España alcanza la cima del turismo mundial a costa de la precariedad de sus trabajadores

Las cifras sobre turismo conocidas esta semana suman el quinto récord en el que se ha convertido el sector estrella de la recuperación económica. “Somos una potencia mundial en turismo”, destacaba el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, que adelantó las cifras de visitantes extranjeros en una cumbre europea ante sus colegas del sur. España recibió el año pasado 82 millones de turistas, un 9% más que en 2016, lo que sitúa al país como segundo destino mundial. “Tenemos un Gobierno que apuesta fuerte por el turismo, y eso se nota”, alababa también el coordinador de PP, Fernando Martínez-Maillo. Los que siguen sin notarlo son los trabajadores del sector.
Jorge (nombre ficticio) es camarero en el centro histórico de Córdoba y aunque sí ha visto sobrecargadas sus tareas por el aumento del número de turistas que llegan a la ciudad andaluza, su sueldo no ha aumentado en el último año. Aunque trabaja todo el año, encadena contratos temporales, una situación muy común en el sector, según los sindicatos. La temporalidad y parcialidad excesivas, “en la mayoría de casos fraudulentas”, son los principales puntos débiles de la contratación en el sector turístico, advierte Gonzalo Fuentes, responsable de Hostelería de CCOO Servicios.
Una portavoz de las Kellys Madrid, el colectivo organizado de camareras de piso de hotel (que trabajan limpiando las habitaciones), tampoco ha notado ninguna mejora en su salario gracias al auge del turismo. “No tenemos subidas salariales desde 2014”, denuncia la empleada, que prefiere no dar su nombre. Pero el salario no es el único problema: “Lo que nos está machacando es la externalización. Somos trabajo estructural de los hoteles, pero la mayoría externaliza a empresas multiservicios que nos pagan por producción”.
Del otro lado, la patronal del turismo habla de una mejora de los resultados  de sus empresas del 6,3% y una lluvia de millones en el sector hotelero con casi 4.000 millones en inversión nueva. En los centros de las ciudades los edificios vacíos cobran vida como hoteles de cinco estrellas. Pero la palanca para este crecimiento se soporta en la competitividad que provocan los bajos salarios.
Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por eldiaro.es: “España alcanza la cima del turismo mundial a costa de la precariedad de sus trabajadores”.

 281 visitas

Read More

El reconocido Barceló Sancti Petri suspende la externalización de las camareras de pisos

El pasado 18 de agosto el Hotel Barceló Sancti Petri y el sindicado provincial de Comisiones Obreras en Cádiz llegaron a un acuerdo para cesar las concentraciones que desde mediados de julio venían realizándose en las puertas de ese establecimiento. Las acciones de protesta, con cada vez más presencia de delegados sindicales de la provincia y representantes de la Federación de Servicios de CCOO, fueron convocadas en demanda que las camareras de piso externalizadas, unas 40 trabajadoras, fueran contratadas directamente por la empresa principal y que sus condiciones laborales quedaran reguladas por el convenio provincial de hostelería.

Desde Alba Sud quisieron hablar con Pepi Pan Afanador, camarera de piso, sindicalista de CCOO, presidente del comité de empresa y delegada de prevención del Hotel Barceló Montecastillo Golf, así como una de las principales activistas sindicales en la lucha contra la precariedad laboral en la provincia de Cádiz.

Lee el artículo completo y la entrevista realizada a Pepi Pan Afanador en Alba Sud: Pepi Pan Afanador: “Hemos acabado con la externalización de las camareras de pisos en el Hotel Barceló Sancti Petri”

 281 visitas

Read More

Las camareras de pisos asaltan la actualidad

Han pasado de ser las grandes olvidadas a ser protagonistas de los medios de comunicación en poco tiempo. Son una masa silenciosa de mujeres (100.000 en toda España) casi invisibles que dedican las horas de su jornada laboral a hacer camas, limpiar baños, llevar lavanderías, plegar toallas y sacarle brillo a la habitación del hotel para que el huésped encuentre todo impoluto, listo para hacerle la estancia agradable y cómoda. Pero no siempre son tratadas como se merecen, y parece que han dejado de ser silenciosas e invisibles.

Este titular aparecía en la prensa del fin de semana:

Más de 7.000 mujeres en Andalucía limpian habitaciones de hotel a menos de dos euros cada una. Es inútil darle muchas vueltas al tema, basta con preguntarse a una mismo: ¿Yo aceptaría cobrar menos de dos euros por media hora de trabajo duro? Porque media hora es el tiempo que tardan en limpiar y arreglar una habitación, como media, y lo que cobran por ello oscila entre los 0,75 y los 2 euros. Eso ocurre en Andalucía, según denuncia el sindicato CCOO, y son 7.000 mujeres las maltratadas en sus derechos laborales, parte de las 15.000 que en Andalucía trabajan como camareras de pisos y que significan el 30% del total de población empleada en el sector turístico andaluz, según el INE. Están cansadas, agotadas, algunas incluso enfermas (sufren alteraciones músculo-esqueléticas como el síndrome del túnel carpiano, que les ocasionan dolor y requieren cirugía en muchos casos), y han decidido organizarse para terminar con unas condiciones precarias que sufren durante toda su vida laboral, con el agravante de que, según los sindicatos, a medida que se van jubilando las trabajadoras que tenían buenas condiciones laborales, son sustituidas por trabajadoras con menos derechos y más precariedad.

En Baleares, el Parlamento autonómico ha aprobado este mes de mayo una Proposición No de Ley para mejorar las condiciones laborales de las camareras de pisos. El objetivo es que el Govern balear vigile en qué condiciones estas mujeres ejercen su trabajo, apoyando medidas de salud laboral que cubran sus dolencias concretas y que su carga de trabajo sea la adecuada. La iniciativa ha sido aprobada por unanimidad en Baleares y procede de Podemos, que la ha presentado también en los parlamentos autonómicos de Canarias, Región de Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucía, Comunidad de Madrid, Cataluña, La Rioja y Castilla y León, además del Congreso de los Diputados.

Van asumiendo trabajos que tradicionalmente hacían hombres

Ernest Cañada, investigador de Alba Sud, centro aliado con la Unión Internacional de Trabajadores de la Agricultura, la Alimentación y la Hostelería (UITA), y autor del libro “Las que limpian los hoteles”, asegura que en los últimos años “está perdiendo peso el trabajo estable y aumenta el eventual y a tiempo parcial. En la medida en que se extiende la eventualidad, hay muchas trabajadoras que por miedo a perder el empleo acaban asumiendo incrementos de trabajo. Hay un incremento del número de habitaciones por camarera, aumentan sus tareas y se han perdido oficios tradicionales como los valets, ayudantes de piso, hombres que se ocupaban de entrar y sacar camas en las habitaciones, limpiaban cristales… Eso ahora lo asumen las camareras. Tampoco ayudan las reformas en los hoteles, por los cambios de moda que hacen, por ejemplo, que se extiendan las mamparas de vidrio en las habitaciones, y el sobreesfuerzo que implica limpiarlas”.

las que limpian los hoteles

Las condiciones laborales se van precarizando, los sueldos son bajos y la carga de trabajo es mucha, y además, denuncian los sindicatos que la externalización del servicio ha hecho que estas mujeres se queden fuera de la protección del convenio de la hostelería porque han pasado a formar parte de empresas “multiservicios”. Así, en tierra de nadie, pocos se ocupan y preocupan, realmente, por sus condiciones laborales y sus derechos, por la pérdida de sueldo y por el deterioro general de sus condiciones de trabajo. Y por la importancia de que, además de mejorar esas condiciones, las empresas les faciliten información sobre cómo desarrollar su trabajo sin poner en riesgo su salud.

Pongan en Google “camareras de pisos”… las noticias que aparecen hablan por sí solas.

¿Puede el sector estrella de la economía española permitirse esta mancha? En abril, la rentabilidad hotelera subió un 7,3%; El aumento del RevPar en Europa supera al de EEUU por primera vez desde 2010; además, El superávit del sector turístico alcanzó los 35.200 M € en 2015. Sé que muchos hoteleros, directivos, jefes de recursos humanos sentirán algo de vergüenza ajena al leer noticias sobre las condiciones laborales de las camareras de pisos… no puede ser de otro modo. España tiene una marca potente que defender en todo el mundo, las empresas españolas, principalmente las grandes cadenas hoteleras, han demostrado durante décadas que su modelo es válido y exportable y siguen dando ejemplo de solidez en todo el mundo. Pero que una parte de los trabajadores del sector se vea sometido a condiciones indignas no debería ser admisible, ni por parte de las empresas que lo hacen bien ni por parte de la Administración. Porque las empresas que someten a sus trabajadoras a condiciones precarias son un lastre para la marca España y para la imagen de un sector que necesita luchar mucho, renovarse permanentemente, centrarse en la importancia de las personas y de reconocer su labor, si quiere seguir siendo el líder internacional que es.

Quizá durante demasiado tiempo este colectivo ha sido invisible y silencioso. Que ahora reclame unas condiciones dignas de trabajo debería ser una buena noticia para todo el sector, simplemente porque no nos podemos permitir entrar en el futuro con una lacra así, que no solo afecta a las empresas que mantienen esas precarias condiciones de trabajo, sino también a todas las empresas que tratan bien a sus trabajadores y que pueden verse salpicadas por la mala reputación que generan las primeras.

Este artículo ha sido publicado originalmente en Hosteltur y es reproducido aquí con el permiso de la autora.

 281 visitas

Read More

Las que limpian los hoteles. Historias ocultas de precariedad laboral

Las Kellys. Así se hacen llamar a si mismas. Son el colectivo mayoritariamente de mujeres que limpian los hoteles. Pilar fundamental para el funcionamiento del sector hotelero. Un equipo prácticamente invisible para los huéspedes. Y, muy probablemente, el más duro.

Este libro recoge las experiencias de sus protagonistas, de sus problemas cotidianos de salud, de organización del trabajo, de empleo, de salarios, pero también de su orgullo por un trabajo que quieren bien hecho, de sus esperanzas y de su rebeldía. Al examinar el conjunto de discursos nos encontramos con un análisis exacto, riguroso y detallado de los problemas laborales de las camareras de pisos. Fortalecer el empoderamiento de las trabajadoras y trabajadores del sector turístico es fundamental si aspiramos a otro turismo posible.

Compra aquí el libro
Sigue a Las Kellys en Twitter o en Facebook
Sigue su blog

Lee el artículo original aquí

 

 

 

 281 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.