Experiencia de sostenibilidad, experiencia de autenticidad

Hace tiempo que observo a la gente con cuidadosa curiosidad y casi podría asegurar que lo que más emoción despierta en las personas es la paz que transmite la naturaleza. Probablemente por el ritmo que nos impone la sociedad moderna que nos empuja a una disociación forzada de nosotros mismos: el ritmo neurótico de la cotidianidad contemporánea, los ruidos, la sobreexposición a la información mediática e informática, la excesiva competencia, los neones desfasados que nos ciegan y emborrachan con imágenes distorsionadas de la realidad y de nosotros mismos.

Sin embargo, existe un lugar donde las personas sienten cada vez más la necesidad de refugiarse y encontrarse a sí mismas: la madre naturaleza. Está claro que cada vez más existe la necesidad y el impulso de redescubrir la veracidad de nosotros mismos, de volver a nuestro yo más joven y redescubrir nuestra versión más auténtica y original, todo esto lo encontramos en la Pachamama, en el corazón y en los brazos de nuestra madre primordial.

Perdernos en el caos para encontrarnos en la paz

¿Por qué nos sentimos siempre tan serenos cuando respiramos profundamente frente a un atardecer o cuando estamos en una playa observando de lejos el horizonte?  Esa delgada línea entre el mar y el cielo que tanto nos conmueve, en un bosque, en un valle, en la cima de una montaña para ver el amanecer… Estos momentos, la mayoría de las veces vividos en silencio, invitan a la contemplación, pero más que nada, nos invitan a reconectar y encontrarnos de nuevo, en un mundo que quiere ser cada vez más automatizado.

En la edad adulta olvidamos que somos copos de nieve sobre la tierra, piezas únicas e inimitables, hasta que nuestro cuerpo habla por nosotros y expresa lo que el alma calla.

A partir de aquí, la sociedad occidental moderna se encuentra sacando viejas enseñanzas orientales, desempolvando antiguas palabras, sabios consejos, técnicas de meditación y relajación, formas de pensar, de vivir, de gestionar la propia vida… esas antiguas leyes escritas hacen cientos de años en culturas lejanas, parecen haber sido prescritos proféticamente para una sociedad enferma y perdida como la nuestra.

Entonces, vemos que tanto nuestra tierra como nuestra alma más auténtica están demandando, de forma cada vez más necesaria y urgente, un sano realineamiento. Las dos formas de vida corren juntas y paralelamente y buscan una única solución: el equilibrio. Equilibrio entre el alma y el cuerpo, entre lo  físico y la psique, entre el hombre y la naturaleza.

Con la arrogancia y el orgullo despótico de hacer el papel de dios, nos estamos destruyendo a nosotros mismos y a nuestro hogar e, irónicamente, también a nuestra propia cura, a nuestra propia medicina: la naturaleza.

Punto sin retorno

Estamos llegando a un punto de no retorno y necesitamos reprogramar un cambio de paradigma.

Nos hemos alejado tanto de nosotros que ahora llamamos “sostenibilidad” a lo que en realidad sería la acción diaria, saludable y respetuosa con nosotros mismos y con nuestro entorno. Le hemos dado un nombre, una etiqueta de emergencia a lo que, en teoría, debería ser una actitud perfectamente natural en nuestro ADN. Nos hemos desvinculado tanto que ya no nos reconocemos y nos vemos obligados a reconstruir una ética moral, ya humanamente intrínseca, para aferrarnos y salvarnos. Ha habido tal inversión de comportamiento que ahora llamamos “sostenible” a lo que debería ser la natural relación de equilibrio entre el hombre y la naturaleza.

Nuestra misión, por tanto, como divulgadores de la sostenibilidad, va mucho más allá del redireccionamiento social hacia una conducta turística o comercial más respetuosa; es la necesidad de retomar el timón y volver a la esencia; es la necesidad de reeducar, de modificar un paradigma que hemos visto que no favorece nuestro bienestar, y volver a honrar nuestro paralelismo entre alma y naturaleza.

En el ámbito del turismo lo hacemos de diferentes formas:  fomentando encuentros más inclusivos, guiando hacia hábitos más saludables, utilizando el viaje como un redescubrimiento interior y un encuentro con esa parte perdida, o simplemente desorientada y abandonada de nosotros. Ya no es una cuestión de “sostenibilidad”, ya no es una forma de decir, es literalmente una forma de vivir.

Es por eso que los retiros de yoga y meditación nos parecen tan rejuvenecedores, ¡y lo son! Pero no se trata de una práctica mágica, se trata de algo que no se ve, que no se paga, impalpable, involuntario. Es el retorno a la ancestral conexión entre nosotros y la naturaleza. Es despertar una parte de nosotros, la mejor, largamente dormida, brumosa y escondida en un rincón, como trastos viejos en el desván o en el sótano.

Es reconectar con nuestra parte más vulnerable, ingenua y auténtica, reprogramarla y realmente proponer nuestra mejor versión: un 2.0 no solo más avanzado, sino también y, sobre todo, más consciente.

Por eso ya no es una cuestión de “sostenibilidad” sino una cuestión que tenemos pendiente con nosotros. Nos estamos enfermando, envenenando y hasta fundiendo nuestro propio antídoto.

¿Seguimos hablando de “sostenibilidad” o de hacer las paces con nosotros mismos y con la Pachamama?

Para mayor información dejamos el link de contacto: https://yogaysenderismo.com/retiro-yoga-senderismo-en-la-sierra-de-las-nieves/

 613 visitas

Read More

Tendencia post COVID-19: viajes de naturaleza y autoguiados

Los viajes de naturaleza son una excelente opción para disfrutar de unas vacaciones sin descuidar el distanciamiento social. Permite evitar aglomeraciones de gente, disfrutando al aire libre y con menos posibilidades de contagio. En este contexto toman fuerza las aventuras de naturaleza autoguiadas. Son viajes seguros, porque te permiten viajar de manera independiente con quien tú quieras. Además viajas a tu ritmo, pero con la tranquilidad de que está todo organizado de antemano por un experto.


El sector turismo se ha visto enfrentado a un gran reto que es el de reestructurar y adaptar su modo de operar en todos sus ámbitos, en función de minimizar el contacto físico y por ende el riesgo de transmisión de Covid-19.

A medida que se acerca la paulatina reactivación de los servicios turísticos, va quedando en evidencia que la forma de viajar será bastante distinta de cómo veníamos haciéndolo antes de la pandemia por Covid-19. Especialmente marcada por estrictos protocolos sanitarios y una forma de operar contactless.

En este nuevo contexto de distanciamiento social, los viajes de naturaleza se transforman en una buena alternativa para viajar sin descuidar la separación física.

Por otro lado, el modo de guiar un viaje también ha tenido que replantearse y se ha ido adaptando. En este ámbito, hay una tendencia que va ganando terreno que son los viajes autoguiados o independientes, especialmente para viajes de naturaleza y de actividades como senderismo o bicicleta. También para road-trips ya sea en campervan o cualquier tipo de vehículo.

¿Qué es un viaje autoguiado?

Es un viaje en el que vas por tu cuenta y a tu propio ritmo, pero con la comodidad de que está todo organizado de antemano por una agencia de viajes o tour operador. 

En un viaje autoguiado el itinerario está predefinido y la logística resuelta: el alojamiento, los traslados, el alquiler de bicicleta o de los implementos que sean necesarios para la aventura elegida. 

Incluso si son viajes de senderismo o ciclismo, suelen incluir el traslado de equipaje entre un alojamiento y otro. Así el viajero solo se preocupa de disfrutar mientras se traslada caminando o en bici. 

En una aventura autoguiada, el viajero es el protagonista, quien decide con plena libertad qué hacer y cuándo, pero con la tranquilidad de tener un itinerario con toda la información necesaria y de saber que una agencia le responderá cuando necesite ayuda o consejo.

Este tipo de viajes siempre ha existido y es ideal para viajeros aventureros que buscan nuevos desafíos en contacto con la naturaleza, sin la necesidad de encargarse de todos los detalles de la planificación.

Sin embargo en esta nueva era de los viajes post COVID-19, esta modalidad cobra fuerza ya que permite viajar de manera independiente, solo con gente conocida o grupo familiar.

Tipos de viajes autoguiados

Los viajes autoguiados más frecuentes que ofrecen las agencias de viaje, suelen ser rutas escénicas que se pueden recorrer de forma activa de distintas maneras. Los más comunes son:

  • Rutas de senderismo.
  • Rutas de ciclismo. 
  • Combinaciones de kayak y camping.
  • Viajes en coche tipo road-trip y rutas panorámicas, donde se pueda ir contemplando la naturaleza incluso desde el coche.

Por ejemplo, Bikespain ofrece diferentes toures autoguiados en bicicleta por España. Desde un viaje espiritual a lo largo del Camino de Santiago, a una ruta para descubrir los excelentes vinos de La Rioja. También tienen una increíble ruta siguiendo la línea de la costa Cantábrica, desde San Sebastián a Bilbao.

Otro ejemplo es Ke Adventure Travel, que ofrece una amplia gama de toures autoguiados, ya sea de senderismo o ciclismo. Una de sus rutas escénicas es un trekking de 6 días recorriendo 10 lagos de Salzburgo, en Austria. O un viaje en bicicleta de Bolzano a Venecia, cruzando los Alpes italianos, navegando el lago Garda y explorando Verona.

Do the North ofrece una expedición autoguiada en kayak por Suecia, acampando en lugares salvajes por el archipiélago que se recorre. Incluye todo el equipamiento de kayak, camping y cocina.

Algunos de los beneficios de los toures autoguiados

Exodebike, empresa que ofrece viajes autoguiados en bicicleta, señala: “los viajes en bicicleta autoguiados a tu aire son recorridos saludables, sin impacto ambiental y respetuosos del entorno. Existen itinerarios de todos los niveles, la gran mayoría son fáciles y accesibles, son viajes adecuados para todos, para familias, adultos, parejas, y grupos de amigos”.

Una de las ventajas es que el viajero dispone de antemano de todos los recursos e información necesaria sobre la ruta que va a recorrer y sus atractivos turísticos. Y además tiene la logística resuelta, ahorrando tiempo y evitando posibles imprevistos.

También tiene un toque de aventura extra ya que el viajero es literalmente quien guía su propia expedición.

En tourradar podemos encontrar más de 250 viajes autoguiados. Ellos mencionan algunos de sus beneficios:

  • Vas a tu ritmo.
  • Tu eliges con quienes vas.
  • Ahorras tiempo en la planificación.
  • Soporte 24/7.
  • Traslados reservados previamente.
  • Itinerario elaborado por expertos.

La entrega de la información

La mayoría de las empresas que ofrecen estos viajes, proveen toda la información necesaria sobre la ruta a recorrer. Por ejemplo: el grado de dificultad, mapas, un itinerario con los kilómetros que se recorrerán cada día y los atractivos que se pueden visitar.

Por ejemplo, The Natural Adventure entrega antes de partir un completo pack de información del viaje. Éste incluye: una guía del destino, todo el detalle de la ruta, itinerario, mapas y el detalle de las reservas de los hoteles. Este pack se entrega vía email antes del viaje y una copia impresa en el primer hotel de la estadía. También incluyen en sus viajes autoguiados asistencia telefónica 24/7 durante el viaje.

Las visitas autoguiadas y el uso de la tecnología

Un buen desafío a surtir es cómo se entrega al cliente el acceso a las rutas e información de cada lugar que se visita. Acá el uso de la tecnología puede ser un gran aliado en cuanto a mapas, navegación e información in-situ. Por ejemplo a través de Apps que permitan circuitos georreferenciados incluso sin conexión a internet.

Por ejemplo S-Cape Travel, especialistas en programas autoguiados, ofrece en sus viajes el uso de una app que permite seguir desde el móvil las rutas diarias del viaje. Algunas de las utilidades de esta app son: navegación fuera de línea, resumen de la ruta y perfil, fotografías de la ruta, sistema de alarma y vibración al salirse de la ruta, botón SMS de emergencia para envío de coordenadas de posición, posibilidad de grabar y sacar fotos georreferenciadas sobre problemas detectados en la ruta para avisar a otros viajeros, puntos de interés, recomendaciones y consejos útiles.

S-Cape Travel señala cómo escogen sus rutas: “En cada destino elegimos las más espectaculares, aquellas que nos dejen a nosotros y a nuestros clientes con la boca abierta, pero sin correr riesgos innecesarios. Procuramos siempre evitar grandes aglomeraciones e identificamos rutas tranquilas, menos frecuentadas y en el caso de ser en bicicleta, por carreteras rurales con poco tráfico. Recorremos la ruta anotando los detalles, cruces, desvíos, puntos de referencia, señales, fuentes, distancia parcial o acumulada, etc. con gran detalle y con la ayuda de un GPS. Una experiencia de primera mano que se verá plasmada en el producto final.

Concientización ambiental en los viajes de naturaleza

Algo muy beneficioso que puede salir de las visitas autoguiadas en espacios naturales, si se combina con el uso de tecnología, es que se puede agregar contenido de calidad a las visitas. No solo en cuanto a orientación georeferenciada, sino que también puede ser un gran aporte de concientización y educación medioambiental.

Una nueva instancia donde el turismo puede contribuir a crear conciencia por el cuidado del medio ambiente. Qué tal si además de maravillarnos al visitar un área natural, se le agrega contenido educativo y de calidad. Ya que es bien sabido que “solo cuidamos lo que conocemos”.

 613 visitas

Read More

La naturaleza debe ser un impulso para el sector turístico

SEO/BirdLife considera inaplazable que la primera medida del sector turístico en la salida de la pandemia de la COVID-19 sea replantear el modelo turístico a escala local y a escala mundial. Tras el plan de apoyo al turismo que ha presentado el Gobierno, y que estará dotado con 4.262 millones de euros, la ONG solicita que se tenga en cuenta a aquellas iniciativas y modelos turísticos que respeten y ayuden a conservar el patrimonio natural.

De esta manera, SEO/BirdLife presenta Cambio del modelo turístico post Covid-19: Turismo de naturaleza y ecoturismo, la claveun documento que recoge información práctica para apoyar un turismo que garantice la viabilidad del sector y la conservación de los recursos naturales.

Para la ONG es imprescindible que se tomen las medidas urgentes y necesarias para que el turismo sea, en todos los casos, respetuoso y sostenible, a la vez que se condicionen las ayudas y apoyos al sector a aquellos agentes que cumplan dichos criterios. Y de la misma forma, SEO/BirdLife considera fundamental que los consumidores exijan y primen la calidad ambiental a la hora de seleccionar destinos turísticos.

Podéis consultar el documento en este enlace.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por SEO Bird Life: La naturaleza debe ser un impulso para el sector turístico.

 613 visitas

Read More

Experiencias turísticas “Paisajes con Alma” post Covid-19

El Covid-19 ha impactado duramente al turismo. Las previsiones eran muy prometedoras para 2020, la OMT previa un crecimiento del 4% con respecto a 2019 y ahora estima una caída entre el 20% y un 30%.

La incidencia del brote del COVID-19 se hará notar en toda la cadena de valor del turismo. El Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili, subraya además que “las pequeñas y medianas empresas constituyen alrededor del 80% del sector turístico y están particularmente expuestas, siendo millones las personas, muchas de ellas en comunidades vulnerables, para las que el turismo es su medio de vida”.

La pandemia ofrece un tiempo único para reflexionar, recopilar datos y actuar con determinacióncon nuevas propuestas hacia un futuro incierto pero nuestra enorme capacidad de adaptación y resiliencia que es la mejor herramienta estratégica que cuenta el turismo.

La recuperación a la normalidad de la actividad a nivel mundial, si podemos decirlo así, dependerá del fin del confinamiento de cada país y del plan de coche establecido en cada uno de ellos para revitalizar la economía y asegurar la seguridad sanitaria.

En el mercado europeo, la recuperación del sector turístico se prevé inicialmente que sea en forma escalonada en 3 fases: Viajes domésticos (viajar dentro del propio país), luego los regionales (viajar dentro de Europa) y finalmente la larga distancia (más allá de las fronteras europeas) según informes de Deloitte Consulting y la Consultora DNA Turismo y Ocio.

En la primera fase, los viajes domésticos serán turistas nacionales que harán viajes cortos (1 a 3 días, o máximo 5 días), en cochea destinos turísticos cercanos a la residencia o regionales, que hayan evolucionado favorablemente y que sepan comunicar con rigor confianza a los turistas. El movimiento del turístico domestico se estima que empiece a comienzos de junio y aquellos regionales de ámbito europeo (internacional) empiece animarse a principios de diciembre.

Escenarios Covid-19 según Informe de Deloitte Consulting

Por la crisis que estamos sufriendo se intuye que los turistas buscarán servicios y productos turísticos en donde se sientan seguros (ya lo llaman “libre de Covid-19”) zonas y actividades menos masificadas. Una gran parte de estos clientes valorarán más que nunca aquellas prácticas más locales y sostenibles. Como efecto de una cierta toma de consciencia sobre nuestro estilo de vida como sociedad y las prioridades personales hacia un comportamiento más respetuoso hacia el entorno.

La consultora DNA Turismo y Ocio en su último informe del impacto del Covid 19 apunta que “las actividades y experiencias que más rápido se recuperarán son las de turismo rural y naturaleza, al prestar sus servicios en un espacio abierto y natural acorde con los nuevos comportamientos y actitud de la demanda turística donde primará la sensación de soledad, seguridad, contacto con la naturaleza y la no masificación

En resumen, los datos sugieren que los destinos deberán centrarse en realizar campañas de comunicación y promoción a nivel local y nacional potenciando valores positivos que aportan reputación, tales como:

“Naturaleza, Confianza, Seguridad Sanitaria, Salubridad de los Servicios, Sostenibilidad y Responsabilidad”

Asimismo, considerando el pronóstico de la consultora DNA Turismo y Ocio los destinos que más rápido se recuperarán serán aquellos que “tengan un portafolio de ofertas y experiencias basadas en productos al aire libre y en contacto con la naturaleza”. Como también, aquellos destinos que trabajan con proveedores de servicios sanitarios para ofrecer seguridad a los turistas en destino.

En este escenario, en España es crucial potenciar todos los proyectos e iniciativas de turismo de naturaleza y ecoturismo que se vienen desarrollando con muchísimo esfuerzo en diferentes lugares del país para dinamizar y fortalecer las economías locales y fijar población. Vivo ejemplo de ello es Revivir Lanzarote proyecto que busca posicionar el ecoturismo como un producto turístico vivencial y transformador en la reserva de la Biosfera.

Ecoturismo Lanzarote Biosfera. Club de Producto Turístico

Pero, también, es un tiempo para re-pensar e innovar hacia nuevos productos que potencien el turismo de interior basado en la riqueza del patrimonio natural y cultural de los pueblos. Poniendo en valor las tradiciones, las costumbres sociales, modos y usos del territorio, la gastronomía tradicional de un modo amigable, responsable y justo.

Pablo Martinola, presidente de Ecopicos, acierta al recordarnos que “la población local, sus costumbres, productos, es decir, tanto los pastores, como queseros, agricultores, sidreros, etcétera, son centrales en el diseño de propuestas turísticas. Tienen mucho conocimiento que transmitir y que añade un gran valor a los productos que elaboran”.

Esto nos invita, por medio de la tradición e innovación, diseñar experiencias gratificantes en donde los turistas se sientan seguros y disfruten de la naturaleza; fruto del dialogo con la población local experiencias vivas que podemos etiquetar como “paisajes con alma”.

Entiendo diseñar experiencias turísticas como “paisajes con alma” aquellos productos que nacen de identificar los recursos patrimoniales (cultural y natural) y, también sociales, con potencial turístico y atracción comercial con implicación de la población local; como activo en el proceso decisorio de diseño, ejecución y gestión de las experienciasturísticas.

  • Las experiencias “paisajes con alma” potencian la asociatividad entre personas y empresas locales para generar productos con un mayor valor añadido en la experiencia final.
  • Las experiencias turísticas “paisajes con alma” enaltecen las características singulares de los lugares enseñando paisajes vivos y no entornos teatralizados que merman su carácter por banalización y empobrecimiento de su contenido y significado real.
  • Las experiencias “paisajes con alma” hablan de la identidad y carácter de los lugares y sus gentes tienden a superar las expectativas de los turistas para retenerlos a través de su satisfacción.
  • Las experiencias “paisajes con alma” fomentan re-conectar a los turistas con la naturaleza favoreciendo experiencias vivenciales, sensoriales y espirituales por el poder de restauración mental del paisaje.
  • Las experiencias “paisajes con alma” son conscientes de que el paisaje es un recurso frágil y que son co-responsables de su supervivencia. Actúa con responsabilidad para que todas las partes implicadas en la cadena de valor sean eficientes en términos de sostenibilidad.

Pasemos a la acción creando experiencias “paisajes con alma” que doten a los destinos de interior contenido de sostenibilidad y responsabilidad, permitiendo que los turistas alcancen una experiencia de calidad, en entornos seguros, saludables y atractivos. En donde, la población local se beneficien con su visita y que la solidaridad que respiramos hoy sea un aliciente para comprometernos con el destino de nuestros paisajes.

 613 visitas

Read More

Ecoturismo de proximidad: 5 oportunidades pasada la pandemia

Son días de confinamiento, de sufrimiento, de reflexión. Como tantos otros sectores económicos, el turismo se encuentra en estado de shock. Seguramente por eso necesita, más que nunca, entender hacia dónde va el mundo y empezar a adaptar la actividad turística a la nueva realidad —y sociedad— que emergerá tras la pandemia. Esta necesidad del sector se está abordando en múltiples webinars y artículos en los que expertos en turismo intentan predecir (con todas las precauciones posibles por la gran incertidumbre del momento) cuál podría ser el futuro del turismo a medio y largo plazo (porque a corto plazo ya se asume un 2020 perdido).

Entre estos webinars destaco los siguientes: la conferencia (en catalán) “El turismo después del turismo” (a partir del min. 58:00), del siempre magistral José Antonio Donaire, en el marco de un debate sobre alojamiento turístico organizado por la Mesa de Turismo de Girona, los webinars organizados por Travindy, como “Propuestas para echar una mano desde un turismo responsable”, o el webinar de Reset the planet “Análisis crítico del modelo turístico actual: ¿cómo mejorar su resiliencia?”, con Josep Puigdengolas. Algunos artículos de interés son “Del “sobreturismo” al “infraturismo post covid-19”: reflexiones e ideas para hacer frente a la crisis”, de Julia Vera (Travelecoology), “Los días que vendrán”, de Chus Blázquez (Centro Español de Turismo Responsable) o “Viajar después del Coronavirus. Como cambiará el mundo y el turismo tras la pandemia“, de David Gómez (Cuaderno de viaje).

Después de escuchar y leer estos y otros webinars y artículos, con este post quiero aterrizar algunas de las ideas y reflexiones en el ámbito del ecoturismo. Porque, pasada la crisis sanitaria de la Covid-19, parece ser que el ecoturismo de proximidad, aquel que practicamos y practicaremos en los espacios naturales más cercanos, presenta buenas oportunidades. Aquí apunto cinco, aunque tal vez haya algunas más.

1. Grupos pequeños, destinos no masificados

Una de las características que definen el ecoturismo es que se debe practicar con grupos pequeños de personas. Esto evita impactos en el medio natural (como molestias a la fauna), garantiza una experiencia más satisfactoria y facilita una conexión más intensa con la naturaleza. Ahora, a estos beneficios, se añadirá otro: por el hecho de ser poca gente, el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas será bajo (que no nulo, porque eso dependerá de la responsabilidad de cada uno a la hora de respetar el distanciamiento social).

Más allá de la experiencia individual, los destinos ecoturísticos —es decir, los espacios naturales protegidos— suelen aplicar medidas para evitar y gestionar la masificación en ciertas épocas y momentos del año (si bien es cierto que no siempre lo consiguen). Esta gestión del uso público y de los flujos de visitantes ganará más relevancia que nunca; por lo tanto, habrá que destinarle más recursos y mejorar su eficacia.

2. Entornos saludables, destinos cercanos

Chus Blázquez, del Centro Español de Turismo Responsable, apunta que “la tendencia que ya existía en el mercado turístico hacia la vuelta a lo cercano y lo saludable, la cual se ha acelerado con esta crisis, coloca a los destinos de proximidad, rurales y de interior en una posición privilegiada”. El profesor Donaire cree que cualquier estrategia de comunicación turística (tanto de empresas como de destinos) deberá ser capaz de transmitir y garantizar dos mensajes: que la experiencia turística se desarrollará en condiciones de seguridad y que lo hará en espacios saludables.

El ecoturismo de proximidad, aquel que se practica en espacios naturales cercanos, puede cumplir con estas demandas que vendrán. La seguridad, por el hecho de practicarse en grupos pequeños (ya hemos hablado de ello); la proximidad, porque de espacios naturales atractivos nuestro país está lleno, y la salud, porque qué mejor que el contacto con la naturaleza para fortalecer nuestra mente y nuestro cuerpo.

3. Espacios bien conservados para prevenir pandemias

En este artículo Raúl Rejón explica que “la destrucción de hábitats por las actividades humanas, que está causando una extinción masiva de especies, está detrás del origen y la expansión de enfermedades infecciosas que afectan a personas, algunas en forma de pandemia como la actual COVID-19″. Y en este otro artículo (en catalán) de Xavier Duran se dice que “la deforestación facilita el contacto de animales que llevan patógenos con las comunidades humanas”, y que la pérdida de especies y de individuos implica que los virus “tienen menos diversidad de animales para infectar”.

Leyendo estos dos artículos en positivo, se deduce que la conservación de hábitats y especies son estrategias clave para ayudar a frenar la expansión de enfermedades infecciosas. Si ya eran conocidas un montón de razones para tomarse en serio la conservación de la naturaleza y la biodiversidad, ahora se añade otra tan o más importante. Por lo tanto, hay que favorecer políticas, estrategias y actividades que contribuyan a la conservación del medio natural; el ecoturismo es una de ellas, ya que, sin naturaleza bien conservada, adiós ecoturismo.

4. Las cosas, mejor hechas que nunca

“Me gustaría pensar que entramos en la era de la ética”, decía el profesor Donaire en su charla, apuntando el clamor social que parece que llegará después de la pandemia para exigir que las cosas se hagan bien. El Centro Español de Turismo Responsable lo expresa en términos similares: “Estamos ante un cambio de paradigma de la industria turística mundial ante este momento de incertidumbre, hacia un mayor papel de los valores y del propósito en las empresas turísticas”. Y no solo las empresas, sino que los propios visitantes responderán a un perfil “más comprometido, más consciente y con valores cada vez más alineados con la sostenibilidad”.

El ecoturismo, por definición, es y debe ser un turismo responsable y sostenible. Por ello, todas las definiciones académicas insisten en una serie de principios que debe aplicar cualquier producto que quiera otorgarse la etiqueta de ecoturismo. Si estos valores de sostenibilidad y responsabilidad serán más demandados pasada la pandemia (esperemos que así sea), las empresas y los productos de ecoturismo se encontrarán en la pole position (y deberán recalcarlo y comunicarlo eficazmente).

5. Respeto por la naturaleza y más conexión presencial entre personas

La última oportunidad es la más profunda y sería una derivada (o tal vez el origen) de la anterior. Esta crisis ha evidenciado que las sociedades más acomodadas, y los países más ricos, viven (vivimos) al margen de la naturaleza y de los límites que impone el planeta que nos acoge. Asimismo, ha puesto de relieve que, a pesar del auge de las tecnologías de la comunicación y de las redes sociales, las relaciones interpersonales presenciales y de calidad seguirán siendo más necesarias que nunca.

Si algo promueve el ecoturismo y, en general, el turismo responsable y sostenible es el respeto por el medio natural y un acercamiento real a las personas que viven allí donde tiene lugar la actividad turística. Las relaciones humanas, ya sea entre los propios turistas como con los anfitriones, tomará más relevancia, y cualquier producto (eco)turístico las deberá enfatizar y cuidar.

Conclusión y un deseo

A pesar del desastre humano, social y económico que dejará la pandemia del coronavirus, también se abren oportunidades en muchos ámbitos que habrá que aprovechar. A menudo son cambios que ya se intuían pero que ahora se acelerarán. El ecoturismo de proximidad es uno de estos ámbitos que puede salir beneficiado, tanto a corto como a medio y largo plazo.

Me gustaría pensar, pues, que el ecoturismo, el turismo de proximidad y el turismo responsable se priorizarán, a partir de ahora, en las estrategias de promoción turística y de desarrollo local. Asimismo, reclamo una gestión y una regulación de las actividades ecoturísticas que disponga de recursos y conocimiento y que sirva para garantizar que estas nuevas necesidades sociales serán satisfechas adecuadamente.

Este artículo ha sido originariamente publicado en catalán en el Blog “Per terra, mar i aire” y reproducido en Travindy con permiso del autor, Xavier Basora: Ecoturisme de proximitat: 5 oportunitats passada la pandèmia.

 613 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.