Países del Caribe prohibirán plásticos de un solo uso a partir de enero

Siete países del Caribe, la región que más contamina per capita del mundo, prohibirán a partir del 1 de enero los plásticos de un solo uso y el poliestireno expandido para evitar la degradación de sus costas ante el grave peligro de contaminación.

Jamaica, Belice, Barbados, Dominica, Granada, Trinidad y Tobago y Bahamas prohíben a partir del 1 de enero de 2020 la importación y el uso de plásticos de un solo uso y poliestireno.

Con ello la región del Caribe prevé evitar la degradación de su hábitat marino que provocaría un riesgo para la salud y seguridad alimentaria de cerca de 40 millones de personas que viven en zonas costeras, además de unas pérdidas económicas incalculables.

En la información no consta República Dominicana, cuyas autoridades se prevé explicarán a la ciudadanía a qué obedece tal omisión o, de ser deliberada, las causas por las que el país no es parte de esta aplaudida iniciativa.

El Gobierno de Bahamas estima que el ritmo actual de contaminación por plásticos podría causar pérdidas para el turismo cercanas a los 10 millones de dólares anuales, unos daños a los que se trata de poner remedio con esta norma.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Acento: “Países del Caribe prohibirán plásticos de un solo uso a partir de enero.

 370 visitas

Read More

¿Tours sostenibles para cruceros contaminantes?

La compañía de cruceros Royal Caribbean Cruises ha anunciado que ya puede ofrecer a sus clientes y están disponibles para su reserva un total de 1.400 itinerarios sostenibles por el Caribe y el Mediterráneo. ¿Puede calificarse de sostenible el itinerario de un crucero cuando contaminan más que todos los coches de Europa?

Carnival Corporation emitió en 2017 casi 10 veces más dióxido de azufre (SOX) alrededor de las costas europeas que el total de los 260 millones de coches de Europa y Royal Caribbean Cruises lo superó en cuatro veces. Lo asegura un informe de Transport & Environment (T&E), una organización no gubernamental que trabaja desde hace 30 años promoviendo el transporte sostenible en Europa, dado a conocer este pasado verano.

Estas conclusiones ya fueron contestadas por la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), que aprovechó para reivindicar el “compromiso de toda la industria con la sostenibilidad”. Y eso piensa Royal Caribbean Cruises al anunciar sus itinerarios sostenibles.

Puede que las actividades que hacen los cruceristas puedan ser sostenibles, pero los cruceros contaminan. Según Transport & Environment, las emisiones de dióxido de azufre de estos barcos forman aerosoles de sulfato (SO4) que aumentan los riesgos para la salud humana y contribuyen a la acidificación del medio ambiente terrestre y acuático.

Barcelona, Palma de Mallorca y Venecia son, por ese orden, las ciudades portuarias europeas más afectadas, seguidas por Civitavecchia (Roma) y Southampton. En concreto, los cruceros que llegaron a Palma en 2017 emitieron casi 10 veces más dióxido de azufre que todos los coches de la ciudad. En el caso de Ibiza, esta misma ratio alcanzó el valor de 7,36.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por 20 minutos: ¿Tours sostenibles para cruceros contaminantes?.

 370 visitas

Read More

¿Para qué viajamos en el siglo XXI?

Los turistas somos lo que los pedos de las vacas al cambio climático.

Pido perdón por ser sincera. Lamento si alguien se siente dolido por el subtítulo de esta reflexión, aunque la frase no es mía. Tal afirmación es de Juan Carlos Rodríguez, conductor de la radio asamblearia Radio-Actius en el barrio de Poble Sec (Barcelona), expresada durante el programa especial dedicado al viaje y al gentrificador veraniego.

Basta con ver las cifras y la cantidad de noticias durante este verano de 2019, año en el que ya se han terminado de colapsar muchos destinos. Informaciones todas relacionadas con el turismo y la invasión de éste para darse cuenta de que ya no es un problema, sino que es un cambio en el paradigma del viaje —de la sociedad, nos atreveríamos a decir—, y en el que se necesita una solución de manera urgente.

Viajar como símbolo de status y alimentado por las redes sociales

Efectivamente, viajar se ha convertido en un rasgo identitario de nuestra sociedad sobre todo cuando llega el verano. ¿Por qué nos empeñamos en viajar cada mes a algún lado? porque nos gusta el destino, por postureo, porque aquel/lla influencer me lo ha dicho por sus redes, porque no nos podemos quedar en casa, qué dirían los familiares y amigos… ¿Es necesario viajar cada periodo de tiempo tan corto? Reflexionemos.

Desde Babilonia’s Travel hemos preguntado a Raquel Herrera, profesora de Comunicación y Márketing en la Escuela de Turismo y Dirección Hotelera de la Universidad Autónoma de Barcelona, sobre el significado de viaje actual. «Sigue siendo un símbolo de estatus, es decir, de pertenencia, por lo menos, a la clase mínima, sigue considerándose una actividad socialmente aceptable a pesar de la huella ecológica que deja y las transformaciones urbanas que implica», añadiendo que «no solo cuenta el viaje, sino compartirlo y alardear de él a posteriori en redes sociales».

¿Cómo y qué comunican las empresas de turismo? ¿Viajar es sólo tener la información práctica?

Con estas cifras bajo el brazo está claro que viajamos demasiado, pero ¿qué tipo de información sobre viajes nos llega? En definitiva, ¿cómo se comunica en el sector del viaje? ¿Es periodismo de viajes o son datos prácticos para vender un destino?

Ana Almansa Martínez, profesora Titular en el Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Málaga, confiesa a Babilonia’s Travel en una pregunta de email que se viaja «para evadirnos del trabajo y de nuestra vida en general, para romper con la rutina, para conocer nuevos lugares, culturas y personas (…) pudiendo conocer un lugar “casi” como si lo hubiéramos visitado simplemente utilizando las tecnologías; pero es “casi”, la vivencia en directo sigue siendo única».

Siendo así esa vivencia, ¿por qué nos empeñamos en reducir, en la mayoría de los casos, nuestra información previa a un destino buscando sólo información práctica (qué ver, dónde dormir…) y no añadimos a esa información más lecturas sobre cultura, historia y situación de la sociedad que visitamos?

En el caso de las personas individuales, María Moro, politóloga, asegura a Babilonia’s Travel en una entrevista que los viajeros «deben concienciarse sobre la necesidad de cuidar y proteger el entorno incluso cuando se viaja, aplicable cuando se está en casa y cuando se viaja de igual manera, contribuyendo, por ejemplo, a que los comercios locales puedan permanecer abiertos sin acudir de forma innecesaria a grandes empresas que abren negocios estratégicos en lugares turísticos sin tener en cuenta lo importante que es el trato humano y la cultura local, motivo principal por el que viajamos».

Destinos que se venden meramente como sol y playa y cuando los vives más allá de la información práctica, te das cuenta de que ese lugar se aleja bastante de la foto que se anunciaba en la marquesina del autobús. La política, los problemas sociales, la situación de la población… todo se deja fuera porque hay que mostrar una imagen idílica y paradisíaca. Un ejemplo bajado a tierra: ¿hay alguna comunicación turística que mencione cómo es el sistema sanitario o alimenticio en Cuba con entrevistas locales? Ahora busca en San Google «qué ver en Cuba» y mira lo que sale. Efectivamente, «Las X mejores cosas que ver y hacer», «Imprescindibles», «Top 10…»

Vendiendo esta información idílica, cómo puede ser que luego nos echamos las manos a la cabeza cuando vemos saturado un destino si estamos diciendo al público que es lo mejor del mundo visitarlo enseñando una mínima parte del lugar. ¿Por qué no enseñarlo todo?

Sería muy egoísta pensar que nosotros (los que nos dedicamos al sector del viaje) no contribuimos a eso, porque lo hacemos. Al igual que sería muy egoísta y elitista pensar que nos estorban los turistas en un destino porque nosotros también lo somos. La autocrítica debería comenzar por uno mismo.

El cambio empieza por un mea culpa siendo turista ir-responsable

Sí, desde que hemos vuelto de este #viajarsincolonizar 2019 por el #Caribe no podemos dejar de pensar y de evaluar cómo se plantea el sector del viaje porque, ya no es sólo la huella ecológica, sino también la manera en la que dejamos nuestra huella social. Aunque lo más importante es darse cuenta de nuestros errores para comenzar a rectificar.

He conocido estos lugares de todas las maneras posibles, con viajes organizados, tours, a mi aire, de mochilera, de viaje de prensa, de escapadas de fin de semana a todo correr, tachando lugares… Y desde muchos ángulos, viendo el viaje sólo desde el visor de la cámara (con miles de fotos), no hablando con la gente, alojándome en sus casas, alojándome en albergues, en hoteles, en todos incluidos, en baratos, en lujosos… He montado en diferentes animales, he nadado con otras especies, he tenido experiencias egoístas, he sido turista irresponsable, vaya. Y, además, un día se me ocurrió cofundar la primera asociación de bloggers de viajes de Barcelona en donde solía oír la pregunta de «cuándo es el próximo viaje gratis». Una competencia para el sector periodístico de viajes y un acierto para algunas agencias de turismo. Nadie es perfecto.

Y de lo que me he dado cuenta después de todo este tiempo es que no quiero volver a cometer esos errores, al menos de manera consciente. Prefiero estar hablando horas con un local sobre sus problemáticas que visitar y tachar en mi lista los monumentos. Prefiero parar varios días y saborear el mismo lugar que no salir corriendo porque hay que ver todas las ciudades del país. Prefiero respetar sus costumbres que no estar cabreada durante días porque me molesta estar fuera de mi zona de confort. Prefiero dejar mi dinero a la comunidad local para no contribuir a esa desigualdad social tan bien explicada por Travindy, que no contratar el viaje a una multinacional. Prefiero viajar menos pero vivirlo más y con más calidad.

Termino Terminamos pidiendo perdón

Pedimos perdón por haber contribuido de alguna manera antes a lo que ahora ya no queremos ser. Babilonia’s Travel nació con la intención de contar el mundo desde otra perspectiva, para llegar al destino y mirar de tú a tú y de igual a igual comprendiendo su historia y su cultura. No quisimos ser desde un primer momento repetidores de información, tuvimos claro que en raras ocasiones publicaríamos textos sólo con datos prácticos, es por ello que algunas agencias no quisieron participar con nosotros porque no les seguíamos el rollo (perdiendo en el camino viajes “gratis”). Qué lástima (léase con ironía). Preferimos pagarlos de nuestro bolsillo y escribir lo que queramos.

Buscamos viajeros-turistas-lectores-gente inquieta que estén dispuestos a conocer el mundo más allá de las guías de viajes (no sólo quedarse en el qué ver y qué hacer), y a involucrarse en el día a día del local. Todo suma. Nuestro ROI (retorno de la inversión) será positivo para ti, para tu alma y para la experiencia compartida, no individual. Nosotros seguiremos contando el mundo como nadie te lo pinta, con historias de vidas dibujadas. ¿Te unes al próximo cambio o quieres seguir siendo lo que los pedos de las vacas al cambio climático?

Este artículo ha sido originariamente publicado en Babilonia’s Travel y en Travindy hemos reproducido un resumen con permiso de Bárbara M. Diez: ¿Para qué viajamos en el siglo XXI?. Te animamos a leer el artículo entero para conocer mejor sus reflexiones y qué decisiones han tomado para intentar ser más coherentes con su discurso.

 370 visitas

Read More

Campaña por una mayor conciencia climática en el Caribe

Con el objetivo de crear conciencia sobre el reto de la resiliencia climática y la sostenibilidad a escala internacional, la Organización de Turismo del Caribe (CTO, por sus siglas en inglés) está impulsando una campaña educativa en la región.

El proyecto tendrá una duración de siete meses y buscará empoderar e inspirar en la lucha ambiental a las partes interesadas en la industria turística, comentó el secretario general de la CTO, Hugh Riley.
De acuerdo con Riley, continuarán centrando los esfuerzos en la promoción para mitigar los impactos negativos del cambio climático en las comunidades del área, “pero también nos uniremos a la campaña global para acabar con la contaminación de plásticos”, añadió.

Recordó que el producto turístico caribeño se basa en gran medida en el entorno natural y, como tal, la CTO y sus países miembros se comprometen a salvaguardarlos, pues de ellos también dependen millones de vidas y medios de subsistencia.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Caribbean News: “Campaña por una mayor conciencia climática en el Caribe”.

 370 visitas

Read More

Líderes caribeños quieren crear la primera zona climática inteligente del mundo

Los últimos huracanes han dejado una devastación sin precedentes en todo el Caribe y es un momento traumático para todos los que viven en la región. Junto a la respuesta de emergencia en curso, los líderes del Caribe anunciaron el lanzamiento de una nueva coalición público-privada para crear la primera “zona climática inteligente” del mundo.

La Caribbean Climate-Smart Coalition tiene como objetivo encontrar una manera de romper los obstáculos sistémicos que impiden que las finanzas fluyan hacia inversiones climáticamente inteligentes. Esto ayudaría a las islas del Caribe a eliminar su costosa dependencia de los combustibles fósiles para que puedan cubrir cerca del 100% de sus necesidades de energía a partir de fuentes renovables, y para incorporar la resiliencia en las comunidades y medios de vida para alcanzar las audaces ambiciones de todos los caribeños.

El anuncio se produjo en One Planet Summit, organizado por el presidente francés Emmanuel Macron en París, para analizar los progresos realizados en el Acuerdo de París. La Coalición tiene como objetivo revitalizar las islas que han sido afectadas por los recientes huracanes Irma y María, y ayudar a construir infraestructuras y comunidades más resistentes en toda la región a medida que aumenta la probabilidad de futuros eventos climáticos extremos.

Específicamente, el trabajo de la Coalición se enfocará en catalizar cuatro prioridades críticas iniciales: escalar la energía renovable lo más rápido posible para ayudar a liberar a los países caribeños del alto costo de los combustibles fósiles importados y la alta vulnerabilidad de los sistemas de distribución centralizados. Construir una infraestructura baja en carbono y resistente que incluya enfoques basados ​​en la naturaleza, para resistir mejor los futuros eventos climáticos extremos.

El Primer Ministro Roosevelt Skerrit de Dominica dijo: “A pesar del inmenso sufrimiento humano y el daño económico causado por los recientes huracanes, la gente del Caribe no quiere ser solo víctimas pasivas del cambio climático. Más bien, quieren ser participantes activos en el diseño e implementación de soluciones, y para que su región sirva como un faro de esperanza para las naciones insulares de todo el mundo”.

Este es un extracto de un artículo publicado por primera vez en Dominica News Online. Puedes leer el artículo completo en este enlace .

 370 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.