El 70% de los españoles quiere viajar de forma más sostenible

Los alojamientos deben preocuparse más por el cuidado del medioambiente. Al menos, si quieren conectar con las necesidades de sus huéspedes, también en España. Sobre todo, porque los viajeros nacionales quieren viajar de forma más sostenible este año. De ese modo, incorporar estas preocupaciones en la industria debe ser una prioridad.

Booking.com ha publicado un nuevo estudio que destaca que el impacto de sus viajes es algo importante para los viajeros. En el caso concreto de nuestro país, recoge que el 70% de los españoles y españolas afirma que quiere desplazarse de manera más respetuosa durante los próximos 12 meses. Además, un 90% ha confirmado que viajar de forma sostenible le parece importante.

En este sentido, más de un tercio (39%) de los viajeros comentan que las medidas de sostenibilidad de los proveedores de alojamiento desempeñan un papel muy importante en sus decisiones antes de elegir un hotel o apartamento. De hecho, el 71% dice que es más probable que reserve un alojamiento sostenible, tanto si ya lo estaba buscando como si no.

El auge de los alojamientos sostenibles

La conciencia sobre la tipología del alojamiento sigue creciendo también. Un 31% indica que ha buscado activamente las medidas de sostenibilidad del alojamiento antes de realizar la reserva y un 39% de los viajeros confirma que se hospedó en un establecimiento sostenible en 2021.

Hay diversas razones por las que optaron por esta opción. El 37% dice que eligió el alojamiento para ayudar a reducir el impacto en el medioambiente. Por otro lado, casi un tercio (32%) quería tener una experiencia más auténtica en el destino. Y, por último, un 28% cree que los alojamientos sostenibles tratan mejor a la comunidad local. Estos factores son los que más suelen repetirse a la hora de hablar de buenas prácticas de sostenibilidad en turismo.

Sin embargo, en España todavía queda mucho por hacer. Aunque un 73% de los viajeros en nuestro país tiene la intención de elegir un alojamiento sostenible al menos una vez durante el próximo año, todavía hay que facilitar la búsqueda de opciones y también, comunicarlas mejor. Además, se pone de manifiesto la importancia de que la información sobre sostenibilidad sea transparente y comprensible para un público amplio de personas. De este modo, se pueden impulsar las ventas del viajero concienciado con el clima.

Combatir la masificación

Los encuestados quieren evitar aquellos destinos que reciben turistas en exceso, por lo que, de cara al futuro, un 38% aseguró que estaría dispuesto a viajar solo en temporadas más bajas para evitar la masificación.

Por otra parte, al 44% le cuesta encontrar destinos atractivos en los que haya menos turistas. A su vez, un 39% siente que no hay opciones de viaje sostenibles en las ciudades o en otros destinos turísticos populares. Para las plataformas de viaje esto ofrece la oportunidad de trabajar con los alojamientos de estos destinos para ayudarles a avanzar en su camino hacia la sostenibilidad. También, de destacar las opciones más sostenibles y ayudar al público a descubrir épocas del año y lugares para viajar sin que la experiencia se resienta.

Apostando por la comunidad local

La concienciación medioambiental ha despertado el interés por el cuidado de la cultura local de los destinos. Esta filosofía regenerativa también está influyendo en la toma de decisiones. Por eso, es muy significativo que más de dos tercios (68%) quiere tener experiencias que sean representativas de la cultura local.

Mientras, uno de cada cinco (20%) estaría dispuesto a pagar más por las actividades del viaje para asegurarse de que la comunidad local se beneficia de ello. A pesar de las ganas de contribución, el 36% indica que no sabe cómo o dónde encontrar actividades o tours que aseguren que van a tener un impacto y un retorno en la comunidad positivos. De nuevo, la comunicación vuelve a ser esencial y uno de los elementos que más debe trabajar el turismo.

La situación del transporte

La comunidad viajera internacional se preocupa por lo lejos que viaja, cómo llega al destino y cómo se va a desplazar una vez allí. Por tanto, ha surgido una preocupación por la tipología de los desplazamientos. Casi un cuarto (21%) afirma que eligió viajar a un destino más cercano para reducir su huella de carbono

En cuanto a las preferencias del método, una de cada cinco personas (22%) eligió viajar en tren, en vez de en coche, cuando se trataba de distancias más largas. A su vez, un tercio (33%) dice que se avergüenza de volar debido al impacto que tiene en el medioambiente. En base a otras respuestas de los encuestados, deja entrever la necesidad de aumentar la consideración de opciones más sostenibles en toda la experiencia del viaje.

Compromiso con el medioambiente

En el caso de Booking.com, más allá de este informe, aseguran estar concienciados en materia de sostenibilidad. Por eso, en su plataforma ya hay más de 100.000 alojamientos de este tipo en todo el mundo gracias a la etiqueta de Viajes sostenibles. Además, la compañía también ha ampliado el número de certificaciones y sellos externos que califican automáticamente a los alojamientos para recibirla.

Por otro lado, las operaciones de la compañía han sido neutras en carbono en 2021. Además, han comenzado a utilizar electricidad de fuentes 100% renovables a finales del año pasado, un paso importante en su Plan de acción para el clima. Bajo este marco estratégico quieren lograr que sus operaciones, servicios y el sector de los viajes sean más sostenibles. Así, persiguen objetivos ambiciosos con los que la empresa quiere alcanzar una reducción del 95% de las emisiones de alcance 1 y 2 para finales de 2030.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Tecno Hotel: “El 70% de los españoles quiere viajar de forma más sostenible”

 273 visitas

Read More

Pioneros del turismo sostenible en tiempos de cambio climático

El turismo sostenible se ha convertido en una apuesta firme del sector. Los turistas demandan cada vez más la sostenibilidad. Y los alojamientos están tomando medidas para hacer frente al cambio climático. Por eso, aprovechando la celebración del Día de la Tierra, desde Bannikin han seleccionado tres casos de pioneros de la industria. 

Están centrados en el segmento de los viajes de aventura, ya que son los que más aprovechan el potencial de la naturaleza. Uno de los principales criterios de selección ha sido por tratarse de experiencias internacionales con la sostenibilidad en el centro. Los casos seleccionados han dirigido sus esfuerzos en integrar prácticas conscientes y ecológicas en todos los aspectos de sus negocios.

Wilderness Scotland

La compañía comprende la profunda paradoja que existe con el turismo en la actualidad. Es por ello que su objetivo es lograr emisiones cero para el año 2030. Además, tienen otras acciones en marcha como son la inversión en la conservación del medio ambiente a través de socios como John Muir Trust con el cual han construido una nueva sede central alimentada exclusivamente por energía renovable.

Por otro lado, cuentan con un novedoso proyecto de Carbon Labeling con el que consiguen medir el impacto de carbono de sus operaciones comerciales diarias, pero también de cada uno de sus viajes. Así, cada cliente potencial cuenta con la información necesaria para elegir los viajes más sostenibles. En el caso de aquellas emisiones que la empresa no pueda eliminar de sus servicios para 2030, las compensarán invirtiendo en planes de reforestación local.

Natural Habitat Adventures

Desde hace 37 años tiene un compromiso firme con la conservación y el turismo sostenible, elevando el nivel de los viajes éticos. Apoyan la preservación directa de hábitats naturales y se han convertido en la primera compañía de viajes con huella 100% neutral del mundo.

Además, apuestan por la reducción de residuos y por oficinas y transportes más ecológicos y han abierto un centro en Alaska que pueden visitar los viajeros para ver en su hábitat a los osos pardos de la zona. Así, ayudan a su supervivencia, que se ve amenazada por las compañías mineras, de gas y petróleo.

Exodus Travels

El espíritu de esta compañía se basa en sus esfuerzos de conservación y desarrollo comunitario.  Es por ello que su objetivo principal es cuidar la biodiversidad y regeneración natural de sus destinos mediante el lanzamiento de tres importantes iniciativas de conservación en 2021. Estas iniciativas están relacionadas con la reducción y compensación de las emisiones de carbono y el cuidado de la vida silvestre por parte de cada viajero.

Creen firmemente que el turismo sostenible puede ser positivo en todos los destinos que visitan y esto se demuestra mediante el viaje que han desarrollado de la mano de Rewilding Europe mediante el cual viajeros y personal pueden contribuir directamente a la restauración del ecosistema local.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Tecno Hotel: Pioneros del turismo sostenible en tiempos de cambio climático”

 273 visitas

Read More

El Evento: la diversión en un formato sostenible

La palabra evento proviene etimológicamente del latín eventus, e-venir. En este sentido, el significado de movimiento y transformación está implícito. En consecuencia, organizar eventos se convierte en crear relaciones, comunicar, relacionar cosas, ideas y personas.

En primera instancia, surge el poder del evento para crear redes y relaciones; por otro lado, sin embargo, el evento se convierte en un modo de expresión de una cultura o identidad. Cambiando de forma a lo largo del tiempo, el evento se ha convertido en un producto cultural, que debe responder a las necesidades de los consumidores contemporáneos ofreciendo estímulos originales y despertando, a través de momentos de agregación, el sentido de pertenencia a un grupo social.

El rol de los eventos 

El profesor J. R. Brent Ritchie, en 1984 acuñó la definición de un evento importante:

Un evento importante, organizado una o más veces, de duración limitada, que sirve para aumentar la conciencia, la imagen y la economía de un destino turístico a corto y / o largo plazo.

Él hablaba principalmente de eventos deportivos, como los Juegos Olímpicos. Se puede comprender que los eventos de este tipo tienen un alcance que va más allá del tema del evento en sí.

Por lo tanto, un gran evento, para definirse como tal, debe tener un valor económico, social y cultural, cuyos efectos continuen durante mucho tiempo.

Para agregar otra definición, la palabra legacy identifica los efectos que tiene un evento antes de su inicio y después de su conclusión. Este término indica la “herencia” y, de hecho, consiste en todo lo que deja un evento a nivel territorial, infraestructural y de identidad cultural.

Los beneficios de un evento

Los festivales y eventos de música en vivo, por ejemplo, generan un gran multiplicador gracias a los gastos que realizan los turistas en los lugares donde se desarrolla la actividad cultural. Los gastos en que incurren los espectadores también pueden ser significativos e incluyen el alojamiento, el consumo de comida, gastos culturales relacionados o no con el evento, compras de productos locales, etc.

Los eventos culturales y de entretenimiento estimulan la economía y generan riqueza en la zona, en la práctica, son un motor de consumo y crecimiento.

Otro concepto relacionado con eventos importantes: su alcance está tan extendido e intersectado con varios factores, que es muy difícil estudiar su extensión y efectos, ya sean positivos o negativos, en el territorio.

Un evento involucra múltiples actores diferentes. Basta pensar en la administración pública y los operadores privados. Dos mundos que trabajan con diferentes metodologías persiguiendo objetivos opuestos. El evento toma la forma de una unión de productos y servicios para ser coordinados y administrados por diferentes sujetos, que deben establecerse como un sistema. Además, el límite de tiempo no facilita las cosas porque todo debe estar bien organizado. De lo contrario, puede convertirse en una falla total.

Impactos de los eventos en el turismo:

Los beneficios vinculados a un evento importante en términos de marketing territorial son:

1) Generar ingresos

2) Incrementar la ocupación hotelera

3) Promocionar la ciudad

A todo esto también se podría agregar la promoción de eventos futuros en la misma localidad, del mismo alcance que el evento actual o en relación con un área diferente.

Sin embargo, no hay que evaluar solo el aspecto económico. Organizar eventos cada vez más grandes permite al territorio mejorar sus infraestructuras, que serán utilizadas durante todo el año más por los residentes que por los turistas. Además del aspecto material, existe el aspecto inmaterial que se refiere a la percepción que los turistas potenciales tienen del destino turístico. Muchas veces conectamos el nombre de un destino sobre todo con su evento más importante: Festival de Woodstock, La Semana Santa de Sevilla, Edinburgh Festival, Nashville, Arena de Verona, etc…

Todos estos factores determinan la imagen general del destino, que de una forma u otra llegará a los ojos del potencial turista. El resultado más inmediato es que el destino sea elegido como un lugar para pasar sus vacaciones. 

«El interés histórico en los eventos está, sin duda, impulsado por el perfil de los principales acontecimientos culturales, religiosos y deportivos que están sujetos a una mayor mercantilización y, en consecuencia, a la creciente cobertura de los medios. Los destinos, tanto los grandes como los pequeños, apoyan y mercantilizan los eventos como un elemento central en sus programas de desarrollo económico, de mejora de la comunidad y de marketing turístico… Así que los eventos están siendo cada vez más importantes en muchos países y, sin duda, requieren conceptualización, desarrollo, comercialización, puesta en funcionamiento y, por supuesto, una buena administración.» 

Baum y otros (2013) 

Cada evento puede ser ecológico, sostenible y responsable

Los eventos a menudo se caracterizan por dejar una huella ambiental significativa, pero pueden, por el contrario, convertirse en una oportunidad de responsabilidad y acción ambiental, así como áreas de comunicación y posicionamiento verde para quien los organiza.

De hecho, cada evento puede ser “verde”, ya que está diseñado y gestionado minimizando su huella ambiental, convirtiéndose así en una oportunidad para involucrar a los interesados en la atención y los compromisos socio-ambientales del propio evento.

Cada evento puede ser ecológico y sostenible si “se concibe, planifica e implementa de manera que se minimice el impacto negativo en el medio ambiente y deje una herencia positiva a la comunidad anfitriona” (definición de evento sostenible de United Nations Environment Programme – UNEP 2009).

¿Por qué crear eventos “Green” y ecológicos?

Las razones son muchas, y todas vinculadas a la puesta en valor del evento y sus mensajes también en clave sostenible. De hecho, los eventos ecológicos permiten:

  • Reducir la huella ambiental y la huella de carbono del evento, incluso hasta casi a cero.
  • Reducir los gastos gracias a un uso racional de la energía y los productos.
  • Mejorar el territorio que alberga el evento, mediante el uso de productos locales “km cero”.
  • Involucrar a los participantes y las partes interesadas en las opciones sostenibles.
  • Comunicar la responsabilidad medioambiental de los organizadores.
  • Posicionar la marca en “clave verde”, acreditándose como sujetos responsables.
  • Promover actividades verdes (como la forestación compensatoria), quizás incluso en el área local donde se lleva a cabo el evento.

 273 visitas

Read More

¿Cuál es la huella ecológica del turismo espacial?

Las actividades espaciales irrumpen cada vez con más frecuencia en la actualidad. Sería fácil pensar que lo que ocurra en el espacio no nos afecta. Pero la realidad es que sí lo hace, y cada vez de formas menos sutiles.

La noticia de actualidad estos días es la competición entre Jeff Bezos y Richard Branson, dos multimillonarios que están detrás de sendas compañías de turismo espacial.

Blue Origin, de Jeff Bezos, había previsto lanzar su vuelo inaugural el 20 de julio. En respuesta, Virgin Galactic, de Richard Branson, programó su propio vuelo para el día 11. Adelantándose por pocos días.

Ambos vuelos han estado rodeados de un amplio despliegue mediático. Y es que estos vuelos han sido, ni más ni menos, enormes maniobras de marketing. El objetivo es llamar la atención.

El turismo espacial llega con la promesa de “democratizar el espacio”. Pero esta frase, repetida como un mantra, a menudo se pronuncia vacía de contenido. Ya no porque el turismo espacial siga estando sólo al alcance de una minoría, sino también por el impacto ecológico que puede llegar a derivarse de la generalización de estas actividades.

La población general va haciéndose a la idea de usar menos aviones y más trenes; y comer menos carne. Esos son solo parte de los cambios que tendremos que hacer si queremos una transición ecológica justa. Mientras tanto, el turismo espacial emerge como una actividad poco accesible y muy contaminante.

Alcanzar el espacio es, en primer lugar, muy costoso energéticamente. El hecho es que la energía no nos sobra. Los combustibles fósiles están en la raíz del cambio climático. Las llamadas energías renovables y la nuclear tampoco están exentas de problemas y limitaciones.

Así que, sí, alcanzar el espacio lleva asociadas unas emisiones de dióxido de carbono. Es decir, una huella del carbono.

Impacto ambiental

Aunque el impacto ambiental de los lanzamientos espaciales no ha sido suficientemente estudiado, se sabe que va más allá de las emisiones de carbono. La liberación de gases en capas altas de la atmósfera durante los lanzamientos espaciales tiene efectos negativos sobre la capa de ozono. Un gas frecuentemente emitido en los lanzamientos y aparentemente inocuo como el vapor de agua contribuye al efecto invernadero.

Existen bastantes tipos de combustible que se usan y algunos son tóxicos al ser liberados en el lanzamiento o por su proceso de producción. La buena noticia es que la mayoría de los nuevos sistemas de lanzamiento usan combustibles líquidos, menos problemáticos en este sentido que los sólidos.

Los cohetes propiamente suelen tener como destino diferentes órbitas en torno a nuestro planeta. Hemos de aclarar que, en cambio, los vuelos turísticos de Virgin Atlantic y Blue Origin son vuelos “suborbitales”. Es decir, no llegan a entrar en órbita, sino que ascienden hasta 80 y 100 km de altura respectivamente, experimentan la gravedad cero por un breve período de tiempo, y vuelven a caer a la Tierra.

Un vuelo suborbital requiere muchísima menos energía que entrar en órbita. Por ello su coste es más asequible y su huella ecológica, menor.

Actualmente se lanzan unos 100 cohetes al año. Su huella del carbono sigue siendo menor que la de los 100 000 aviones que vuelan cada día en el mundo. Pero el sector espacial está experimentando un fuerte crecimiento. Por ello su impacto ambiental podría llegar a ser muy relevante.

Turismo de lujo y de emisiones de dióxido de carbono

La concienciación y regulación internacional del impacto ambiental es pues uno de los aspectos en los que la gestión de las actividades espaciales tendrá que mejorar. Si bien es cierto que lanzar un satélite a la órbita terrestre tiene un impacto mayor que un vuelo turístico suborbital, los satélites pueden beneficiar a muchas personas. Mientras que un vuelo turístico es un lujo para un limitado número de personas.

Para ponerlo en números. Se estima que cada vuelo turístico de Virgin Galactic y Blue Origin emite unas 60 y 90 toneladas de dióxido de carbono, respectivamente. Es decir, unas 8 y 15 toneladas por pasajero.

En comparación, de media, cada persona en el mundo emite cada año unas 4,8 toneladas de dióxido de carbono. Esta cifra es muy diferente entre países ricos y pobres. En Estados Unidos la cifra es de 15 toneladas. En España es de 5,4 toneladas. Aunque estos datos pueden variar considerablemente según diferentes fuentes. China es un gran contaminante, pero cuando se consideran sus emisiones per cápita, el valor es 7,4 toneladas.

Una huella cuestionable

Por tanto, la huella del carbono de estos vuelos suborbitales no es extremadamente alta comparada con la de otras actividades. Pero no deja de ser cuestionable que en un momento en que urge reducir nuestro impacto ambiental, surja esta nueva forma de ocio. Accesible sólo a una minoría y que supone que cada pasajero emite en solo unos minutos el mismo dióxido de carbono que 2 o 3 personas de media durante un año entero.

Recordemos que a esta huella del carbono hay que sumarle otros impactos ambientales de esta actividad, como el de la erosión de la capa de ozono.

Todo esto viene a recordarnos la necesidad de reorientar nuestra forma de pensar y de estar en el mundo, para avanzar hacia un mundo más justo y sostenible. El espacio, bien gestionado, puede traernos cambios positivos para todos. Pero no debemos dejarnos deslumbrar por el optimismo ciego basado únicamente en el desarrollo tecnológico.


Este artículo ha sido originariamente publicado en The Conversation y reproducido en Travindy con el permiso del autor, Jorge Hernández Bernal.

 273 visitas

Read More

Día de la deuda ecológica

Earth Overshoot Day marca la fecha en que la demanda de recursos y servicios ecológicos de la humanidad en un año determinado excede lo que la Tierra puede regenerar en ese año, es decir, cuando contraemos la deuda ecológica. En 2021, ha caído en el 29 de julio.

Los modestos beneficios de la reducción del uso de recursos debido a la pandemia han sido de corta duración, lo que destaca la urgencia de impulsar una recuperación económica en la que todos podamos prosperar en armonía con los límites ecológicos de nuestro planeta.

29 Julio 2021

La fecha ya ha vuelto a sumarse a la de 2019, tras haber sido momentáneamente adelantada en 2020 por los diversos bloqueos inducidos por la pandemia de coronavirus. Los principales factores son el aumento del 6,6% en la huella debido a las emisiones de dióxido de carbono en comparación con el año pasado, así como la disminución del 0,5% en la biocapacidad forestal mundial debido en gran parte al pico de deforestación en la Amazonía – solo en Brasil, en 2020 se perdieron 1,1 millones de hectáreas y las estimaciones para 2021 indican un aumento de la deforestación de hasta un 43% en comparación con el año anterior.

Cada año, el Día de la Sobreexplotación de la Tierra marca la fecha en que la humanidad ha utilizado todos los recursos biológicos que los ecosistemas del planeta pueden regenerar en el transcurso de un año entero. Es el momento en que contraemos una deuda ecológica. Actualmente, la humanidad utiliza un 74% más de recursos de los que los ecosistemas del planeta pueden regenerar, o el equivalente a “1,7 Tierras”. Desde el Día de la Sobreexplotación de la Tierra hasta fin de año, la humanidad opera en deuda ecológica. Esta deuda es actualmente una de las más grandes desde que el mundo entró en un exceso ecológico a principios de la década de 1970, según las Cuentas Nacionales de Huella y Biocapacidad (NFA) basadas en datos de las Naciones Unidas.

En 2021, la huella debida a las emisiones de dióxido de carbono del transporte se mantiene por debajo de los niveles prepandémicos. Se prevé que las emisiones de CO2 de los viajes aéreos nacionales y el transporte por carretera se mantengan por debajo del 5% en comparación con los niveles de 2019, mientras que se espera que la aviación internacional disminuya en un 33% según la Agencia Internacional de Energía (AIE). Las emisiones globales de CO2 relacionadas con el consumo de energía, por otro lado, deberían repuntar y crecer un 4,8% en comparación con el año pasado, ya que la recuperación económica estimula la demanda de combustibles fósiles. En particular, se espera un pico en el uso global de carbón en 2021, que se estima que este año contribuirá con un 40% a la huella debido a las emisiones de dióxido de carbono.

La administración ordinaria o ““business-as-usual”” deben dejarse atrás

El año pasado, cuando la pandemia azotó el mundo, los gobiernos demostraron que podían actuar con rapidez, tanto en términos de regulación como de gasto, anteponiendo las vidas humanas a todo lo demás. La tormenta perfecta que se avecina, con la convergencia de los impactos del cambio climático y la seguridad de los recursos biológicos, requiere el mismo, si no mayor, nivel de alerta y acción rápida por parte de los jefes de estado.

A través de su infraestructura y poderes normativos, las ciudades tienen importantes oportunidades para dar forma a su consumo de recursos y, con ello, a su futuro. Dada su exposición al riesgo, alinear sus planes de desarrollo con lo que requiere la resiliencia en un mundo moldeado por el cambio climático y las limitaciones de recursos biológicos se ha convertido en la principal prioridad de las ciudades, independientemente de los acuerdos internacionales.

“Que el Día de la Sobreexplotación sea nuestro llamado a las armas”, dijo la concejala Susan Aitken, líder del Ayuntamiento de Glasgow. “En noviembre los ojos del mundo estarán puestos en Glasgow, sede de la COP26, la cumbre climática, donde se tomarán las decisiones que llevarán a nuestro planeta hacia un futuro más seguro y sostenible. Aquí en Glasgow, tenemos la oportunidad de mostrarle al mundo lo que estamos haciendo, uniéndonos como ciudad para mostrar un cambio real para responder a la emergencia climática y ecológica. Pongamos nuestro planeta primero y juntos #MoveTheDate “.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Earth Overshoot Day: “Il Giorno del Sovrasfruttamento della Terra ritorna al 29 luglio 

 273 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.