CREST: una oportunidad para aprender

Imagen de JMarti20: Parque Nacional Torres del Paine en Chile. CREST colabora con proyectos de turismo responsable en Estados Unidos, América Latina y el Caribe.

El Centro para el Turismo Responsable (CREST) es una organización sin ánimos de lucro ubicada en Washington, D.C. y dedicada a la investigación en el campo del turismo sostenible. En 2003, inició su actividad en el área del ecoturismo de pequeña escala y sus impactos en comunidades locales; sin embargo, con el paso de los años ha ido creciendo hasta abarcar el análisis del sector turístico desde una perspectiva más global y holística.

La misión de CREST es resolver los problemas más urgentes que enfrenta el turismo, la industria de servicios más grande del mundo.

Algunos de sus informes anuales son bastante destacados en el área del turismo sostenible, como por ejemplo el informe sobre Tendencias y Estadísticas que publica desde 2013 (“The Case for Responsible Travel: Trends & Statistics”). A través de este informe, CREST hace un análisis anual sobre las tendencias en consumo de los viajeros, buenas prácticas de negocios turísticos y desarrollo en destinos, haciendo énfasis cada año en distintas temáticas de interés como la crisis climática, el overtourism, el COVID-19, entre otros.

Asimismo, CREST también colabora con una serie de iniciativas internacionales entre las que destaca The Future of Tourism Coalition, de la cual son miembros fundadores. A través de este proyecto, tanto CREST como todas las organizaciones fundadoras, buscan poner en el foco de trabajo las necesidades de los destinos y sus comunidades para lograr un desarrollo sostenible.

Oportunidad para realizar prácticas

Cada temporada, CREST ofrece un pequeño número de plazas para aquellos interesados en realizar prácticas no remuneradas con ellos y aprender más sobre su sistema de funcionamiento, apoyar en el desarrollo de sus operaciones y realizar investigación sobre turismo sostenible, cambio climático, overtourism, conservación y biodiversidad, en distintos destinos de Estados Unidos, América Latina y el Caribe.

En esta ocasión, CREST ha abierto la convocatoria para incorporar a 2 personas en prácticas para el área de Programas e Investigación (“Program and Research”) y 1 plaza para el área de Comunicaciones (“Communications”). Los candidatos deberán tener una disponibilidad de 20h semanales durante 3 meses, un buen dominio del inglés, y buena conexión a Internet (ya que las prácticas se realizan 100% online). La oportunidad está abierta a estudiantes e incluso graduados interesados en participar, independientemente de su lugar de residencia.

  • Las personas en prácticas en el área de Programas e Investigación colaborarán con tareas de recaudación de fondos, análisis de subvenciones, investigación para los proyectos actuales en Estados Unidos y el Caribe, apoyo a la iniciativa The Future of Tourism Coalition, entre otros.
  • Por su parte, la persona en prácticas en el área de Comunicación apoyará en tareas de diseño de la estrategia de contenido de CREST para campañas de recaudación de fondos, creación de contenido en redes sociales y web, maquetación de las publicaciones, entre otros.

CREST cuenta con un pequeño equipo de excelentes profesionales con muchos años de experiencia en el sector turístico. Estas prácticas son una gran oportunidad para conocer cómo funciona desde dentro una organización referente a nivel internacional como esta, y para apoyar en una labor tan necesaria como lo es la investigación y promoción del turismo sostenible.

Para todos aquellos interesados en enviar su candidatura, lo podrán hacer a través de este link en la nueva web de CREST.

 590 visitas

Read More

5 cosas para aprender y desaprender en turismo durante la pandemia

Sin duda el año 2020 nos deja muchas enseñanzas, pero también nos deja una serie de reflexiones sobre cosas que debemos “desaprender” para cambiar este modelo de business as usual que ya nos había dado algunos dolores de cabeza antes de la pandemia (como el overtourism) y migrar a un modelo más equitativo, justo y responsable, en todos los sentidos.

Compartimos algunas reflexiones de Vicente Ferreyra sobre lo que considera que hemos aprendido y que debemos desaprender como una manera de replantearnos hacia donde queremos llevar el turismo en el futuro.

¿Qué hemos aprendido de esta crisis?

1.-A entender nuestra relación con la naturaleza de manera diferente. Hemos identificado al nuevo coronavirus como una “enfermedad zoonótica”, que se transmite de un animal a un ser humano. La causa fundamental se encuentra en el proceso de comercialización de especies de vida silvestre, pero también es un reflejo de nuestro impacto en la biodiversidad global. 

2.- Que necesitamos todos de todos, hoy más que nunca. Los países que han logrado sortear de mejor manera esta crisis, han sido aquellos donde el sector multilateral, público, privado, social, académico y comunitario han logrado avanzar juntos en una sola dirección.

3.-Que la información es poder, y debemos entender mejor los datos. En lo adelante debemospensar no solo en el forecast sino también en el nowcast; la velocidad en que está cambiando el mundo, en que se levantan y vuelven a instalarse las restricciones, los cambios de timón en algunos mercados e incluso las mutaciones del coronavirus, nos han llevado a darle un mayor valor al análisis de datos; a corto plazo hay que tomar decisiones mucho más rápido que nunca, y hay que prepararse para ello.

4.-Atender protocolos, capacidades y reglas. Pasar del overtourism al no-tourism nos ha hecho darnos cuenta que si bien necesitamos de visitantes para mantener esta actividad viva, también es importante determinar hasta donde se puede o no se puede crecer o atender a los visitantes.

5.-A que las personas y nuestra salud son lo primero. Es extraño que este, que debe ser un principio fundamental del desarrollo del turismo lo hubiéramos dejado tan olvidado durante tantos años.

Que este 2021 nos traiga aprendizajes y desaprendizajes, y muchas más oportunidades de estar juntos en este camino que no tiene vuelta atrás, el de la sustentabilidad.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Sustentur: 5 cosas para aprender y desaprender en turismo durante la pandemia.

 590 visitas

Read More

Deep learning e inteligencia artificial para prevenir el exceso de turismo

Kyoto City Tourism Association (KCTA), la oficina de turismo de la milenaria capital nipona, ha puesto en marcha la iniciativa Kyoto Tourism Navi, basada en inteligencia artificial, que predice el nivel de confort turístico de toda la ciudad y propone rutas alternativas con menos densidad de visitantes.

El objetivo de esta herramienta es hacer más cómodas y agradables las visitas reorganizando el flujo de personas, lo que contribuye a aumentar la satisfacción de los viajeros y de los habitantes de esta urbe.

Kyoto Tourism Navi está disponible en la web oficial de la oficina de turismo de Kioto y tiene el formato de un calendario que anticipa, con seis meses de antelación, el nivel de confort que los visitantes encontrarán en toda la ciudad.

Se está implementando en varias fases. La primera, lanzada en ocasión del momiji (temporada del cambio de follaje), incluye datos concretos de la zona oeste de Arashiyama, una de las más conocidas de la ciudad por su célebre bosque de bambú. Los resultados de esta etapa permitirán ajustar la herramienta para ampliarla progresivamente, de forma que se ofrezcan predicciones específicas para barrios como Gion / Shimizu o Fushimi, muy visitadas por los viajeros.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por TecnoHotel: Deep learning e inteligencia artificial para prevenir el exceso de turismo.

 590 visitas

Read More

Soluciones de destinos europeos para combatir la masificación turística

Es una imagen que cada vez se repite con más frecuencia: decenas, centenares e incluso miles de personas apelotonadas delante de una estatua, un edificio, un puente, un cuadro o un paisaje natural. La localización puede variar: desde Barcelona a Hong Kong pasando por Ámsterdam, Venecia, París o Reikiavik, pero hay algo que se mantiene constante: la saturación de turistas en un espacio determinado en el que además viven, o lo intentan, vecinos locales, con el consiguiente perjuicio para su calidad de vida y el deterioro del entorno.

Si bien el sobreturismo no es un problema reciente –en la década de los 70 y 80 ya existían estudios que alertaban de ello- sí que es ahora cuando se están empezando a plantear medidas reales que puedan aliviar la carga de visitantes que sufren algunos destinos vacacionales para garantizar y poner en práctica un turismo sostenible. Estas medidas no están enfocadas a desincentivar el turismo, sino a optimizar su gestión de una manera sostenible para beneficiar al visitante, al residente y al entorno. 

En caso de Barcelona, el Ayuntamiento ha prohibido la construcción de nuevos hoteles en el centro y ha habilitado una línea de autobuses turísticos a las playas, a la vez que ha puesto el foco sobre los pisos de alquiler no regulados, sancionando y cerrando muchos de ellos.

En Venecia, una ciudad que desde 1950 ha perdido 100.000 habitantes y recibe 20 millones de habitantes al año, se han habilitado controles de acceso para desincentivar la visita de turistas al centro cuando este esté lleno. Además, los famosos barcos vaporetto que recorren los canales darán preferencia de uso a los residentes.

En Ámsterdam han centrado sus esfuerzos en los pisos de alquiler, limitando el tiempo de estancia y prohibiendo la construcción de nuevos hoteles desde 2005. Por otro lado, para evitar las aglomeraciones en la vía pública, cada guía turístico puede atender a la vez a 20 personas en lugar de las 60 que podían atender hasta ahora.

Brujas, por su parte, es un ejemplo de convivencia armoniosa tras implantar una serie de medidas de turismo sostenible. No está permitido hacer fiestas en la calle y los autobuses turísticos no pueden acceder al centro de la ciudad, donde también está limitado el uso de patinetes y taxis turísticos para permitir que sus 100.000 habitantes no se vean incomodados por los ocho millones de visitantes anuales.

Berlín también está sufriendo los estragos de la masificación del sobreturismo y el popular barrio de Kreuzberg ha prohibido arrastrar maletas con ruedas para que el traqueteo no moleste a los vecinos, a la vez que ha limitado el número de alquileres de pisos privados bajo fuertes sanciones económicas.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Sostenibilidad.com: Cómo combatir el sobreturismo”.

 590 visitas

Read More

El Mediterráneo busca soluciones para un turismo más sostenible

Los países del Mediterráneo se enfrentan a un doble reto: preservar sus recursos naturales y garantizar la calidad de vida de los ciudadanos sin renunciar al turismo como fuente de riqueza y dinamizador de la economía. Ante esta situación, la Comunidad MED, en el marco del programa Interreg MED, presentó en Barcelona distintos proyectos de turismo sostenible destinados a hacer frente a los desafíos medioambientales y sociales del turismo.

La conferencia inaugural corrió a cargo de Xavier Font, profesor de la Universidad de Surrey, muy crítico con la posición que tanto las empresas como las administraciones públicas adoptan frente a la sostenibilidad. Font aseguró que aunque el 100% de las empresas da importancia a la sostenibilidad, solo un 2% incluye en sus programas acciones concretas en esta línea.

Para Font un turismo más sostenible pasa por atraer a turistas de territorios cercanos que puedan incorporarse a la vida en las ciudades y no aquellos que llegan desde mercados lejanos y que causan un mayor impacto en la ciudad y en el medio ambiente.

La cuestión de la masificación de los destinos también ocupó buena parte de los debates. Aunque no es un término nuevo, el overtourism se ha convertido en un tema controvertido en los últimos años, especialmente por su impacto en zonas del Mediterráneo. Los expertos coincidieron en que diversos factores, como el desarrollo de los transportes, los vuelos de bajo coste y las plataformas digitales de alojamiento vacacional han favorecido el crecimiento del turismo a nivel mundial y, por tanto, son responsables, también, de la masificación de determinados destinos.

Pero el factor más importante que acentúa este problema es, según María Gravari-Barbas, Vp International Relations Foundation Hellénique, la deficiente regulación en este aspecto por parte de los gobiernos. La falta de consenso y el hecho de que la mayoría de las acciones que se llevan a cabo desde las administraciones sean reactivas y no preventivas ha contribuído a la saturación de las zonas turísticas. Gravari-Barbas enfatizó el problema que supone que el aumento en el número de llegadas de turistas sea considerado un factor de éxito por las administraciones y descató la necesidad de tener muy presente la capacidad de carga de los destinos.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Hosteltur: “El Mediterráneo busca soluciones para un turismo más sostenible”.

 590 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.