Las tres WEBS más contaminantes del Planeta

Un nuevo estudio realizado por WebsiteToolTester ha analizado más de 200 páginas de inicio de sitios web populares, desde redes sociales hasta sitios web de moda, para descubrir cuáles causan más emisiones de CO2 y cuáles son las más ecológicas.

Todo lo que se hace en la Red contribuye a la huella de carbono. Las empresas, cada vez más concienciadas, pretenden alcanzar la neutralidad en estas emisiones, pero los sitios web que visitamos a diario en realidad están afectando al planeta más de lo que creemos. 

Para mantener estos sitios web online todo el tiempo y absorber la gran cantidad de visitantes que tienen es necesario que estos sitios tengan redes de servidores muy potentes con grandes consumos de electricidad. Por ejemplo, la plataforma de video bajo demanda Netflix crea aproximadamente 24 mil millones de gramos de carbono cada año solo a partir de las visitas a su sitio web, debido a su gran cantidad de usuarios y contenido de datos.

Sin embargo, no es Netflix el sitio web más contaminante. YouTube es, con diferencia, la plataforma que más CO2 emite a la atmósfera. Con millones de videos, transmisiones en vivo o música, crea 702 mil millones de gramos de carbono al año.  Por su parte, Google, a pesar de ser uno de los sitios más limpios por visita, genera 267 mil millones de gramos debido únicamente a la gran cantidad de personas que lo usan todos los días.

En el caso de las plataformas de compra online nos encontramos con que Amazon es la que más contamina. La web amazon.com produce más de 93 mil millones de gramos de carbono en un solo año. En cuanto a las grandes superficies Zara.com produce casi 50 mil millones de CO2 al año. “Las plataformas de retail son de las que más CO2 emiten a la atmósfera, debido a la cantidad de imágenes y páginas que contienen y porque son las webs más visitadas”, indica Josep García, content manager de WebsiteToolTester. 

No obstante, el tipo de páginas que se llevan el título a las más contaminantes, en gran medida por la cantidad de tráfico que soportan, son las relacionadas con el contenido para adultos. Solo en un año la web Xvideos emite más de 25 mil millones de gramos de carbono a la atmósfera, por encima incluso de Netflix. 

Redes sociales, la cara y la cruz

El caso de las redes sociales es algo diferente. Según este informe, Instagram es la red social que menos carbono produce, mientras que plataformas como Facebook o Twitter forman parte del top 10 de las webs más contaminantes. Instagram cuenta con una web más limpia, pues  tiene una página de inicio de sesión muy simple, por lo que el carbono liberado a la atmósfera es menor.

Según García, para crear un sitio web que no contribuya al cambio climático, debemos asegurarnos de que “su contenido se cargue rápidamente y su experiencia de usuario esté optimizada. Cuanto más fácil sea para sus clientes encontrar lo que buscan, menos páginas necesitarán cargar y menos energía requerirá el sitio web”, asegura.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Ecoticias: “Las tres WEBS más contaminantes del Planeta”.

 563 visitas

Read More

La Sostenibilidad invisible: ¿cuánto contamina Internet?

Cuando hablamos de sostenibilidad, la mayoría de las veces pensamos en conceptos que, gracias a la Agenda 2030 y sus 17 objetivos para una mayor sostenibilidad global en varios ámbitos, suelen remitir a los 3 conceptos clave: medio ambiente, sociedad y economía, así como a todas sus subcategorías.

El turismo, a su manera, está intentando implementar el aspecto sostenible en sus viajes, aprovechando este gran momento de inflexión.  Principalmente está atendiendo al respeto por el medio ambiente, por las sociedades, por las culturas de acogida y por las tradiciones locales. También, se está impulsando hacia una economía circular y regenerativa, con una mayor atención al desperdicio de alimentos. Así mismo, con una creciente conciencia como ciudadanos del mundo y  hacia el concepto de causa-efecto, es decir, que a cada acción que realizamos le corresponde una reacción en cadena a nivel global.

De todos modos, hay otro aspecto a tener en cuenta que se está volviendo tan automático, normal y rutinario que ni siquiera pensamos en las consecuencias ambientales. Se trata de un gesto tan simple como hacer clic en un sitio web.

Internet en nuestras vidas

Creo que nunca tanto como en este último año, debido al confinamiento global, se ha utilizado internet, registrando un aumento increíble de esta red online.

En primer lugar, pensemos en todos los trabajadores; algunos de ellos, llevaban ya algún tiempo trabajando de forma remota, pero la mayoría lleva un año trabajando de forma continua en smart working. Pensemos también, en todos los profesores y alumnos, desde la escuela primaria hasta la universidad, conectados a través de Internet. Incluso, en los entrenadores de las clases de gym, yoga, pilates, entre otros.

Pensemos en los cientos y cientos de películas descargadas durante el confinamiento y las visualizaciones en Netflix, Amazon Prime o You Tube; también, en las largas notas de voz enviadas por Whatsapp; y sin olvidar, las clases de cocina, de costura y de manualidades o cursos de cualquier tipo.

Pensemos en la increíble revolución que ha tenido la tecnología en relación al formato papel: revistas, folletos, cartas, tarjetas, postales, anuncios, etc.

Internet en el turismo

Volviendo a un viejo artículo sobre “Nuevas tecnologías, turismo y sostenibilidad”, notamos obviamente cómo este campo se ha transformado por completo y nunca como en este último año, ha dado un impulso increíble al uso de Internet. Recordemos que no hace mucho se iba a una agencia de viajes para reservar unas vacaciones; y ahora todo se hace en línea, sin ni siquiera encontrar el representante de viajes.

Pensemos en todas esas ferias que se han realizado para mantener en marcha el mercado turístico, pero todas a distancia. Igual que los seminarios, los webinars y las reuniones vía meet, zoom o whatsapp.

Ahora Internet está en nuestras vidas como el aire que respiramos y el agua que bebemos. Como tal, debemos usarlo con cuidado y respeto, tal y como lo hacemos con cualquier otro recurso del que disponemos.

Pero, ¿cómo contamina realmente Internet?

Sencillamente, con la electricidad. Cada pequeña acción que realizamos en línea, desde abrir una página web hasta enviar un correo electrónico o ver una película, emite indirectamente una cierta cantidad de dióxido de carbono. Es decir, no es únicamente el correo electrónico el que emite contaminación, sino el coste en términos de consumo eléctrico para que ese correo electrónico sea escrito, enviado y recibido. Como la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles, la electricidad que hace funcionar Internet, y sus centros de datos, contribuirá a contaminar el planeta.

El último dato sobre el que existe un amplio consenso es que Internet, en su conjunto, es responsable del 3,7 por ciento de las emisiones contaminantes. Se igualan a las del transporte aéreo, aunque todo lo que se salva, en términos de dióxido de carbono, utilizando internet en lugar de los medios de transporte (coches, buses, aviones,) es mucho menos impactante que un vuelo.

Los hosting ecológicos como alternativa

Han nacido hosting ecológicos que alojan sitios web transformando la infraestructura del servidor, reduciendo todo tipo de emisiones y minimizando su impacto ambiental porque se alimentan con energía renovable. En particular, alimentan sus servidores con energía eólica y además están involucrados en la plantación de árboles para reducir aún más su impacto ambiental, reduciendo las emisiones de CO2 en aproximadamente un 20%.

Los hosting más ecológicos son estadounidenses, pero creo que Easy Travel Hosting es particularmente adecuado para nuestro turismo sostenible.

Considerando que, en escala mundial, se estima que el turismo representa el 10,3% del producto interno bruto, 330 millones de puestos de trabajo, 1 de cada 10 puestos de trabajo en todo el mundo y 1,7 billones US dólares de exportaciones de turistas, los operadores de la industria turística pueden marcar una gran diferencia al optar por este tipo de hosting por su propio sitio web.

Todas las webs de agencias de turismo, tour operadores, hoteles, alojamientos, casas de vacaciones, restaurantes, aerolíneas, o motores de reserva como Booking, Airbnb o Tripadvistor,  junto con la frecuencia en la que todo el mundo empieza a buscar a través del web un destino para sus próximas soñadas vacaciones, ¿cuánto sufriría el mundo entero al multiplicar el efecto del uso de internet de un solo ciudadano?

Como en todos los aspectos de nuestra vida, todo comienza con pequeños hábitos diarios. Por ejemplo, apagando la luz cuando no se necesita, cerrando el grifo del agua, ocuparnos más de la basura separada y también, en el caso que nos ocupa, tratar de frenar un poco el uso de Internet. El planeta no se salva al detener Internet, sino que, la transición ecológica también depende de una transformación digital bien hecha.

 563 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.