El Evento: la diversión en un formato sostenible

La palabra evento proviene etimológicamente del latín eventus, e-venir. En este sentido, el significado de movimiento y transformación está implícito. En consecuencia, organizar eventos se convierte en crear relaciones, comunicar, relacionar cosas, ideas y personas.

En primera instancia, surge el poder del evento para crear redes y relaciones; por otro lado, sin embargo, el evento se convierte en un modo de expresión de una cultura o identidad. Cambiando de forma a lo largo del tiempo, el evento se ha convertido en un producto cultural, que debe responder a las necesidades de los consumidores contemporáneos ofreciendo estímulos originales y despertando, a través de momentos de agregación, el sentido de pertenencia a un grupo social.

El rol de los eventos 

El profesor J. R. Brent Ritchie, en 1984 acuñó la definición de un evento importante:

Un evento importante, organizado una o más veces, de duración limitada, que sirve para aumentar la conciencia, la imagen y la economía de un destino turístico a corto y / o largo plazo.

Él hablaba principalmente de eventos deportivos, como los Juegos Olímpicos. Se puede comprender que los eventos de este tipo tienen un alcance que va más allá del tema del evento en sí.

Por lo tanto, un gran evento, para definirse como tal, debe tener un valor económico, social y cultural, cuyos efectos continuen durante mucho tiempo.

Para agregar otra definición, la palabra legacy identifica los efectos que tiene un evento antes de su inicio y después de su conclusión. Este término indica la “herencia” y, de hecho, consiste en todo lo que deja un evento a nivel territorial, infraestructural y de identidad cultural.

Los beneficios de un evento

Los festivales y eventos de música en vivo, por ejemplo, generan un gran multiplicador gracias a los gastos que realizan los turistas en los lugares donde se desarrolla la actividad cultural. Los gastos en que incurren los espectadores también pueden ser significativos e incluyen el alojamiento, el consumo de comida, gastos culturales relacionados o no con el evento, compras de productos locales, etc.

Los eventos culturales y de entretenimiento estimulan la economía y generan riqueza en la zona, en la práctica, son un motor de consumo y crecimiento.

Otro concepto relacionado con eventos importantes: su alcance está tan extendido e intersectado con varios factores, que es muy difícil estudiar su extensión y efectos, ya sean positivos o negativos, en el territorio.

Un evento involucra múltiples actores diferentes. Basta pensar en la administración pública y los operadores privados. Dos mundos que trabajan con diferentes metodologías persiguiendo objetivos opuestos. El evento toma la forma de una unión de productos y servicios para ser coordinados y administrados por diferentes sujetos, que deben establecerse como un sistema. Además, el límite de tiempo no facilita las cosas porque todo debe estar bien organizado. De lo contrario, puede convertirse en una falla total.

Impactos de los eventos en el turismo:

Los beneficios vinculados a un evento importante en términos de marketing territorial son:

1) Generar ingresos

2) Incrementar la ocupación hotelera

3) Promocionar la ciudad

A todo esto también se podría agregar la promoción de eventos futuros en la misma localidad, del mismo alcance que el evento actual o en relación con un área diferente.

Sin embargo, no hay que evaluar solo el aspecto económico. Organizar eventos cada vez más grandes permite al territorio mejorar sus infraestructuras, que serán utilizadas durante todo el año más por los residentes que por los turistas. Además del aspecto material, existe el aspecto inmaterial que se refiere a la percepción que los turistas potenciales tienen del destino turístico. Muchas veces conectamos el nombre de un destino sobre todo con su evento más importante: Festival de Woodstock, La Semana Santa de Sevilla, Edinburgh Festival, Nashville, Arena de Verona, etc…

Todos estos factores determinan la imagen general del destino, que de una forma u otra llegará a los ojos del potencial turista. El resultado más inmediato es que el destino sea elegido como un lugar para pasar sus vacaciones. 

«El interés histórico en los eventos está, sin duda, impulsado por el perfil de los principales acontecimientos culturales, religiosos y deportivos que están sujetos a una mayor mercantilización y, en consecuencia, a la creciente cobertura de los medios. Los destinos, tanto los grandes como los pequeños, apoyan y mercantilizan los eventos como un elemento central en sus programas de desarrollo económico, de mejora de la comunidad y de marketing turístico… Así que los eventos están siendo cada vez más importantes en muchos países y, sin duda, requieren conceptualización, desarrollo, comercialización, puesta en funcionamiento y, por supuesto, una buena administración.» 

Baum y otros (2013) 

Cada evento puede ser ecológico, sostenible y responsable

Los eventos a menudo se caracterizan por dejar una huella ambiental significativa, pero pueden, por el contrario, convertirse en una oportunidad de responsabilidad y acción ambiental, así como áreas de comunicación y posicionamiento verde para quien los organiza.

De hecho, cada evento puede ser “verde”, ya que está diseñado y gestionado minimizando su huella ambiental, convirtiéndose así en una oportunidad para involucrar a los interesados en la atención y los compromisos socio-ambientales del propio evento.

Cada evento puede ser ecológico y sostenible si “se concibe, planifica e implementa de manera que se minimice el impacto negativo en el medio ambiente y deje una herencia positiva a la comunidad anfitriona” (definición de evento sostenible de United Nations Environment Programme – UNEP 2009).

¿Por qué crear eventos “Green” y ecológicos?

Las razones son muchas, y todas vinculadas a la puesta en valor del evento y sus mensajes también en clave sostenible. De hecho, los eventos ecológicos permiten:

  • Reducir la huella ambiental y la huella de carbono del evento, incluso hasta casi a cero.
  • Reducir los gastos gracias a un uso racional de la energía y los productos.
  • Mejorar el territorio que alberga el evento, mediante el uso de productos locales “km cero”.
  • Involucrar a los participantes y las partes interesadas en las opciones sostenibles.
  • Comunicar la responsabilidad medioambiental de los organizadores.
  • Posicionar la marca en “clave verde”, acreditándose como sujetos responsables.
  • Promover actividades verdes (como la forestación compensatoria), quizás incluso en el área local donde se lleva a cabo el evento.

 434 visitas

Read More

Karpathos, una pequeña perla del Egeo

Inmersa en el azul cristalino del Mar Egeo, en el sur de Grecia, entre más de 160 islas que componen el archipiélago del Dodecaneso, se sitúa Karpathos que, junta con la isla más meridional de Caso, se encuentra en la ruta marítima que conecta Rodas a Creta.

Entre el 6 y el 11 de octubre de 2021 tuve la increíble oportunidad de participar en un test organizado por Destimed Plus en colaboración con MEET Network en la Área Protegida del Norte de Karpathos e Isla de Saria.

La gran labor de DestiMED Plus y MEET Network

DestiMED Plus es un proyecto cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional que representa un paso más en un camino que tiene como objetivo promover una planificación integrada del turismo sostenible a lo largo de las costas mediterráneas, centrándose en particular en las áreas naturales protegidas.

Construido sobre la huella del éxito de los proyectos MEET y DestiMED, tiene como objetivo promover y mejorar la integración entre el turismo local y las políticas de conservación en las áreas protegidas del Mediterráneo a través de la creación de itinerarios de ecoturismo.

Para ello, DestiMED Plus aplicará este enfoque en 9 áreas protegidas distribuidas en diferentes regiones de la cuenca mediterránea (Andalucía, Cataluña, Cerdeña, Creta, Córcega, Lacio, Egeo Meridional, Croacia y Albania), donde se llevarán a cabo acciones piloto orientadas a desarrollar productos de ecoturismo alineados y medidos según los estándares del proyecto.

MEET Network es una red de parques naturales mediterráneos que desarrollan experiencias de ecoturismo de alta calidad que benefician a la conservación y a las comunidades locales. Las de MEET son experiencias culturales basadas en la naturaleza que permiten a los viajeros descubrir un nuevo lado del Mediterráneo.

Descubriendo Karpathos

Con estos antecedentes, el descubrimiento de la isla como tester, fue realmente único e interesante. La experiencia, en su totalidad, fue muy positiva.

Hay algunas fortalezas que indudablemente hicieron que el test fuera interesante y comprometido en muchos de sus puntos. En primer lugar, la extrema cordialidad y cortesía de Michalis (Karpathos Travel) y Nikolaos: siempre estaban de buen humor, muy acogedores y dispuestos a responder y adaptar los planes a cualquier necesidad. En general, siempre hubo un ambiente agradable de relajación y buenas vibras. El aspecto emocional del viaje es importante, porque sentirse bienvenido y comenzar el día con positividad y optimismo, contribuye favorablemente al estado general de bienestar del cliente. Además, el buen tiempo, el clima siempre agradable y el encanto del paisaje, coronaron sin duda la experiencia, haciéndola verdaderamente especial. La típica y soleada cordialidad mediterránea se manifestó en todos sus aspectos.

Karpathos una pequeña perla del Egeo
Autor: Sara Folegani.

Una visión más sostenible

Ahora toca un poco de desapego emocional para analizar el test en su totalidad y subrayar algunos puntos que podrían servir a muchos otros destinos turísticos.

En primer lugar, me sorprendió y me impresionó profundamente cómo una isla tan bellamente soleada durante la mayor parte del año no puede aprovechar este regalo natural y gratuito para convertirlo en energía solar. Durante el día realmente me pregunté cuánta energía desperdiciada se podría haber convertido con paneles solares adecuados tanto en casas privadas como en edificios públicos y quién sabe, incluso en torretas especiales para recargar futuros autos eléctricos.

En segundo lugar, creo que es necesario que el cliente adopte hábitos conscientes hacia un uso responsable de los recursos. Para conseguir este reto, todos los actores del sector turístico deben trabajar conjuntamente para invitar al usuario a tomar conciencia de:

– El uso del agua. Por ejemplo, en los alojamientos (lavabos y duchas), y el uso de más cantimploras.

– El uso del transporte. Lamentablemente, la isla no favorece los viajes en transporte público, pero los coches de alquiler y las empresas de transporte podrían empezar a favorecer los coches eléctricos.

– El consumo de alimentos. Es absolutamente necesario reducir la cantidad de comida ofrecida a los turistas. Entre sus excelentes cualidades, la acogida mediterránea merece una gran hospitalidad culinaria, pero es de fundamental importancia que las porciones se reduzcan para evitar un triple desperdicio: en la compra, en la preparación y en el desecho de los alimentos, cada vez más en exceso.

Para una mayor implicación del turista en primera persona, podría ser interesante enviar a cada usuario el vademécum del turista responsable y que calculen su propia huella de consumo.

Una buena comunicación para una buena educación

En general, creo que es necesaria una mayor y más incisiva comunicación para que el usuario comprenda la extrema necesidad de realizar actividades turísticas eco-sustentables; que sepa que cada decisión que toma tiene una consecuencia y puede dejar huella en el lugar que visita. Para ello, se debe desarrollar una estrategia de comunicación más efectiva, de lo contrario la experiencia podría convertirse en unas vacaciones habituales, ligeramente alternativas, con el riesgo de no alcanzar el objetivo principal de la sostenibilidad y, por lo tanto, pasar por alto un mensaje muy valioso.

Es necesario que todos los días el cliente se involucre en una actividad que lleve a la sustentabilidad. Incluso, a costa de parecer una “manipulación mental invasiva”, pero esto es lo que necesitamos ahora: instamos y urgimos a cambiar la mentalidad, una palpitante y constante “publicidad”, que conduce e impulsa a principios sostenibles y una mayor conciencia.

Es importante aflorar más el aspecto de la implicación turística en la protección y salvaguarda del medio ambiente y la cultura local, con actividades dirigidas a: la recogida de residuos, la plantación de árboles en la zona para la reforestación de algunas zonas especialmente áridas o la inversión de un pequeño porcentaje del paquete en algún proyecto de mantenimiento ambiental y mostrar al cliente dónde se materializa realmente su compromiso financiero. Creo que es necesario llegar a la parte más emotiva del cliente para sacudir su conciencia y dejar un mensaje de urgencia y emergencia.

Tristomo Bay. Autor: Sara Folegani

Acabo con un ejemplo que para mí fue un golpe emocional: se trata de la enorme cantidad de plástico que se acumula en Tristomo Bay. Lamentablemente, debido a la posición geográfica de esta bahía y a las corrientes, allí llega toda la basura de la zona e incluso de zonas más lejanas. Una imagen triste que nos tiene que hacer reflexionar: ¿es el mundo que queremos dejar?

Por eso es necesario una estrategia de comunicación mucha más efectiva hacia el cliente, porque es la forma más práctica e incisiva de transmitir un mensaje de calidad, en estos términos y redirigirlo hacia un consumo más eco-sostenible.

 434 visitas

Read More

Ríos y mares han perdido más del 80 por ciento de su fauna

El número de animales que viven en agua dulce y salada se ha reducido de media un 81 por ciento en las últimas décadas, según un informe presentado ayer por la organización mediambiental WWF.

“Podemos casi comprobar que la humanidad, desde los años 70, ha sobreexplotado claramente el planeta y eso cada año va a peor. Esto no tiene sólo consecuencias para los arrecifes de coral situados a miles de kilómetros, sino también para los ecosistemas que se encuentran en la puerta de nuestra casa: la perdiz y el avefría apenas se ven en la actualidad”, apunta Christoph Heinrich miembro de WWF.

Los autores del informe han podido confirmar la existencia de más de 14.000 especies de vertebrados en todo el mundo, una cifra que en la práctica supone una reducción media del número de especies de cerca del 60 por ciento entre los años 1970 y 2012.

Esta noticia es un resumen del artículo original publicado por Expok. Comunicación de Sustentabilidad y RSE | Ríos y mares han perdido más del 80 por ciento de su fauna

 434 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.