Las críticas al explorador Benedict Allen, rescatado en Papua Nueva Guinea, plantea una pregunta importante: ¿cuándo es legítimo viajar a comunidades remotas? 

Un antropólogo, un explorador y un turista entran a un bar. Cada uno está agarrando una lanza. El antropólogo describe cómo se lo presentaron en su séptima temporada de trabajo de campo los ancianos de la tribu. El explorador les cuenta la historia de cómo ganó la lanza al completar un desafío de iniciación que la tribu le había propuesto, filmado para un documental. El turista explica que pagó $ 10 por el suyo en el mercado, y necesita regresar ahora, de lo contrario el crucero se irá sin él…

La atención de los medios sobre la desgracia y el reciente rescate del explorador británico Benedict Allen de Papúa Nueva Guinea, y el debate sobre si sus hazañas son culturalmente apropiadas en un mundo poscolonial, plantean una cuestión que está en el corazón de la antropología misma. ¿Por qué viajamos a otras culturas? ¿Quién, si alguien, da permiso? ¿Son válidas solo algunas razones para viajar? Y una vez que estás allí, ¿qué comprensión esperas lograr?

Tal vez sea tan patriarcal, con todos los ecos del racismo de la era colonial, sugerir que está en “nosotros” el decidir qué es lo que está bien o mal para “ellos”. Tal vez la remota tribu de Papua Nueva Guinea quiera dar la bienvenida al mismo hombre blanco que apareció por última vez hace treinta años. Tal vez los pueblos remotos ven a los visitantes vacacionales como una fuente de ingresos clave para sus vidas del siglo XXI. Y tal vez el antropólogo aventurero con el disfrute en mente no es más o menos egoísta que el turista que quiere un selfie exótico para Instagram, o el explorador que quiere otro hito para contar.

Este es un extracto de un artículo publicado originalmente por The Guardian: What is the difference between explorers, anthropologists and tourists?

 264 visitas