puedes leer y descargarte gratuitamente el documento completo en este enlace.

 360 visitas

Read More

El gobierno de Colombia impulsa campañas turísticas locales en apoyo al postconflicto

De los 87 municipios del departamento de Santander (Colombia), Curití fue el elegido por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y la Gobernación de Santander, para hacer el lanzamiento nacional de la campaña de turismo del Gobierno Nacional “Seguro te va a encantar”. El propósito de esta iniciativa es redescubrir destinos turísticos en todo el país, que se vieron afectados por el conflicto en distintas formas.
Para Maylin Tatiana Jaramillo Bermúdez, secretaria de Cultura y Turismo departamental, la campaña busca “fortalecer el turismo definiéndolo en 4 líneas estratégicas, como son turismo de naturaleza, cultura, salud y deporte extremo, todas enmarcadas dentro de turismo de naturaleza y acorde a la campaña del Ministerio Turismo, para que Santander en Colombia sea uno de los lugares más propicios para visitar”.
Asimismo, Julián Guerrero, vicepresidente de turismo de Procolombia, anunció que luego de este lanzamiento continuará la campaña de esta estrategia, que va a tener presencia en los medios de comunicación nacionales, con el objetivo de incentivar que los colombianos recorran el país entero a través de los 12 corredores turísticos que han sido diseñados por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.
Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Vanguardia: “Campaña ‘Seguro te va a encantar’ se lanzó en Curití”.

 360 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.