Casa Abatetxe fue uno de los proyectos seleccionados en Aktibatu Emprendedor el pasado mes de febrero. El proyecto está liderado por Matteo Cantù, que junto a su familia, después de vivir varios años en el extranjero, se establecieron en un caserío de Elgoibar en el valle de Urruzuno. Vieron que la casa tenía potencial para ser un alojamiento rural, así que se pusieron manos a la obra para abrir la Casa Rural Abatetxe. Un caserío, que además de estar situado en un paraje magnífico que permite la conexión del huésped con la naturaleza, es totalmente OFF-GRID para favorecer la protección del territorio. En este interesante proyecto no han querido actuar solos, así que trabajan en red para dar protagonismo dentro de la casa a los productores locales. Hemos hablado con Matteo para que nos cuente todos los detalles de este caserío sostenible que está a punto de abrir sus puertas.  


Cristina: Buscando información sobre el Valle Urruzuno me pareció un lugar muy bonito y creo que ahora mismo es un privilegio así como una suerte poder vivir rodeado de naturaleza. ¿Qué beneficios aporta pasar unos días en este entorno?

Matteo: Parece que hay una necesidad creciente de contacto con la naturaleza, sobre todo por parte de quien vive en la ciudad. Cada vez hay más gente que busca un sitio rural, alejado de la rutina frenética de la ciudad, un poco para descontaminarse y conectar con la naturaleza. Una de las razones es porque nos hace sentir mejor, más vivos y más felices. Ahora hay un montón de estudios que lo demuestran a través de los efectos sobre nuestro sistema inmunitario o la secreción de las hormonas del estrés. Aunque sin necesidad de tanta demostración científica, es tan fácil como sentarse a mirar las montaña que tenemos delante de casa y ver el efecto positivo que produce en cada uno de nosotros. Es sentir lo que nos aporta, nos aporta sensaciones positivas.

Cristina: Como tu dices, la ciudad cada vez nos absorbe más, pero también las nuevas tecnologías porque estamos conectados constantemente a ellas. ¿Qué servicio ofrecéis a vuestros huéspedes para conectarse con el entorno mientras se alojan en vuestra casa?

Matteo: A nuestros huéspedes les vamos a ofrecer un servicio que se llamará “Digital Detox”, que es opcional y consiste en dejar encerrados en una caja durante toda la estancia, todos los aparatos digitales que el huésped lleva consigo. Es increíble cómo algo tan sencillo pueda ayudar a las personas a desconectar de  la rutina y volver a descubrir lo que nos rodea y el encanto de la naturaleza. Y es sorprendente lo que nos cuesta vivir sin móvil durante dos días aunque estemos de vacaciones.

Cristina: ¡Qué interesante! Creo que este servicio es solo para los más valientes, ya que no todo el mundo sería capaz de dejar el móvil encerrado en una caja durante unos días. Esto complementa muy bien al concepto OFF-GRID de vuestra casa. Cuéntanos en qué consiste.

Matteo: Nuestros caserío está desconectado de cualquier red: tenemos agua de manantial, calefacción con caldera de biomasa y energía solar fotovoltaica para autoconsumo de electricidad. Pronto también queremos integrar un aerogenerador. Es decir, no estamos conectados ni en la red eléctrica ni en el agua del municipio ni a otro tipo de red. Esto hace que nuestro caserío, no solo será medioambientalmente sostenible, sino que también quiere ser un ejemplo factible de uso de las energías renovables para los huéspedes. Si disfrutar de una estancia con un menor impacto sobre nuestro planeta no fuera un aliciente suficiente, hay otro tema sobre el que queremos incidir.

Cuando vives en una casa OFF-GRID, te conciencias mucho más sobre los límites de los recursos que estas consumiendo. Por ejemplo, en un piso si tienes frío subes un par de grados el termostato y se hace calor abres las ventanas, pero en una casa con calefacción por biomasa ves físicamente la cantidad de madera que se quema para mantener la casa caliente y si eres tú el que partes la leña con el hacha, te conciencias mucho más rápidamente.

Cristina: Vosotros apostáis por el turismo rural sostenible. Ya hemos visto que con el concepto OFF-GRID favorecéis la integración de la casa al entorno y por lo tanto su protección, pero también es necesario ayudar al desarrollo económico de la zona ¿Qué acciones queréis poner en marcha con la colaboración del territorio?

Matteo: En primer lugar, no queremos actuar como una entidad aislada dentro del territorio, sino que vamos a trabajar en red. En el proceso de definición en el que nos encontramos ahora estamos hablando con diferentes realidades del territorio con las que compartimos nuestra visión y objetivos. Con varios productores de Elgoibar, que se dedican a la agricultura y ganadería ecológica, hemos estrechado acuerdos para poder ofrecer a nuestros huéspedes productos ecológicos y km0. Al mismo tiempo impulsamos la economía local y de nuestra zona rural.

Por otro lado, no queremos ofrecer un simple servicio de alojamiento sino también una experiencia más completa que incluya actividades de acercamiento a nuestro entorno rural. Por ejemplo, una visita guiada para conocer un productor de queso local, un taller para identificar las hierbas comestibles del bosque, etc. Se dice que “Solo se protege lo que se ama, solo se ama lo que se conoce”. Así que consideramos que cuanto más damos a conocer nuestro entorno más la gente lo apreciará y cuidará de él. Para ofrecer todas esas actividades, también nos vamos a apoyar en una red de profesionales que se dedican a ello, es decir no lo vamos a hacer todo solos.

Cristina: Queréis ofrecer un trato personalizado y de calidad, para conseguir fidelizar al cliente. ¿Cómo os puede ayudar el marketing relacional?

Matteo: Está claro que la estructura y el entorno son fundamentales para un alojamiento turístico, pero la diferencia reside en cómo se sentirá el huésped cuando se aloje en nuestra casa rural. Tenemos que conseguir que los huéspedes se sientan mimados, en una atmósfera acogedora y de confianza. La calidad y el servicio al cliente son dos pilares fundamentales para fidelizar a los huéspedes, pero la nota color la dan nuestros esfuerzos para que la experiencia sea especial y única.

Cristina: La Casa Abatetxe es un negocio familiar, ¿cómo se compagina con la familia?

Matteo: La casa rural se encuentra bajo el mismo techo de nuestra vivienda, donde vivimos una pareja con nuestros dos hijos. Este proyecto requerirá pequeños esfuerzos por parte de todos, aunque estamos seguros de que nos aportará experiencias interesantes a cada uno de nosotros. Estamos todos muy ilusionados.

Cristina: Fuiste unos de los proyectos de turismo sostenible seleccionados para Aktibatu Emprendedor ¿Cómo te ha ayudado?

Matteo: La experiencia de Aktibatu me ha ayudado a entrar en contacto con un  montón de gente y a empezar a crear esa red de la que hablaba. La verdad, para nosotros el mundo del turismo es todavía bastante nuevo ya que solo lo hemos vivido como usuarios. Gracias a Aktibatu hemos conocido muchas realidades locales que no conocíamos. Al mismo tiempo nos hemos dado a conocer y lo hemos podido presentar delante de diferentes agentes implicados en el sector turístico.

Cristina: ¿Cuáles son tus retos como emprendedor dentro del turismo sostenible?

Matteo: Mi objetivo como emprendedor es que nuestra casa rural sea sostenible en todos los sentidos. Desde el punto de vista medioambiental hemos diseñado una casa rural con bajo impacto ambiental. Por otro lado, desde el punto de vista social, esperamos crear sinergias y relaciones de cooperación con otros actores de la zona. Por último, desde el punto de vista económico, buscamos que sea un negocio rentable y duradero en el tiempo.

Encontrarás más información de Casa Abatetxe en su web, Instagram o Facebook.

 441 visitas