Grand Tour de Catalunya a tu aire

Ya estamos inmersos en la espléndida temporada de verano y lamentablemente todas estas restricciones nos están objetivamente dificultando la organización de nuestras próximas vacaciones. Por grande que sea el deseo de volver a viajar y por muy variado e interesante que sea el mundo, me temo que, de nuevo, este verano, tendremos que “contentarnos” con nuestras fronteras más cercanas y locales. Y no tenemos nada de qué quejarnos, ¡al contrario! incluso tenemos donde elegir.

“Home sweet Home”

A continuación te proponemos un artículo que podría ser una gran idea para redescubrir nuestras tierras más cercanas y sorprendernos de que, por muy lejos que vayamos, nuestro hogar es y será siempre nuestro hogar.

Cataluña ya tiene una ruta circular para conocer sus principales atractivos patrimoniales y naturales en vehículo propio. Bajo el nombre de Grand Tour de Catalunya, el Departamento de Empresa y Trabajo, a través de la Agencia Catalana de Turismo (ACT), ha creado un itinerario para descubrir y disfrutar de Cataluña de norte a sur y de este a oeste en diversos días.

Se trata de una propuesta que incluirá puntos de visita de tipo cultural, natural y enogastronómicas que uno no puede dejar de visitar si se desplaza a la destinación. Asimismo, estos atractivos se aprovechan para promocionar experiencias menos conocidas, pero igualmente interesantes. En total, el Grand Tour de Catalunya, ofrecerá más de 400 propuestas de actividades repartidas a lo largo de 2.000 kilómetros de ruta que cada uno podrá realizar a su ritmo.

Según el director de la Agencia Catalana de Turismo, David Font, “el Grand Tour de Catalunya representa el modelo turístico sostenible que queremos para el futuro de nuestro país: un turismo distribuido de forma equilibrada por todo el territorio, diversificado y de calidad, apto para descubrir nuestro destino durante todo el año”. “Es una de las iniciativas importantes que marca nuestro Plan de marketing turístico de Catalunya 2018-2022 para crear los nuevos productos 4D, los cuales contribuyen a la Desconcentración, la Desestacionalidad, la Diversificación y el aumento del gasto”. Además, se trata de un producto desarrollado, por primera vez, conjuntamente con el territorio en colaboración con los patronatos de turismo de las diferentes diputaciones, así como con el acompañamiento del sector privado.

El objetivo del proyecto

Este proyecto gira en torno a la diversidad territorial de Cataluña y del turismo responsable. Por esa razón, el objetivo es “promover el conocimiento del territorio, potenciar los productos de proximidad y el respeto por el medio ambiente y la accesibilidad”. Font también destaca que el Grand Tour de Catalunya “es un producto muy potente y ambicioso que servirá para reforzar la marca Cataluña a la vez que ayudará a la comercialización exterior de nuestro destino”. Por tanto, la finalidad es dar a conocer los rasgos más destacados de la cultura catalana haciendo un tour vivo y dando la posibilidad de vivirlo de manera diferente cada vez que se haga “Es un producto hecho con el territorio y por el territorio, donde la colaboración entre entes públicos y el acompañamiento del sector privado debe garantizar el éxito en su lanzamiento y también de cara al futuro” afirma el director de la ACT. Para Font, “es un proyecto que encaja perfectamente con la idea del turismo de proximidad que vivimos el verano pasado, pero a la vez también con el turismo internacional, del cual seguimos persiguiendo su recuperación”.

Un viaje, muchos caminos

Barcelona será el punto de partida del Grand Tour de Catalunya. Desde aquí la ruta se dirige hacia Tarragona, recorriendo Montserrat, el patrimonio de Solsona, viñedos y bodegas del Penedès, así como los principales iconos del Garraf y la Costa Dorada. La ruta sigue hasta el Delta de l’Ebre para después subir hacia Lleida, pasando antes por la Terra Alta y el Priorat. La capital de Ponent es el punto de partida para llegar a los Pirineos con la Val d’Aran y las iglesias románicas de la Vall de Boí. Los parajes naturales del Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici y el río Noguera-Pallaresa hacen que el camino a la Seu d’Urgell se convierta en una aventura paisajística. Desde aquí la ruta se adentra por pueblos medievales y la zona volcánica de la Garrotxa. Una vez en la Costa Brava, Figueres y la obra de Dalí dan la bienvenida a un recorrido por villas marineras y medievales del interior. El Montseny y los bosques frondosos del Collsacabra dan el contrapunto al camino de llegada a Barcelona, ​​haciendo una parada por las playas y las casas de los indianos de Costa Barcelona.

Promoción de experiencias menos conocidas

Aparte de los grandes atractivos turísticos, el Grand Tour de Catalunya ofrecerá también la posibilidad de realizar tramos de esta gran ruta para conocer con más profundidad cada una de las zonas. En este caso, cada tramo comenzará en una gran ciudad que a través de carreteras secundarias y paisajistas unirá los diferentes puntos destacados de la zona, quizás menos conocidos, pero de gran interés y atractivo. Esta opción permitirá hacer una ruta personalizada al gusto del visitante. Habrá 5 tramos que se podrán recorrer en 5-7 días a través de diferentes etapas que proponen visitas relacionadas con la cultura, la naturaleza y la enogastronomía:

Tramo 1: Barcelona – Tarragona. El punto de partida de esta ruta será la ciudad de Barcelona y su legado modernista que nos llevará hasta la Tarragona romana. Por el camino, se nos descubrirá la montaña de Montserrat, Cardona y su castillo, el patrimonio histórico-artístico de Solsona, los paisajes de viñedos y las bodegas del Penedès, el encanto de Sitges y el legado musical de Pau Casals en El Vendrell hasta llegar a las playas del Garraf y el norte de la Costa Dorada.

Tramo 2: Tarragona – Lleida. De la Tarraco romana partirá este tramo que seguirá el litoral de la Costa Dorada, entre olivos milenarios y viñedos, pasando por el Delta de l’Ebre. La cocina marinera de Cambrils, las catedrales del vino de la Terra Alta, las bodegas modernistas del Priorat y los impresionantes monasterios de la Ruta del Cister, como el de Poblet, serán sus principales atractivos hasta llegar a Lleida.

Tramo 3: Lleida – La Seu d’Urgell. De Lleida y su icónica Seu Vella, la ruta saldrá de la llanura para adentrarse en los Pirineos de Cataluña. La Val d’Aran, los pequeños pueblos medievales, el cielo estrellado del Montsec y el conjunto de iglesias románicas de la Vall de Boí se convertirán en compañeros de viaje. Un viaje que también incluirá una visita al Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Mauriciy deportes de aventura en el río Noguera Pallaresa antes de llegar a la Seu d’Urgell.

Tramo 4: La Seu d’Urgell – Figueres. Del encanto medieval de la Seu d’Urgell, el tramo se dirigirá al este de Cataluña bordeando el Parque Natural del Cadí Moixeró. La ruta pasará por el Monasterio de Ripoll y su fachada con escenas bíblicas, la Zona Volcánica de la Garrotxa y sus 40 volcanes y, Santa Pau y sus conocidos “fesols”, hasta llegar a Figueres para entrar en contacto con el universo de Dalí.

Tramo 5: Figueres – Barcelona Desde Figueres este tramo seguirá hasta Cadaqués y el Cap de Creus. Continuará por la Costa Brava, llena de villas marineras con sus Caminos de Ronda y los puertos pesqueros como el de Palamós, el cual ofrece una gamba única por su sabor. Los pueblos medievales como el de Peratallada permitirán un descanso a medio camino antes de atravesar el Montseny y hacer una parada en las playas familiares y los pueblos pescadores de Costa Barcelona. El punto final del trayecto lo encontraremos de nuevo en Barcelona.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Revista Ibérica: “Grand Tour de Catalunya a tu aire“.

 525 visitas

Read More

¿Cómo afecta la pandemia al turismo en el Pirineo de Cataluña?

En la edición otoño del Travindy Fest conversamos con Dèlia Montesinos, actual Brand Manager de la marca Pirineos de Cataluña en la Agencia Catalana de Turismo. Hablamos sobre la importancia de los Pirineos como destino turístico dentro del conjunto de Cataluña y cómo se está adaptando esta zona a la situación generada por la pandemia. 

Laura: ¿Cuál es la importancia de los Pirineos dentro del conjunto turístico de Cataluña?  

Dèlia: en Cataluña tenemos una estacionalidad muy marcada, tanto temporalmente, concentrándose la afluencia turística sobre todo los meses de verano; como en territorialidad. El año pasado recibimos un total de 19 millones de turistas internacionales, concentrándose el 91% en la costa mediterránea. 

Estas características nos han marcado los objetivos principales del plan de marketing de turismo de Cataluña, que ya habíamos desarrollado mucho antes de la pandemia, y que consta de cuatro pilares: desestacionalizar ofreciendo experiencias durante todo el año, redistribuir la afluencia turística territorialmente, aumentar el gasto por turista y diversificar la experiencia. 

Este último punto es el que nos ayudará a conseguir los otros tres: permitirá ofrecer vivencias diversas durante todo el año en cualquier rincón de Cataluña, sobre todo en el interior, y adaptadas a las preferencias de cada turista. En este sentido, el Pirineo es un destino clave, al ser una zona de interior que ofrece una gran diversidad natural y cultural.

Laura: ¿cuáles han sido las tendencias en la ocupación de alojamiento este verano en los Pirineos? 

Dèlia: en los meses más fuertes de verano como julio y agosto, los indicadores nos muestran que los tipos de alojamiento más demandados han sido apartamentos y sobre todo alojamientos de turismo rural (en Cataluña se tiende a alquilarlo por completo, haciendo un uso más privado y evitando compartir espacios como en los hoteles). Esto ha sido una oportunidad para el Pirineo, debido a su gran concentración de turismo rural. 

Laura: este verano y este otoño hemos visto espacios naturales masificados. ¿Cómo podemos redistribuir los flujos turísticos y mejorar la relación entre residentes y visitantes? 

Dèlia: es una paradoja: a la vez que se busca un espacio sin aglomeraciones, hemos visto episodios de masificación en espacios naturales y en espacios protegidos, así como muestras de falta de respeto hacia el territorio y falta de civismo. Evidentemente, esto produce un impacto negativo a nivel social y medioambiental. Nosotros preferimos darle la vuelta y verlo como una oportunidad para definir un nuevo modelo turístico que tenga en cuenta la prevención de este tipo de impactos. Se trata de un proceso complejo por la multiplicidad de actores que implica. 

Desde el ámbito de la promoción también podemos contribuir a redistribuir esta afluencia turística para que no se concentre siempre en un punto. Tenemos que ser capaces de comunicar códigos de buenas prácticas, como puede ser el ir acompañado de un guía local. Queremos influir también en que los visitantes contraten los servicios de un agente local que organice el viaje y que conozca estos puntos donde hay más conflicto para ofrecer alternativas. 

Debemos dar a conocer espacios menos concurridos; obviar en mayor medida los lugares más emblemáticos que sirven de reclamo. Además, debemos ser capaces de preservar la cultura, la manera de hacer, de cada pequeño espacio que acaba conformando todo el destino. Al final debe ser el turista el que se adapte, y no al revés. 

Mira la entrevista completa y todas las demás del Travindy Fest en nuestro perfil de Instagram.

 525 visitas

Read More

Creación de la Agencia Catalana de la Natura

Agencia Catalana de la Natura

2020 es un año que marca la realidad de la crisis climática y la de biodiversidad de forma muy próxima y, sin duda, tan sólo se conseguirá salir de estas crisis con cambios reales en los modelos actuales económicos y sociales. La Agencia Catalana de la Natura, recién aprobada en el Parlament de Catalunya, es un importante avance respeto a las últimas décadas en materia de conservación de la biodiversidad.

Desde 2010 se ha producido una debacle en las políticas relacionadas con el patrimonio natural en Cataluña, lo que ha ocasionado una disfunción ambiental acompañada de una infradotación presupuestaria y de personal. El resultado es una grave pérdida de biodiversidad, la degradación y de abandono de espacios naturales protegidos y, en consecuencia, una pérdida de oportunidades económicas, sociales y ambientales. Desde 2011, en Cataluña no hay un Departamento de Medio Ambiente con plenas competencias para desarrollar las políticas ambientales que en el siglo XXI la sociedad catalana exige y se merece.

SEO/BirdLife celebra la aprobación de la ley de creación de la Agencia catalana de la Natura y pide valentía para afrontar los retos asociados, concretamente:

  • La puesta en marcha de la agencia.
  • La necesaria dotación de un Fondo de Patrimonio Natural y de la revisión y actualización de las leyes ya desfasadas que afectan al medio natural.
  • La creación de un Departamento de Medio Ambiente único, con plenas competencias para desarrollar las políticas ambientales.
  • La aprobación urgente de la Ley y de la Estrategia del Patrimonio Natural y la Biodiversidad de Cataluña (en cumplimiento de lo establecido en el Convenio de Diversidad Biológica de Naciones Unidas, de 1992, el Plan 2011 a 2020 que lo desarrolla y la Estrategia 2020 sobre Biodiversidad de la Unión Europea).
  • La aprobación de todos los planes de recuperación y conservación de las especies amenazadas que SEO/BirdLife reclama desde hace décadas -que permitirían desarrollar herramientas de gestión de conservación de sus poblaciones-.
  • La aprobación del Catálogo de Fauna Amenazada de Cataluña, como instrumento legal para la protección de las especies.
  • La mejora del estado de conservación de las masas de agua, tanto de las cuencas internas como de la del Ebro, así como la implementación de medidas para la correcta gestión de los sedimentos.
  • El desarrollo efectivo de los Planes de Gestión de los Espacios Natura 2000, que en algunos casos como los Espacios Natura 2000 esteparios de Cataluña (aprobados en 2010), no han sido desarrollados, por lo que no han alcanzado sus objetivos de conservación.
  • El fomento de actividades productivas en las que prevalezca la calidad ambiental de los productos agrícolas, ganaderos, pesqueros y forestales por encima de la cantidad.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por SEO Bird Life: Creación de la Agencia Catalana de la Natura.

 525 visitas

Read More

Efectos del COVID-19 en el Turismo: factores a considerar

A la pregunta que he debido responder estos días sobre qué efectos tendrá la pandemia de la COVID-19 en el turismo, planteo siempre esta reflexión que comparto aquí. Para afrontar la crisis, primero es necesario conocer su dimensión. Y hoy ya sabemos que se trata de una crisis de unas dimensiones históricas. Pero, ahora mismo, desgraciadamente, no podemos conocer la magnitud de su extensión.

En esta situación de incertidumbre sobre el alcance de la crisis, no hay manera de definir con precisión cuáles serán sus efectos. En todo caso, se puede intentar identificar y analizar los factores que pueden condicionar este impacto. Simplificando, estos factores se estructurarían en tres grandes ámbitos relacionados: sanitario, económico y el de la escala de valores de los individuos e instituciones.

La duración de la emergencia sanitaria

Obviamente, hoy, la prioridad se centra en la emergencia sanitaria y la lucha contra una trágica pandemia que está costando muchas vidas. Esta emergencia, de dimensión mundial, todavía no tiene fecha de caducidad. Desde la perspectiva de nuestro análisis, lógicamente, no es lo mismo que este período tenga una duración de seis semanas que de seis meses, o más allá. Cuanto más largo sea, más profunda será la crisis. Por lo tanto, el primer factor a tener en cuenta es el de la duración de la emergencia sanitaria, hoy por hoy, imprevisible.

Seguidamente cabría pensar que, situados en un escenario de superación de la emergencia sanitaria, el regreso a la normalidad de las actividades será previsiblemente gradual y con muchas restricciones y normas de control que se habrían de ir flexibilizando por áreas geográficas internacionales y en función de la evolución de los acontecimientos. Estas normas de control, siempre avaladas por autoridades científicas, tendrán efectos especialmente impactantes sobre las actividades turísticas por su carácter vinculante a la gestión de grupos de personas. Transporte, alojamiento, visitas, compartición de espacios, aprovisionamiento alimentario… En definitiva, las cuestiones relativas a la movilidad y logística de congregaciones, elemento crítico para el sector, pasarán a ser, por mucho tiempo si no para siempre, de alta sensibilidad. Materia de regulaciones estrictas de carácter local e internacional dictadas por expertos del ámbito de la salud.

En este contexto, una vez superada la emergencia sanitaria, serán determinantes las recomendaciones que las autoridades científicas propongan sobre estas cuestiones. El ritmo de la potencial recuperación tendrá una relación directa con la orientación de los mensajes que emitan estas autoridades y de las normas que escalonadamente dicten. Si los expertas, basándose en el análisis científico de la realidad, emiten mensajes tranquilizadores, estos tendrán, obviamente, efectos muy positivos y actuarán como un acelerador en la recuperación de la demanda. Pero, hay que esperar que todo sea muy progresivo y ligado a la evolución de la capacidad para erradicar el virus.

La paralización de la actividad económica

En Europa (y en el resto del mundo), los poderes públicos han asumido el liderazgo de la gestión de la crisis, otorgando en este proceso un protagonismo especial a los científicos. En primer lugar, de forma prioritaria cómo no puede ser de otra manera, para abordar la crisis sanitaria. Pero, en paralelo han debido abordar también la económica que ha vivido una paralización que, con los datos actuales, ya se puede prever de consecuencias históricas. Especialmente en el sector turístico. Se arbitran medidas de emergencia, de eficacia siempre dudosa ante la extrema incertidumbre dominante.

La gravedad de los riesgos actuales, obliga a priorizar la supervivencia de las empresas (en muchos casos gravemente amenazada) y los trabajadores, especialmente los más desprotegidos, mientras dure el período de emergencia. Es de esperar en este entorno, una coordinación solidaria y eficiente entre administraciones, iniciativa privada y sindicatos, entre otras entidades. Se ha asumido que la gestión de la crisis globalmente implica un aumento espectacular del gasto público que a la larga tendrá consecuencias en la capacidad adquisitiva de los ciudadanos en su función de consumidores.

Esta previsible significativa reducción de la capacidad adquisitiva de los consumidores puede tener consecuencias directas negativas en la comercialización de servicios turísticos, al fin y al cabo, un producto de consumo no básico. Pero, dejando de lado su función de consumidor, muchos pensadores dibujan un escenario en el que la crisis sanitaria y económica provocada por esta pandemia es de una gravedad que  transformará también la visión del mundo y el orden de prioridades de las personas y por lo tanto sus hábitos y comportamiento -de manera significativa en los procesos de toma de decisiones sobre los viajes-, y las instituciones que las representan (1).

La recuperación del turismo de proximidad

Será necesario, en este sentido, saber identificar estos cambios para adaptar la oferta y hacer su promoción con nuevos parámetros ajustados a las necesidades emergentes. Es previsible que la respuesta de las empresas pase por recuperar la esencia de las bases conceptuales de los tres ejes de la sostenibilidad que implican la transformación global de las organizaciones y no solo la de sus departamentos de marketing. Una tendencia ya identificada en los últimos años que apunta hacia un turismo más responsable y que el escenario post-pandemia puede acelerar por la regulación de las administraciones y la presión de la demanda.

Si analizamos como ejemplo el caso de Cataluña, podemos prever que la diversificación de su oferta facilite que la situación sea diferente en cada caso.

Todo parece indicar que la reactivación -cuando se produzca- será progresiva y que los destinos y organizaciones (emisoras y receptoras) orientadas más al turismo de proximidad, en un escenario optimista, tienen una mayor capacidad inicial de recuperación de demanda porque generan movilidad que podemos calificar de «menor riesgo» en la coyuntura actual. En el caso de Cataluña hablamos de turismo de interior, pero también nos podemos referir, si las restricciones sanitarias no lo impiden, a turistas extranjeros provenientes de la Europa más cercana que les permite llegar a Cataluña en coche.

Es previsible que a corto y medio plazo los viajes de larga distancia se reduzcan. Especialmente los de negocios ante la eficiencia que han mostrado estos días las herramientas tecnológicas de teletrabajo y videoconferencia. Pero los de proximidad que generan mayor confianza, sensación de control y menos gasto entre los viajeros pueden recuperarse antes, siempre que las autoridades sanitarias validen la seguridad de este tipo de movilidad. Ocurrió algo similar en 2001, tras los atentados del 11-S. Ciertamente fue una crisis de dimensiones muy inferiores a la actual, pero cuando se redujeron drásticamente los viajes en avión hubo una recuperación en estos viajes de proximidad en vehículo privado.

Protocolos de actuación en el sector aéreo

Todas las empresas del sector han visto por igual paralizada su actividad, amenazando en muchos casos su supervivencia. El caso de las compañías aéreas, el “sistema nervioso” de los viajes internacionales de larga distancia, es paradigmático. Habrá que ver cuándo y cómo vuelve la normalidad en este sector. Y sobre todo qué medidas sanitarias se dictan al respecto para que estos vuelos se retomen con el 100% de ocupación.

¿Se arbitrarán medidas para que la distancia entre asientos sea más amplia que la actual y por lo tanto las aeronaves operen con menos pasajeros? ¿Se procederá a la desinfección de las cabinas tras cada vuelo? La respuesta a estas y otras muchas preguntas relacionadas condiciona el futuro del sistema de transporte aéreo a medio plazo. Por ejemplo, determinando el precio final de los servicios en alza en un escenario de crisis. O añadiendo protocolos de sanidad a los de seguridad heredados del 11-S, complicando todavía más la logística del acceso del pasaje. O facilitando el regreso, al menos parcial, de la intervención estratégica de las administraciones públicas sobre las líneas aéreas en forma de ayudas y normativas que las puedan condicionar en este período de crisis sin precedentes y de duración incierta.

La incertidumbre de la recuperación económica

El análisis de las tendencias de la evolución de los viajes internacionales identificadas por instituciones como la Organización Mundial del Turismo constatan en las últimas décadas crecimientos muy significativos. Las diferentes crisis económicas o la generada por el impacto de los atentados del mencionado 11-S han tenido, en estas series históricas, una incidencia muy negativa en la cifra de viajes internacionales, pero a corto-medio plazo. En las proyecciones largas, el crecimiento hasta ahora ha sido continuado.

Dadas las dimensiones históricas y las incertidumbres de la coyuntura actual se hace difícil, a partir de ahora, prever cómo será la evolución a largo plazo. Hay economistas que hablan del efecto rebote que puede hacer que la economía, tras una caída radical de la actividad vuelva a subir en forma de “V” cuando la emergencia sanitaria se supere. Es la visión optimista que minimiza, por lo menos en el ámbito turístico, el impacto de la crisis en el consumo y del cambio en el orden de prioridades. Otros hablan de recuperación en forma de “U”, con un período de crisis más prolongado (2)Los más pesimistas hablan de un escenario de larga y dura recesión. Lo que sí que parece claro es que la salida de la crisis, como señala el profesor Joan Torrent, requerirá combinar inteligencia humana, artificial y económica (3).

Ciertamente, buena parte de las prácticas que han resultado exitosas para combatir la pandemia, han combinado estos elementos, a pesar de que renace con fuerza el debate asociado sobre libertad y control en las sociedades modernas (4). Pero este, ya será otro debate.

Referencias:

  1. Attali, J. (2020). ¿Qué va a nacer?. La Vanguardia, 23/03/20. Disponible en: https://www.lavanguardia.com/internacional/20200323/4840598675/que-va-a-nacer.html
  2. Lladós, J. (2020). “El cash pandèmic”. Blog d’Economía y Empresa (UOC). Disponible en: http://economia-empresa.blogs.uoc.edu/es/el-crash-pandemico/
  3. Entrevista a Joan Torrent (2020). Blog d’Economía y Empresa (UOC). Disponible en:https://www.uoc.edu/portal/es/news/entrevistes/2020/014-joan-torrent.html
  4. Han, B-Ch. (2020). “Emergencia viral y el mundo de mañana”. ElPan ís, 22/3/20. Disponible en: https://elpais.com/ideas/2020-03-21/la-emergencia-viral-y-el-mundo-de-manana-byung-chul-han-el-filosofo-surcoreano-que-piensa-desde-berlin.html

Este artículo ha sido originariamente publicado en el Blog de Economía y empresa de la UOC y reproducido en Travindy con permiso del autor: Efectos del COVID-19 en el Turismo: factores a considerar.

 525 visitas

Read More

Airbnb se compromete con el turismo sostenible en Cataluña


Pese a que Barcelona lidera la resistencia contra grandes plataformas de la llamada economía colaborativa, entre ellas Airbnb, la compañía amplía su presencia en la provincia con la apertura del primer Healthy Destinations Lab, donde investigará sobre el desarrollo del turismo sostenible.
Desarrollada en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad, la iniciativa se enmarca en los proyectos vinculados al turismo sostenible que la plataforma desarrolla en todo el mundo.
El Espacio de la Adoberia Bella acogerá las diferentes actividades del programa entre las que se cuentan el Igualada New Destinations Summit, que tendrá lugar en la próxima primavera. Se trata de un evento internacional formado por paneles, charlas y talleres de expertos en diferentes áreas que pondrán en común las mejores experiencias del turismo sostenible del mundo y que también involucrarán a la comunidad local.
Con esta iniciativa, Airbnb da un paso más en su compromiso de buscar que la actividad turística sea respetuosa con el entorno económico, social y cultural de cada zona, según declaró en un comunicado. Además, se busca que la zona aprenda a potenciar los atractivos propios y se convierta en una referencia de turismo sostenible.
El laboratorio empezará a trabajar en diciembre y a partir de febrero arrancarán los talleres y sesiones que ayudarán a desarrollar una metodología para la creación de destinaciones turísticas sostenibles que tengan un impacto positivo en la comunidad y su entorno.
Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Cerosdobe: “Airbnb se pone el traje del turismo sostenible en Cataluña”.

 525 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.