Arranca la segunda edición del festival “Cinelab Turisme, miradas desde la antropología” en Barcelona

El próximo 13 de noviembre empieza el Festival Cinelab Turisme en Barcelona. En esta segunda edición el ciclo se estructura en 4 sesiones, con documentales sobre Barcelona, Mongolia, Gambia y China. Las proyecciones tendrán lugar entre el 13 de noviembre y el 4 de diciembre. 

El festival surge del deseo de crear un espacio abierto para debatir en torno al turismo a partir de una mirada antropológica, facilitada por el visionado de películas temáticas y documentales etnográficos.

A través del visionado de documentales temáticos, se propone generar reflexión y debate alrededor de las diversas realidades del turismo contemporáneo. Las obras seleccionadas para esta segunda edición del ciclo abordan de nuevo el fenómeno turístico desde perspectivas diversas, interrogando las dinámicas, las representaciones y los conflictos que aparecen en diferentes tipos de encuentros turísticos.  Los destinos protagonistas de esta edición son Barcelona, Mongolia, Gambia y China. Cada sesión está configurada por un bloque temático, con una duración de unas dos horas y un formato interactivo: presentación de la película, visionado y debate. 

Puedes ver el programa completo en la web del Institut Català d’Antropolgia y en la web del Festival Vilamon

Si quieres saber más, te invitamos a leer la entrevista que hicimos haces unos meses a Fabiola Mancinelli,  Investigadora y Profesora Asociada en el Departamento de Antropología de la Universidad de Barcelona, Guía Acompañante de turistas internacionales y Directora del Cinelab Turisme, en motivo de la primera edición del festival.

Desde Travindy te animamos a asistir al Cinelab Turisme, este espacio de divulgación y debate del que seguro vas a salir con nuevos conocimientos y también, por qué no, con nuevos interrogantes sobre los que reflexionar.

 371 visitas

Read More

El turismo convierte en mercancías la identidad y la cultura de la gente

En una reciente entrevista realizada a Javier Escalera, profesor titular de antropología de la Universidad Pablo de Olavide, habló de la ‘turistificación’ de Sevilla y la pérdida de identidad de la ciudad, así como otras consecuencias del turismo de masas. A continuación resumimos alguna de sus reflexiones.

Un tema central de la Atropología es el de las identidades, y según Javier Escalera, “el turismo convierte en mercancía la identidad y la cultura de la gente que, en algunos casos, desemboca en la disolución de las mismas, sobre todo en las sociedades más débiles.” Comenta que el boom que ha sufrido la ciudad de Sevilla es un fenómeno preocupante, “nadie puede negar sus efectos positivos, porque genera ingresos y empleo en una ciudad como Sevilla, con pocas opciones de desarrollo. El problema es el modelo turístico que tenemos y quiénes se benefician de éste. En Sevilla todavía no hemos llegado al nivel de Venecia, en el que está en riesgo la misma urbe, pero estamos en camino. Se está produciendo una auténtica pérdida de la identidad de la ciudad.” Y esta pérdida “se ve claro en la expulsión del poco vecindario que queda ya en el Casco Antiguo, porque debido a los apartamentos turísticos, es imposible alquilar o comprar pisos. La turistificación es un fenómeno perverso que lo que está haciendo es vaciar el centro de vecinos, quitándole vida y empobreciéndolo.”

De todas formas apunta que “una gran cantidad de personas tengan la capacidad de conocer nuevos lugares es positivo. La cuestión es cómo se hace y a costa de qué. Por ejemplo, las low cost pueden parecer beneficiosas, pero hay que tener en cuenta que su negocio está basado en buena medida en la ayuda directa o indirecta que le brindan los poderes públicos, como ocurre con Ryanair en Sevilla.” Algunos ejemplos de los costes ambientales del low cost son “la emisión de gases de efecto invernadero por parte de los aviones” o bien, la degradación estética y ambiental relacionado con la gran cantidad de residuos que genera el turismo que al final, “eso hace que los más privilegiados busquen nuevos destinos, incluso el espacio exterior, mientras que a la mayoría se le deja lo que ya está degradado. En el caso de Barcelona es evidente: una ciudad con glamour que ha perdido muchísimo por haberse entregado a un turismo de muy poca calidad.”

El hecho de hacer excesivamente asequibles los espacios naturales y que queremos llegar a cualquier rincón en coche o autobús, Escalera comenta que “la accesibilidad no es mala en sí misma. El uso público de los espacios protegidos es fundamental. No tiene sentido, como se hacía antes, aislar estos lugares y convertirlos en santuarios. Pero el facilitar que la gente interesada pueda disfrutar de los sitios es diferente a la masificación y, sobre todo, a su puesta al servicio de los intereses comerciales, que son legítimos, pero que muchas veces nos llevan a ese uso exagerado del que estamos hablando.” Al final, “es un problema de concienciación, de educación. Saber que cuando tú vas a un sitio eres un elemento extraño que estás usando algo que no te pertenece; que tienes que ser respetuoso con el lugar, pero también con la gente.”

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Diario de Sevilla: “El turismo convierte en mercancías la identidad y la cultura de la gente”.

 371 visitas

Read More

Por qué el sector privado debe proteger los destinos turísticos


Los destinos del mundo se encuentran en etapas de desarrollo muy diferentes. Como seres humanos, naturalmente, nos encanta descubrir nuevos lugares, especialmente cuando se encuentran en la etapa bohemia y auténtica. Curiosamente, los viajeros no vemos ninguna relación entre nuestra llegada y los cambios inevitables que vienen con el tiempo. Nos encanta estar allí primero.

Esta es una parte muy profunda de la psique humana, probablemente relacionada con nuestro comportamiento migratorio temprano que ha permitido que la especie humana se propague relativamente rápido en todo el planeta, como se documenta en el libro ganador del premio Pulitzer “The Sixth Extinction”.

El artículo clásico de Stanley Plog, “Por qué las áreas de destino se elevan y caen”, captura de forma brillante el deseo humano de explorar lugares y dejarlos atrás una vez que pierden su carácter distintivo. Comunicar lo que descubrimos, compartirlo con otros, permite que los destinos crezcan, se expandan y finalmente se llenen de gente.

La mayoría de nosotros buscamos seguir adelante. El hecho de que TripAdvisor sea el sitio web de viajes más grande del mundo dice mucho sobre la necesidad humana de descubrir lugares y compartir nuestras opiniones con los demás. En 2014, este sitio web recibió 225 millones de comentarios al año. El profundo instinto humano de deambular y contar es, sin duda, un fenómeno social masivo y creciente, y puede ser un instinto humano, dada nuestra naturaleza migratoria.

Esta artículo es un resumen de la noticia original publicada por Green Biz.

 371 visitas

Read More

¿Cuál es la diferencia entre exploradores, antropólogos y turistas?

Las críticas al explorador Benedict Allen, rescatado en Papua Nueva Guinea, plantea una pregunta importante: ¿cuándo es legítimo viajar a comunidades remotas? 

Un antropólogo, un explorador y un turista entran a un bar. Cada uno está agarrando una lanza. El antropólogo describe cómo se lo presentaron en su séptima temporada de trabajo de campo los ancianos de la tribu. El explorador les cuenta la historia de cómo ganó la lanza al completar un desafío de iniciación que la tribu le había propuesto, filmado para un documental. El turista explica que pagó $ 10 por el suyo en el mercado, y necesita regresar ahora, de lo contrario el crucero se irá sin él…

La atención de los medios sobre la desgracia y el reciente rescate del explorador británico Benedict Allen de Papúa Nueva Guinea, y el debate sobre si sus hazañas son culturalmente apropiadas en un mundo poscolonial, plantean una cuestión que está en el corazón de la antropología misma. ¿Por qué viajamos a otras culturas? ¿Quién, si alguien, da permiso? ¿Son válidas solo algunas razones para viajar? Y una vez que estás allí, ¿qué comprensión esperas lograr?

Tal vez sea tan patriarcal, con todos los ecos del racismo de la era colonial, sugerir que está en “nosotros” el decidir qué es lo que está bien o mal para “ellos”. Tal vez la remota tribu de Papua Nueva Guinea quiera dar la bienvenida al mismo hombre blanco que apareció por última vez hace treinta años. Tal vez los pueblos remotos ven a los visitantes vacacionales como una fuente de ingresos clave para sus vidas del siglo XXI. Y tal vez el antropólogo aventurero con el disfrute en mente no es más o menos egoísta que el turista que quiere un selfie exótico para Instagram, o el explorador que quiere otro hito para contar.

Este es un extracto de un artículo publicado originalmente por The Guardian: What is the difference between explorers, anthropologists and tourists?

 371 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.