Efectos del COVID-19 en el Turismo: factores a considerar

A la pregunta que he debido responder estos días sobre qué efectos tendrá la pandemia de la COVID-19 en el turismo, planteo siempre esta reflexión que comparto aquí. Para afrontar la crisis, primero es necesario conocer su dimensión. Y hoy ya sabemos que se trata de una crisis de unas dimensiones históricas. Pero, ahora mismo, desgraciadamente, no podemos conocer la magnitud de su extensión.

En esta situación de incertidumbre sobre el alcance de la crisis, no hay manera de definir con precisión cuáles serán sus efectos. En todo caso, se puede intentar identificar y analizar los factores que pueden condicionar este impacto. Simplificando, estos factores se estructurarían en tres grandes ámbitos relacionados: sanitario, económico y el de la escala de valores de los individuos e instituciones.

La duración de la emergencia sanitaria

Obviamente, hoy, la prioridad se centra en la emergencia sanitaria y la lucha contra una trágica pandemia que está costando muchas vidas. Esta emergencia, de dimensión mundial, todavía no tiene fecha de caducidad. Desde la perspectiva de nuestro análisis, lógicamente, no es lo mismo que este período tenga una duración de seis semanas que de seis meses, o más allá. Cuanto más largo sea, más profunda será la crisis. Por lo tanto, el primer factor a tener en cuenta es el de la duración de la emergencia sanitaria, hoy por hoy, imprevisible.

Seguidamente cabría pensar que, situados en un escenario de superación de la emergencia sanitaria, el regreso a la normalidad de las actividades será previsiblemente gradual y con muchas restricciones y normas de control que se habrían de ir flexibilizando por áreas geográficas internacionales y en función de la evolución de los acontecimientos. Estas normas de control, siempre avaladas por autoridades científicas, tendrán efectos especialmente impactantes sobre las actividades turísticas por su carácter vinculante a la gestión de grupos de personas. Transporte, alojamiento, visitas, compartición de espacios, aprovisionamiento alimentario… En definitiva, las cuestiones relativas a la movilidad y logística de congregaciones, elemento crítico para el sector, pasarán a ser, por mucho tiempo si no para siempre, de alta sensibilidad. Materia de regulaciones estrictas de carácter local e internacional dictadas por expertos del ámbito de la salud.

En este contexto, una vez superada la emergencia sanitaria, serán determinantes las recomendaciones que las autoridades científicas propongan sobre estas cuestiones. El ritmo de la potencial recuperación tendrá una relación directa con la orientación de los mensajes que emitan estas autoridades y de las normas que escalonadamente dicten. Si los expertas, basándose en el análisis científico de la realidad, emiten mensajes tranquilizadores, estos tendrán, obviamente, efectos muy positivos y actuarán como un acelerador en la recuperación de la demanda. Pero, hay que esperar que todo sea muy progresivo y ligado a la evolución de la capacidad para erradicar el virus.

La paralización de la actividad económica

En Europa (y en el resto del mundo), los poderes públicos han asumido el liderazgo de la gestión de la crisis, otorgando en este proceso un protagonismo especial a los científicos. En primer lugar, de forma prioritaria cómo no puede ser de otra manera, para abordar la crisis sanitaria. Pero, en paralelo han debido abordar también la económica que ha vivido una paralización que, con los datos actuales, ya se puede prever de consecuencias históricas. Especialmente en el sector turístico. Se arbitran medidas de emergencia, de eficacia siempre dudosa ante la extrema incertidumbre dominante.

La gravedad de los riesgos actuales, obliga a priorizar la supervivencia de las empresas (en muchos casos gravemente amenazada) y los trabajadores, especialmente los más desprotegidos, mientras dure el período de emergencia. Es de esperar en este entorno, una coordinación solidaria y eficiente entre administraciones, iniciativa privada y sindicatos, entre otras entidades. Se ha asumido que la gestión de la crisis globalmente implica un aumento espectacular del gasto público que a la larga tendrá consecuencias en la capacidad adquisitiva de los ciudadanos en su función de consumidores.

Esta previsible significativa reducción de la capacidad adquisitiva de los consumidores puede tener consecuencias directas negativas en la comercialización de servicios turísticos, al fin y al cabo, un producto de consumo no básico. Pero, dejando de lado su función de consumidor, muchos pensadores dibujan un escenario en el que la crisis sanitaria y económica provocada por esta pandemia es de una gravedad que  transformará también la visión del mundo y el orden de prioridades de las personas y por lo tanto sus hábitos y comportamiento -de manera significativa en los procesos de toma de decisiones sobre los viajes-, y las instituciones que las representan (1).

La recuperación del turismo de proximidad

Será necesario, en este sentido, saber identificar estos cambios para adaptar la oferta y hacer su promoción con nuevos parámetros ajustados a las necesidades emergentes. Es previsible que la respuesta de las empresas pase por recuperar la esencia de las bases conceptuales de los tres ejes de la sostenibilidad que implican la transformación global de las organizaciones y no solo la de sus departamentos de marketing. Una tendencia ya identificada en los últimos años que apunta hacia un turismo más responsable y que el escenario post-pandemia puede acelerar por la regulación de las administraciones y la presión de la demanda.

Si analizamos como ejemplo el caso de Cataluña, podemos prever que la diversificación de su oferta facilite que la situación sea diferente en cada caso.

Todo parece indicar que la reactivación -cuando se produzca- será progresiva y que los destinos y organizaciones (emisoras y receptoras) orientadas más al turismo de proximidad, en un escenario optimista, tienen una mayor capacidad inicial de recuperación de demanda porque generan movilidad que podemos calificar de «menor riesgo» en la coyuntura actual. En el caso de Cataluña hablamos de turismo de interior, pero también nos podemos referir, si las restricciones sanitarias no lo impiden, a turistas extranjeros provenientes de la Europa más cercana que les permite llegar a Cataluña en coche.

Es previsible que a corto y medio plazo los viajes de larga distancia se reduzcan. Especialmente los de negocios ante la eficiencia que han mostrado estos días las herramientas tecnológicas de teletrabajo y videoconferencia. Pero los de proximidad que generan mayor confianza, sensación de control y menos gasto entre los viajeros pueden recuperarse antes, siempre que las autoridades sanitarias validen la seguridad de este tipo de movilidad. Ocurrió algo similar en 2001, tras los atentados del 11-S. Ciertamente fue una crisis de dimensiones muy inferiores a la actual, pero cuando se redujeron drásticamente los viajes en avión hubo una recuperación en estos viajes de proximidad en vehículo privado.

Protocolos de actuación en el sector aéreo

Todas las empresas del sector han visto por igual paralizada su actividad, amenazando en muchos casos su supervivencia. El caso de las compañías aéreas, el “sistema nervioso” de los viajes internacionales de larga distancia, es paradigmático. Habrá que ver cuándo y cómo vuelve la normalidad en este sector. Y sobre todo qué medidas sanitarias se dictan al respecto para que estos vuelos se retomen con el 100% de ocupación.

¿Se arbitrarán medidas para que la distancia entre asientos sea más amplia que la actual y por lo tanto las aeronaves operen con menos pasajeros? ¿Se procederá a la desinfección de las cabinas tras cada vuelo? La respuesta a estas y otras muchas preguntas relacionadas condiciona el futuro del sistema de transporte aéreo a medio plazo. Por ejemplo, determinando el precio final de los servicios en alza en un escenario de crisis. O añadiendo protocolos de sanidad a los de seguridad heredados del 11-S, complicando todavía más la logística del acceso del pasaje. O facilitando el regreso, al menos parcial, de la intervención estratégica de las administraciones públicas sobre las líneas aéreas en forma de ayudas y normativas que las puedan condicionar en este período de crisis sin precedentes y de duración incierta.

La incertidumbre de la recuperación económica

El análisis de las tendencias de la evolución de los viajes internacionales identificadas por instituciones como la Organización Mundial del Turismo constatan en las últimas décadas crecimientos muy significativos. Las diferentes crisis económicas o la generada por el impacto de los atentados del mencionado 11-S han tenido, en estas series históricas, una incidencia muy negativa en la cifra de viajes internacionales, pero a corto-medio plazo. En las proyecciones largas, el crecimiento hasta ahora ha sido continuado.

Dadas las dimensiones históricas y las incertidumbres de la coyuntura actual se hace difícil, a partir de ahora, prever cómo será la evolución a largo plazo. Hay economistas que hablan del efecto rebote que puede hacer que la economía, tras una caída radical de la actividad vuelva a subir en forma de “V” cuando la emergencia sanitaria se supere. Es la visión optimista que minimiza, por lo menos en el ámbito turístico, el impacto de la crisis en el consumo y del cambio en el orden de prioridades. Otros hablan de recuperación en forma de “U”, con un período de crisis más prolongado (2)Los más pesimistas hablan de un escenario de larga y dura recesión. Lo que sí que parece claro es que la salida de la crisis, como señala el profesor Joan Torrent, requerirá combinar inteligencia humana, artificial y económica (3).

Ciertamente, buena parte de las prácticas que han resultado exitosas para combatir la pandemia, han combinado estos elementos, a pesar de que renace con fuerza el debate asociado sobre libertad y control en las sociedades modernas (4). Pero este, ya será otro debate.

Referencias:

  1. Attali, J. (2020). ¿Qué va a nacer?. La Vanguardia, 23/03/20. Disponible en: https://www.lavanguardia.com/internacional/20200323/4840598675/que-va-a-nacer.html
  2. Lladós, J. (2020). “El cash pandèmic”. Blog d’Economía y Empresa (UOC). Disponible en: http://economia-empresa.blogs.uoc.edu/es/el-crash-pandemico/
  3. Entrevista a Joan Torrent (2020). Blog d’Economía y Empresa (UOC). Disponible en:https://www.uoc.edu/portal/es/news/entrevistes/2020/014-joan-torrent.html
  4. Han, B-Ch. (2020). “Emergencia viral y el mundo de mañana”. ElPan ís, 22/3/20. Disponible en: https://elpais.com/ideas/2020-03-21/la-emergencia-viral-y-el-mundo-de-manana-byung-chul-han-el-filosofo-surcoreano-que-piensa-desde-berlin.html

Este artículo ha sido originariamente publicado en el Blog de Economía y empresa de la UOC y reproducido en Travindy con permiso del autor: Efectos del COVID-19 en el Turismo: factores a considerar.

 158 visitas

Read More

La Crisis Sanitaria, Oportunidades y Resiliencia Sistémica del Turismo

No solo el turismo, es el más afectado con la pandemia. Cuán  importante sería capitalizar esta experiencia sin precedentes, del despertar humano colectivo de solidaridad y conciencia? Desde donde queremos enfrentar esta lucha, no solo de momento, sino, para que sirva a nuestras generaciones futuras?

Si bien el turismo, ha sido uno de los sectores más afectados con la pandemia del COVID-19, también otros sectores están siendo afectados grandemente y es aquí, donde debemos pensar si los que más necesitan somos nosotros? o los que cuando no existía esta pandemia ya vivían en profundas necesidades, como se ven ahora? surge una oportunidad de análisis y reflexión, desde donde estamos viviendo esta crisis sanitaria?

La población tiene actualmente una reacción en proceso que va desde sensaciones de individualismo y preocupación económica hasta el entendimiento y despertar de sentimientos de solidaridad, empatía o pánico.

Los países a nivel global, reaccionan desde diferentes posiciones y acciones; nadie tiene la receta perfecta, aún estamos en plena evolución e investigación, sin duda en un futuro no muy lejano cuando miremos atrás, nos daremos cuenta de muchas cosas.

En este contexto, la incertidumbre crece y los expertos desde sus frentes lanzan diversas alternativas de solución, adaptación, crítica, culpa, entre otros; sin embargo esta evolución, proceso o metamorfosis que estamos atravesando, aún tiene mucho que enseñarnos como colectividad humana que habitamos un ente vivo, que es la tierra, la inteligencia humana, combinada con miedo, desesperación, tristeza, competencia, cierta solidaridad y reflexión, nos dará más que seguro mejores alternativas de vivir en adelante, siendo optimista.

La crisis sanitaria aceleró, romper el paradigma actual de desarrollo?

Definitivamente el efecto que resulta del paro del actuar humano habitual  a causa de esta crisis sanitaria, creada en laboratorio o no, es la mejor respuesta a tanto clamor de diferentes grupos de naturalistas, ambientalistas, espirituales, meditadores, religiosos, científicos expertos, entre muchos otros, Como hubiéramos podido frenar la forma habitual errónea en la que concebimos el desarrollo  o éxito del ser humano en la tierra? La errada percepción del éxito humano, basado en una cultura de competencia y decoración al ego, el individualismo, donde tener bienes materiales, crecimiento académico y títulos es referencia de éxito y hasta define ser mejor persona, perdiendo el valor de la esencia humana interna.

Este enfoque errado viene desde hace muchos años atrás; sin embargo la codicia se ha empoderado del hombre, al igual que el cáncer en la tierra, considerando que este planeta es un ser vivo en decadencia, con una enfermedad grave, donde cada individuo es una célula viva, hasta ahora que células éramos en el planeta? Ahora, que célula queremos ser? La cancerígena o la buena?

Pues esta pandemia, nos abre una gran oportunidad para decidir desde donde queremos ser parte de este gran ser vivo, nuestro hogar. Hace más de 20 años, a nivel mundial venimos pregonando la sostenibilidad, impulsada por la ONU, desde alcanzar en el año 2000, con  los Objetivos del Milenio OM (08), y desde el 2015, mejorando e incrementando a los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS (17), que garanticen o al menos ralenticen el malestar de la tierra, priorizando al ser humano en bienestar general; sin embargo lo único que se ha logrado es acelerar este uso y explotación de recursos a cambio de interés materiales, que el sistema mundial nos hizo creer que necesitamos para vivir o ser felices. Muchos científicos, investigadores y expertos en diversas ramas de estudio, desde hace años, vienen clamando por el cambio de paradigma bajo el cual seguimos co-existiendo en la tierra, ya que si no, estamos confinándonos a nuestra desaparición como seres humanos que habitamos la tierra. La propuesta del cambio de paradigma al desarrollo regenerativo, que sustenta una diferencia muy grande al actual modelo y que a la fecha no ha resultado.

Cuál es la diferencia del desarrollo sostenible y el desarrollo regenerativo?

Pues simple, el desarrollo sostenible busca sostener mejorando el bienestar de la sociedad sin destruir, depredar, ni exterminar sistemas de recursos para el futuro. El desarrollo regenerativo, lo que busca es el bienestar de la sociedad usando los recursos para construir no solo la capacidad de los sistemas para satisfacción, sino también mejorando, recuperando, restaurando y reconciliando los recursos en el proceso; una vez logrado esto, recién poder pensar en cómo logara sostener.

Entendiendo esto, por qué, en los últimos 20 años no se ha logrado alcanzar los ODS, y al contrario se ha incrementado y acelerado las crisis mundial.

Reflexión de crecimiento, y oportunidades?

Comenzando esta nueva década, con mucha ilusión seguramente la mayoría, y muchos con desilusión e impotencia de que bajo este sistema reduccionista, sería muy lento y difícil lograr cambios trascendentales, no solo en la economía, política y gobernanza; si no en la humanidad, ciertamente en mi percepción, estábamos en la cúspide de la Degeneración en nuestro sector productivo “turismo”, desde mis rincones, se veía incontrolable; empresarios y colegas segados en una competencia insana, manejo indiscriminado de los recursos y violación cultural masiva de derechos laborales, no en todos, pero así era la mayoría, bajo diversos tipos de pretextos. Pues como un milagro, de la noche a la mañana sorprendió a todos, un sopetón de cambio radical que nos llevó al encierro y pare absoluto de todo, no hay turismo, seguro unos largos meses, cuanto tiempo, es impredecible, para todos! Pues aunque suene cruel, este milagro sería la oportunidad jamás pensada, para lograr un tiempo obligatorio que nos llevara a re-pensar, autoanalizarnos y reflexionar, si lo que estábamos haciendo estaba bien? La degeneración turística, para muchos que solo será una mala tormenta y crisis económica, esperemos sean la minoría.

En mi perspectiva, tenemos la gran oportunidad para co-crear la recuperación del turismo con una ventaja enorme de planificarlo con tiempo, en terreno limpio que jamás se hubiera considerado antes, bajo los enfoques del desarrollo regenerativo, que implica tomar en cuenta 06 ámbitos de desarrollo (político, social, cultural, ambiental, económico y espiritual), socialmente accesibles, inclusivos, equitativos, culturalmente diseñado a una nueva consciencia, políticamente ético, justo y trasparente, ambientalmente que logre la regeneración de ecosistemas vivos-capacidad de carga, paisajes, réplica e inspiración en patrones de la naturaleza, económicamente en busca del bien común y manejo circular y finalmente el ámbito espiritual que conecte transversalmente a todos los ámbitos de manera humana basados en la empatía, en valores para lograr la armonía de convivencia en paz y evolución justa y equitativa para todos, seguro que para muchos suena muy ilusorio? Tal como se pensaba de la sostenibilidad hace 15 años, pues nos toca.

Como capitalizar la experiencia de vivir y salir victoriosos de esta pandemia, que algunos muchos definen como la tercera guerra mundial, el masivo y más grande despertar de la consciencia humana (sentimientos, emociones, reflexión y cambio por el entendimiento al clamor y respiro necesario de la tierra)  para lograr y robustecer el cambio de paradigma global, en este entender, las oportunidades de mejorar enormemente las actividades humanas en la tierra serían en beneficio no solo de nosotros, sino de todos con los que compartirnos vida en este gran hogar, las otras especies.

En el turismo definitivamente, por los impactos de esta crisis sanitaria traerán cambios en el habitual perfil de turista, importancia y desplazamiento en los destinos, surgirán nuevas perfiles que debemos cubrir, los viajes volverán, donde el sector privado u oferta tiene grandes retos.

Considerando un nuevo turismo desde un enfoque de aportar/sumar, a todos los involucrados en la actividad, desde la necesidad económica-laboral propia, satisfacción de experiencias únicas para el viajero y el buen uso de los recursos para lograr este aporte sistémico de construir sistemas de satisfacción multisectorial en el clúster del turismo, es denominado turismo regenerativo.

Considerando la Biomimesis, imitando patrones de la naturaleza, pues considerar la reactivación del turismo paulatinamente, desde el lugar, llamado turismo doméstico-local, turismo regional y finalmente turismo internacional, plantearse esta reactivación haciendo comunidad articulando a todos los sectores, con objetivos comunes considerando el impacto post-crisis en las nuevas tendencias del turismo que recién lo veremos en unos meses adelante, los efectos psicológicos, sociales y culturales tendrán un efecto en el perfil habitual que solíamos considerar en este mercado.

Oportunidades en ambos sentidos: Ejemplo Local, Porteadores del Camino Inca Machu Picchu

Muchos de los que eran víctimas de las actividades laborales abusivas del turismo, como un ejemplo simple en mi entorno, los porteadores del Camino Inca, hacia la Ciudadela Inca de Machu Picchu (Cusco), un grito de auxilio en silencio, era ver y no poder ayudarlos cuando las víctimas son parte de su propio maltrato, por necesidades laborales, económica y dependencia que ha creado el turismo mal manejado. El mayor porcentaje de porteadores, campesinos que solían trabajar la tierra y ganadería, el turismo trajo la llegada de dólares y aparentemente trabajo fácil, hombres que trabajan bajo un miserable pago diario, por ejercer una labor denigrante, sumado a muchos otros abusos, donde su voz no cuenta ni importa, pues muchos por las propinas que a veces son más que los pagos diarios y estímulo de seguir laborando, el impacto negativo es grande, ya que generan en su prole el interés y sueño de trabajar en turismo; llegando a la ciudad y seguir el ejemplo del abuso, competencia, engaño y otros.

Dejando a tras sabiduría ancestral como lengua, cultura, tierras. Vienen a la ciudad bajo un resentimiento totalmente entendible, pero se materializa en daño social. Hoy el turismo paró, y con esto, aunque ellos no podrán tener el ingreso económico y trabajo denigrante habitual, muy doloroso; pero regresan a sus tierras a retomar sus actividades cotidianas, mientras dura la crisis, la mayoría. Por otro lado, cuando pase la pandemia, definitivamente seguirá dándose, pues es el ritmo en las cuales el manejo del servicio turístico de esta experiencia se basa, pues una reflexión para replantear las condiciones de trabajo dignas como seres humanos, definitivamente reiterando si logramos capitalizar la empatía de otro, el desarrollo del turismo será otro, que suena esperanzador para este grupo altamente vulnerable.

La metamorfosis que toca vivir, se convierte en oportunidades para re-hacernos en todo sentido!

Foto: Anthony Herrera, Machu Picchu Inca Trail Guide.

 158 visitas

Read More

Comunicación de crisis: “¿Quién teme al virus feroz?”

Caperucita Roja, rememora Miguel Ángel Violán, “es la joven protagonista de uno de los cuentos más famosos de la literatura universal. Tocada de una emblemática capucha roja atraviesa el bosque rumbo a casa de su abuelita para proveerla de provisiones. Advertida de la existencia de un lobo por aquellos parajes, desestima el riesgo canturreando la famosa tonadilla: “¿Quién teme al lobo feroz?”. El resto es conocido: la abuelita como víctima colateral y el cazador-que- pasaba-por-allí como salvador de niña y anciana, según las versiones más edulcoradas del relato”.

El cuento, según explica el experto, “nos ilustra la importancia de tres valores clave en un contexto de crisis: la prudencia (¿paso o no paso por este bosque?), la confianza (¿a quién debo creerme?) y la cooperación para el rescate (¿con quién puedo contar?)”.

Y “aterrizando en lo concreto”, presenta “un decálogo de píldoras de reflexión para el aquí y el ahora. Adapte su ingesta a su situación concreta:

1.- No se confunda: hay variables que dependen de usted y otras que no. Focalice en las primeras.

2.- Si antes de la crisis usted no implementaba una política de comunicación interna, difícilmente la va a improvisar.

3.- Diga la verdad a sus colaboradores.

4.- Positivice todo lo positivizable. Comunique los avances, mejoras y esperanzas.

5.- Sea muy claro en sus directrices. La ambigüedad es fatal: crea desconfianza y frustra.

6.- No critique a nadie.

7.- Sea usted con su comportamiento ejemplo de lo que espera de los suyos. Lidere a través del ejemplo.

8.- Recuerde que está inmerso en una crisis colectiva y que son muchos los que han tenido pensamientos parecidos a los suyos. Y que hay una meta común: salvarse.

9.- Lo que usted va a aprender con esta crisis no le llega a la suela del zapato ni el mejor máster de Harvard.

10.- Fruto de eso va a emerger un entorno muy distinto.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Hosteltur: “Comunicación de crisis: “¿Quién teme al virus feroz?””.

 158 visitas

Read More

Turismo en tiempos de incertidumbre: una reflexión

COVID-19 y Coronavirus, de seguro lo que más has leído, visto y escuchado en estos últimos meses. Y es que esta pandemia se ha ido apoderando del mundo en poco tiempo y sus consecuencias han sido devastadoras, no solo en temas sanitarios. El escenario económico ha dado un giro completo y, desde mi punto de vista, estamos evidenciando prioridades que antes no eran tan fáciles de ver. 

El turismo es uno de los sectores a los que más ha afectado esta situación. No es noticia para nadie las grandes pérdidas económicas que ya se están generando a consecuencia de esta pandemia. Pero, en este artículo no quiero enfocarme en esto, ya que para ello tienes un sinnúmero de noticias rondando ya por la web. Quería en su lugar, presentar mis reflexiones y algunas ideas que quizás te puedan servir para batallar esta situación. 

Quisiera para ello comenzar reflexionando en que, donde ponemos nuestra atención, será donde creemos nuestra realidad. Yo sé que los números reflejan pérdidas, pero centrarnos en escenarios negativos, nos bloquea y no nos permitirá ver nuevos horizontes. No vivas en el miedo, porque el miedo te controla y es momento de empoderarse y ser ese cambio que necesita el mundo. 

Viajar se ha convertido en parte de nuestras vidas

Los seres humanos nos hemos acostumbrado a viajar, sean traslados de cortas o largas distancias. Lo hacemos por ocio, por disfrute, por trabajo, por educación, entre muchos motivos más. Viajar se ha convertido en parte de nuestras vidas y en algunos casos hasta en una necesidad.

Por tanto, creo que el escenario del sector no es gris, sin embargo, sería acertado pensar en viajes responsables, que permitan alcanzar la sostenibilidad de los destinos. Si quieres saber más al respecto, podrías empezar descargándote el Manifiesto del Viajero Responsable y aplicando sus recomendaciones en tus futuros viajes. 

¿El antídoto ante el turismo de masas?

Una de las cosas que más me ha sorprendido de todo esto es ver como destinos extra masificados (por ejemplo Venecia y Barcelona) permanecen ahora vacíos. Algo que sin duda era impensable hace unos meses, ya que parecía no haber medidas que de verdad lograran dar un freno a esta situación. 

Si rescataría algo positivo de esta pandemia, sería esto. Nuestro planeta necesitaba un descanso y los destinos masificados, un respiro. Espero que de esta situación surjan medidas de planificación y gestión responsable de destinos. 

Desde mi punto de vista, los viajes internacionales son los que más tardarán en volver a la “normalidad”.  Esto no tiene porqué ser algo malo, ya que es una oportunidad para que se promocionen otros destinos menos conocidos y se evite volver a colapsar a los “típicos”. 

Esta diversificación puede ser una buena estrategia en cara al futuro del turismo y una situación “win-win” tanto para gestores, promotores y viajeros en busca de nuevas aventuras.

Consume local

Muy ligado al punto anterior. En vista de que los viajes hacia el exterior tardarán más en recuperarse, vuelve a lo local. Esta es una gran alternativa para que la economía nacional reviva y genere más empleos dentro de cada nación.

Además, descubrir diferentes destinos de nuestro propio país es una manera de fomentar el orgullo por lo nuestro y fortalecer nuestra identidad cultural. 

Todos los países tienen tesoros únicos, es el momento de descubrirlos, o de re-descubrirlos desde otra óptica. Asimismo, se podrá innovar y crear nuevos productos turísticos, proyectados también a recibir viajeros internacionales en un futuro cercano.

Abre los ojos e identifica nuevas oportunidades

En palabras de Albert Einstein “La crisis es necesaria para que la humanidad avance. Solo en momentos de crisis surgen las grandes mentes”. Por esto, es imprescindible que despejes tu pensamiento del negativo panorama económico que nos deja esta situación, para así poder ver bien los cambios que puedes implementar. 

Aquí, sobrevivirán quienes sepan adaptarse a las nuevas condiciones de la industria. Despierta tu creatividad y visualiza maneras de sobrevivir y salir más reforzado de esta situación. Tómate este tiempo de desaceleración para evaluar y replantear tus estrategias. Trata de imaginar el nuevo escenario en el que se desenvolverá el turismo de ahora en adelante y pregúntate ¿qué de lo que ofrezco actualmente seguirá funcionando y qué no? ¿cómo puedo innovar para adaptarme?

A continuación, comparto una recopilación de ideas propias y de otros medios que te pueden resultar de interés:

  • Redefine el perfil de tu cliente ideal, piensa en cuáles serán sus necesidades y motivaciones a raíz de esta situación. Sé tú la persona/empresa que ofrezca lo que están buscando.
  • Identifica tu valor diferencial, eso que te hace único y que te permite resaltar del resto de empresas del sector. Esto quizás ya lo tengas identificado, pero no está mal darle una vuelta.
  • Acompaña a tus clientes a través de tus redes sociales, e-mails y contenidos en tu blog. Hay profesionales que en estos meses, realizan webinars, directos en Facebook o Instagram, vídeos en Youtube, etc, para acompañar de cierta manera y dar ánimos a sus seguidores. Maïder Tomasena, experta en copywriting, indica que en estos momentos lo que tenemos que hacer es: ayudar, responder y entretener a nuestra audiencia. 
  • Otra idea es planificar tu contenido en blogs y redes sociales de los siguientes meses. Recuerda que las emociones son un componente principal en el turismo, así que agregalas en todas tus publicaciones y promociones. Una manera de hacerlo es, contando historias.
  • Si no lo has hecho todavía, considera migrar una parte de tu oferta (o toda) al mundo online. Podrías, por ejemplo plantearte reunir todo tu conocimiento y hacer un taller o curso online. Diversifica tu cartera de productos.
  • Alínea la oferta de tu empresa para atraer a un viajero responsable. Una buena idea sería incluir la información del Manifiesto del Viajero Responsable  dentro de tus contenidos. 
  • Da todas las facilidades a tus clientes, entiende si quieren cancelar su viaje, pero anímalos a posponerlo. Tener empatía en estos momentos es crucial, porque de esto también dependerá cómo te recuerden en el futuro. Considera también ofrecer descuentos.
  • Plantéate la creación de nuevos productos que involucren a la comunidad local.  

Por otra parte, quería tomar algunas de las reflexiones que Miguel Ángel Violán, experto en comunicación de crisis, menciona en este artículo publicado por el portal de noticias Hosteltur:

  • Debes tener claro que hay variables que dependen de tí y otras que no. Tienes que fortalecer las primeras: escribirlas y ordenarlas jerárquicamente. Decidir qué es prescindible y que no; y dentro de lo imprescindible, qué es urgente y que no.
  • La honestidad ante todo, sobre todo con tus colaboradores, así se fortalece la confianza.
  • Hacer positivo todo lo que se pueda hacer positivo. En situaciones de crisis, tanto una parte del problema, como la solución se encuentran en tu cabeza. No puedes controlar la manera en la que suceden ciertas cosas, pero sí puedes escoger cómo reaccionas ante ellas.
  • El tiempo es el recurso más importante que tienes, por ello, es importante que seas conciso en tus directrices.
  • Esta crisis te dejará muchas lecciones, algo que ni las mejores universidades te pueden enseñar. Será un aprendizaje tanto individual, como colectivo. El resultado de esta situación dejará un entorno muy diferente. 

Es tiempo de generar colaboraciones

Algo que me saca una sonrisa de entre tantas noticias negativas, es ver cómo en momentos críticos, nuestro espíritu de compasión y solidaridad sale a relucir. Y es que ahora estamos todos unidos por un mismo objetivo y esto, es potente.

Podrías aprovechar este tiempo para generar colaboraciones con otras empresas del sector. Por ejemplo, invitarlos a un webinar y hacer una entrevista en conjunto o preparar contenidos combinando los conocimientos de ambos. También sería válido considerar crear un producto en conjunto.

Mantén una relación cercana también con tus proveedores, preguntarles si hay algo en lo que podrías ayudarlos. Planificar también con ellos qué acciones podrían realizar en conjunto para atraer más turismo una vez se estabilice todo.

Comentarios finales

Chris Torres, propietario y creador de Tourism Marketing Agency, ha creado una guía titulada “Coronavirus Battleplan” con consejos útiles de cómo utilizar el marketing digital en estos momentos, la pueden descargar desde su página web.

Además, si eres emprendedor, la Organización Mundial del Turismo (OMT), con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), han lanzado  “Soluciones para devolver la salud al turismo”. Una iniciativa para contribuir a la recuperación de la industria ante la crisis del COVID-19 a través de soluciones relacionadas con salud, economía y recuperación de destinos. Revisa las condiciones haciendo clic aquí.

Y recuerda: “De la conducta de cada uno, depende el futuro de todos” – Alejandro Magno. Quedarte en casa hoy (si tienes la suerte de poder hacerlo), significa poder viajar mañana.

Espero que hayas encontrado de utilidad estas recomendaciones. Si se te ocurre alguna idea adicional, no dudes en dejarla en los comentarios. Te invito también a suscribirte, ya que seguiré compartiendo contenido periódicamente.

Mi corazón está con las personas que han sufrido a causa de esta pandemia y mi agradecimiento y admiración para aquellos que trabajan arduamente para mantenernos a salvo.

Este artículo ha sido publicado originariamente en Selen Orellana y reproducido en Travindy con permiso del autor: «Turismo en tiempos de incertidumbre: una reflexión».

 158 visitas

Read More

La innovación turística tiene nombre: replicabilidad

La innovación turística no pasa únicamente por la tecnología y los avances que ésta trae consigo. Al internet de las cosas, la inteligencia artificial, el big data y el blockchain, podemos sumarles otras formas de hacer las cosas de una manera más eficiente. Desde FITURNEXT, un observatorio de sostenibilidad impulsado por FITUR con el apoyo de Ideas for Change, nos preguntamos qué hay más eficiente que replicar algo que ya existe. 

Así lo evidenciamos en la primera edición de FITURNEXT 2020, enfocada en el desarrollo económico local, y en el informe (descarga gratuita) que elaboramos desde Ideas for Change a finales de 2019. Un documento en el que explicamos la relación entre la replicabilidad y el turismo gracias a una investigación llevada a cabo a lo largo del año pasado, y basada en el análisis de más de 250 iniciativas y una serie de  conversaciones posteriores con muchas de ellas. 

De la mano de algunas de estas iniciativas replicables, pusimos de manifiesto que copiar y, sobre todo, ser copiado, puede ser muy beneficioso para todas las partes implicadas. Desglosado por tipos de organización, identificamos diferentes vías de replicabilidad y modelos de sostenibilidad económica ligados a ellas. 

Para medir el grado de replicabilidad creamos el barómetro de replicabilidad, una herramienta que permite evaluar las prácticas con el fin de determinar sus debilidades y fortalezas para ser replicada por otros actores y con otros recursos.
Durante FITUR 2020, se materializó el trabajo llevado a cabo por el equipo y, de la mano de las iniciativas ganadoras y finalistas y de otros expertos del sector, mantuvimos diversos diálogos encaminados a conocer más puntos de vista sobre esta temática.

Replicabilidad, una manera de crecimiento exponencial del impacto positivo

Una de las conclusiones de estos diálogos fue que, efectivamente, la replicabilidad es algo que viene de antes, incluso dentro del sector turístico, aunque a una escala aún muy baja. Otra de estas conclusiones fue que iniciativas como FITURNEXT son importantes de cara a ampliar esta escala y favorecer modelos turísticos más sostenibles en el sentido más amplio de la expresión. 

Asimismo, de manera práctica, se puso de manifiesto la necesidad de crear estos foros de debate y encuentro. Gracias a esta edición de FITUR, muchas de estas iniciativas participantes encontraron nuevos replicadores de las mismas y consiguieron establecer marcos de colaboración con algunos de los participantes en la feria. 

A nivel mediático, cabe destacar la amplia cobertura que generó durante todos los días de FITUR la programación de FITURNEXT, lo que refleja la necesidad de este tipo de iniciativas en un entorno como es el de esta feria internacional.

Replicabilidad en tiempos de coronavirus

Vivimos una situación incierta y compleja de la que, como ya apuntan los datos disponibles, no se escapa el sector turístico. No obstante, de esta tesitura nacerán nuevas medidas y proyectos, diseñados tanto para paliar los efectos de estas novedosas y graves circunstancias, como para evitar recaer en el futuro en situaciones similares. Es deseable y necesario que todos los planes que afloren de ahora en adelante se proyecten de manera accesible para que sean replicados por otros destinos, empresas e iniciativas para construir conocimiento conjunto y mejorar como sociedad.

Recordemos que estamos en un entorno global, y que el turístico es un sector muy sensible a situaciones adversas como las actuales. Está en la mano de todos y todas reconstruir una actividad que, sin duda alguna, saldrá muy dañada y necesitará su tiempo para restablecerse. Recortemos esos tiempos, aprendamos unos de otros, compartamos las mejores y más eficientes prácticas y, ayudémonos poniendo en común el camino recorrido.

FiturNext 2021

Mientras, seguimos trabajando para que en la próxima edición de FITUR nos podamos encontrar para volver a analizar lo ocurrido este año. Todo ello, sin perder de vista el reto que hemos puesto en marcha para esta cita 2021, enfocado en cómo el turismo puede contribuir a la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas

Continuamos trabajando para detectar y analizar las mejores prácticas que ayuden a mitigar este importante reto al que nos enfrentamos como sociedad. Si tienes algo que contarnos en este sentido, no dudes en escribirnos o completar nuestro formulario.

 158 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.