El futuro del turismo será sostenible o no será

Empresas que comparten este modelo, como las B Corps Artiem Hotels o Sleep’N Atocha, consiguen captar a un huésped cada vez más responsable que prioriza las compañías y experiencias sostenibles, respetuosas con el patrimonio cultural local, las personas y el medio ambiente

España es líder mundial en el sector turístico, uno de los principales pilares de la economía del país. Este sector aporta el 11,7% del PIB español y emplea al 12,2% de la sociedad española, por lo que constituye una fuente de ingresos y de generación de empleo muy importante, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Sin embargo, el impacto negativo de un turismo desestructurado y masificado ha hecho que el sector afronte ahora nuevos retos. Unos desafíos que requieren la adopción de medidas y maneras de hacer que contribuyan a un crecimiento sostenible, teniendo en cuenta aspectos sociales y medioambientales.

En este sentido, el movimiento B Corp, así como el Ministerio, proponen un modelo de crecimiento turístico basado en el crecimiento socioeconómico sostenible, que apueste por la calidad y la transformación digital; la preservación del patrimonio cultural y natural; el beneficio social y ambiental; los nuevos modelos de gobernanza; la adaptación permanente ante los cambios constantes del entorno; y el liderazgo mundial de España en el sector.

El modelo de futuro con impacto en el presente

Un modelo que comparten las empresas B Corp del sector turístico, como Artiem Hotels o Sleep’N Atocha, que, a nivel ambiental, apuestan por alojamientos sostenibles y por la reducción de la huella de carbono y del consumo eléctrico y de agua, así como por la conservación del ecosistema y sus recursos naturales, en línea con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Estas compañías también contribuyen al desarrollo social y económico del país, potenciando los productos de proximidad, colaborando con productores de las zonas y los entornos rurales donde operan, y ponen en marcha iniciativas a nivel social. 

A nivel de gobernanza, las empresas del sector turístico que son B Corp, cumpliendo con uno de los requisitos para superar este estándar, modifican sus estatutos legales para considerar y beneficiar a todos los grupos de interés en la toma de decisiones: trabajadores, proveedores, clientes, comunidades, medio ambiente y, naturalmente, accionistas.

La sostenibilidad en el turismo no se limita pues a reducir el impacto negativo, sino a generar un impacto positivo y a colaborar y aliarse con otras empresas y organizaciones que respiren los mismos valores para que este impacto positivo en el mundo sea aún mayor.

El futuro del turismo está en manos de empresas como las B Corp


El movimiento tiene como objetivo lograr que las empresas sean auténticos agentes de cambio y que todas ellas compitan por ser no sólo las mejores del mundo, sino sobre todo las mejores para el mundo, priorizando el bienestar compartido. Las empresas B Corp buscan generar valor social y ambiental más allá del beneficio económico e innovan para maximizar su impacto positivo en los empleados, en las comunidades en las que operan y en el medio ambiente.

Tal y como explica Pablo Sánchez, director ejecutivo de B Lab Spain, entidad sin ánimo de lucro impulsora del movimiento B Corp en España, “las empresas son clave para generar un cambio real. En el caso del turismo, los destinos sostenibles están ganando mucho peso y cada vez son más los viajeros optan y priorizan vivir experiencias en países donde la sostenibilidad en las compañías turísticas esté incorporada en su filosofía y en el más mínimo detalle de su día a día”.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Revista Gran Hotel: “El futuro del Turismo será sostenible o no será”

 311 visitas

Read More

Sé el cambio que quieres ver en el mundo

We but mirror the world. All the tendencies present in the outer world are to be found in the world of our body. If we could change ourselves, the tendencies in the world would also change. As a man changes his own nature, so does the attitude of the world change towards him. This is the divine mystery supreme. A wonderful thing it is and the source of our happiness. We need not wait to see what others do.

Gandhi

Entre el 26 y el 30 de octubre de 2018, una tremenda tormenta descargó sobre los Dolomitas, en particular en la zona de Triveneto, lo que luego será tristemente recordado como “Tempesta Vaia”. En pocos minutos la fuerza de la naturaleza arrasa plantas, bosques y forestas con vientos de hasta 200 quilómetros por hora: un desastre ambiental, especialmente para estas áreas de los Dolomitas, donde la naturaleza reina suprema.

La respuesta de la naturaleza a la acción del hombre

En los últimos años, lo que llamamos “desastres ambientales” se acentúan cada vez más y nosotros mismos somos cada vez más testigos de fenómenos meteorológicos extremos de muy fuerte intensidad: huracanes, tsunamis, tormentas, avalanchas, desertificación y extinciones de especies vegetales y animales.

Recientemente la Universidad de Padua dio la alarma: “El glaciar Marmolada no vivirá más de 15 años”. Una noticia impactante, pero que, entre muchas otras similares, ya se esperaba desde hace algunos años.

La Universidad de Padua ha estado monitoreando el glaciar durante más de 15 años con geógrafos y glaciólogos, coordinados por Mauro Varotto, director científico del museo de geografía de la Universidad de Padua. Durante los últimos 70 años, el glaciar Marmolada ha perdido alrededor del 80% de su volumen.

El tiempo y los efectos de la acción humana en el medio ambiente son directamente proporcionales, es decir: el curso natural del cambio climático/ambiental que la naturaleza haría de acuerdo con su tiempo “bíblico” para tratar de mantener el mayor equilibrio y armonía posible entre los sistemas, con la acción humana se vuelve cada vez más concretos, reales y peligrosamente reducidos.

Earth Overshoot Day

El Día de la sobreexplotación de la Tierra o del sobre impulso, indica a nivel ilustrativo, el día en que la humanidad consume íntegramente los recursos producidos por el planeta a lo largo del año. En 2021, the Earth Overshoot Day cayó el 29 de julio.

La fecha ya ha vuelto a sumarse a la de 2019, tras haber sido momentáneamente adelantada en 2020 por los diversos bloqueos inducidos por la pandemia de coronavirus. Los principales factores son:

  • El aumento del 6,6% en la huella debido a las emisiones de dióxido de carbono en comparación con el año pasado.
  • Una disminución del 0,5% en la biocapacidad forestal mundial debido en gran parte al pico de deforestación en la Amazonía – solo en Brasil, se perdieron 1,1 millones de hectáreas en 2020 y las estimaciones para 2021 indican un aumento de hasta un 43% en la deforestación en el año previo.
  • Contaminación y acidificación de los mares y océanos, nuestra mayor reserva de oxígeno: esta inmensa extensión de agua juega un papel muy importante en la salud del planeta, ya que, junto con los bosques, los océanos son capaces de eliminar el dióxido de carbono presente en la atmósfera, contribuyendo al equilibrio constante de estos gases que permiten la vida a los organismos aeróbicos. Aproximadamente una cuarta parte del dióxido de carbono presente y aproximadamente el 90% del calor producido por estos gases de efecto invernadero es absorbido por los océanos.

¿Cómo, en particular, la acción del hombre compromete el equilibrio de la naturaleza?

1) La construcción masiva y el consumo de suelo. Este fenómeno genera inestabilidad hidrogeológica en la zona, lo que resulta en una acción destructiva sobre el suelo, degradándolo gradualmente hasta el punto de comprometer su estabilidad. Las erosiones y deslizamientos de tierra están determinados por el consumo del suelo.

2) Así también la deforestación, otro problema causado en parte por la sobre edificación, afecta negativamente la estabilidad del suelo, con la pérdida de plantas y árboles de hecho también elimina una cierta vigilancia hacia los cursos de agua en las cuencas montañosas.

3) La producción de CO2: en esencia, el ser humano produce contaminación constante, de la mañana a la tarde y de la tarde a la mañana, 24h, 7 de 7, con el uso continuo y prolongado de electricidad, transporte, alimentación, ganadería, internet, compras, consumismo, viajes, etc …

Por lo tanto, reducir el nivel de contaminación significa reducir drásticamente estos factores importantes que la causan. El concepto es muy simple:

La contaminación se genera por una fuerte emisión de CO2, que proviene principalmente, como hemos dicho anteriormente, de la principal actividad humana diaria las 24 horas del día, 7 de cada 7.

¿Qué podemos hacer nosotros, como ciudadanos y como empresas responsables?

Un primer paso es inspirarnos con iniciativas que trabajan para la conservación del Planeta. Una de ellas es WOW Nature, creada por Etifor, una spin-off de la Universidad de Padua. Su objetivo es transformar el conocimiento adquirido dentro del mundo académico en soluciones concretas, científicas, eficaces, pero también creativas, de aplicación inmediata. De esta manera, WOW Nature ayuda a todas las empresas públicas y privadas a establecer un plan climático de transformación hacia una empresa eco-sostenible, a la vez que monitoriza los desarrollos y los avances que este cambio alcance en los próximos años.

Otra manera de influir, sería informar y concienciar sobre los buenos hábitos para ampliar la conciencia humana y acostumbrarnos a una rutina diaria que es intrínseca dentro de nosotros. También podemos educar con pequeños gestos que todos, ciudadanos, locales y turistas podemos hacer para bajar tanto como sea el nivel de CO2. En este sentido, sugerimos una buena manera de empezar a través de la “Guía para salvar al mundo desde el sofá“.

Finalmente, como sabemos que es imposible poner completamente a cero el CO2, podemos compensar esa parte de dióxido de carbono que emitimos a través de:

– la plantación de nuevos árboles y la restauración de ecosistemas destruidos.

– la protección de ecosistemas ya existentes. Los pequeños gestos y las elecciones diarias, entre personas, ciudadanos, comunidades y empresas, realmente pueden marcar la diferencia.

Los pequeños gestos y las elecciones diarias, entre personas, ciudadanos, comunidades y empresas, realmente pueden marcar la diferencia.

Only when the last tree has died and the last river has been poisoned and the last fish has been caught will we realise that we can not eat money

Chief Seattle

 311 visitas

Read More

Se crea un grupo de trabajo en Barcelona con empresas de turismo responsable

Te lo venimos contando desde finales del 2017: en Barcelona se está cociendo un movimiento interesante entre las empresas que trabajan para un turismo responsable. Desde el primer encuentro en la Librería Altaïr en el que se empezaron a sentar las bases, al segundo que contó con la presencia de Albert Arias para hablar del Plan Estratégico de Turismo Sostenible que impulsa el ayuntamiento de Barcelona, hasta el tercero que también junto al ayuntamiento se habló de la certificación Biosphere; todos estos encuentros han hecho que en el cuarto se hable de acciones concretas para empresas que impulsan un turismo responsable se organicen para crear una asociación. Sus motivaciones son toda una declaración de intenciones:

– Tener visibilidad.

– Ganar fuerza para negociar directamente con las administraciones.

– Hacer ruido, comunicar y promocionarse.

– Participar en eventos.

– Formación continua y difusión de información.

– Hacer un seguimiento del programa oficial de Turisme de Barcelona (Biosphere Turisme).

– Mantener buenas relaciones con la comunidad local.

– Colaborar con otras entidades.

– Sensibilizar a los turistas.

En Barcelona, como en otras ciudades europeas, el turismo masivo causa una serie de impactos negativos sobre el tejido comercial local y sobre la ciudadanía. Sin ir más lejos, hace unos días aparecía la noticia que “el mayor anfitrión de Airbnb en Barcelona tiene una cartera de 204 pisos” y esto no hace más que alimentar el problema de la gentrificación. De hecho, durante el cuarto encuentro afloraron algunos de estos problemas y salió una pregunta clave: “si existe un Plan Estratégico de Turismo Sostenible que se promueve desde el Ayuntamiento, porque no todas las empresas que trabajan para un turismo responsable en la ciudad están representadas en las ferias y en la oficina de turismo?”

Justo eso es lo que se quiere cambiar. Así que para empezar a realizar las primeras acciones se ha creado un grupo de trabajo que se irá reuniendo periódicamente mientras se termina de valorar la necesidad de formalizar su unión en una asociación. Como se comentó durante la reunión, la sostenibilidad implica toda la cadena turística, así que la idea es que se vayan uniendo todas aquellas pequeñas empresas relacionadas con el turismo que apuesten por una gestión responsable. Wecoplan y Travindy seguiremos dándoles apoyo en todos sus encuentros para que consigan sus objetivos.

Queremos dar las gracias a las empresas presentes por su implicación: Yök Casa + Cultura, Nadiu Viatges, Barcelona Slow Travel, Desconnect, Iratxe Aragon, Jam Hostel, Barcelona Plan it, Creative Rural.

 311 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.