Los visitantes que desembarcan en el aeropuerto Maya-Maya, en la República del Congo, son recibidos por el tipo de aeropuerto típico de una ciudad europea: con pasillos de plexiglass que conectan las alas de embarque con el vestíbulo principal y una gran señal apuntando hacia la dirección donde se encuentra Brazzaville, dando la bienvenida en la salida del aeropuerto.

Afuera, la ciudad vibra con los ruidos del tráfico y la conversación peatonal, día y noche. Sólo a una cuadra de distancia del aeropuerto se encuentra la segunda mayor selva tropical del mundo. Congo-Brazzaville es un país rico en naturaleza y recursos culturales, que está fijando sus esperanzas en diversificar su economía tradicionalmente dependiente del petróleo, en el turismo.

Los productos básicos representan actualmente cerca del 60 por ciento de la producción económica del país; por lo que el gobierno está cortejando las inversiones extranjeras, lanzando su atractivo a los visitantes internacionales y comenzando el duro trabajo de construcción del sector turístico en el país.

Esta noticia es un resumen del artículo publicado originalmente por devex. Puedes leer el artículo completo en este enlace: Congo-Brazzaville sets sights on becoming ecotourism destination. 

 271 visitas