Turismo sostenible: Una realidad cada vez más urgente

Hablamos mucho de sostenibilidad en la actualidad. Pero, ¿es un concepto relativamente nuevo, o por el contrario es una idea que ha ido evolucionando desde hace más de 20 años? 

En realidad, esta idea se ha ido desarrollando gracias a la definición que realizó la ONU en el año 1987 sobre el concepto de desarrollo sostenible: “Aquel que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Esta idea se popularizó en la cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en el año 1992. Y allí se crea la CDS (Comisión de Desarrollo Sostenible) y La Agenda 21. Este plan de acción tiene como principal objetivo construir un desarrollo sostenible para que las generaciones futuras puedan aprovechar los recursos naturales, tal y como lo estamos haciendo nosotros hoy en día, mediante la sostenibilidad ambiental, la justicia social y el equilibrio económico.

Teniendo en cuenta estos conceptos, la industria turística no tardó en adaptarlos para garantizar una continuidad del turismo. Y por ello creó la siguiente definición del turismo sostenible: “El turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

En esta definición se reflejan claramente los 3 pilares de la sostenibilidad, los cuales tienen que estar en armonía para que se produzca un correcto desarrollo sostenible en un territorio turístico.

Es innegable la cantidad de beneficios que aporta esta industria a las zonas donde se desarrolla. Empezando por la creación de puestos de trabajos o ayudas directas o indirectas para la conservación de los recursos naturales y culturales. Incluso la modernización de las zonas con mejoras en las áreas de servicios, implicando así un aumento en la calidad de vida de la sociedad. Pero hoy día se hace hace indispensable alcanzar una toma de conciencia: el turismo realmente sostenible, es una realidad cada vez más urgente.

Los impactos negativos de un turismo no planificado

Pero del mismo modo, no se pueden negar las consecuencias negativas que se desencadenan debido a un turismo mal gestionado y mal planificado.

Uno de los ejemplos más recurrentes es la estacionalidad, intensificándose en las zonas de montaña en invierno y en las zonas costeras en verano. Incluso llegando a saturar los destinos, sobre todo los fines de semana o días claves señalados en el calendario.

Estos hechos pueden derivar problemas sociales. Ejemplos de ello podrían ser la contaminación acústica, contaminación del aire o de los suelos. También un aumento de la delincuencia o gamberradas por parte de los turistas más jóvenes en busca del ocio nocturno, por ejemplo. 

Otro de los problemas derivados es la gentrificación turística. Esta acción obliga a los residentes a desplazarse hacia áreas más lejanas de sus puestos de trabajo debido al gran incremento del precio de las viviendas.

También existe la problemática de contratos inestables y precarios o el exceso de horas de trabajo para satisfacer la demanda. Por no mencionar el gasto de bienes básicos, como el agua o la electricidad. Y qué decir de la gran demanda de terreno para construir infraestructuras que satisfagan las necesidades de los turistas.

La clave está en el turismo sostenible

Teniendo en cuenta los ejemplos anteriores, se hace urgente y necesario implementar acciones y medidas que ayuden a desarrollar un turismo más respetuoso con el medio ambiente y la sociedad. El principal objetivo debe ser proteger todos los recursos que lo conforman, ya que son el soporte de toda su actividad. El turismo sostenible es una realidad cada vez más urgente.

Porque necesitamos ver océanos y mares limpios, libres de plástico, animales libres de explotación. También bosques cada vez más sanos y verdes albergando infinidad de vida silvestre. Necesitamos ver profesionales contentos en sus puestos de trabajo con sueldos dignos y horarios que les permitan una conciliación familiar. Queremos ver poblaciones contentas de recibir turistas, donde se cree un intercambio positivo de experiencias, que aprendan los unos de los otros dentro del respeto mutuo. Queremos a turistas satisfechos con las visitas y los productos y servicios adquiridos, que se vayan con un buen recuerdo de sus viajes y con ganas de volver. Empresarios satisfechos con sus actividades realizadas y las retribuciones conseguidas. Queremos ver una administración consciente y dispuesta a invertir en infraestructuras y servicios e incluso dispuesta a impartir formación profesional de calidad para que el sector cuente con personal bien cualificado y preparado.

En definitiva, deseamos ver un sector próspero y atractivo donde todos seamos ganadores. Para ello, como sociedad y como profesionales del sector turístico, tenemos que exigir a los gobernantes y empresarios del sector un cambio en el modelo económico. Este debe garantizar una armonía entre los 3 pilares de la sostenibilidad turística. Los beneficios económicos obviamente son importantes, pero no pueden pasar por encima del medioambiente y la sociedad, porque sin ellos, simplemente, la industria se extinguiría.

Fuentes:

https://www.un.org/es/ga/president/65/issues/sustdev.shtml

https://www.un.org/spanish/conferences/cumbre&5.htm

https://www.renovablesverdes.com/agenda-21/

Pérez de Las Heras, 2004 (Manual del Turismo Sostenible)

 289 visitas

Read More

El turismo sostenible como germen del turismo

¿Apostar por un turismo sostenible es fomentar el nacimiento de una nueva forma de hacer turismo o es quizás volver al origen del ser humano? Para esta pregunta hay tantas respuestas como personas a las que se pregunte. Sin embargo, la conexión que nos une al medio ambiente natural parece indicar que practicar turismo sostenible es conectar con el tipo de turismo más primitivo de la humanidad.

La sociedad de hoy día, vive inmersa en un ir y venir de actividades diarias que ocupan nuestro tiempo y consumen nuestra energía. Por ello, llegar a “final de curso” y poder disfrutar de unas vacaciones, se ha convertido en una cuestión casi de vida o muerte anímica.

¿Es más sostenible el turismo actual o el que practicaban nuestros antepasados?

La gran mayoría de la población actual, no contempla promover unos valores de sostenibilidad durante sus días de desconexión. Por ello, termina fomentando un tipo de turismo masificado y concentrado en determinados puntos del planeta. Este modelo de viajes promueve un muy rápido crecimiento económico. Y éste, no tiene en cuenta el ecosistema en el que se encuentra ni las comunidades que lo sostienen.

Sin embargo, debemos viajar al pasado y analizar las diferentes rutas y modelos de viaje puestos en marcha por el ser humano. Así descubrimos que son bastante más parecidos al turismo sostenible que queremos conseguir en el futuro, que al turismo de masas predominante hoy en día en gran parte del mundo.

La Organización Mundial del Turismo define turismo como “el conjunto de actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno natural por un periodo de tiempo consecutivo inferior a un año con fines de ocio, por negocios y otros motivos”. Siendo así, es fácil identificar como turísticos, los diferentes tipos de viajes comerciales, por motivos de salud o religiosos. Segmentos que, a su vez, coinciden con los motivos de viaje más primitivos del ser humano.

La sostenibilidad de los viajes tradicionales

Si nos centramos, por ejemplo, en los viajes comerciales tradicionales, no es difícil imaginar que eran bastante más sostenibles de lo que son actualmente. Al menos así lo fue hasta la llegada de la Revolución Industrial. Durante milenios se usó como medio de transporte el propio caminar o la tracción animal. Los viajeros comerciantes no conseguían ni intentaban transformar la sociedad que les recibía en destino. Además, procuraban establecer relaciones sociales y ambientales que les permitieran continuar con la misma actividad en el futuro.

Y es que, también la OMT, en su descripción de turismo sostenible, nos dice que éste debe cumplir tres características para ser considerado como tal. El turismo sostenible debe “dar un uso óptimo a los recursos medioambientales, respetar la autenticidad sociocultural de las comunidades anfitrionas y asegurar unas actividades económicas viables a largo plazo”.

Atendiendo a estos parámetros podemos afirmar que, efectivamente, los viajes con fines comerciales que eran practicados, como mínimo, desde el Neolítico, podían enmarcarse dentro del turismo sostenible.

El respeto a la cultura y la sociedad como ejemplo de sostenibilidad histórica

Habitualmente, los viajeros, en general, salvo en casos concretos de colonialismo o imperialismo, solían respetar a las comunidades autóctonas con las que se encontraban en el camino. Incluso, interactuaban y formaban parte de los diferentes grupos sociales. Cierto es que, muchas veces, aquellos viajes podían durar meses. Por ello, integrarse en las diferentes comunidades anfitrionas debía ser algo de lo más natural.

Un buen ejemplo de ello, lo podemos ver cuando analizamos el turismo religioso cuyo punto álgido se produjo durante la Edad Media debido al aumento de viajeros tanto cristianos como musulmanes.

Uno de los grandes centros de peregrinación, sin lugar a dudas, es el histórico Camino de Santiago. Desde la aparición de los restos del apóstol en el siglo IX, se abrieron numerosas rutas que tenían como destino final la famosa localización gallega. ¿Era el Camino de Santiago una ruta de peregrinación prototipo de turismo sostenible? La respuesta, de nuevo, debería ser afirmativa.

Así lo expuso también la profesora asociada de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Rey Juan Carlos, María Rosa Vázquez Rodríguez. En en su trabajo “El Camino de Santiago, un modelo de turismo sostenible” analiza detalladamente los diferentes aspectos que demuestran la importancia de la sostenibilidad en las localizaciones que recorre. Además, en su estudio, examina las diferentes características que sitúan esta ruta centenaria entre uno de los viajes más sostenibles, incluso, de nuestros días.

Cambio de paradigma

Por todo ello, podemos deducir que ya desde el primero de todos los viajes del ser humano, la inmensa mayoría de ellos deben enmarcarse en un modelo de turismo sostenible.

El informe Brundland (1987) nos dice que el desarrollo sostenible consiste en “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones del futuro”. Y analizando uno a uno los múltiples y diversos grupos sociales que han habitado el planeta, hacemos un descubrimiento: efectivamente, a través de sus desplazamientos, consiguieron satisfacer sus propias necesidades, pero nunca pusieron en riesgo las de la población que estaba por venir.

La prueba de ello es que son las generaciones actuales las que se han encontrado un planeta en peligro. Son numerosos los informes que ponen de manifiesto que, la actuación del ser humano en las últimas décadas del siglo XX y primeras del siglo XXI, ha sido clave en cuanto al daño producido al medio. También la imposibilidad de repararlo. Y también su modelo de turismo. Pero hasta entonces, estos viajes sostenibles, fueron la norma durante los últimos milenios. De esta manera, decir que el germen del turismo es precisamente el turismo sostenible, es toda una declaración de principios.

 289 visitas

Read More

FiturNext analiza la contribución del turismo a una sociedad más accesible en su edición 2022

El Observatorio FITURNEXT, la plataforma de FITUR dedicada a promover buenas prácticas en turismo, trabaja a lo largo del año en identificar y analizar  las  iniciativas  puestas en marcha a nivel global por empresas, organismos y destinos,  capaces de  generar un  impacto positivo tanto en la experiencia de los visitantes, como en la de los residentes, así como en el desarrollo de los destinos y en el equilibrio del planeta.  El objetivo es compartir con la comunidad turística una selección de iniciativas probadas y que se pueden replicar fácilmente para mejorar la calidad de la actividad turística en clave de sostenibilidad.

El turismo puede ser un gran motor de cambio

Fiturnext tiene como objetivo de identificar buenas prácticas en todo el mundo que dan respuesta a retos sociales y medioambientales clave para el sector turístico.

Cada año, abordan uno de estos retos y para Fitur 2022, analizan cómo el turismo puede contribuir a una sociedad más accesible. Este año el proyecto enfocará su agenda en la contribución de la industria a la accesibilidad, un compromiso alineado con diversos Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, en concreto con los ODS 4, 8, 10 y 11, que buscan reducir las desigualdades, ofrecer unas condiciones de trabajo dignas e impulsar ciudades y comunidades sostenibles.

Turismo Accesible para todos

Nuevas tecnologías y oferta turística al alcance de todos

La convocatoria de esta edición busca detectar aquellas iniciativas con una visión holística de la accesibilidad mediante su oferta turística; el uso de las nuevas tecnologías al servicio del turismo accesible, y la gestión y promoción de la accesibilidad en el sector.

La primera área se centra en los proyectos que ofrezcan productos y experiencias al alcance de todas las personas en clave accesible, mientras que el segundo ámbito va destinado a aquellas propuestas que promuevan los avances tecnológicos teniendo en cuenta la accesibilidad.

Por último, las organizaciones y entidades que promuevan una oferta turística para todas las personas mediante actividades formativas, acciones o acuerdos pueden ser claras candidatas al reto FiturNext 2022. 

Pero, ¿por qué es importante la accesibilidad en el turismo?

El Observatorio FiturNext busca contribuir a democratizar los viajes, fomentando el papel de iniciativas que ya están trabajando en pro de la accesibilidad en el sector turístico y que permitan a todas las personas el acceso, utilización y disfrute de servicios de manera normalizada, autónoma y segura.

Tres focos para ofrecer un turismo al alcance de todos

La convocatoria de esta edición va destinada a todas aquellas iniciativas con una visión holística de la accesibilidad mediante tres ámbitos clave:

  • Servicios turísticos y oferta complementaria accesibles: Proyectos que ofrezcan productos y experiencias al alcance de todas las personas en clave accesible.
  • Nuevas tecnologías al servicio del turismo accesible: Propuestas que promuevan los avances tecnológicos teniendo en cuenta la accesibilidad.
  • Gestión y promoción de la accesibilidad en el turismo: Organizaciones y entidades que promuevan una oferta turística para todas las personas mediante actividades formativas, acciones o acuerdos.

FiturNext, de hecho, se encuentra en plena fase de búsqueda de iniciativas y proyectos que contribuyan a la mejora del sector desde una perspectiva de equidad y que tengan una gran capacidad de replicabilidad, con el objetivo de que puedan ser desarrollados por otros actores de la industria con diferentes recursos y contextos.

Como cada año, las iniciativas con un índice de replicabilidad más alto y mayor impacto, serán premiadas durante la próxima edición de la Feria Internacional de Turismo (FITUR), que tendrá lugar del 19 al 23 de enero de 2022.

¿Tienes una iniciativa que contribuya a este reto? Aplica al reto FiturNext 2022, a través de este enlace.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por “FiturNext analiza la contribución del turismo a una sociedad más accesible en su edición 2022

 289 visitas

Read More

Líderes de Turismo en Transformación: la importancia del desarrollo personal para liderar el futuro del turismo

Desde el paraíso natural de Costa Rica, conversamos con Ana Báez sobre turismo y desarrollo personal. Ella es bióloga, museóloga y consultora internacional en turismo sostenible y áreas protegidas en América Latina a través de su empresa Turismo y Conservación Consultores.

En esta conversación con ella, reflexionamos sobre el futuro próximo del turismo y la necesidad de contar con un liderazgo preparado, no solo a nivel profesional sino también emocional, para poder gestionar el sector de manera eficiente y responsable.

Ana nos cuenta algunas de las claves que nuestros líderes deberán tener presentes en la fase de recuperación post-pandemia y nos habla de su curso online “Líderes de Turismo en Transformación”. Con él, busca ayudar a los líderes de proyectos turísticos a adaptarse a las particularidades inesperadas que nos dejó el año 2020 y dotarles de las herramientas necesarias para enfrentar, de manera acertada, la toma de decisiones acertadas en tiempos de incertidumbre.

Además de en la web y APP de Radio Viajera, puedes escuchar nuestros podcast en tu plataforma preferida:

Escucha #TurismoSostenible en Spotify

Escucha #TurismoSostenible en Ivoox

Escucha #TurismoSostenible en Apple Podcast

Escucha #TurismoSostenible en Google Podcast

 289 visitas

Read More

El turismo como una herramienta de paz

“El turismo responsable es el turismo implementado de acuerdo con los principios de justicia social y económica y con pleno respeto por el medio ambiente y las culturas”.

Esta es la definición de turismo responsable dada por la AITR (Asociación Italiana de Turismo Responsable). Dicha organización se ocupa de promover un tipo de turismo que reconoce la centralidad de la comunidad de acogida, la cual debe participar en el proceso de desarrollo derivado de los ingresos de la industria del turismo. De esta manera, se consigue una interacción positiva entre viajeros, habitantes locales y operadores.

También llamado como turismo sostenible o solidario, es una forma de turismo que comenzó a desarrollarse desde finales de los años ochenta. Es una especie de enfoque del mundo de los viajes que forma parte de un programa mundial de desarrollo sostenible y respeto por el medio ambiente, que durante años ha comenzado a tratar no solo con organizaciones no gubernamentales, sino también con instituciones.

Por lo tanto, el turismo responsable es una forma de viajar que tiene el menor impacto posible en el entorno natural y en la vida de las comunidades locales, las cuales, deben poder aprovechar el crecimiento económico resultante de la industria del turismo.

Sin embargo, a nivel práctico, ¿cómo se debe elegir un viaje y cuáles son las medidas que se tomarán una vez en el lugar?

El comportamiento del turista responsable

El Touring Club italiano, con la contribución de la Comisión de las Comunidades Europeas y la región de Lombardía para el sector del medio ambiente y la energía, ha publicado la guía “Carta sobre la ética del turismo y el medio ambiente“. En ella, define el turismo como uno de los derechos humanos y como un factor que puede favorecer el encuentro y la paz entre los pueblos, todo en el contexto del desarrollo sostenible y el respeto por el medio ambiente

En la guía, primero encontramos  un breve resumen de los principios éticos generales relacionados con el mundo de los viajes, y luego, un código de conducta dirigido, no solo a las instituciones y operadores turísticos, sino también a los viajeros. Algunos de los puntos del código enfocados al turista son

1. Debe comprometerse a respetar las tradiciones y la cultura de las personas que lo albergan. También a seguir la prohibición de ir a ciertos países, si viven comunidades que no desean recibir visitas como causa probable de desequilibrios.

2. Debe someterse a todas las precauciones de salud necesarias si viaja a países que lo requieren.

3. Es necesario salvaguarde la flora y la fauna del entorno natural que nos rodea.

4. Debe comprometerse a proteger el patrimonio histórico y artístico de la ciudad anfitriona, incluso cuando no haya vigilancia. Queda prohibido, por lo tanto, tomar posesión de activos artísticos o arqueológicos o dañar monumentos con pinturas vandálicas.

5. No dejar residuos en el medio ambiente u otros objetos capaces de dañarlo o incluso provocar incendios.

El turismo como herramienta de paz

Siguiendo el código del comportamiento responsable, y hablándole a un viajero más evolucionado que por naturaleza tiene una sensibilidad más cuidadosa y considerada hacia el país que visita, me gustaría considerar  un viejo mensaje que se remonta al año 2001, pero que aún sigue teniendo vigencia.  Se trata del mensaje que ofreció Juan Pablo II en el día mundial del turismo

El Papa habló de todas las implicaciones positivas y negativas de la industria del turismo, tanto en el país de acogida como del propio turista. En su discurso, resume el significado más profundo del turismo. De cómo éste podría ser realmente utilizado como un arma de paz y diálogo entre los pueblos, de desarrollo y riqueza justa, y también, de interés y educación. Incluso, para aquellos pueblos que no pueden moverse como turistas, pero pueden recibir como anfitriones. 

En mi opinión, el turismo, igual que en todos los aspectos de la vida, si se gestiona bien, realmente puede convertirse en una fuente de riqueza. Y no solo económica, sino también humana, intelectual y cultural. Sin olvidar, la riqueza espiritual e interior, que va más allá del aspecto puramente estético y de imagen al que la sociedad industrial contemporánea le da tanta importancia. Es decir, es necesario buscar una riqueza más intrínseca, gracias a la cual, el turismo puede ser una auténtica herramienta para la paz.

 289 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.