Claves para potenciar la venta de turismo sostenible

El turismo sostenible podría venderse mucho mejor. Una de las barreras a las que nos estamos enfrentando en la venta de experiencias de viaje responsables es simplemente que no existe suficiente información acerca del producto. El fallo reside en la forma en la que los productos ofrecidos están establecidos por el mercado: la sostenibilidad no es algo tangible que se pueda encontrar en las estanterías de los supermercados.

Diversas encuestas muestran que en general el consumidor prefiere comprar viajes sostenibles, pero existe una brecha gigantesca entre esta expresión y el comportamiento final de compra. Es como si preguntásemos a un grupo de personas si prefieren llenar su carro de la compra semanal con alimentos bio o con alimentos de marca blanca. En general nos van a contestar que con alimentos bio, pero que luego realmente realicen esta acción cuando se encuentren en el supermercado, es algo poco probable.

La solución se centra en vender turismo sostenible ‘por accidente’. El turismo sostenible vende autenticidad, y esa búsqueda de autenticidad es un factor que sin duda está creciendo en la venta de experiencias turísticas; por consiguiente, la demanda de turismo sostenible también se incrementará – aunque seguirá sin ser el factor principal de compra por parte de los clientes.

Realmente existe una demanda activa de turismo sostenible, pero sin duda falta un mayor conocimiento de lo que esto significa. Se necesita un cambio transformacional en cómo se comunica el turismo sostenible en todas las capas empresariales para lograr más ventas. Para ello es primordial que la oferta y la demanda trabajen engranadas, pero si no atacamos por la parte de la demanda, la oferta nunca va a seguir el ritmo que buscamos.

Si queremos que el turismo sostenible sea introducido en la oferta de viajes tradicional es primordial empezar por las agencias de viaje, donde los empleados deberían capacitarse para ser más competentes a la hora de vender experiencias de viaje sostenibles. El personal necesita vender el producto entendiendo el valor añadido de la sostenibilidad en los viajes, pero sobre todo necesita entender el concepto en sí, saber identificar estas experiencias y poder ser capaz de transmitir el mensaje adecuadamente. En ocasiones incluso se confunden y al final terminan implorando que por el mero hecho de viajar estamos dañando el medio ambiente. Debe haber un cambio en este paradigma y poder capacitar a los agentes de viaje para comunicar la sostenibilidad de manera efectiva.

Para lograr este objetivo, se necesita que el sector entero adopte el concepto de sostenibilidad como una política más de cada empresa. Hay que lograr un involucramiento de todos los actores independientemente de cuánto crece la demanda de turismo sostenible. La sostenibilidad debe ser algo intrínseco al producto, al servicio y a la empresa con un beneficio claro y directo para los diferentes actores.

Debemos ser la fuerza que guía a los consumidores en esta dirección ya que éstos no piden la sostenibilidad como tal, sino que es nuestra labor informar y potencializar los productos sostenibles para que sean bien percibidos. Tenemos que convencer a los consumidores que como sociedad, hay que actuar conjuntamente en pro de la sostenibilidad en todos los sentidos.

Este artículo recoge las ideas de la conferencia: «Climate – Customer – Communication: How can sustainable travel offers be marketed successfully?» Moderada por Matthias Beyer y parte de el programa de CSR de la ITB Berlin 2017.

 187 visitas

Read More

El paisaje: esperando su oportunidad en Latinoamérica

El paisaje es uno de los recursos naturales que hoy en día, a nivel internacional, ha crecido su interés por su importancia ecológica (como expresión externa de la funcionalidad de los ecosistemas) y por la demanda social (turismo, calidad de vida, cultura y como fuente de innovación).

Acostumbrados los ciudadanos a ver paisajes degradados y banalizados como evidencia de una desidia en su gestión, emerge la necesidad de recuperar, transformar y crear paisajes de calidad como expresión indisociable de una correcta gestión y ordenación paisajística del territorio. De este modo, el paisaje ha pasado así a formar parte del interés general como un elemento significativo del marco de vida cotidiano y del bienestar de la población.

En Latinoamérica, los cambios ocurridos en el paisaje durante las últimas décadas han originado la degradación de numerosos hábitats afectando negativamente a la biodiversidad del continente. Ocupación del territorio por asentamientos no planificados, explotaciones mineras descontroladas, deforestación, cambios de uso de la tierra, cambios en los modos de vida de la población, .. han atentado seriamente al patrimonio natural y paisajístico de la región.

No obstante, el paisaje como fuente de oportunidades, beneficios para la seguridad alimentaria, cambio climático, biodiversidad, mitigación de la pobreza, cultura e identidad de las personas espera su turno de ser oído y rescatado de la especulación del mercado y de la desidia de la política contingente. Mientras tanto, la población civil se organiza y actúa en favor del paisaje con acciones concretas y activas como la Iniciativa Latinoamericana del Paisaje que promueve el reconocimiento, la valoración, la protección, la gestión y la planificación sostenible del paisaje latinoamericano, mediante la adopción de convenios que reconozcan la diversidad y los valores locales, nacionales y regionales, así como los principios y procesos pertinentes para salvaguardarlo.

El paisaje reúne dimensiones materiales e inmateriales, de ahí la amplia variedad de aspectos que abarca que ha llevado a una multiplicidad de métodos de análisis y evaluación, con objeto de poner en valor un recurso cada vez más escaso. Sin embargo no existe un modelo determinado y fijo, sino que cada experto o grupo de expertos lo aplica en función de su forma de ver el paisaje, quizás sin llegar a comprender los aspectos sociales y culturales del paisaje estudiado.

Es por tanto de gran interés, conocer los métodos y aproximaciones al estudio del paisaje, para dar respuesta a problemas prácticos de gestión del territorio, tanto desde la perspectiva de la valoración del paisaje como recurso para la conservación de áreas naturales, como para la planificación de los usos del territorio o incluso para restaurar zonas alteradas.

Este artículo ha sido escrito por el Dr. Gonzalo de la Fuente del Val, colaborador docente de Fondo Verde, ONG dedicada a la educación ambiental en América Latina y el Caribe que está actualmente ofreciendo un curso posgrado internacional con una beca 100% de la OEA sobre Análisis del Paisaje: Herramienta de Gestión, Ordenación y Planificación Territorial

 187 visitas

Read More

Cuando el visitante demanda sostenibilidad: la transformación del camping tradicional

Recientemente se ha celebrado en la ciudad de Girona la quinta edición de la feria Girocamping, donde se promociona la oferta de campings de la región y de otros países como Italia y Francia. En esta edición, por primera vez, la sostenibilidad ha sido el tema principal de una de las jornadas profesionales. Especialmente interesante fue la ponencia “Campings, preservadores del litoral catalán”, cuyas principales reflexiones recojo en este artículo.

Los ponentes partieron de la base que los campings preservan mejor el paisaje que una urbanización o un bloque de hoteles; son estructuras más efímeras, más integradas en el entorno. No obstante, hay que tener en cuenta que en el momento en que se construye encima de un terreno, el ecosistema cambia: las comunidades animales y vegetales en gran medida desaparecen (factor que depende del grado de ocupación del camping).

En el mundo urbano actual, el camping es un modelo que funciona muy bien: el tipo de alojamiento (tiendas, caravanas, bungalows…) ofrece al visitante un mayor contacto con la tierra y con la naturaleza. Años atrás, algunos campings pensaban que era bueno urbanizar en su entorno; ahora este enfoque ha cambiado. En el litoral de Girona hay campings que tienen zonas naturales en su interior y existe la mentalidad de cuidar estos espacios; se ven como un valor añadido para el cliente.

No obstante, y teniendo en cuenta todo lo expuesto hasta ahora, al hablar de los campings como preservadores del paisaje, nos encontramos con una paradoja: cuando éstos nacieron, en la época de los años 50 y 60, se situaron en zonas no urbanizables. En aquella época, frente a la efervescencia del modelo hotelero, el camping era una actividad no bien entendida. Las caravanas y autocaravanas se situaban en terrenos de poca calidad agrícola, terrenos que no tenían un uso concreto. Con el tiempo, los campings han ido evolucionando y ahora son preservadores del paisaje; cuidan el territorio en el que se encuentran. Los campings actuales son más que simples zonas de acampada, destinados mayoritariamente a un público familiar que busca también el confort y la calidad.

Estamos vendiendo entorno, cultura paisajística, porque hablar de paisaje es hablar de cultura. Los ponentes creen que necesitamos dar un paso más en este concepto paisajístico; hay que poner en valor los elementos naturales cercanos al camping e informar a los clientes de las actividades que se pueden realizar en el entorno natural, siempre con criterios sostenibles y de respeto al medio ambiente: buscar el equilibrio entre el disfrute de la gente y la conservación de estos espacios. Los visitantes que valoran la naturaleza pueden estar interesados en otras actividades de descubierta del territorio: visitas museísticas, itinerarios saludables, senderismo, snorkel…

Por terminar, los participantes hablaron de las actividades que pueden contribuir a alargar la temporada más allá de los meses de verano. El bird watching y el cicloturismo, por ejemplo, son dos buenas propuestas, ya que sus practicantes prefieren viajar en primavera o invierno.

Aunque aún hay bastante camino por recorrer, especialmente en temas como la gestión de residuos o la capacidad de los recursos naturales adjacentes a los campings durante la temporada alta, podemos decir tras escuchar a estos expertos que los campings poseen un enorme potencial para dinamizar la zona en la que se encuentran a través del turismo sostenible; siempre y cuando se entienda este concepto como el valor añadido y diferenciador que busca el cliente.


Esta ponencia fue llevada a cabo por el Sr. Martirià Figueres, graduado Superior en Paisajismo, Posgraduado en Jardinería y Paisajismo, Ingeniero Técnico Agrícola y socio fundador de Aspecte Paisatge; el Sr. Roger Saquet, arquitecto y subdirector de la ETSAV, miembro del grupo de investigación HABITAR de la UPC, redactor de la tesis doctoral “La ciudad de descanso y vacaciones”; y el Sr. Jordi Sargatal, fundador y ex director del Parque Natural de los Humedales del Empordà y actual director de los campings Castell Mar y Castell Montgrí. Xavier Martín, arquitecto y doctorando en el Grupo IAM de la Universitat Ramon Llull, en turismo y regeneración del litoral catalán, actuó como moderador.

 187 visitas

Read More

Seamos parte de la solución, no del problema. Hablemos de cambio climático

El cambio climático es un tema demasiado importante como para ser rezagado en el olvido como uno de los últimos problemas a los que se enfrenta el turismo. En una de las ponencias de la feria ITB en Berlin la climatóloga Lucka Kajfez Bogatajaj de la Universidad de Liubliana y ex vicepresidenta del IPCC, expuso este tema de forma clara y sencilla: «Los seres humanos están cambiando el clima, 2016 fue el año más cálido jamás registrado, pero el año anterior también fue el año más cálido ¿seguiremos batiendo récords en el 2017 sin tomar acciones reales y concretas?»

Los cambios más dramáticos están ocurriendo actualmente en el ártico y en los mares, que se están calentando ya que el agua absorbe la mayor parte del calor de la atmósfera. El cambio climático no es una cuestión de nuestros nietos, es una cuestión de nuestra generación porque estamos viviendo y creando los principios de la sexta extinción. Tenemos el mensaje en las fotos que inundan las redes sociales, el cambio climático afecta en todas partes y destinos.

En realidad no estamos siguiendo el patrón de los 2 grados de calentamiento máximo establecido por el Acuerdo de Paris, estamos siguiendo un patrón que fácilmente alcanzará los 3 grados y esto ya sabiendo que el hecho de llegar a 2 grados no es seguro, es problemático. Necesitamos cambiar las políticas de todos los países ya que el aumento de 1.5 grados sería lo más seguro pero llegar 4 grados sería un completo desastre, – los impactos de esta máxima traerán consecuencias desastrosas para algunos países que llegarán a alcanzarán una temperatura media de 16 grados más caliente durante determinadas épocas del año.

Así vemos que para algunas regiones, esta diferencia que puede parecer de pocos grados para muchos, producirá un gran impacto que repercutirá a nivel mundial: sequía o reducción de la disponibilidad de agua tanto en islas como en zonas de interior, riesgos para la salud y para satisfacer una productividad agrícola de sustento, condiciones meteorológicas extremas, colapso de los ecosistemas y de los arrecifes de coral…

La tendencia indica que el turismo se está volviendo más verde y sostenible, sin embargo las emisiones mundiales de gases invernadero siguen creciendo a la par que crece la industria. El turismo no parece dar la importancia necesaria a la mitigación del cambio climático puesto que la política turística de (me atreveré a decir casi todos los países del planeta), está enfocada en maximizar el número de llegadas anuales. Esto crea una paradoja y es que las emisiones globales de CO2 necesitan disminuir en un 40-70% para 2050 mientras que la industria de los viajes se espera que crezca entre 60-70% para el mismo año.

Tenemos que aceptar que el clima está cambiando, necesitamos asegurarnos de que la resiliencia ecológica y climática se convierte en el núcleo de nuestras actividades. Debemos comenzar a planificar la mitigación a corto y medio plazo como algo serio y urgente, para evitar los impactos evidentes a los que nos estamos enfrentando (por ejemplo el colapso del turismo de nieve en los últimos años).

¿De verdad queremos salvar el planeta? Esto require una reestructuración de la gestión de destinos tradicional, reducir el consumo de recursos, enfatizar en la optimización de los mismos en vez de la maximización y sobre todo, ser artífices del cambio de comportamiento necesario tanto en la industria como en la sociedad.

Necesitamos ser parte de la solución, no del problema…

Este artículo recoge las ideas de la climatóloga Lucka Kajfez Bogatajaj durante su ponencia sobre cambio climático en la ITB Berlin 2017.

 187 visitas

Read More

El turismo responsable y sostenible como motor de desarrollo económico

El turismo responsable y sostenible incide especialmente en el desarrollo de una actividad turística desde la participación activa y directa de la población local en una relación de intercambio con el viajero, que garantice los niveles de calidad exigibles de los servicios ofrecidos y la distribución equitativa de sus márgenes de beneficio en el destino y sus principales actores principales.

Estamos ante un nuevo consumidor con fácil acceso a la información. Este toma conciencia de la interrelación de los problemas en el territorio, y empieza a entender que sus elecciones a la hora de emprender un viaje, comprar y consumir tienen una capacidad de influencia en el propio destino de forma decisiva.

Uno de los modelos turísticos alternativos que ofrece posibilidades sobre una gestión justa de los recursos, autenticidad, responsabilidad y sostenibilidad es sin duda el turismo rural comunitario. Este tipo de turismo se presenta como un eficiente motor de desarrollo en cualquier territorio o destino que se gestione desde la propia comunidad con un carácter local.

Los impactos culturales que puede provocar el turismo son muy variados, hay algunos que han suscitado un especial interés y debate. Entre ellos, podemos resaltar su capacidad de consolidar o enfrentar estereotipos, de favorecer procesos de cambio en las normas, y valores sociales, o bien de revalorizar o dañar el patrimonio.

El turismo es un sector económico en crecimiento. Está ligado al uso del patrimonio natural y cultural. La falta de ordenamiento y regulación han dado lugar a un turismo masivo y descontrolado que amenaza al patrimonio, generando problemas sociales que han alterado los modos de vida principalmente de las comunidades. ( Ejemplo: Barcelona o Alicante)

Estas debilidades inciden en la calidad del turismo con una oferta poca diversificada y atención deficiente al turista. Sin embargo, si gestionamos nuestros destinos de una forma responsable, sostenible y local convertiremos el turismo en una interrelación cultural real, donde viajero y anfitrión tienen la oportunidad de observar usos y costumbres enriqueciéndose culturalmente.

Uno de los propósitos fundamentales que tiene el turismo comunitario es mostrar, difundir, conservar y preservar sus ecosistemas, su forma de vida, sus costumbres, su economía y demás aspectos de la vida de los habitantes de la comunidad; complementadas con visitas guiadas, talleres artesanales, fiestas gastronómicas, etc..

Por ello es necesario concebir un modelo de turismo basado en la valorización del patrimonio como generador de valor agregado para las poblaciones locales, afirmando la necesidad de revertir el modelo de consumismo por un modelo de desarrollo social, con identidad, económico y ambientalmente sostenible.

 187 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.