Tecnología, promoción y marketing para afrontar la saturación turística

En la mesa de la ITB sobre ‘Control inteligente de la saturación turística con tecnologías digitales’, Joan Torrella, director de Turisme de Barcelona, dijo que “el turismo no se puede gestionar sin tener en cuenta la ciudad, sino que debe incluirse dentro de la gestión urbana, no como un sistema de gestión turístico independiente. Para gestionar Barcelona como una ciudad inteligente debemos tener claro qué hacer con los datos que obtenemos de los usuarios; datos que han de ser públicos”. Y es que, según explicó, “los datos ya existen, pero hay una cuestión legal porque no tiene suficientes herramientas legales para poder manejarlos”.

El uso de esos datos, según indicó Leid Zejnilovic, profesor asistente de la Nova School of Business and Economics de la Universidad de Lisboa, “nos permite conocer los movimientos de los turistas, cómo interactúan con los locales, cuáles son sus preferencias, los lugares que más les gustan porque suele ser donde se hacen más fotos, etc.”. Pero también reconoció que hay otros aspectos que generan controversia, como “quién debe liderar la utilización de esos datos; no tenemos todos los que necesitamos y encima quieren cobrarlos. ¿Deberían ser públicos? Tampoco proporcionan información suficiente sobre los hábitos de los residentes como sí la ofrecen de los turistas”.

Para paliar estas debilidades Amsterdam está invirtiendo en inteligencia artificial enfocada, como señaló Geerte Udo, directora asociada de Estrategia de Amsterdam Marketing, a “conocer las preferencias y necesidades del usuario. Para ello estamos probando en una primera fase con los residentes y así extraemos conclusiones y aprendemos. Porque está claro que la inteligencia artificial es el futuro, pero ahora mismo nos ofrece en ocasiones resultados erróneos sobre cómo se comportan los locales; es como un niño: necesita tiempo para aprender pero todo va demasiado rápido, y es lo que estamos haciendo.

Dejando a un lado la aplicación de tecnología para solventar los problemas de saturación turística, Claudio Milano, director del Programa de Master en Destinos de Turismo Sostenible y Planificación Turística Regional de Ostelea, subrayó la paradoja existente en “la búsqueda de la autenticidad en un mundo globalizado, con el riesgo de saturación de determinados destinos”.

La solución, por tanto, debe ser “una combinación de herramientas técnicas y políticas, un conjunto de acciones no aisladas, porque está claro que no se pueden cerrar los destinos más masificados por el impacto económico que supondría”.

Por ello propuso “un cambio de paradigma en el modelo turístico contemporáneo”, que implique una transformación en:

– Promoción: “Promover atracciones turísticas en lugar de gestionar productos, además de promocionar productos más sostenibles en su triple enfoque: económico, social y medioambiental”.

– Gobernanza: “Una mejor gobernabilidad con planes estratégicos de turismo de la mano de los actores económicos y sociales implicados”.

– Marketing basado en “storytelling, de manera que se cuenten los destinos, no sólo promocionarlos”.

Sólo así, como concluyó Milano, “podremos pasar de un turismo excluyente a un turismo inclusivo. La actividad turística siempre tendrá un impacto, pero esforcémonos por maximizar los impactos positivos y minimizar los negativos contando a la ciudadanía qué es lo que estamos haciendo para ello”.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Hosteltur: Tecnología, promoción y marketing para afrontar la saturación turística”.

 346 visitas

Read More

Portugal, premiado en la ITB como el destino más ecológico de Europa

Portugal acaba de ser galardonado con el Premio ITB Earth Award en la ITB de Berlín por el éxito de su estrategia turística y el ejemplo de liderazgo global en la lucha contra el cambio climático y la degradación ambiental.

Otorgado por la ITB Berlín y por Green Destinations, fundación sin ánimo de lucro que mira por el turismo sostenible, el Premio ITB Earth Award se suma a los premios internacionales ya ganados por Portugal en el contexto de la sostenibilidad.

Los principios del turismo sostenible y los objetivos de desarrollo responsable están en el centro de la Estrategia Turismo 2027, elaborada por el Gobierno, que por primera vez define metas específicas en cada uno de los tres pilares del desarrollo sostenible: económico, social y ambiental.

En términos sociales, los objetivos pasan por ampliar la actividad turística todo el año, reduciendo la estacionalidad al 33,5%. Se pretende también aumentar las calificaciones de la enseñanza secundaria y postsecundaria en el turismo hasta alcanzar el 60% de los colaboradores en el sector y garantizar que el 90% de los residentes en zonas turísticas consideren positivo el impacto del turismo en su territorio.

Ya en el plano ambiental, las metas son garantizar que, hasta 2027, 9 de cada 10 empresas del país adopten medidas eficientes de gestión de energía, agua y residuos.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por SmartTravel: Portugal, premiado en la ITB como el destino más ecológico de Europa”.

 346 visitas

Read More

Seamos parte de la solución, no del problema. Hablemos de cambio climático

El cambio climático es un tema demasiado importante como para ser rezagado en el olvido como uno de los últimos problemas a los que se enfrenta el turismo. En una de las ponencias de la feria ITB en Berlin la climatóloga Lucka Kajfez Bogatajaj de la Universidad de Liubliana y ex vicepresidenta del IPCC, expuso este tema de forma clara y sencilla: “Los seres humanos están cambiando el clima, 2016 fue el año más cálido jamás registrado, pero el año anterior también fue el año más cálido ¿seguiremos batiendo récords en el 2017 sin tomar acciones reales y concretas?”

Los cambios más dramáticos están ocurriendo actualmente en el ártico y en los mares, que se están calentando ya que el agua absorbe la mayor parte del calor de la atmósfera. El cambio climático no es una cuestión de nuestros nietos, es una cuestión de nuestra generación porque estamos viviendo y creando los principios de la sexta extinción. Tenemos el mensaje en las fotos que inundan las redes sociales, el cambio climático afecta en todas partes y destinos.

En realidad no estamos siguiendo el patrón de los 2 grados de calentamiento máximo establecido por el Acuerdo de Paris, estamos siguiendo un patrón que fácilmente alcanzará los 3 grados y esto ya sabiendo que el hecho de llegar a 2 grados no es seguro, es problemático. Necesitamos cambiar las políticas de todos los países ya que el aumento de 1.5 grados sería lo más seguro pero llegar 4 grados sería un completo desastre, – los impactos de esta máxima traerán consecuencias desastrosas para algunos países que llegarán a alcanzarán una temperatura media de 16 grados más caliente durante determinadas épocas del año.

Así vemos que para algunas regiones, esta diferencia que puede parecer de pocos grados para muchos, producirá un gran impacto que repercutirá a nivel mundial: sequía o reducción de la disponibilidad de agua tanto en islas como en zonas de interior, riesgos para la salud y para satisfacer una productividad agrícola de sustento, condiciones meteorológicas extremas, colapso de los ecosistemas y de los arrecifes de coral…

La tendencia indica que el turismo se está volviendo más verde y sostenible, sin embargo las emisiones mundiales de gases invernadero siguen creciendo a la par que crece la industria. El turismo no parece dar la importancia necesaria a la mitigación del cambio climático puesto que la política turística de (me atreveré a decir casi todos los países del planeta), está enfocada en maximizar el número de llegadas anuales. Esto crea una paradoja y es que las emisiones globales de CO2 necesitan disminuir en un 40-70% para 2050 mientras que la industria de los viajes se espera que crezca entre 60-70% para el mismo año.

Tenemos que aceptar que el clima está cambiando, necesitamos asegurarnos de que la resiliencia ecológica y climática se convierte en el núcleo de nuestras actividades. Debemos comenzar a planificar la mitigación a corto y medio plazo como algo serio y urgente, para evitar los impactos evidentes a los que nos estamos enfrentando (por ejemplo el colapso del turismo de nieve en los últimos años).

¿De verdad queremos salvar el planeta? Esto require una reestructuración de la gestión de destinos tradicional, reducir el consumo de recursos, enfatizar en la optimización de los mismos en vez de la maximización y sobre todo, ser artífices del cambio de comportamiento necesario tanto en la industria como en la sociedad.

Necesitamos ser parte de la solución, no del problema…

Este artículo recoge las ideas de la climatóloga Lucka Kajfez Bogatajaj durante su ponencia sobre cambio climático en la ITB Berlin 2017.

 346 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.