El detrás de escena (y la constancia) del modelo circular de Garden Hotels

Fuente: Hosteltur. 

En 2015 Garden Hotels empezó a dar sus primeros pasos desde la economía lineal hacia la circular, asumiendo un compromiso con el entorno, las comunidades locales y los proveedores. El proyecto actual se apoya en cuatro patas que marcan la diferencia: producto de kilómetro cero en sus bufés; compost ecológico, aprovechando los residuos de cocina y la poda de los establecimientos; reducción del consumo de plástico de un solo uso; y cordero ecológico, combinando calidad y bienestar animal. 

Producto de KM 0, de la tierra a la mesa

La propiedad de la empresa tiene unos valores muy arraigados y siempre han entendido que el kilómetro cero y el producto local ayudan a revitalizar la economía y a las empresas, porque todo se queda cerca del municipio donde tú estas. A los proveedores (intermediarios) les exigimos la trazabilidad. Si no cumplen -y mienten- los penalizamos y no les compramos.

Lo que queremos es ayudar directamente a los payeses, ir quitando intermediarios y que el producto sea del campo a la mesa del hotel. No es fácil, porque muchos no tienen la infraestructura suficiente para gestionarlo o hacen monocultivo, pero cuando ven que tú te involucras, que los ayudas, ellos también dan un poco más y salen de esa posición de decir “no puedo”

Hace seis años el producto ecológico en Mallorca alcanzaba para servir a pequeños comercios o compra de particulares. Finalmente contactamos con un agricultor e hicimos una prueba piloto, por insistencia y confianza. La prueba ya lleva entre seis y siete años porque tenemos los mismos valores, impulsamos y creemos en lo mismo. Esto para una cadena pequeña es más fácil, porque logramos la confianza con el productor.

Es muy complicado poder trabajar 100% con productos locales y ecológicos. Lo que hacemos es adaptar las ruedas de menú a los productos de temporada, porque además la calidad es mejor. Cada temporada ofrecemos 95.000kg de productos de origen balear en nuestros restaurantes y bufés.

Compost, residuos que dan vida

Lo que hacemos es cambiar, con los agricultores, el compost ecológico por productos ecológicos para el hotel Playa Garden. Hemos hecho un “Eco BioCorner” en el bufé, para tener diferenciados los productos orgánicos. El secreto para el compost es separar correctamente la materia orgánica de los impropios, y nosotros ya trabajamos el reciclaje y el personal ya estaba concienciado.

Fue en octubre de 2016. Recogíamos los restos de cocina del hotel Playa Garden y la poda y los llevábamos hasta una institución de Manacor, de salud mental, que tenían un plantel trabajando en ecológico. Hicimos 20.000 kilos de compost en un mes, todo manual y muy casero. Lo analizamos y era apto para agricultura ecológica.

Sabiendo que se estaba diseñando la nueva ley de residuos, lo expusimos a la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y ellos también creyeron que podía haber un cambio importante para los hoteles en materia de gestión de residuos. Podíamos operar y ser gestores de residuos de materia orgánica en territorio nacional, pero eso hay que hacerlo en una planta autorizada. Presentamos un proyecto de economía circular, reducción de residuos y mejora de su gestión ante el Govern balear y nos dieron una subvención. Fue la misma experiencia que la prueba piloto pero a gran volumen, e incluso hicimos un programa informático para controlar las temperaturas del compost, los riegos… es un proyecto que ya lleva en marcha dos años.

Plástico: 25.000 botellas menos, por hotel por temporada

Una tercera pata del programa “Garden Not Common” es la gestión del plástico. Nosotros hacemos compras conscientes y siempre compramos a granel, apostamos por todos los envases retornables que el proveedor se podía llevar y luego quitamos las monodosis e instalamos dispensadores. Ahora estamos empezando un proyecto nuevo, para ser “residuos cero de plástico” en el hotel Playa Garden.

¿Todos estos proyectos implican una formación especial para los empleados?

Si la gente no tiene formación y no está involucrada es difícil llevar a cabo estos proyectos. La gente tiene que ver y conocer la iniciativa. Si apuestas por la formación, das herramientas y las personas ven que la empresa tira de verdad, y que no es solo marketing, se implican muchísimo.

¿Y el cliente lo valora?

Lo valoran mucho y lo dicen en los cuestionarios. Pero hay un trabajo pendiente: el que lo hace bien tiene que cobrar más que uno que no lo hace, pero a día de hoy no hemos sido capaces de cobrar más por eso.

Cordero ecológico mallorquín

En nuestros hoteles ofrecemos a nuestros clientes 3.000 kg de carne saludable de cordero ecológico mallorquín. Es un proyecto de economía circular pura y dura, que habla de bienestar animal, porque son animales que están pastando libremente por el campo y no comen piensos que no sean ecológicos. Y habla también de ayudar a los ganaderos para que cuiden sus tierras y no estén abandonadas, y que tengan viabilidad económica para que puedan ir creciendo.

Este articulo es un resumen de la noticia original publicada en Hosteltur “El detrás de escena (y la constancia) del modelo circular de Garden Hotels“.

 349 visitas

Read More

Hacia una economía circular en el sector turístico

En los archipiélagos balear y canario el turismo masivo genera grandes cantidades de residuos que degradan ecosistemas únicos, diversos y frágiles. Sin embargo, el mundo post pandemia podría convertirse en la palanca que lleve al sector a reinventarse en clave sostenible y circular.

Los destinos insulares, como las Islas Canarias, dependen de su litoral para el desarrollo de su economía y de su industria turística. Sin embargo, el crecimiento y el desarrollo del turismo en el archipiélago ha alterado el estado del medio costero y ha generado externalidades negativas como la degradación del agua de mar, el deterioro de la fauna y la flora, emisiones y contaminación por CO₂, erosión y destrucción de ecosistemas o el agotamiento de los recursos naturales. Canarias y Baleares, por su condición de archipiélagos, son destinos muy vulnerables y con recursos muy limitados. En estas regiones se hace indispensable la transición a modelos de producción de economía circular en el turismo. 

La actitud de los turistas es clave en la economía circular

Para implementar la transición hacia una estrategia de economía circular en cualquier destino turístico, se deben considerar todos los actores relevantes: organizaciones gestoras del destino y otros actores clave, población residente, empresas turísticas y turistas. La actitud de los turistas hacia la economía circular y su comportamiento en términos de prácticas verdes, sostenibles y circulares durante sus vacaciones son cruciales para una transición a un modelo de economía circular en el sector turístico. 

Covid-19, turismo y economía circular

La crisis derivada de la covid-19 ha tenido consecuencias económicas negativas en el sector turístico mundial, especialmente en destinos insulares como Gran Canaria, pero también plantea desafíos y abre nuevas oportunidades para el sector. Para aumentar la competitividad de la industria del turismo, el turismo circular debe ser la solución.

La información y educación ambiental que ofrezcan los hoteles a sus huéspedes serán de gran importancia para lograr un cambio en el comportamiento de los turistas con respecto a la economía circular. La industria turística debe centrarse en invertir en formación, innovación e investigación, y en dotar de recursos para lograr la transición a un modelo de economía circular en el sector.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Ethic: “Hacia una economía circular en el sector turístico”.   

 349 visitas

Read More

Economía Circular y Turismo

A lo largo de varios artículos en los últimos meses he venido planteando la necesidad imperiosa de que el turismo aproveche este parón causado por la Covid-19 y se plantee un desarrollo turístico más justo y sostenible. En este sentido hoy os quiero hablar de la Economía Circular y el Turismo.

Para ello, os voy a resumir el informe publicado por Segittur  denominado Informe sobre economía circular aplicada al turismo, que ha sido elaborado por Iñaki Gaztelumendi, David Mora y Anna Tarí.

¿Qué es la Economía Circular?

La economía circular pretende cambiar el modelo de producción y consumo basado en usar y tirar, por un modelo que se parezca al sistema circular del ciclo biológico de la naturalezaoptimizando la utilización de recursos y reduciendo la producción de residuos.

Los principios del modelo de economía circular son las 5R:

  1. Reducir
  2. Reutilizar
  3. Reciclar
  4. Rediseñar
  5. Reparar

La Fundación para la Economía Circular, defiende el Concepto Multi-R:

  • Repensar nuestro actual modelo económico para transformarlo en un modelo circular.
  • Rediseñar los actuales sistemas de producción en el contexto de las industrias y de la sociedad
  • Refabricar de una manera sostenible y tomando como materias primas elementos reciclados.
  • Reparar los productos y consumibles que hasta ahora finalizaban su vida útil en el contenedor.
  • Redistribuir los materiales para su mejor aprovechamiento.
  • Reducir el consumo y el gasto de materias primas tanto en la producción como en el consumo.
  • Reutilizar los productos en función de nuevos sistemas y piezas de fabricación.
  • Reciclar como base fundamental para aumentar el ciclo de vida de los productos.
  • Recuperar energía en función de este ahorro energético y de reutilización de productos (las energías renovables juegan un papel fundamental).
Las 3 R: Economía circular y turismo

Otros principios que debe respetar todo modelo circular:

  • Un elemento definitorio de la economía circular debe ser la eco-concepción. Es decir, deben considerarse los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto e incorporarse desde su concepción.
  • La ecología industrial y territorial, es decir, el establecimiento de un modelo de organización industrial en un mismo territorio caracterizado por una gestión optimizada de los stocks y de los flujos de materiales, energía y servicios.
  • La economía circular es una economía de la funcionalidad, puesto que se privilegia el uso frente a la posesión, se le da prioridad a la venta de un servicio frente a la venta de un bien. En este apartado, la llamada economía colaborativa juega un papel muy relevante.

La economía circular pretende que los productos estén siempre en circulación, no solo ampliando su vida útil, pero también generando nuevos productos.

¿Porqué hablar ahora de Economía Circular?

La economía está encerrada en un sistema en el que parece que todo favorece el mantenimiento del modelo productivo y de consumo lineal.

Sin embargo, esta tendencia está empezando a cambiar, debilitado gracias a la diversas fuerzas disruptivas:

  • Porque la escasez de recursos se ha hecho ya del todo evidente y, como consecuencia de esta y otras causas, han surgido nuevos estándares medioambientales , mucho más restrictivos, por lo que se ha hecho necesario buscar alternativas.
  • Porque el desarrollo de nuevas tecnologías permite un uso más eficiente de los recursos e identificar fácilmente los distintos materiales en cualquier momento de la cadena de suministro, separarlos y reutilizarlos para que puedan tener otro uso en posteriores procesos
  • Y porque está surgiendo una nueva generación de consumidores que parece estar, en general, más preocupada por las cuestiones medioambientales y por el acceso que por la propiedad. Es decir, una generación a la que ya no le interesa tanto poseer un determinando producto, sino poder disponer de él, con independencia de quién sea su titular, lo que ayuda a reducir, en muchos casos, la producción de bienes, con el consecuente ahorro de recursos.
Beneficios de la economía circular

Beneficios directos que aporta la transición hacia un modelo de economía circular :

  • Reducción de los costes de producción a largo plazo
  • Aumento de las oportunidades de empleo local
  • Fomento de la innovación
  • Reducción de la producción de residuos
  • Reversión de nuestros impactos sobre el cambio climático.

Tres principios clave en la implementación de un modelo económico circular según la Fundación Ellen MacArthur

  1. Preservar y mejorar el capital natural a través del control de existencias finitas y el equilibrio de los flujos de recursos renovables.
  2. Optimizar el uso de los recursos. Manteniendo la máxima utilidad de cada producto que entra en circulación, en todo momento, tanto en los ciclos técnicos como biológicos.
  3. Fomentar la eficacia del sistema “revelando y eliminando externalidades negativas”
Economía Circular y Turismo

Conceptos fundamentales para alcanzar una economía circular

Un modelo circular se basa en emplear estrategias que permitan la regeneración de la biosfera a través de la correcta utilización de nutrientes biológicos y la recuperación de materiales a través del ciclo técnico para evitar el desecho y las externalidades negativas.

Diseñar para la eliminación del concepto de “residuo”. Cuando un producto se diseña para que tanto sus materiales biológicos como técnicos sean recuperados a través de ciclos, el producto consigue que ninguno de sus materiales acabe siendo concebido como desecho.

Trabajar con energías renovables. El objetivo en una economía circular es que los procesos funcionen con la menor energía posible, y a partir de energía renovable.

Pensar de forma “sistémica” o en “sistemas”. El pensamiento en sistemas es aplicable a la mayoría de sistemas que encontramos en el mundo real, en el que los efectos no son lineales, sino que son influenciados e influencian otros componentes del sistema, dotándose de una gran retroalimentación e interdependencia entre los elementos.

Pensar en cascadas que mantengan el máximo valor de cada nutriente. En el diagrama anterior, vemos como existen diferentes ciclos o cascadas a tener en cuenta a la hora de diseñar, producir, y poner en circulación productos. En cuanto a los materiales biológicos, se pretende generar valor a través de su paso en cascadas como son la descomposición biológica (natural o a través de fermentación controlada) en la que el material se descompone en fases en microorganismos que extraen la energía y nutrientes que existen en el material (i.e.: hidratos de carbono, grasas y proteínas).

Conceptos fundamentales

Barreras a la economía circular

Los principales investigadores de la economía circular han planteado un conjunto de dificultades para la transición hacia una economía circular. En este sentido, Freek van Eijk ha descrito las principales barreras de la economía circular, y que están estructuradas en diferentes ámbitos (político y regulatorio, cultural, financiación, y tecnológico y de infraestructuras) y en distintas partes de la cadena de valor (de manera general o en fases de diseño y producción, logística, consumo, reciclaje y recuperación):

1) Barreras políticas y de regulación

  •  La falta de apoyo y de estímulos por parte de los gobiernos (a través de la posibilidad de financiación, la formación, políticas de impuestos efectivas, etc.) es ampliamente reconocida como un obstáculo importante en la captación de inversiones ambientales.
  •  En este ámbito también se pone de relieve que todavía hace falta una armonización de estándares y definiciones que sirva de base para que la economía circular se desarrolle de manera correcta y para que se creen estándares certificables para todo tipo de industrias.
  •  Asimismo, se debería regular la sustitución de sustancias nocivas y fomentar el ecodiseño dirigido especialmente al ahorro de recursos y a la eficiencia energética.

2) Barreras de aceptación cultural

  •  La falta de conciencia ambiental en proveedores y clientes es un factor desalentador para que la economía circular eche a rodar. A pesar de que las decisiones de compra de los clientes son en parte influenciadas por criterios de sostenibilidad, su cumplimiento no es generalmente considerado como de alta prioridad.
  •  Además, la poca información que tienen los consumidores en cuanto a los orígenes y recursos utilizados a la hora de fabricar un producto (en parte por culpa de la falta de metodologías internacionales para el etiquetado de productos) tampoco ayuda a que estén concienciados de la necesidad de reducir consumos o reutilizar, recuperar y reciclar productos.
  •  Que en el inconsciente colectivo se haya “teledirigido” hacia el consumo de productos con obsolescencia programada es también un hándicap importante para que los consumidores escojan productos con un ciclo vital más largo y/o que sean fáciles de reparar y seguir usando.
  •  Otra de los retos más importantes en este punto es lograr un cambio de mentalidad de los consumidores desde los modelos de propiedad a los de pago por uso por los que apuesta fuertemente la economía circular.
  •  También entran en juego barreras psicológicas como el hecho de que para muchos consumidores algunos productos que pueden haber sido re-manufacturados son directamente percibidos como de peor calidad.
  •  La falta de conocimiento sobre los beneficios de la economía circular ha sido identificada como causa de reticencias para la implementación de la economía circular entre muchas pequeñas y medianas empresas que creen que les va a resultar muy costosa.

3) Barreras de acceso a la financiación y económicas

  •  El coste de nuevos modelos de innovación y de negocios “verdes” es una de las principales barreras para la adopción de practicas de sostenibilidad de las pymes.
  •  Los costes iniciales de cualquier inversión de ese tipo y el periodo previsto de amortización son particularmente importantes para estas empresas, que generalmente son más sensibles a los costes financieros adicionales resultantes de las actividades de negocios “verdes” en comparación con las grandes empresas.
  •  Además de mejoras en la actual falta de financiación publica ya mencionada anteriormente, se necesitan modelos de financiación alternativos que tengan en consideración a las empresas más comprometidas con la transparencia, el reporte de actividades y la responsabilidad social corporativa tanto a nivel económico como social y medioambiental.
  •  Asimismo, la eliminación de impuestos sobre el valor añadido (o en su defecto un impuesto reducido) en aquellos productos que, por ejemplo, hayan sido reciclados también ayudaría a que su consumo fuera más alto.

4) Barreras tecnológicas y en las infraestructuras

  •  La falta de competencias, conocimientos y habilidades técnicas se revela como otra causa de mucho peso para la lentitud en el desarrollo y la expansión de la economía circular.
  •  Son necesarias habilidades técnicas que actualmente no están presentes en la fuerza de trabajo.
  •  Muchas pymes no son capaces de identificar, evaluar y poner en practica técnicas avanzadas dirigidas a reducir su impacto ambiental, a diseñar productos con la circularidad en la mente, ni tampoco a desarrollar sistemas y procesos basados en la reutilización, el reacondicionamiento y el reciclado, con el ahorro de costes que todo ello les generaría.

Economía circular y turismo

La economía circular pretende cumplir cuatro funciones económicas básicas, directamente relacionadas con el sector turístico:

  • Crear valor recreativo y de ocio por el disfrute de los paisajes, entornos naturales y especies animales (sin ninguna intervención humana).
  • Proporcionar materias primas para los procesos productivos y fuente de productos base para la actividad económica.
  • Un recipiente para el reciclaje
  • Un sistema abierto para el soporte de la vida.

Los destinos turísticos y los servicios que los componen actúan como un sistema abierto que requieren una serie de inputs en forma de materias primas y recursos naturales, entre otros, que, mediante unos procesos de transformación, entregan al entorno unos outputs.

Modelos de negocio que pueden ayudar a transformar la economía y, en nuestro caso el turismo, en este proceso disruptivo:

  • Cadena de aprovisionamiento circular: En este modelo de negocio, algunas de las firmas generan materiales que son altamente renovables, reciclables o de componente biodegradable, susceptibles de ser reutilizados en consecutivos ciclos de vida para reducir costes y mejorar la predictibilidad del control de esos materiales.
  • Modelo de recuperación y reciclado: Se trata de procesos de producción y consumo en los que todos los elementos empleados se revisan ante la posibilidad de encontrarles usos alternativos.
  • Modelo de extensión del ciclo de vida de los productos: buscar la forma en la que los fabricantes recapturan artículos parcialmente rotos o que ya no necesitan los consumidores, y alargar sus vidas mediante reparaciones, actualizaciones, re-fabricación o su re- marketing.
  • Modelo de plataformas compartidas: apoyándose en el uso de plataformas digitales, este modelo está orientado a desarrollar nuevas relaciones y oportunidades de negocio entre clientes, empresas y micro-emprendedores, quienes pueden alquilar los activos, usarlos de modo compartido, cambiarlos mediante trueques, etc.
  • Modelo de servitización de productos. La idea básica es que fabricantes y distribuidores compartan el coste total de la propiedad de estos (por ejemplo, nuevos sistemas de iluminación en restaurantes, oficinas o comercios).

¿Qué es el turismo circular?

Podemos definir el turismo circular, como el modelo turístico que permite no sólo la protección del patrimonio cultural y natural a través de la disminución de extracción de recursos y de la reducción de las externalidades negativas, sino también la regeneración del capital natural del territorio, lo que permite contar con destinos turísticos líderes en calidad e innovación.

En estos momentos, la economía circular se concibe desde el sector turístico como una alternativa para tratar de resolver los retos medioambientales del planeta. De hecho, la propia OMT defiende la necesidad de utilizar la economía circular para innovar y hacer que el turismo sea más sostenible.

Recomendaciones para la aplicación de la Economía Circular en el sector turístico

  • Impulsar una hoja de ruta para el desarrollo de la economía circular (turismo circular) en el sector turístico
  • Articular un ecosistema que promueva el turismo circular, en el que participen Administraciones Publicas, el sector privado, e instituciones comprometidas con la transición hacia la economía circular.
  • Realizar un análisis de impacto sistémico de cada subsector del turismo.
  • Incluir conceptos de economía circular en la contratación pública.
  • Proveer de infraestructura y logística inversa (reverse logistics).
  • Maximizar el uso de los actuales canales de cooperación.
  • Comunicar al empresariado las oportunidades económicas de la economía circular.
  • Impulsar la educación y la sensibilización sobre la economía circular para favorecer un consumo más responsable en el sector turístico.
  • Potenciar que los destinos cuenten con estrategias y herramientas de desarrollo turístico sostenible e inteligente de largo plazo y que integren a todos los agentes en su elaboración y ejecución posterior.

Este artículo ha sido originariamente publicado en Marketing Turístico Digital y reproducido en Travindy con permiso del autor, Raúl García: Economía Circular y Turismo.

 349 visitas

Read More

Así se aplica la economía circular en un hotel

Vista general de Santa Ponça, en el municipio de Calvià. PAM.

La economía circular es un modelo de producción y consumo que busca acabar con el usar y tirar. Su objetivo es reducir los residuos a la mínima expresión. Este planteamiento requiere transformar por completo el sistema productivo y de consumo actual y empezar a compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible. La Fundación Impulsa ha lanzado un manual para aplicar pautas de circularidad en los hoteles con el apoyo del Grupo Iberostar y la Organización Mundial del Turismo.

Esta guía persigue dos ambiciosos objetivos: por un lado, contribuir a la sostenibilidad turística mediante la implantación de la circularidad hotelera; y, por otro lado, utilizar la economía circular para forjar un nuevo liderazgo turístico que mejore la competitividad global de Balears. Según la Fundación Impulsa, la planta hotelera de las Islas debe actuar como laboratorio de circularidad frente al resto del sector turístico por su gran peso específico. El manual ofrece 13 consignas, 125 pautas y 81 indicadores clave de rendimiento o KPI (key performance indicators). 

Para Antoni Riera, director técnico de la Fundación Impulsa, esta guía supone un gran avance en la estrategia de sostenibilidad turística, ya que representa un marco “único y pionero, no existen precedentes; es amplio y flexible, pues es igualmente útil para compañías hoteleras de naturaleza, tamaño y orientación de mercado distintas; es abierto y en permanente actualización; y, además, es multidestino y aplicable, por tanto, a las distintas localizaciones en las que las compañías sitúen su portfolio de establecimientos”.

La estrategia para aplicar la circularidad en el ámbito hotelero se basa en tres pilares estratégicos:  la modernización de los procesos internos, la implicación de los principales stakeholders o grupos de interés y la gestión de los recursos disponibles.

Modernización de los procesos internos

Aplicar pautas sobre los materiales y recursos presentes en los procesos internos de las empresas es esencial para integrar la noción de circularidad en un hotel preservando la calidad final del servicio. 

Otra pauta para implantar la economía circular es disminuir la intensidad en la utilización de un material o recurso en los procesos de producción de la compañía, preservando los estándares de calidad de los servicios. Es posible incidir desde la construcción del edificio, pero sobre todo desde el aprovisionamiento de recursos. 

En materia de reciclaje, los hoteles deben recuperar materiales o recursos para ser introducidos con un mismo o diferente propósito en los procesos de producción de la compañía o del resto del sistema. 

Implicación de los principales stakeholders o grupos de interés

Trabajadores, clientes y proveedores deben participar en las pautas de compromiso circular para que redunde en toda la cadena de valor turística.

La Fundación Impulsa recomienda estimular la concienciación de los stakeholders desde la difusión de información sobre los objetivos y la implementación de buenas prácticas circulares, así como desarrollar planes de formación para trabajadores, sistemas de medición de los indicadores clave, iniciativas de aprendizaje con proveedores y guías de uso o consumo para huéspedes.

La motivación y la aplicación de incentivos son clave para promover la acción real y efectiva de los stakeholders. Hay que hacerles partícipes de los distintos estadios de implementación favoreciendo una dinámica de retroalimentación continua.

Gestión de los recursos disponibles

Incorporar pautas de circularidad en la gestión de recursos disponibles de un hotel también implica tomar decisiones que afectan a la inversión, la innovación y la gobernanza. Es necesario disponer de los recursos necesarios para afrontar la implementación de buenas prácticas circulares, así como vincular los recursos disponibles a los objetivos y prioridades de circularidad establecidos anualmente por la compañía. 

Se trata de situar los hoteles en el primer eslabón de una cadena que transmita las bases de la economía circular a todos los agentes del sector turístico. Esta acción tiene relación con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 12 referido a la producción y el consumo responsables. La sostenibilidad del sector turístico es una necesidad y una exigencia cada vez mayor tanto por parte de las administraciones como de los clientes. Según la Fundación Impulsa, Balears tiene un gran reto: “mejorar la ordenación del espacio turístico y mantener el equilibrio sobre los recursos naturales y ambientales regionales”.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por UH Noticias: Así se aplica la economía circular en un hotel. 

 349 visitas

Read More

La sostenibilidad, medicina para el planeta

El 2020 pasará a la historia como uno de los años con mayor cantidad de retos y transformaciones para la humanidad. La industria, la economía e incluso las relaciones interpersonales cambiaron, de tal modo que nuevos temas como la salud y la sostenibilidad reforzaron su relevancia en la agenda de los países y las personas.

Asimismo, el pasar más tiempo en casa dio visibilidad a realidades anteriormente ignoradas. Por ejemplo, durante el tiempo de aislamiento estricto, fauna y flora retomaron espacios tradicionalmente urbanos, permitiendo el avistamiento de todo tipo de especies. Además, los registros de emisiones de CO2 bajaron exponencialmente, dejando ver con claridad el impacto de la industria en el medio ambiente y la necesidad de crear procesos más sostenibles. Entonces, a partir de lo anterior, compartimos algunas de las lecciones que nos ha dejado la pandemia en términos de sostenibilidad:

1. La economía circular como aliada

Durante este año el concepto de economía circular ha cobrado especial relevancia y ha contribuido a fomentar el cambio en las formas de consumo y producción en el mundo.

La pandemia ha permitdo a las empresas avanzar en la creación de procesos que consumen menos energía, que producen mayor rendimiento de productos y que conservan recursos. De esta forma, se minimizan las emisiones y, además, se reducen los costos.

2. Inversión en innovación y herramientas

La rápida adaptación que exigió la pandemia únicamente pudo darse gracias a procesos de innovación en diferentes sectores.

En este sentido, Colombia se ha convertido en el único país de la región que ya cuenta con una hoja de ruta para la estrategia de economía circular. Pero para seguir avanzando en esta dirección, es necesaria la participación del sector empresarial dentro de esta estrategia de forma activa, de tal modo que genere inversión y empleo para engrandecer el potencial de los negocios sostenibles.

3. Educación para el consumidor final

El objetivo es centrar la atención en educar al consumidor final en materia de reciclaje. Si los residuos no son desechados de forma apropiada, no hay manera de hacer recolección y reciclaje efectivo. Esto implica una inversión importante en nuevas campañas pedagógicas por parte de las empresas con sus clientes.

4. Consumo racional

Finalmente, la pandemia también nos presentó la necesidad de mantener un consumo y pos-consumo racional de productos. Así, ya no es cuestión de cantidad sino de calidad.

Hoy en día las preferencias de las personas han cambiado, y ahora los consumidores buscan comprar productos que provengan de una cadena sostenible con una huella ambiental mínima.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Blogs.portafolio.co: La sostenibilidad, medicina para el planeta

 349 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.