Últimas plazas para natureWatch Somiedo 2022

El parque natural de Somiedo acogerá, del 13 al 15 de mayo, una nueva edición de este célebre Encuentro de Turismo de Observación de la Naturaleza Cantábrica, que este año coincide con el 30 aniversario de la Red Natura 2000. Se compondrá de una completa selección de ponencias y las habituales salidas de campo para la observación de oso pardo y conocer el patrimonio etnográfico.

Tras la celebración de las cuatro primeras ediciones de natureWatch en el parque natural de Somiedo, el inmejorable escenario natural somedano acoge una nueva edición de este evento ecoturístico de referencia para seguir avanzando en un turismo de observación responsable en la naturaleza cantábrica. 

El Centro de Interpretación del parque natural de Somiedo situado en Pola de Somiedo será la sede para las ponencias en las que profesionales del turismo y medio ambiente, así como viajeros interesados en la naturaleza y el ecoturismo podrán conocer, aportar y debatir sobre los temas que se abordarán en los diferentes bloques del programa. Las conferencias de este año estarán centradas en la Red Natura 2000 y en los recursos naturales cantábricos desde el punto de vista ecoturístico y el patrimonio etnográfico de Somiedo. Las cabañas de teito y otros elementos culturales tendrán especial protagonismo. Este programa se complementará con las salidas de campo guiadas para la observación de oso pardo en una de las mejores épocas del año para su observación. 

Las inscripciones para esta edición se realizan a través de la web www.naturewatchsomiedo.com y cuenta con plazas limitadas que se completarán por riguroso orden de recepción.

Novedades del V Encuentro de Turismo de Observación de la Naturaleza Cantábrica, natureWatch Somiedo 2022

Entre las novedades de esta edición se encuentra el regreso a la época primaveral para la celebración del Encuentro. La primavera, con los osos cantábricos salidos de la hibernación y en plena época de celo, es un magnífico momento para las jornadas de campo que se centrarán en su observación responsable. Este año el patrimonio etnográfico copará la atención no solo en las ponencias, sino en las actividades de campo. De esta forma el sábado por la mañana se realizará a una visita guiada al Ecomuseo de Somiedo en Caunedo y Veigas y la central de La Malva. La mañana del domingo se ocupará con una excursión a pie guiada para conocer la braña de La Pornacal, la mejor conservada del parque natural y reserva de la biosfera.

Filosofía natureWatch

NatureWatch Somiedo 2022 girará en torno a los pilares fundamentales del ecoturismo: los recursos naturales y las empresas que hacen posibles las experiencias de ecoturismo que demandan, consumen y disfrutan miles de personas cada año. Buenas prácticas y turismo responsable serán una vez más dos términos de uso común a lo largo de las tres jornadas.

La educación ambiental y la contribución activa a la conservación están íntimamente ligadas a la filosofía de natureWatch. En este sentido, un hecho importante es que los asistentes, con su inscripción, ayudarán de forma activa a la conservación de la biodiversidad, pues un % importante de la cuota va destinada íntegramente a un proyecto de conservación y al cálculo y compensación de la huella de carbono generada, de forma que natureWatch Somiedo 2022, como lo han sido ediciones anteriores, será un evento carbono neutral con certificado oficial. Más información en: www.naturewatchsomiedo.com

Este artículo es un resumen de la nota de prensa original facilitada por natureWatch.

 289 visitas

Read More

Educación medioambiental: La semilla que plantamos hace 50 años, ¿empieza a florecer?

Durante años se han ido haciendo cientos de proyectos dirigidos a los jóvenes con el objetivo de conseguir un futuro con una población concienciada sobre los efectos negativos que tiene cada acto incívico que cometemos. Hoy en día el 80% de los jóvenes se preocupa por el medio ambiente, y busca destinos que sean respetuosos. ¿Es esto suficiente?

El comportamiento de la población indiscutiblemente ha cambiado. Todos esperábamos que nos dieran indicaciones sobre cómo hacerlo, pero finalmente empezamos a tomar la iniciativa, porque, si quieres un cambio, debes de empezarlo tú.

Desde entonces se ha centrado todo el esfuerzo en una educación para el futuro, como es el caso del exitoso proyecto Trashhack, una campaña mundial para disminuir la generación de residuos y aprender a reciclar de manera correcta, o ReCiBa, un programa que nació en Chile y que se extiende rápidamente por toda Sudamérica.

¿Qué resultados hemos conseguido y cómo beneficia esto al turismo?

Es cierto que, por ambas partes, empresas y particulares, se debía hacer un cambio. No podíamos pretender reducir nuestra huella si sólo teníamos acceso a establecimientos con repisas llenas de envases de plástico.

Y en este tiempo de incertidumbre sólo los más valientes se atreven a viajar. Y estos valientes son los que aman los productos sostenibles y los destinos comprometidos con el medio ambiente.

Según este artículo,  “el ‘Informe Juventud en España 2020’, elaborado por el INJUVE a jóvenes de entre 14 y 29 años, el 76% de los encuestados presenta mayor sensibilidad hacia políticas y actitudes medioambientalistas”. (Podéis encontrar más datos de otros países en este artículo de la revista Magisterio.)

Estos son los clientes que buscan las empresas del turismo del futuro; y estos clientes buscan un sector que ofrezca “una mayor conciencia por los impactos en el destino”, como afirma Lluís Garay, doctor en Economía y profesor del Máster Universitario en Turismo Sostenible y TIC de la Universitat Oberta de Cataluña (UOC), en esta pequeña entrevista para El País.

Entonces, ¿qué hay de las empresas?

Dejando de lado la responsabilidad social corporativa, la reformulación de los negocios es esencial para adaptarse a la demanda que se nos viene. Muchas empresas llevan luchando años por este tipo de turismo; lo que antes era una opción, actualmente es una necesidad. Empresas como México Lindo Cooking, Esfera Viva o True Spirit se esfuerzan por seguir estas directrices y conseguir sus objetivos sostenibles.

Sin embargo, no son tantas como nos gustaría, o como sería de esperar. Sí que es cierto que Europa encabeza la lista aún con objetos a mejorar, pero quedan muy lejos más de la mitad del resto de países que tenemos en el mundo.

De la desesperación, a la acción: el Turismo Regenerativo

El turismo puede ser una herramienta positiva para el medio ambiente, incluso llegando al punto de promover el turismo regenerativo: un turismo que ya no solo trabaja por no dejar huella negativa en el territorio, sino que apuesta por mejorar el destino a través de la experiencia turística.

Todos los agentes estamos en continua búsqueda de un turismo que sea parte de la solución a los problemas medioambientales y sociales que vivimos actualmente. Aun así, sigue siendo un semillero.

La educación ambiental en el sector turístico no tiene un fin, mientras la vida humana siga su curso. Seguir sembrando, como cualquier granjero con sus tierras, para que sigamos viendo florecer resultados con cada primavera.

Os dejo un artículo de #EA26, que con los años que tiene, sigue haciéndonos reflexionar sobre el turismo y la educación ambiental.

 289 visitas

Read More

Las rutas guiadas como herramientas de conservación del patrimonio natural

Las rutas guiadas ayudan a que los visitantes sean más respetuosos con el patrimonio natural, y el visitante se lleva mucho conocimiento y una experiencia para siempre.

Los cambios del turismo postpandemia (si es que se puede decir post- ya) indican una mayor preocupación por el medio ambiente y una voluntad cada vez mayor de pasar tiempo en espacios abiertos: la necesidad de reconectar con la naturaleza.

Sin embargo, este mercado turístico no estaba preparado para acoger toda la demanda; la capacidad de carga de los espacios naturales se ha desbordado. Aun así, los profesionales deseamos que siga habiendo esas ganas de acariciar la naturaleza.

Hay muchos factores que influyen en la conservación del patrimonio natural. En este artículo intentaré ahondar en la importancia que tienen las rutas guiadas, a pesar de que a veces escogemos viajar de manera individual, sea cual sea la razón.

La problemática viene con la falta de civismo o educación ambiental que daña estos espacios sensibles a los cambios

Tampoco se trata de hacer una ruta de educación ambiental, ya que estamos de vacaciones y, obviamente, no nos interesa ir a una clase donde nos digan lo que está bien y lo que está mal. Entonces, ¿qué?

Hay profesionales que les apasiona ofrecer rutas guiadas en las que hará que ese par de horas sean una experiencia, no solamente información del lugar que visitas. Este guía profesional debe de interpretar el significado del territorio para que lo entiendas, para que conectes, para que empatices y salga de ti mismo la voluntad de conservarlo.

El guía en sí no es la herramienta, es el puente que une al cliente con el patrimonio que visita, transmitiendo emociones e información valiosa a través de lo que llamamos interpretación.

Las rutas guiadas están diseñadas de manera respetuosa con el medio ambiente (hay unas normas, un aforo, unos caminos a seguir), además de que transmiten conocimiento de forma directa, y esto es algo que no se puede hacer de ninguna otra manera.

Y por supuesto, las rutas guiadas forman parte de los pilares de la sostenibilidad

Poco se habla de la gran influencia que puede llegar a tener un guía y de las consecuencias positivas que provoca una ruta de patrimonio bien interpretada. Como apoya este artículo de una gran profesional como es Nuria Mohedano “Desde el punto de vista medioambiental, los destinos turísticos sostenibles, lejos de ser sostenibles en absoluto, tienden a centrarse simplemente en reducir los impactos negativos. Mientras que la interpretación del patrimonio se entiende como una herramienta para involucrar y educar a las personas.”

Efectivamente, por una parte, se dinamiza la economía, creando actividad y puestos de trabajo, a veces, donde no los había.

Por otra, se revaloriza un territorio, pudiendo ser beneficiado el pilar de la sociedad, creándose servicios de mejora de la calidad de vida de los habitantes de ese territorio, por ejemplo.

Por último, la conservación del patrimonio natural se beneficia tanto, que puede incluso llegar a crearse leyes o normativas especiales que protejan un determinado territorio.

Por no hablar de ti, el que lo visita, el que lo respetará y apoyará con su visita los proyectos de conservación que se lleven a cabo. ¡Gracias!

 289 visitas

Read More

Malpartida (Cáceres) se enfocará en formar guías turísticos especializados en accesibilidad

Fuente: La Malpartida de Cáceres

El Servicio Extremeño de Empleo ha aprobado el proyecto “Malpartida Destino Accesible” dentro de las subvenciones enmarcadas dentro del Programa Colaborativo Rural. Se trata de un proyecto de formación para el empleo, con una fórmula similar a las Escuelas Taller, en el que se formará a 10 desempleados de Malpartida de Cáceres en Educación Ambiental y Ecoturismo Accesible.

El Ayuntamiento de Malpartida, sensible a las necesidades de muchos ciudadanos con movilidad reducida o con algún tipo de discapacidad, diseñó el proyecto teniendo en cuenta los perfiles de desempleo en Malpartida de Cáceres y el potencial de trabajo que ofrecen los importantes recursos naturales y turísticos de la localidad, principalmente el Monumento Natural de Los Barruecos.

Por ello presentó este proyecto donde se pretende generar profesionales del turismo pero especializados en estos visitantes que requieren una atención especial. El ecoturismo accesible es un sector por el que el municipio está apostando en los últimos años y que supone una innovación en el sector turístico.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por La Malpartida de Cáceres: El Ayuntamiento de Malpartida consigue un proyecto para formar guías en Turismo accesible”.

 289 visitas

Read More

¿La naturaleza como mero objeto de consumo?

En los últimos años se ha experimentado en España un auténtico boom de las actividades que tienen que ver con el disfrute la naturaleza (alpinismo, senderismo, observación de flora y fauna, y un largo etc.), y cada vez son más las familias, grupos, y particulares que eligen los espacios naturales para disfrutar de sus momentos de ocio.

La popularidad de las actividades al aire libre (también pueden ser conocidas como ecoturismo o turismo activo, entre otras denominaciones) es tal que actualmente incluso pudiera considerarse como una auténtica moda el disfrute de la naturaleza. Esta realidad, que de entrada pudiera considerarse como positiva dado que pone en contacto a las personas con el medio natural, también tiene aspectos negativos, y sobre ello quiero realizar una reflexión en este artículo.

Y es que la citada moda, además de generar en algunos casos una cierta masificación de los espacios naturales, con la alta presión sobre ecosistemas frágiles que ello supone, puede dar lugar a comportamientos absolutamente lamentables, además de delictivos en algunos casos. Así lo demuestran titulares como los siguientes, recopilados todos ellos durante este invierno en el entorno de la Cordillera Cantábrica:

Y quizás una de las causas de que este tipo de noticias nos sorprendan e indignen, es que partimos de la colectiva y errónea creencia de que todas las personas que acuden a la naturaleza están sensibilizadas respecto de los valores de la misma y de su esencial importancia para garantizar el equilibrio en el planeta. Y es que, cuando la naturaleza se concibe como un objeto o artículo de consumo más (muy accesible y barato, además), y no como el principio creador y organizador de todo lo que existe y con la cual estamos obligados a convivir en armonía, surge el riesgo de que se manifiesten actitudes como las previamente señaladas.

Y efectivamente, es muy triste comprobar de forma relativamente frecuente como en el medio natural se depositan residuos, no se respetan los elementos naturales y patrimoniales (pintadas, roturas, etc.), se producen ataques a la flora y acoso a la fauna, o se provocan incendios forestales, entre otros impactos.

Parece pues claro, ya para finalizar esta reflexión, que aún queda mucho por cambiar en cuanto a nuestra relación con el medio que nos rodea y en el cual desarrollamos nuestras vidas. Es necesaria más y mejor educación ambiental, y también un régimen de sanciones más efectivo y severo cuando se cometan faltas o delitos que atenten contra el patrimonio de todos.

P.D. Capítulo aparte merecen las pruebas deportivas que cada vez de forma más habitual se celebran en el entorno de espacios naturales protegidos, pero en este caso mi reflexión ha sido realizada únicamente pensando en las actitudes individuales o colectivas de quiénes conciben la naturaleza como un objeto de consumo más.

Este artículo ha sido originariamente publicado en Comunidad ISM y reproducido en Travindy con permiso del autor: “¿La naturaleza como mero objeto de consumo?”.

 289 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.