El ecoturismo como herramienta para recuperar el patrimonio salinero en la Bahía de Cádiz

El pasado mes de mayo tuve la oportunidad de ser “tester” en un fam trip organizado por DestiMED Plus project y MEET Network. Todos los años dichas organizaciones dan la oportunidad a bloggers, periodistas y profesionales del turismo entre otros, de poder evaluar un paquete ecoturístico “piloto” en diferentes destinos para su posible comercialización. Gracias a ello, pudimos comprender la importancia del ecoturismo como herramienta para recuperar el patrimonio salinero en la Bahía de Cádiz.

Nuestro destino fue la Bahía de Cádiz en el Sur de España y el hilo conductor del viaje fueron sus salinas. En nuestro caso fuimos un grupo de cuatro personas que proveníamos de Bruselas, Italia, Francia y España. 

Empezamos nuestro viaje alojándonos en un pequeño hotel boutique llamado Casa de Indias, hotel que complementa su función de alojamiento con el de centro de arte. Este hotel era una casa palacio en el centro histórico del Puerto de Santa María y no podía ser más acogedor aunando tradición con modernidad. Con una luz natural que enamora no podías dejar de pasear viendo los cuadros que allí se exponían. César uno de sus dueños nos dio un trato familiar y muy cercano. El desayuno se servía en el patio interior. Siempre comenzando con fruta, panes de varios tipos, jamón serrano, aguacate, cafés, tés y un sinfín de cosas para darnos energía para comenzar el día.

La agencia de viajes que organizaba el paquete era Alsherry experiences, una agencia que diseña viajes a medida y personalizados, mostrando Cádiz al público extranjero desde otro punto de vista, lejos del turismo masivo ofreciendo experiencias locales auténticas. Junto con Salarte, ONG que tiene como objetivo la recuperación, conservación y revitalización de la marisma salinera y de las salinas artesanales, fueron nuestros anfitriones durante toda la experiencia.

Las salinas y la conservación de la biodiversidad

Durante nuestra estancia hicimos un recorrido por las diferentes salinas de la Bahía empezando por La Puerta de La Esperanza; donde Alejandro, Macarena y sus estudiantes nos mostraron como es posible aunar la actividad del ser humano con la conservación de la biodiversidad. Gracias al trabajo de investigación de la universidad de Cádiz comprobamos como las salinas han llegado a ser un territorio lleno de vida. Un hogar para criar y descansar para las aves como: flamencos, cigüeñuelas, charrancitos, avocetas y algas marinas, camarones, artemia entre otras muchas otras. 

Además, nos explicaron el funcionamiento de la salina y aprendimos sobre los elementos característicos de la actividad. Por ejemplo el cargadero de sal, esteros, compuertas tradicionales que regulan la entrada y salida de agua, y una pequeña casa salinera.

Conocimos una empresa familiar, llamada Estero natural, dedicada a la acuicultura la cual nos enseñó la diferencia entre las ostras de Francia y los Ostiones, ostra autóctona de cádiz.

Tradición y gastronomía

El segundo día del viaje conocimos a Manuel hijo; la cuarta generación de salineros en las Salinas de San Vicente activa desde 1870 y única vigente en San Fernando. Nos explicaron el proceso artesanal de la extracción de la sal y disfrutamos de un showcooking de la mano de Regli, su hermana; que nos enseñó cómo se hacen unas buenas tortillitas de camarones y un revuelto de salicornia. 

En el tercer día las Salinas Santa María de Jesús fueron las protagonistas. Una de las 49 que había en Chiclana y unas de las 149 de la Bahía de Cádiz. Son muy especiales porque que reciben a peques y adultos de todas las edades. Allí les enseñan las salinas, el huerto, el restaurante y su elemento diferenciador: el SPA natural utilizando las propiedades de la sal. Fomentan la economía circular ofreciendo en su restaurante el pescado que crían en el estero (la primera parte de las salinas).

Por último descubrimos las Salinas Marandbay que aúnan innovación con tradición. Nos mostraron una visión diferente y su concepto moderno combinando gastronomía en el restaurante con unas vistas espectaculares, arte con sus exposiciones y sostenibilidad ambiental recuperando espacio naturales.  

Todas ellas forman parte del proyecto MedArtSal. Tiene como objeto promover el desarrollo sostenible de las Salinas Artesanales apoyando los aspectos económicos, ambientales y de gobernanza. 

Tuvimos la suerte de poder disfrutar de un paseo en barco por la Bahía de Cádiz hasta la Isla del Trocadero; recordando toda su historia como punto clave para el comercio y la reparación de barcos. Descubrí algo que nunca había visto como es el Molino de mareas que se usaba para moler grano y posteriormente como zona de baño. 

Todo el viaje ha estado bañado por cultura local gaditana a raudales, productos de KM 0 en restaurantes de la zona y gente muy hospitalaria que hicieron del viaje inolvidable. 

El impacto del ecoturismo como herramienta para recuperar el patrimonio salinero en la Bahía de Cádiz

El ecoturismo no sólo es un catalizador para impulsar un turismo más responsable sino que impacta en diferentes sectores.  En este viaje queda reflejado como a través de la recuperación de un patrimonio salinero condenado al abandono por la revolución industrial, se ha puesto en valor el proceso artesanal de extracción de la sal; además de mantener el oficio de salinero y toda la cultura y el patrimonio etnográfico que gira a su alrededor. La recuperación de la industria ha servido como punto de partida para generar un ecosistema propicio para la fauna y flora marina que en su momento se vio desplazada por la acción del ser humano. Además alrededor de las salinas se crean proyectos de acuicultura y comercialización de algas para su consumo y uso cosmético; generando empleo y ofreciendo productos de calidad en el mercado de una forma sostenible. 

Por otro lado, todo lo anterior se cuenta para dejar un legado y que la información no se pierda a través de visitas guiadas creando un producto turístico de calidad aportando aprendizaje a todo aquel que lo disfruta. Obteniendo rentabilidad económica; no sólo de la actividad turística sino también de la actividad salinera, los restaurantes, las actividades escolares, etc generando empleo y un impacto muy positivo y de crecimiento en el territorio.

En mi opinión ha sido clave la unión entre todos los agentes locales para remar todos en el mismo sentido y luchar por un objetivo común: fomentar el ecoturismo como herramienta para recuperar el patrimonio salinero en la Bahía de Cádiz.

 204 visitas

Read More

Soluciones innovadoras mejoran la competitividad y comercialización de pescadoras artesanales en la Región de Los Ríos

Mediante el proyecto “Aumento en la competitividad de plantas pesqueras artesanales bajo el estándar de comercio justo”, ejecutado por la Fundación Cocinamar y financiado por Corfo, dos plantas de proceso lideradas por mujeres en Valdivia mejoran sus capacidades productivas y comerciales. 

A un año de instalarse la pandemia del Covid 19 en el mundo, Dominga Huichalaf, pescadora y emprendedora de la pesca artesanal en Niebla, localidad costera de Valdivia, hace un balance positivo. Y es que al igual que otros pescadores y pescadoras a lo largo de todo Chile, Dominga tuvo que reorientar su negocio, cerrando las puertas de su restaurant “La Minga” en marzo de 2020 y adaptarse a la nueva modalidad de reparto a domicilio. 

Pesca artesanal
Dominga Huichalaf en los ahumadores. Autor: Fernando Ruz.

Junto con esto, Dominga ha hecho alianzas positivas con programas de venta de productos del mar de manera online como “Aquí hay Pescado”, un prototipo de innovación social en Valdivia, a quienes provee no solo de sus pescados congelados, sino que también de otros productos que ha lanzado al mercado este año, como conservas de navajuelas al pil pil, pesquería que se encuentra en proceso de certificación con sello Fair Trade Certified. 

“Nos ha ido bien, hemos vendido harto, nos ha ido mejor que hasta antes de la pandemia”, dice Dominga contenta, porque además mediante el proyecto “Conecta y Colabora” de Corfo, se le han reparado sus instalaciones y entregado algunos equipos. Por ejemplo, se refaccionó la sala de ahumados y se le entregaron dos ahumadores de acero inoxidable de mayor tamaño, lo que implica, según Dominga, duplicar su capacidad de producción y facilitar su limpieza luego de usarlos, además de una congeladora de mayor capacidad para guardar sus productos, unas pinzas para despinar y una hidrolavadora. 

“Antes me demoraba mucho en lavar las bandejas donde pongo el pescado, porque no son bandejas lisas las que utilizamos, entonces se van impregnando de residuos, los que tenía que limpiar a mano con una escobilla. Ahora, con la fuerza que tiene la hidrolavadora, les tiro agua y sale toda la suciedad. Lo que hacía en una hora, ahora lo puedo hacer en diez minutos”, explicó Dominga. 

Congelado IQF artesanal. Autor: Fernando Ruz.

Griselda Ilabel, socia de la Fundación Cocinamar y directora de esta iniciativa, reconoce que es muy potente lo que se ha logrado mediante este proyecto, pues “ellas solas no hubiesen podido hacer las mejoras que necesitaban. El emprendimiento en general, no genera excedentes para invertir, se convierte todo en capital de trabajo para seguir operando, difícilmente tienes los recursos para invertir en tu negocio, a no ser con deuda y eso es muy arriesgado en este momento”, señaló. 

También en Niebla, se ubica la pequeña planta de proceso de Elsa Neira, en la cual trabajan cuatro familiares, donde procesan navajuelas, choritos maltones y en menor medida jaibas, ya que como explica la misma Elsa, en invierno se pierden un poco estas últimas. 

Método artesanal
Elsa Neira. Autor: Fernando Ruz.

A esta planta también se le realizaron mejoras en cuanto a infraestructura, ampliando los metros cuadrados construidos y separando las áreas de trabajo. Además, se les está construyendo un cocedor de mariscos, con la finalidad de mecanizar un poco el proceso que realizan de manera manual, afuera de la planta. “Hasta ahora cocíamos los mariscos en un fogón a leña que prendemos todas las mañanas. Al fogón se le pone un tambor con agua y ahí cocemos los mariscos. Ahora instalaremos dentro de la planta, una combustión lenta que también lleva un tambor con agua y otro pequeño dentro, donde se va a colocar el marisco para cocerlo”, explica Elsa. 

Una solución innovadora que ella encontró en otro emprendimiento, ya que este cocedor es utilizado para cocer avellanas. “Las avellanas pasan por ese proceso, pasan primero por agua caliente para soltar la cutícula. Cuando lo vi, me di cuenta de que esto podía servir para cocer mariscos”, dijo. 

Sin embargo, “este tipo de soluciones no están disponibles en el mercado. En una ferretería, por ejemplo, tú no vas y te compras un ahumador de las dimensiones que estamos haciendo, encuentras un ahumador eléctrico, que pierde el sentido de lo que ellas tradicionalmente hacen. Tampoco encuentras un cocedor de mariscos con estas características, esta es una adaptación de lo que vio una de las emprendedoras como una solución para mejorar su proceso, además ellas son co-ejecutoras de la iniciativa y están orgullosas de lo que están logrando”, señaló la directora de Fundación Cocinamar y ejecutora del proyecto.

La pesca artesanal se reinventa en la Región de lo Ríos para adaptarse a los cambios que ha supuesto la pandemia del Covid-19.
Dominga Huichalaf y Elsa Neira. Autor: Fernando Ruz.

Otra de las innovaciones adaptadas de manera artesanal, a esta planta de pequeña escala, es el emparrillado IQF, que en sus siglas en inglés significa, “Individual Quick Freezing” o “congelado rápido individual”, un método por el cual se congelan los productos de forma rápida, eficiente y de manera individual”. 

“Son unas latas de acero inoxidable, en las que vamos poniendo de a una las navajuelas o los choritos enteros y después los sacamos y ponemos en bolsitas. Es práctico para el cliente porque pueden tomar un puñado de mariscos (no en bloque) y se descongelan súper rápido. Me gusta mucho ese trabajo porque con esto buscamos la comodidad y una mejor calidad para los clientes”, aseguró Elsa. 

Navajuelas en conserva Dominga Huichalaf. Autor: Fernando Ruz.

Carlos Riquelme, director de Fomento Los Ríos y Corfo en la región, valoró esta iniciativa y destacó la importancia del proyecto. “Como institución estamos convencidos de que la innovación es un elemento vital para aumentar la competitividad y la productividad, sin embargo esta innovación también en muchos casos conlleva inversión productiva y en ese sentido estamos felices de que estos programas hayan complementado ambas áreas, de manera de entregar todas las herramientas para que estas mujeres desarrollen sus emprendimientos de manera exitosa”.

“Como Fundación Cocinamar estamos muy contentos de trabajar con estas emprendedoras y en el camino, hemos identificado otros emprendimientos en la pesca artesanal, que esperamos poder apoyar también en otra oportunidad”, señaló Griselda Ilabel.


Este artículo ha sido originariamente publicado en Chef and Hotel y reproducido en Travindy con permiso de la autora, Gilda Medina: Soluciones innovadoras mejoran la competitividad y comercialización de pescadoras artesanales en la Región de Los Ríos.

 204 visitas

Read More

Agroturismo: la práctica que marca la diferencia

Una palanca para el crecimiento económico del territorio, una diversificación de los ingresos de los agricultores, una experiencia de inmersión en un entorno rural y la concienciación social y medioambiental: este es el cóctel explosivo del agroturismo. Esta forma de turismo, que ha tenido cierto éxito en los últimos años, contiene los elementos esenciales para ayudar a construir el turismo del mañana. Hoy me acompaña Emilie Couillard, cofundadora de Exquisito Perú y de la Fundación Impact Eat, para dar un poco de luz a esta tendencia que está marcando la diferencia para los tiempos post-pandemia.

El agroturismo es una forma alternativa de turismo que pretende crear experiencias en entornos agrícolas para compartir la gastronomía, la pericia y las historias de los territorios. Rico por las diversas actividades presentes en la producción agrícola, el agroturismo cuenta con un variado y atractivo catálogo de productos, que van desde el simple alojamiento en la granja hasta la inmersión en la actividad junto a los agricultores-anfitriones, pasando por las visitas temáticas, la gastronomía y la venta de productos agroalimentarios. En Quebec, el agroturismo ha tenido éxito gracias a la creciente atracción por el medio rural, acompañada de un importante éxodo urbano.

Un turismo lleno de significado

Mientras las tendencias del turismo del futuro convergen cada vez más hacia una práctica más consciente y responsable en las zonas rurales, el agroturismo se asoma inteligentemente. De hecho, los turistas buscan un significado en su consumo turístico, aspiran dar y recibir, así como a explorar y aprender. Por su parte, el agroturismo ofrece un concentrado de actividad, encuentro e inmersión a través de experiencias agrícolas cada vez más diversas y variadas. Los agricultores no son originalmente profesionales del turismo, por lo que hay una cierta autenticidad en su relación con los visitantes, así como en las actividades ofrecidas, que invitan al turista a sumergirse en el campo, descubrir una historia, establecer un diálogo, escuchar anécdotas y conocer actividades.

“También es una oportunidad para promover las prácticas ancestrales y las tradiciones patrimoniales que tiene cada una de las comunidades, para valorar la biodiversidad respetando el medio ambiente.”

Emilie Couillard
Agroturismo la práctica que marca la diferencia

Una visión sostenible y una ambición regeneradora

El agroturismo nos invita a redescubrir la gastronomía local directamente en las raíces de su concepción, animando a los turistas a cambiar su perspectiva sobre la comida y a repensar su consumo. Esta actividad turística también reduce las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el transporte de productos alimenticios, al ofrecer la degustación y la venta directamente en el lugar. Una forma diferente de vender y consumir, acompañando la transición ecológica y sostenible de cada vez más actores de la agricultura ecológica o biodinámica. La noción de desarrollo sostenible está, pues, muy impregnada en el agroturismo, aportando también una visión regenerativa sobre el territorio a través de la producción y el consumo local, la participación en talleres y actividades, así como la transmisión de conocimientos agrícolas, sin olvidar la regeneración del interés de los lugareños por su territorio.

“Otro aspecto que motiva a las comunidades es la revitalización de las zonas rurales, para ellas es fundamental que los jóvenes encuentren formas de implicarse en su entorno y quieran quedarse. El éxodo rural es un problema importante en Perú, así que si el turismo puede limitar sus efectos nocivos, ¡misión cumplida!”

Junto al agroturismo, la “regeneración” se plantea en tres dimensiones: la regeneración de los recursos a través de agro experiencias inmersivas, la regeneración sociocultural con la transmisión de conocimientos, historia y saber hacer, así como la regeneración como visión y modelo, con el lugar del turismo en el desarrollo territorial.

Un enfoque de la diversificación económica

Esta misma visión regenerativa del turismo implica una transición a aplicar en la industria, en un modelo de complementariedad y diversificación. La crisis económica provocada por la situación sanitaria del covid-19 nos ha mostrado rápidamente que todas las estructuras y actividades relacionadas exclusivamente con el turismo se han encontrado en grandes dificultades. A diferentes escalas y según el grado de concentración de la actividad turística en el destino, nos dimos cuenta de que para ser sostenibles, o incluso regenerativos, es necesaria una cierta diversificación económica.

“Nuestra iniciativa nació, en primer lugar, de la evolución de nuestra propia empresa. De hecho, nuestro operador turístico Exquisito Perú se especializa en turismo gastronómico y nuestra principal clientela está compuesta por turistas internacionales. Obviamente, nos ha afectado mucho la crisis relacionada con COVID-19, por lo que hemos tratado de diversificar nuestras actividades para acercarnos al público local sin perder de vista nuestra misión.”

Las estructuras se han visto obligadas a encontrar una actividad sustitutiva para sobrevivir a la ausencia de turistas en los territorios, según las habilidades, los medios y las aspiraciones de cada uno. Nacido de la fusión de la agricultura y el turismo, la esencia del agroturismo presenta una visión complementaria y dinámica de la actividad turística dentro de un territorio, con el objetivo de mejorarla y enriquecerla, y no hacerla dependiente.

“Los productores están muy motivados para desarrollar una actividad […] El turismo es una forma de diversificar su economía, sin dejar de lado su actividad principal, la agricultura. […] Uno de los principales objetivos de Impact Eat es formar a los productores para que puedan utilizar el turismo como herramienta de desarrollo. Es decir, generar una nueva actividad económica, complementaria a la suya, ofreciendo visitas más largas o más cortas, siempre en función de la capacidad de cada uno.”

Forma de adaptación e innovación, el agroturismo se presenta como una tendencia que marca la diferencia, tanto por su práctica a escala territorial como por su visión en el sector. Esta forma alternativa podría afirmarse como una verdadera palanca de crecimiento y dinamización territorial, ya que estamos en la fase de emprender el turismo de forma diferente y viajar de forma diferente.

Mira la charla completa en el idioma original

 204 visitas

Read More

Travesía turismo comunitario: la innovación social elevada a la máxima potencia

En este podcast, Claudio Barrientos nos habla sobre la innovación social aplicada en el turismo. Él es biólogo marino, con experiencia en el trabajo con comunidades de pescadores artesanales en los ámbitos de comercialización directa, acuicultura de pequeña escala y turismo comunitario. También es Director de Travesía Turismo Comunitario, una iniciativa que ayuda a diversificar la actividad económica relacionada con la pesca artesanal en la Región de los Ríos (Chile).

Como sabemos, uno de los problemas derivados de la crisis climática es la reducción de los recursos del mar. Los trabajadores y las trabajadoras del mar, viendo como su actividad estaba en peligro, decidieron apostar por la creación de emprendimientos turísticos. Travesía Turismo Comunitario los agrupa para ayudarles a crear una oferta consolidada y así vencer la temporalidad del turismo tan marcada en este territorio. Además, también les facilita recursos para que ellos puedan seguir trabajando de forma independiente y captando sus propios clientes.

“No solo se trata de vender turismo, sino de vender experiencias que ayuden a que parte de los beneficios se queden en la comunidad para su desarrollo. Por eso nos hemos respaldado en el turismo comunitario”.  

Claudio Barrientos, director de Travesía Turismo Comunitario

El turismo como un derecho universal

Travesía Turismo Comunitario ha querido ir más allá con la innovación social y trabajan por un turismo inclusivo y universal. Se han asesorado por asociaciones locales de personas con discapacidad para crear rutas inclusivas. Claudio comenta, “no solo se trata de hacer rampas para mejorar el acceso, sino también, capacitar a los emprendimientos para que puedan ayudar a las personas con discapacidad a disfrutar de, por ejemplo, un paseo en bote”.

Claudio tiene claro que el turismo comunitario es la herramienta para poder hacer un sector más sustentable ya que encontramos actividades poco invasivas, que trabajan teniendo en cuenta los recursos naturales. Ellos lo están consiguiendo a pequeña escala y son un ejemplo a seguir para otras iniciativas turísticas que quieran conseguir un turismo de bajo impacto.

Descubre en el podcast cuáles son los emprendimientos que dan forma a Travesía Turismo Comunitario, cómo han conseguido unirlos y cuáles son sus próximos retos. 

Además de en la web y APP de Radio Viajera, puedes escuchar nuestros podcast en tu plataforma preferida:

Escucha #TurismoSostenible en Spotify

Escucha #TurismoSostenible en Ivoox

Escucha #TurismoSostenible en Apple Podcast

Escucha #TurismoSostenible en Google Podcast

 204 visitas

Read More

Del paisaje al plato: una estrategia de desarrollo local y turismo gastronómico responsable

La producción agroalimentaria sostenible, basada en los productos locales y en las pequeñas explotaciones es una clara oportunidad de desarrollo local, la cual desde nuestro punto de vista, no está lo suficientemente aprovechada. De una forma general, la ocupación masiva de muchos territorios rurales -en España, el resto de Europa y en muchos países del mundo- por explotaciones ganaderas y agroalimentarias de modelos intensivos e industriales, ha dejado poco espacio de mercado a las explotaciones más familiares, artesanas y especializadas.
Las repercusiones de este fenómeno en el paisaje, en el medio ambiente, en la evolución de la población, en la rentabilidad de las explotaciones pequeñas y familiares y en la calidad de la alimentación en sí misma, entre otros factores, son bastante claras. Desde nuestra visión como grupo de expertos que trabaja en los ámbitos del turismo gastronómico y del turismo sostenible, vemos también una gran oportunidad turística aún no aprovechada de forma planificada y eficiente.
No cabe duda de que las tendencias del mercado son intensas y crecientes en cuanto a la demanda de productos agroalimentarios locales, cultivados de forma sostenible; esta tendencia crece en paralelo al deseo de la demanda por la alimentación saludable y la recuperación de los sabores tradicionales. En nuestro caso, estamos implicados directamente en dos proyectos relacionados con el desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles y su vinculación con el turismo responsable. Por un lado con el proyecto europeo Trainning for Sustainable Food System Development (T4F); y por otro, a nivel más local con el proyecto “Los paisajes de la sierra de Madrid se sientan a la mesa”, desarrollado en la sierra de Guadarrama y en la sierra Norte de Madrid.
Este último proyecto nos ha permitido poner en valor ante el mercado del ocio y el turismo elementos de sostenibilidad social y ambiental que forman parte esencial del branding del territorio y de sus productos agroalimentarios.
Siendo su objetivo la creación de circuitos de turismo gastronómico basados en el producto agroalimentario local sostenible y diferenciado, se ha llevado éste hasta las últimas consecuencias; implicando no solamente a los productores agroalimentarios más comprometidos con la sostenibilidad, sino también a los restauradores más innovadores y más basados en productos del territorio, a los municipios, a los chefs y al sector de la intermediación turística. Todos ellos encuentran en esta implicación una opción ética, una forma de colaborar al desarrollo del territorio y también, por qué no, un instrumento de diferenciación ante el mercado como empresas con valores.
El objetivo de esta estrategia es que cada vez más restaurantes, principalmente de los territorios rurales involucrados, ofrezcan progresivamente más menús que incluyan alimentos producidos de forma sostenible, y a ser posible en el propio destino, o al menos de kilómetro cero e inspirados en el concepto de “slow food” o alimentación de proximidad, como un componente más del concepto más amplio de turismo responsable.
Paralelamente, por medio de esta estrategia se estimula la innovación y la diversificación en los productores agroalimentarios de ambos territorios hacia este objetivo de sostenibilidad integral aplicada a la producción y el consumo de alimentos del campo cercano; reduciendo la distancia entre productor y consumidor, y que ello les permita así mismo aumentar su competitividad y rentabilidad.

Fases de desarrollo del proyecto replicables a todo destino

La puesta en marcha del proyecto ha consistido en un estudio inicial de los productores y de los restauradores que los incluyen en sus recetas o tienen intención de hacerlo; buscando la forma de apoyarles con diversas medidas, como por ejemplo organizando encuentros comerciales entre dichos productores con restauradores locales para que se conozcan y avancen en sus relaciones comerciales y en el conocimiento de los productos.
Además, se han impartido sesiones de sensibilización y formación sobre la sostenibilidad aplicada a la gastronomía y el turismo gastronómico, así como sobre las expectativas en sostenibilidad de los turistas gastronómicos o foodies. Esta fase se ha combinado con la recopilación de la inteligencia de mercado que demuestra estas tendencias en el consumidor turístico y gastronómico nacional e internacional.

Valor añadido del turismo gastronómico responsable

Implementando proyectos de esta índole, buscamos combinar distintos elementos del turismo responsable, del movimiento slow food, del comercio justo y del Triple Balance ambiental, social y económico, entre otras tendencias y filosofías. Se realiza así una transferencia de las tendencias y necesidades globales de la demanda hacia las acciones prácticas de ámbito local, que por un lado mejoran la vida de los habitantes del territorio y por otro lado mejoran la calidad de la experiencia turística, lo cual constituye la esencia misma del turismo responsable.
Queremos poner de manifiesto cómo a través del turismo gastronómico responsable se puede estimular paralelamente el empleo juvenil, la participación femenina en el desarrollo y el emprendimiento local. Una gran parte de las empresas y emprendedores del medio rural implicado son personas jóvenes, tanto procedentes de estos destinos como neorrurales, lo que es una apuesta directa contra la despoblación y la pérdida de la cultura local.
Potenciar este tipo de gastronomía en nuestros territorios incluye no solamente los aspectos ecológicos y de salud ligada a los alimentos y a su producción, sino también los aspectos sociales, en un esquema de comercio justo (fair trade) aplicado al desarrollo local basado en la alimentación. Los elementos básicos de la economía circular no son ajenos a este planteamiento, pero ello deberá ser objeto por su complejidad de un futuro artículo.
Se trata del primer proyecto que se lleva a cabo en España de turismo gastronómico responsable de una forma integrada y con una estrategia a largo plazo, que contribuye directamente a los ODS nº 3, 8, 12 y 13. Para lograrlo, nos hemos inspirado en todas las tendencias y filosofías citadas, así como en el marco conceptual de la World Food Travel Association (Otregon, USA), organización mundial que busca integrar elementos de sostenibilidad y de contribución al desarrollo local responsable y ordenado a través de la gastronomía.

 204 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.