¿Para qué viajamos en el siglo XXI?

Los turistas somos lo que los pedos de las vacas al cambio climático.

Pido perdón por ser sincera. Lamento si alguien se siente dolido por el subtítulo de esta reflexión, aunque la frase no es mía. Tal afirmación es de Juan Carlos Rodríguez, conductor de la radio asamblearia Radio-Actius en el barrio de Poble Sec (Barcelona), expresada durante el programa especial dedicado al viaje y al gentrificador veraniego.

Basta con ver las cifras y la cantidad de noticias durante este verano de 2019, año en el que ya se han terminado de colapsar muchos destinos. Informaciones todas relacionadas con el turismo y la invasión de éste para darse cuenta de que ya no es un problema, sino que es un cambio en el paradigma del viaje —de la sociedad, nos atreveríamos a decir—, y en el que se necesita una solución de manera urgente.

Viajar como símbolo de status y alimentado por las redes sociales

Efectivamente, viajar se ha convertido en un rasgo identitario de nuestra sociedad sobre todo cuando llega el verano. ¿Por qué nos empeñamos en viajar cada mes a algún lado? porque nos gusta el destino, por postureo, porque aquel/lla influencer me lo ha dicho por sus redes, porque no nos podemos quedar en casa, qué dirían los familiares y amigos… ¿Es necesario viajar cada periodo de tiempo tan corto? Reflexionemos.

Desde Babilonia’s Travel hemos preguntado a Raquel Herrera, profesora de Comunicación y Márketing en la Escuela de Turismo y Dirección Hotelera de la Universidad Autónoma de Barcelona, sobre el significado de viaje actual. «Sigue siendo un símbolo de estatus, es decir, de pertenencia, por lo menos, a la clase mínima, sigue considerándose una actividad socialmente aceptable a pesar de la huella ecológica que deja y las transformaciones urbanas que implica», añadiendo que «no solo cuenta el viaje, sino compartirlo y alardear de él a posteriori en redes sociales».

¿Cómo y qué comunican las empresas de turismo? ¿Viajar es sólo tener la información práctica?

Con estas cifras bajo el brazo está claro que viajamos demasiado, pero ¿qué tipo de información sobre viajes nos llega? En definitiva, ¿cómo se comunica en el sector del viaje? ¿Es periodismo de viajes o son datos prácticos para vender un destino?

Ana Almansa Martínez, profesora Titular en el Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Málaga, confiesa a Babilonia’s Travel en una pregunta de email que se viaja «para evadirnos del trabajo y de nuestra vida en general, para romper con la rutina, para conocer nuevos lugares, culturas y personas (…) pudiendo conocer un lugar “casi” como si lo hubiéramos visitado simplemente utilizando las tecnologías; pero es “casi”, la vivencia en directo sigue siendo única».

Siendo así esa vivencia, ¿por qué nos empeñamos en reducir, en la mayoría de los casos, nuestra información previa a un destino buscando sólo información práctica (qué ver, dónde dormir…) y no añadimos a esa información más lecturas sobre cultura, historia y situación de la sociedad que visitamos?

En el caso de las personas individuales, María Moro, politóloga, asegura a Babilonia’s Travel en una entrevista que los viajeros «deben concienciarse sobre la necesidad de cuidar y proteger el entorno incluso cuando se viaja, aplicable cuando se está en casa y cuando se viaja de igual manera, contribuyendo, por ejemplo, a que los comercios locales puedan permanecer abiertos sin acudir de forma innecesaria a grandes empresas que abren negocios estratégicos en lugares turísticos sin tener en cuenta lo importante que es el trato humano y la cultura local, motivo principal por el que viajamos».

Destinos que se venden meramente como sol y playa y cuando los vives más allá de la información práctica, te das cuenta de que ese lugar se aleja bastante de la foto que se anunciaba en la marquesina del autobús. La política, los problemas sociales, la situación de la población… todo se deja fuera porque hay que mostrar una imagen idílica y paradisíaca. Un ejemplo bajado a tierra: ¿hay alguna comunicación turística que mencione cómo es el sistema sanitario o alimenticio en Cuba con entrevistas locales? Ahora busca en San Google «qué ver en Cuba» y mira lo que sale. Efectivamente, «Las X mejores cosas que ver y hacer», «Imprescindibles», «Top 10…»

Vendiendo esta información idílica, cómo puede ser que luego nos echamos las manos a la cabeza cuando vemos saturado un destino si estamos diciendo al público que es lo mejor del mundo visitarlo enseñando una mínima parte del lugar. ¿Por qué no enseñarlo todo?

Sería muy egoísta pensar que nosotros (los que nos dedicamos al sector del viaje) no contribuimos a eso, porque lo hacemos. Al igual que sería muy egoísta y elitista pensar que nos estorban los turistas en un destino porque nosotros también lo somos. La autocrítica debería comenzar por uno mismo.

El cambio empieza por un mea culpa siendo turista ir-responsable

Sí, desde que hemos vuelto de este #viajarsincolonizar 2019 por el #Caribe no podemos dejar de pensar y de evaluar cómo se plantea el sector del viaje porque, ya no es sólo la huella ecológica, sino también la manera en la que dejamos nuestra huella social. Aunque lo más importante es darse cuenta de nuestros errores para comenzar a rectificar.

He conocido estos lugares de todas las maneras posibles, con viajes organizados, tours, a mi aire, de mochilera, de viaje de prensa, de escapadas de fin de semana a todo correr, tachando lugares… Y desde muchos ángulos, viendo el viaje sólo desde el visor de la cámara (con miles de fotos), no hablando con la gente, alojándome en sus casas, alojándome en albergues, en hoteles, en todos incluidos, en baratos, en lujosos… He montado en diferentes animales, he nadado con otras especies, he tenido experiencias egoístas, he sido turista irresponsable, vaya. Y, además, un día se me ocurrió cofundar la primera asociación de bloggers de viajes de Barcelona en donde solía oír la pregunta de «cuándo es el próximo viaje gratis». Una competencia para el sector periodístico de viajes y un acierto para algunas agencias de turismo. Nadie es perfecto.

Y de lo que me he dado cuenta después de todo este tiempo es que no quiero volver a cometer esos errores, al menos de manera consciente. Prefiero estar hablando horas con un local sobre sus problemáticas que visitar y tachar en mi lista los monumentos. Prefiero parar varios días y saborear el mismo lugar que no salir corriendo porque hay que ver todas las ciudades del país. Prefiero respetar sus costumbres que no estar cabreada durante días porque me molesta estar fuera de mi zona de confort. Prefiero dejar mi dinero a la comunidad local para no contribuir a esa desigualdad social tan bien explicada por Travindy, que no contratar el viaje a una multinacional. Prefiero viajar menos pero vivirlo más y con más calidad.

Termino Terminamos pidiendo perdón

Pedimos perdón por haber contribuido de alguna manera antes a lo que ahora ya no queremos ser. Babilonia’s Travel nació con la intención de contar el mundo desde otra perspectiva, para llegar al destino y mirar de tú a tú y de igual a igual comprendiendo su historia y su cultura. No quisimos ser desde un primer momento repetidores de información, tuvimos claro que en raras ocasiones publicaríamos textos sólo con datos prácticos, es por ello que algunas agencias no quisieron participar con nosotros porque no les seguíamos el rollo (perdiendo en el camino viajes “gratis”). Qué lástima (léase con ironía). Preferimos pagarlos de nuestro bolsillo y escribir lo que queramos.

Buscamos viajeros-turistas-lectores-gente inquieta que estén dispuestos a conocer el mundo más allá de las guías de viajes (no sólo quedarse en el qué ver y qué hacer), y a involucrarse en el día a día del local. Todo suma. Nuestro ROI (retorno de la inversión) será positivo para ti, para tu alma y para la experiencia compartida, no individual. Nosotros seguiremos contando el mundo como nadie te lo pinta, con historias de vidas dibujadas. ¿Te unes al próximo cambio o quieres seguir siendo lo que los pedos de las vacas al cambio climático?

Este artículo ha sido originariamente publicado en Babilonia’s Travel y en Travindy hemos reproducido un resumen con permiso de Bárbara M. Diez: ¿Para qué viajamos en el siglo XXI?. Te animamos a leer el artículo entero para conocer mejor sus reflexiones y qué decisiones han tomado para intentar ser más coherentes con su discurso.

 417 visitas

Read More

KLM, bloggers y la comunicación del turismo sostenible

Los bloggers de viaje llegan a dos tipos de mercados: a los viajeros y a las empresas turísticas. Los primeros, cuando buscan información en internet para su próximo destino de vacaciones, muy probablemente encuentran varios blogs de los que obtener información. Que se queden precisamente con uno u otro vendrá dado en como el blogger consigue empatizar con esa persona. Por otro lado, las empresas de turismo buscan en los bloggers una manera diferente de hacer comunicación de los servicios que ofrecen para llegar a su público ideal.

En los últimos tres años el turismo sostenible está en boca de todos y tanto los bloggers como las empresas intentan hacerse un hueco para llamar la atención a un viajero más consciente que está cansado de la masificación, de la pérdida de valores en los destinos y que busca algo diferente. En el caso de la industria de la aviación, en vista a movimientos que han surgido como la “vergüenza a volar”, encontramos el ejemplo de KLM, que entre otras acciones de comunicación, ha decidido mostrar sus objetivos y metas en turismo sostenible a través de un formato de seminario donde los bloggers son los protagonistas y algunos de ellos participan como ponentes para mostrar una manera de viajar más sostenible.

Asistentes y ponentes. Autor: KLM

Bajo el nombre KLM Vuela Sostenible, la primera edición del seminario tuvo lugar en Barcelona y desde Travindy fuimos jurado del concurso de artículos de turismo sostenible. Para la segunda edición en Madrid, Marco Volador, el organizador de estas jornadas, nos propuso que participáramos como ponentes y tuvimos claro que el valor que podíamos aportar era explicar cómo comunicar el turismo sostenible en sus blogs.

Esta es la crónica de una jornada en la que se debatió sobre actitudes cuando viajamos, se dieron consejos para ser personas y viajeros más responsables, pero sobre todo se dio un mensaje muy claro: el turismo sostenible viene para quedarse.

Teresa Herranz. Autor: KLM

KLM Vuela Sostenible

KLM sabe que la aviación es necesaria para poder movernos de una manera rápida y fácil de punta a punta del mundo, pero también tienen claro que deben destinar esfuerzos así como recursos para reducir la contaminación que provocan los vuelos. Teresa Herranz, responsable de marqueting de KLM, explicó que tienen “metas ambiciosas para el futuro y resultados tangibles en 2018” de todas la medidas que han hecho para reducir las emisiones de CO2. De hecho, asegura que en 2018 esas emisiones se redujeron un 18% comparado con 2011 y que para el 2020 se han propuesto una reducción del 20%. ¿Cómo lo consiguen? Modernizando la flota así como reduciendo el peso de los aviones para mejorar la eficiencia energética y así reducir el uso de combustible. La responsabilidad en la contaminación debe ser repartida, así que ofrecen la posibilidad a los usuarios que compran un billete a través de su web a compensar las emisiones y los fondos sirven para reforestar bosques tropicales.

¿Personas o viajeros responsables?

Maruxaina Bóveda. Autor: KLM

A lo largo de la jornada se dieron consejos y miradas diferentes para viajar de una forma más integrada al territorio respetando a las personas. Maruxaina Bóveda, de Maruxaina y su mochila, tiene claro que “si eres una persona responsable, serás un turista responsable”, así que ella cuando viaja practica lo mismo que en su día a día: recicla y se mueve en transporte público. Además, apuntó “que no os quedemos solo con el plástico, que la industria textil es la segunda más contaminante del planeta” y que tomemos conciencia de la ropa que compramos ya que muchas de estas piezas han sido fabricadas por personas que trabajan en muy malas condiciones.   

Alberto Menéndez. Autor: KLM

Aunque sí sabemos que el plástico y la basura en general es un problema para muchos países que no tienen la capacidad ni los recursos para tratar los residuos. Alberto Menéndez, de Mochileros TV, vino a presentar el proyecto #LaBasuraNoDaLikes para dar a conocer la otra cara de las playas paradisíacas de Indonesia. Él, junto a Sergio Otegui y Javier Godínez, estuvieron colaborando con diferentes iniciativas como Trash Hero o Plastic Bank para dar a conocer las consecuencias que tiene sobre la naturaleza el desperdicio incontrolado de la basura, pero sobre todo para concienciar a la población local y a los viajeros.  

Pero no podemos olvidar que el turismo sostenible va más allá y también se refiere al respeto de las tradiciones para evitar la pérdida de los valores culturales en los destinos. Eva Hernández y Joseba Montes, de Organizo tu viaje, apuntaron que “si pagamos por hacernos una foto con una mujer peruana vestida de forma tradicional y con una llama al lado, provocamos que este vestido pase a ser más un disfraz que un valor cultural”. Según Eva y Joseba, de esta manera tampoco estamos ayudando de una forma real a la economía local, si queremos implicarnos de verdad como viajeros lo mejor es contratar guías de viaje locales o ir a comer a restaurantes típicos de la zona evitando así la “Mcdonalización”.

Eva Hernández y Joseba Montes. Autor: KLM

Ni tampoco podemos olvidarnos de respetar y empatizar con las situaciones que nos encontramos cuando viajamos. Más allá de la foto, lo que te queda después de un viaje es el recuerdo de la experiencia, así que Lucía Sánchez y Rubén Señor de Algo que recordar nos animaron a ser viajeros que interactuemos con las personas locales, que les preguntemos el porqué de sus costumbres y de esta forma rompamos barreras. Que no pongamos cara de asco cuando algo no nos gusta simplemente porque es diferente a lo que nosotros estamos acostumbrados, ya que la gente local lo nota y se molestan.

Lucía Sánchez y Rubén Señor. Autor: KLM

Estela Gómez, de Viajes e ideas, ha viajado sola por más de 15 países, entre ellos Dubái o Turquía. Vino a contar que este tipo de viajes están en auge y nos transmitió la siguiente reflexión: “si todos los viajeros en solitario alquilan un coche, ¿qué va a diferenciar los viajes de los atascos a primera hora en la ciudad cuando la gente se va al trabajo?”. Así que para aquellos bloggers que viajan en solitario les aconsejó que utilizasen el transporte público y que además sean más conscientes cuando escogen un alojamiento ya que una cama “king size” para una sola persona por un día, implica un uso mayor de energía y agua que si nos alojamos en un hostel.

Estela Gómez. Autor: KLM

No todas las acciones recaen sobre los viajeros

Las agencias de viaje tienen una labor importante para informar a los viajeros de  las buenas prácticas que pueden realizar cuando viajan, algo que hacen muy bien Aitor y Cristina de Udare, “una plataforma que permite a agencias locales de Kenia y Tanzania acercar la magia africana a los viajeros sin agencias intermediarias”. Entre otras cosas, nos hablaron de la importancia de las condiciones laborales de los trabajadores en los safaris: “las jornadas son de 8 horas como en España, nadie tiene la obligación de trabajar 12 horas seguidas. Si el guía o el conductor lo hace es porque quiere dar una mejor experiencia al cliente”. Descubrimos que otro colectivo vulnerable son los porteadores en los trekkings.  Udare trabaja con la ONG Kiliporters para asegurarse que los porteadores tengan unas buenas condiciones laborales que son tan simples y a la vez tan importantes como: sueldos de 10 dólares al día, que coman 3 veces al día, que no lleven más de 20 quilos o que tengan un buen lugar donde dormir.  

Aitor Urdaniz. Autor: KLM

En el seminario también se dio voz a una ONG. Monico de Cossio de Mi mochila me pesa nos habló en primera persona de las dificultades que tuvo en crear Be in África, un ONG ubicada en Uganda que trabajan junto con la población local a través de tres pilares: la escolarización, la higiene y un centro juvenil para evitar que los jóvenes se marchen del país. Dejó claro que no son una empresa de voluntariado, pero sí que de vez en cuando reciben voluntarios para trabajar codo a codo con la comunidad local.

Monico de Cossio. Autor: KLM

La educación de los adolescentes también es importante para que se conviertan en viajeros adultos responsables. Manuel José Carpintero, profesor y explorador aventurero, se ha llevado a 20 estudiantes para Noruega en una expedición de 10 días para estudiar el cambio climático. Como dice él para hacer “un viaje en valores” a través de cual trabajen en equipo, superen retos personales, descubran otras culturas y tradiciones, y por último aprendan a respetar la naturaleza. Verán como han retrocedido los glaciares y estudiarán como el aumento del nivel mar está cambiando las corrientes marinas. Una experiencia que muchos hubiéramos querido vivir cuando éramos adolescentes!

Manuel José Carpintero. Autor: KLM

Cómo comunicamos el turismo sostenible

Como ves, todas las ponencias transmitieron muy bien los valores del turismo sostenible, pero ¿cómo podemos trasladarlo en un blog? Desde Travindy dimos 10 consejos prácticos que te resumimos a continuación. Primero empieza preguntándote porque quieres hablar de turismo sostenible en el blog, y si crees que va a ser un tema recurrente cuéntalo en el apartado “Sobre mí”: ¿es tu manera de viajar de siempre o bien ha ocurrido algo que te ha hecho cambiar de hábitos? En segundo lugar, sé coherente con lo que explicas; si hablas de un proyecto de artesanos que han recuperado las tradiciones ancestrales y las muestran a través del turismo para mejorar su economía, al cabo de unos días no cuentes que te has paseado sobre el lomo de un elefante. Y para acabar, no llenes un artículo de palabras técnicas, definiciones y palabras como sostenible o responsable, sino que puedes trasmitir lo mismo contando historias sobre los proyectos y tu experiencia.

Cristina Vilà. Autor: KLM

Cómo dijo Lucía de Algo que recordar, es necesario que se escriba sobre lo humano y que se abran debates, aunque como ya avisó: “este tipo de artículos no posicionan y a Google le importa un pimiento”. Así mismo, su compañero Rubén animó a los bloggers a compartir en redes este tipo de material que va más allá de contar qué hacer y dónde dormir, de esta manera entre todos nos apoyamos y conseguimos ser parte del cambio hacia un turismo más integrador y respetuoso con las personas.


Quiero dar la gracias a KLM y Marco Volador por la invitación y la magnífica organización de estas jornadas; a Renfe por facilitarme el transporte hasta Madrid; a HomeExchange por encontrarme la mejor casa donde dormir; a los ponentes por sus buenísimas presentaciones y a todos los que asististeis y no escuchasteis con atención. ¡Nos vemos a la próxima!

 417 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.