Área de Holbox pierde protección por triunfo legal de empresa contra Semarnat

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) dejó sin efecto un acuerdo por el que destinaba 53.8 hectáreas de la Isla Grande, en Holbox, a la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), por “traslaparse con parcelas de la empresa Península Maya Developments”.

La Semarnat informó que el acuerdo determinaba que esa superficie se destinaría a la Conanp para su protección, por lo cual la desarrolladora interpuso el amparo indirecto 548/2017 por considerar que se violaba su derecho de propiedad.

Península Maya es propiedad de Fernando José Ponce Díaz, dueño de Grupo Bepensa, con presencia en 27 estados. En 2014 retiró de Semarnat la solicitud para obtener la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto turístico “La Ensenada”, que pretendía construir en la isla de Holbox, por ser área de protección.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Forbes México: Área de Holbox pierde protección por triunfo legal de empresa contra Semarnat.

 339 visitas

Read More

Los tres pilares del turismo sostenible, ¿no deberían ser cuatro?

Nos enseñan que el turismo sostenible se sostiene sobre tres pilares básicos: económico, social y medioambiental. No obstante, existen varios académicos y profesionales que ya desde hace tiempo admiten que debería haber un cuarto pilar diferenciado: el político.

Hablar de turismo sostenible y sus tres pilares nada más, nos permite realizar conjeturas que confían en el buen quehacer y buena fe de las personas, de las empresas socialmente responsables y de las que apuestan por la transición medioambiental y ecológica. Esto está muy bien pero, ¿es así verdaderamente cómo queremos lograr que el turismo sostenible salga de ese nicho en el que ha quedado rezagado y se normalice como turismo nada más?

No, así no lo lograremos. Se necesita un cambio de paradigma, un cambio en el sistema tan grande que únicamente puede llegar de la voluntad política. La gobernanza es fundamental si queremos avanzar por la sostenibilidad. Actualmente existen líderes políticos que apuestan por el desarrollo sostenible, a nivel local y global. El problema es que están desconectados, y desarticulados.

Costa Rica o Bután son ejemplos de gobernanza nacional positiva. Aún con sus más y con sus menos, son destinos donde la voluntad política trabaja codo con codo con todos sus stakeholders. En el otro lado de la balanza, el caso de Miami y la lucha de su alcalde contra el cambio climático, casi imposible bajo el mandato de Donald Trump; o Isla Holbox en México, donde el alcalde está pidiendo a gritos la autonomía sobre la actividad turística de la isla, en estos momentos en manos del gobierno municipal.

Sin la gobernanza adecuada no se logrará cambiar el sistema. Lo vemos en estos ejemplos y lo vemos en nuestro día a día. Deberían existir políticas que verdaderamente velen por los intereses del planeta y no por los intereses económicos cortoplacistas. Deberíamos trabajar bajo criterios realistas y adecuados a cada destino que permitan establecer los límites del crecimiento. La educación de la sostenibilidad es fundamental para poder seguir un camino ético que nos benefice a todos, para que el mensaje de normalizar el turismo sostenible en la práctica del viaje verdaderamente permee en todas las capas de la sociedad.

Los cuatro pilares se deben complementar los unos a los otros. Para ello es necesario que la economía les haga rodar formando una rueda uniforme que nos beneficie a todos, haciendo ver que la sostenibilidad es rentable y poniendo un valor a los recursos naturales, en lugar de ser tratados como meros objetos de consumo.

Necesitamos iniciar el camino hacía una economía descentralizada, donde los valores sociales se revitalizan y se vinculan, donde los recursos naturales se entienden como finitos y su degradación como un acto en contra de la propia vida, en contra de nuestro propio planeta. Nuestros políticos tienen que lidera el cambio que será seguido por los demás. ¡El mensaje tiene que llegar!

 339 visitas

Read More

Los retos de la sobredensificación: urge cambiar si queremos salvar Holbox

René y Eduardo

El nado con el tiburón ballena en libertad fue el parteaguas del crecimiento turístico de Isla Holbox, México. Un destino sostenido por un ecosistema frágil, con gran valor paisajístico y natural pero que sufre de grandes retos en materia turística, llegando incluso a cerrar la isla al turismo el año pasado. En esta entrevista, Ángela Rodríguez habla con René Correa Moguel, Alcalde de Holbox, y con Eduardo Pacheco Cetina, Secretario de la Asociación Hotelera de Holbox, sobre la situación actual de esta isla mexicana.


Ángela: René, ¿cuáles fueron las causas del cierre de Isla Holbox el pasado verano?

Crédito: Travindy.es

René: el cierre de la isla no fue un cierre como tal. Fue un aviso de la población y de los inversionistas (hoteleros, restauradores, operadores turísticos…) por el impacto visual que se estaban llevando los turistas. En plena temporada alta, nuestros servicios se colapsaron y no fuimos capaces de seguir abasteciendo las necesidades básicas, como son el drenaje, la disponibilidad de agua, luz eléctrica… aquellos servicios que se necesitan para tener una adecuada calidad de vida, y ofrecer un servicio turístico básico.
Desafortunadamente, dichos servicios, no disponen de un mantenimiento adecuado desde hace 30 años, por lo que quedamos fuera de combate. No había por donde ayudar a que la isla siguiera siendo un destino turístico aceptable. Esta situación no fue nada más que la punta del iceberg del crecimiento que estamos sufriendo; actualmente la planta eléctrica puede abastecer a 1500 gentes, pero a este ritmo de crecimiento el próximo año ya seremos 3000 gentes, y la planta va a ser la misma.
Las causas del cierre son por desidia. No sé si política, pero sí de elecciones. Hoy por hoy tenemos la tarifa de luz, agua y drenaje más elevada que Cancún, pero a la vez contamos con el peor servicio del estado de Quintana Roo. No obstante, recientemente hemos llevado a cabo avances en la gestión de la luz y somos capaces de producir la mayor parte de la energía dentro de la isla, lo que nos ha proporcionado una autonomía eléctrica importante.
Ángela: hablamos de luz, agua y drenaje pero… ¿cuál es la situación de la gestión de los residuos sólidos dentro de la isla?

Crédito: Travindy.es

René: la gestión de los residuos sólidos es un reto. Y muy grande. Tenemos ya varios años trabajando en esto por lo mismo de antes. Si bien la isla cuenta con varias entradas económicas, éstas son distribuidas por el municipio y no se quedan en Holbox. Nosotros hacemos la recepción del capital, pero la administración la hace el municipio, y el dinero no es revolvente. Entonces volviendo a tu pregunta, la isla no cuenta con la recolección adecuada o con la separación de residuos necesaria. Se nos acumula la basura en áreas que no debería.
Tenemos iniciativas privadas que están dando apoyo a solventar esta problemática poniendo contenedores para recolectar botellas plásticas que luego nos las intercambian por productos de canasta básica, o nada más se las llevan y nos ayudan a sacarlas de la isla.
Si es cierto que los políticos y administraciones no nos dan la herramienta o la economía, pero no toda la culpa es de ellos. También es de los propios residentes, pues hay una falta de educación importante en este aspecto… el separar y tener ordenada nuestra basura podría ser que no tuviéramos tanto problema como el que tenemos hoy por hoy.
Ángela: Eduardo, desde la Asociación Hotelera de Holbox, ¿cómo estáis tratando el tema de los residuos generados por el turismo?

Holbox desde el aire. Crédito: Eduardo Pacheco Cetina

Eduardo:  Hace 2 años  realizamos un proyecto de implementación de buenas prácticas ambientales en la operación hotelera en Holbox, que no solo ha abarcado el tema de residuos, si no también energía, agua, etc.  Estamos muy contentos porque este año lo vamos a realizar nuevamente con 17 hoteles y 2 restaurantes. Pero siento que falta capacitación en temas de sustentabilidad en muchos hoteles. Además, los que si llevan a cabo buenas prácticas, no las comunican y creo que es bien importante que lo hagan para que puedan servir de ejemplo y para que exista motivación entre ellos.
También falta compromiso con los temas sustentables en la isla. A veces siento que también es apatía. Hemos hecho limpiezas de playa a través campañas internacionales con el objetivo de que la gente participe y que limpiemos la isla juntos, porque al final de cuentas todos vivimos aquí. Pero la gente no participa. Siempre somos los mismos y en ocasiones nos sentimos acusados, porque te tachan de pseudoambientalista, cuando la finalidad es incidir en tener una mejor calidad de vida, cosa que las autoridades no están haciendo.
Ángela: René, la isla es un área natural protegida, ¿los residentes qué opinan del crecimiento turístico?

Crédito: Travindy.es

René: Holbox lleva viviendo un boom turístico desde hace 7 años. Durante los últimos 5 años ha sido cuándo la gente ha empezado a pelear para reivindicar la capacidad de carga y poner soluciones al colapso, y el pasado verano fue cuando se dio que todos gritaron.
En cierto modo se ha perdido el amor por Holbox, el amor de sus propios residentes. Creo que se ha perdido mucha de la unión que había antes, ahora se mira por el interés cortoplacista e independiente.
Ángela: ¿Visualizáis alguna solución a estos problemas?
Eduardo: Yo cobraría una ecotasa de entrada a la isla. Reivindicar este pago para que el visitante contribuya para hacer de Holbox un lugar mejor. No haría megaconstrucciones, todo se puede hacer de manera ecológica y autosuficiente, a través de energías limpias, sistemas de captación de agua de lluvia, por ejemplo. También considero imperativo una mayor regulación para el sector privado; la isla no tiene capacidad para un megadesarrollo y además que se afectaría mucho más a nivel social y ecológico. Holbox no puede ni debe crecer como otros destinos turísticos.
René: Está la luz al final del túnel y solo hay dos cosas que debemos hacer: unirnos los holboxeños y residentes, y que tengamos la autonomía necesaria para que Holbox se pueda gestionar desde dentro. Necesitamos ser autónomos con respecto al municipio para tener un mayor control de las actividades económicas que se generan en la isla, pero también mayor autoridad para regular los malos usos.
Ángela: Eduardo, desde la asociación, ¿también veis como necesaria que la isla disponga de mayor autonomía?

Eduardo: Por supuesto, no dependeríamos de un presupuesto que no es suficiente y los impuestos y pagos que se realicen sobre la isla, deberían servir para mejorar la calidad de vida de los habitantes, la infraestructura y los servicios básicos del lugar.  Aunque también tenemos que cambiar la manera de entender el turismo ya que desde mi punto de vista estamos prostituyendo la isla turísticamente: a todo le queremos sacar un dinero.
Tenemos  que hacer las cosas bien y reguladas, no debemos olvidar que estamos dentro de un área de protección de flora y fauna llamado Yum Balam y que tenemos eventos naturales como la llegada del tiburón ballena. Tenemos especies carismáticas como los flamencos, las tortugas, las cacerolitas de mar… muchas especies que se encuentran bajo cierto estatus de protección.
Estamos mal-enfocando la manera de hacer turismo, porque en lugar de promover que las personas admiremos la riqueza natural y comprendamos la importancia de la zona, cada vez más se promueve como destino para ir de fiesta y de turismo masivo. Es importante que las decisiones de las autoridades sean claras, con una mejor visión y que sean consultadas. A la isla no se le debe cargar con el peso de que se tiene que desarrollar Holbox para que pueda mantener a las demás comunidades del municipio, ya que cada una tiene su propia magia. Estamos padeciendo en la actualidad las consecuencias de las malas decisiones que se toman, refiriéndome a los problemas de servicios básicos que se han presentado en la isla.
Creo que necesitamos un cambio radical hacia el turismo sustentable, que seamos un poco más conscientes de lo que podemos hacer. Que se regularice el turismo y se promuevan las capacitaciones con necesidades que desde dentro de la isla hemos identificado.
Ángela: ¿Cómo es tu Holbox ideal?

Holbox desde el aire. Crédito: Eduardo Pacheco Cetina

Eduardo: Holbox es mágico, tiene una magia que se puede sentir. Yo creo que nos perdimos en muchas cosas y en la avaricia, pero si tú le preguntas a las gentes de aquí, todo el mundo está orgulloso de su lugar de origen. Holbox puede ser un ejemplo de un buen desarrollo turístico sustentable, de una adecuada promoción del turismo responsable. Un destino de turismo de bajo impacto, donde se respete la naturaleza y se valore la oportunidad de vivir en un área natural protegida. Tenemos que  despertar nuestra conciencia, ya que no solo pierde la naturaleza, también perdemos los pobladores, nuestra calidad de vida se ve afectada por la falta de autoridad y malas decisiones.
Holbox es un pedacito de cielo: es un sitio Ramsar, o sea un humedal de gran importancia, tiene una riqueza natural exuberante, es un área de importancia para la conservación de las aves (AICA), estamos entre dos mares… es un lugar donde todavía la gente te sonríe. Tenemos que protegerlo, y su futuro depende de cada uno de nosotros. Es nuestra responsabilidad. Debemos sumar al bienestar ecológico y social de la isla, porque todos somos uno mismo y debemos aprender a vivir con las demás especies. En nosotros está el destino de nuestra casa.

 339 visitas

Read More

Cuando el turismo llega a su capacidad máxima: el cierre de la isla de Holbox

Si ustedes son residentes de algún destino turístico, el que sea, seguramente la idea de cerrarlo al turismo les ha pasado por la cabeza más de una vez: ya sea después de estar una hora atrapados en el tránsito en plena temporada alta, o después de ver en las calles la cantidad de gente y la basura generada por su estancia, o el deterioro de espacios públicos y sitios de gran valor natural o cultural por falta de una buena gestión, entre otros.

Pues este pensamiento lo comparten muchos ciudadanos de sitios turísticos que están siendo víctimas de lo que Elizabeth Becker observa en su libro Overbooked, The Exploding Business of Travel and Tourism: un turismo en crecimiento y descontrolado.

La gestión del turismo en los destinos, que según las estadísticas seguirá aumentando en el mundo y en México en los siguientes años, es uno de los grandes retos que tenemos aquellos que nos dedicamos a esta actividad: ¿cómo seguir generando beneficios de esta noble actividad, sin acabarnos los recursos naturales y generando beneficios locales?

El fin de semana, habitantes de la isla de Holbox, en Quintana Roo, uno de los destinos emergentes más importantes del país, que en los últimos años se ha posicionado como un paraíso para el turismo natural y de bajo impacto decidieron, en conjunto con asociaciones empresariales y gremiales, impedir el acceso de visitantes al destino, por considerar que la Isla se encuentre en “estado de emergencia”.

Las acciones que se han realizado desde el Gobierno Federal y Estatal, como la clausura de 36 hoteles por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, o el saneamiento del sitio de transferencia y la propuesta de recolección de residuos diferenciados por parte de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente Estatal, han sido acciones importantes, pero no llegan al fondo del problema.

¿Y cuál es el fondo entonces? Primero, que seguimos repitiendo el mismo modelo de desarrollo que en otros sitios del mundo, el país y el estado, cuando muchas veces se ha hablado que el modelo está agotado y hay que diversificar; segundo, que seguimos pensando que el éxito de un destino se da por el número de visitantes y nuevas inversiones, cuando hay sitios que lo último que requieren es precisamente eso; tercero, que aunque hay legislación que cumplir, sigue sin publicarse el Programa de Manejo del Área Natural Protegida (si, Holbox se localiza en el Área de Protección de Flora y Fauna de Yum Balam) lo que de alguna forma limita la acción de la autoridad.

Y la medida del cierre es extremadamente drástica; pero imaginen ustedes que en la Isla viven 3,000 personas, y llegan a recibir hasta 7,000 turistas en un solo momento; si el lugar donde viven, donde nacieron, o al que adoptaron tuviera ya seis días sin abastecimiento de agua, con un pésimo manejo de sus aguas residuales, con colapsos por el sobreuso de electricidad, yo creo que tomarían la misma decisión de no permitir que el caos siga reinando.

¿Qué puede hacerse? ¿Cerrarlo? No, porque la medida también afecta a todos aquellos que de alguna forma viven legalmente del turismo, y cuyas familias dependen de la actividad.

Primero, se requiere una intervención urgente de autoridades federales, estatales y municipales para atender lo urgente: abasto de agua, energía y buen manejo de aguas residuales; segundo, llevar a cabo un buen estudio de Límite de Cambio Aceptable y Capacidad de Carga, instrumentos que regulan la actividad de turismo en Áreas Protegidas y, a partir de ahí, establecer estrategias de manejo.

¿Cómo cuáles? Limitar visitas, decidir qué turistas queremos que lo visiten, cobrar un impuesto especial a turistas y crear un Fideicomiso que gestione los fondos para trabajos de mantenimiento de infraestructura, posicionar Holbox como un sitio único, al que la gente tenga que reservar con anticipación para poder llegar (aquello que vale la pena debe costarnos trabajo), limitar la infraestructura hotelera y regular fuertemente otro tipo de establecimientos, crear un órgano de gestión de destino ciudadano que tome decisiones, y realizar una promoción muy especializada de la joya que es el sitio, y de la gran oportunidad, pero también compromiso, que adquiere el turista a visitarlo.

¿Cerramos entonces? Sí, pero solo con miras a realmente generar un modelo de turismo sustentable en la entidad, porque me consta, que un turismo bien gestionado, puede funcionar como una herramienta de conservación de los recursos y de mejora de la calidad de vida de las personas. Holbox se merece eso.

Este artículo ha sido publicado originalmente en Sustentur. Puedes acceder al artículo en este enlace.

 339 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.