Claves para comunicar la sostenibilidad de forma efectiva

Comunicar la sostenibilidad de forma efectiva y que ponga en valor nuestro trabajo no es tarea fácil. En nuestro último #TravindyFest edición otoño, invitamos a Xavier Font a compartir algunos consejos, ejemplos de comunicación efectiva y conclusiones obtenidas de sus últimas investigaciones académicas.

Xavier Font es profesor en la Universidad de Surrey y director de The Center for Sustainability and Wellbeing in the Visitor Economy. Lleva años trabajando en distintas universidades y con empresas públicas y privadas para mejorar la comunicación de sus prácticas sostenibles. También es co-editor de The Journal of Sustainable Tourism y uno de los fundadores de Travindy. 

Comunicar para obtener un beneficio

Según Xavier, para comunicar la sostenibilidad de forma efectiva debemos identificar el beneficio que buscamos crear con el diseño de nuestros mensajes. Estos pueden ser: 

  1. Consumir menos. Para ello, se deberán crear mensajes enfocados en que el cliente consuma menos recursos durante su estancia o visita. Un ejemplo puede ser reducir el consumo de agua, energía o el famoso mensaje de reutilizar las toallas en el hotel. 
  2. Mejorar tu SEO, el contenido de tus redes o de tu página web. Actualmente existe una brecha entre profesionales del marketing tradicional y digital que no saben cómo transmitir el mensaje del turismo sostenible.  No obstante, también ocurre al revés y nos encontramos con profesionales de la sostenibilidad que no cuentan con las habilidades en marketing y comunicación óptimas. Debemos encontrar el balance para que nuestras acciones de marketing sostenible mejoren nuestra visibilidad online. 
  3. Incrementar la satisfacción del cliente, pero sin cambiar el comportamiento. Aquí se diseñarán mensajes que busquen la forma de reforzar la idea de haber escogido bien en la mente del cliente, por el hecho de haber escogido un producto/servicio sostenible en lugar de uno que no lo es.
  4. Fidelizar. Cuesta más dinero atraer un cliente por primera vez, que hacer que un cliente nos repita, y aún así la mayoría de esfuerzos de marketing se enfocan en captar nuevos clientes. Según Xavier, “el cliente que te compra por primera vez, rara vez lo va a hacer por haber leído un mensaje de sostenibilidad; lo hará por precio, calidad, ubicación… y la sostenibilidad la tenemos que explicar dentro de cómo contribuye a uno de estos atributos generales. Es cuándo el cliente ya está contigo, que le podemos comunicar otras formas que refuerza la sensación de calidad y de incremento en su nivel de satisfacción”.

Comunicar para lograr un objetivo

Antes de escribir un mensaje de sostenibilidad, debemos tener claro cuál es el objetivo que perseguimos alcanzar. Este objetivo puede variar dependiendo de las necesidades de la empresa, pero pueden ser:  incrementar el número de personas que te recomiendan en un 5%,  aumentar el  número de personas que te visitan o que la persona que ya te visita te repita o que se decida por una estancia más larga. 

Cada uno de estos objetivos, necesita consigo unas acciones de marketing concretas en diferentes momentos y canales.  Necesitamos poner esfuerzo y  entender el marketing de una forma más persuasiva y delicada.

Comunicar y medir el impacto de nuestros mensajes

Según Xavier, la medición del impacto de los mensajes de sostenibilidad es algo que hacemos poco. Tanto el tema de comunicación de la sostenibilidad  dentro del establecimiento, como el marketing del cliente que te viene por primera vez. No obstante, es muy importante entender el impacto que tenemos y esto nos lo proporciona la medición de impacto. 

Junto con Pablo Pereira, Xavier ha trabajado con una empresa danesa que ha creado unos dispositivos para las duchas de los hoteles, que muestra la duración de la ducha del cliente. A través de estos dispositivos, han comprobado que simplemente demostrando el tiempo que el cliente ha estado en la ducha, se reduce la duración de la misma en un 15%. 

El equipo de Xavier ha realizado pruebas en 26 mil habitaciones de hotel en 3 continentes diferentes y con distintos tipos de clientes y han encontrado que el ahorro medio para los hoteles en energía es de cerca de 90 euros por habitación por año. Mostrando este impacto, los hoteles están comprando este sistema porque el ahorro es considerable, pero a parte porque está ayudando a comunicar al cliente sus valores de sostenibilidad de una forma más sútil.

El análisis de Xavier muestra que los clientes han admitido tener una mejor percepción de la marca que les hace sentir bien, lo que repercute en la credibilidad de otros mensajes que se comuniquen en el hotel. Cualquier decisión que tomes en tu negocio, desde cómo diseñar una habitación de un hotel a diseñar un boletín mensual, está comunicando algo al cliente, ya sea implícita o explícitamente. Solo tienes que decidir cómo y qué quieres comunicar.

Mira la entrevista completa y todas las demás del Travindy Fest en nuestro perfil de Instagram.

 1,151 visitas

Read More

Travindy declara que vivimos una Emergencia Climática

La Asociación Travindy España acaba de adherirse a Tourism Declares, una iniciativa que apoya a empresas, organizaciones e individuos que trabajan en el sector turismo a declarar una emergencia climática y tomar medidas para reducir sus emisiones de carbono, según The Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), en un 55% por debajo de los niveles de 2017 para 2030.

Como todos los signatarios, nos hemos comprometido con las siguientes cinco acciones:

1. Desarrollar un “Plan de emergencia climática” en los próximos 12 meses, que establezca nuestras intenciones de reducir las emisiones de carbono durante la próxima década.

2. Compartir una declaración pública inicial de nuestro “Plan de emergencia climática” y actualizar el progreso cada año.

3. Aceptar los consejos actuales del IPCC que establecen la necesidad de reducir las emisiones globales de carbono en un 55% por debajo de los niveles de 2017 para 2030 a fin de mantener el planeta dentro de 1,5 grados de calentamiento. Nos aseguraremos de que nuestro “Plan de emergencia climática” represente acciones diseñadas para lograr esto como mínimo.

4. Motivar a nuestra comunidad a hacer la misma declaración, compartir buenas prácticas y participar activamente en la comunidad Tourism Declares

Actuar de forma colaborativa

Travindy reconoce que el cambio climático es una amenaza existencial y que estamos ante una década decisiva para conseguir la Acción Climática que nuestro planeta necesita. Debemos actuar de forma colaborativa y nuestro sector es clave para transformar e inspirar a otros a hacerlo: desde las empresas con las que trabajamos, los destinos en los que operamos y los viajeros a quien inspiramos.

Actualmente, Travindy se encuentra trabajando en la versión en español de Tourism Declares con Cuidadores de Destinos. Os invitamos a quedar atentos/as a nuestras redes y comunicados para sumar al movimiento Tourism Declares España + LATAM y abogar entre todos por la necesidad de tomar acción por la crisis climática.

Mientras tanto, puedes también declarar en inglés en la web y seguir a @tourismdeclares en Twitter, Facebook o LinkedIn.

 1,151 visitas

Read More

En el camino hacia la descarbonización del turismo: ¿cómo será el futuro de la aviación?

Uno de los temas candentes de este año en el programa de turismo responsable de la World Travel Market Virtual ha sido cómo el turismo está abordando las emisiones de carbono asociadas a la aviación, para que el sector esté alineado con la trayectoria del Acuerdo de París. Harold Godwin moderó un panel sobre la materia con representantes del sector donde se expuso la realidad actual y se conversó sobre cómo podemos avanzar para la descarbonización de la actividad más intensa en carbono de la cadena de valor del turismo.

La aviación antes y después de la pandemia 

No es nuevo decir que antes de marzo de 2020, las tarifas bajas en la industria de la aviación eran lo habitual. Existía un gran exceso de capacidad con muy pocas ganancias para las aerolíneas, favoreciendo las cortas escapadas en avión y sobrepasando la capacidad de carga en muchos destinos clave.

Noel Josephines, presidente de Sunvil Holidays, afirma que “según la Sustainable Aviation Coalition, las emisiones de carbono asociadas a la aviación turística han aumentado un 32% en los últimos cinco años”. También agrega que “de un enorme exceso de capacidad, hemos pasado a un parón muy brusco por la Covid-19 y ya conocemos los impactos que esto ha tenido en el sector de los viajes y el turismo hasta el día de hoy”.

En destinos altamente dependientes del turismo, como el Caribe, la pandemia ha puesto en el punto de mira la capacidad de resiliencia de las comunidades para sobrevivir. Ayesha Constable, fundadora de Young People for Action on Climate Change Jamaica, confirma que “los estados insulares que dependemos de los viajes de larga distancia veremos disminuir la afluencia turística en los próximos años debido al posible incremento de tarifas aéreas, y esto va a tener un impacto directo en las personas”.

Cambio de paradigma: Airbus lidera el camino para la descarbonización de la aviación

Hace diez años podría haber sonado como una película futurista, pero hoy es más real que nunca que la descarbonización de la aviación ocurrirá antes de 2050. Airbus está liderando el camino y ya está trabajando en tres nuevos demostradores propulsados ​​por hidrógeno para 2028, que estarán disponibles para uso comercial en 2030.

En este aspecto, Keith Bushell, Director de UK Environmental Affairs Stakeholder Airbus OL, afirma que “los aviones propulsados ​​por hidrógeno ofrecen un punto de inflexión. Sin embargo, el hidrógeno no es la única respuesta y pasar a combustibles sostenibles es la oportunidad inmediata de descarbonizar el sector ”.

Hidrógeno, el nuevo oro verde

Según Keith, uno de los desafíos principales para popularizar el hidrógeno como combustible es disponer de la infraestructura necesaria a nivel de distribución y almacenamiento. Sin embargo, Jason Chua, Director de Operaciones y Cofundador de Universal Hydrogen Co., admite que su empresa está abordando este reto creando una forma modular de distribución global de hidrógeno con bajos costes de almacenamiento y utilizando la infraestructura ya existente.

A diferencia de los combustibles fósiles, que se pueden almacenar y transportar, con el hidrógeno esto no es posible. Desde Universal Hydrogen están decididos a garantizar la disponibilidad de un sistema de distribución escalable y viable de hidrógeno para favorecer unos costes asequibles a medida que aumenta la demanda. Como Jason lo pone en perspectiva, “no solo tenemos un imperativo económico para descarbonizar la aviación, es un imperativo moral y social”.

Los aeropuertos en el centro de atención

Matthew Gorman, Carbon Strategy Director en el aeropuerto de Heathrow, reconoce que es necesario que la industria de la aviación avance rápidamente en la descarbonización en esta década. Según él, en Reino Unido el compromiso de llegar a cero emisiones netas para 2050 tiene 3 puntos clave: disponer de aviones más eficientes en consumo de combustible, cambiar a combustibles ecológicos e implementar nuevas tecnologías como el hidrógeno.

Matthew afirma que “los aviones propulsados ​​por hidrógeno pueden volar hasta 2.000 km y eso es aproximadamente el 30% del desafío de CO2 de la aviación. El 70% proviene de viajes más largos”. En Heathrow ya están buscando formas de transformar los aeropuertos hacia un mundo descarbonizado, trabajando junto con universidades, el sector turístico y el gobierno para asegurarse de que podamos volar el Atlántico sin generar emisiones.

Sin embargo, en Heathrow no están echando toda la carne en el asador con el hidrógeno y están prestando especial atención a la llamada segunda generación de combustibles. Matthew admite que “a corto plazo, buscamos que los residuos se conviertan en combustible con una menor huella ecológica. Necesitamos escalar los combustibles de aviación sostenibles ahora, si queremos llegar a cero emisiones en 2050”.

Aerolíneas de corta distancia para liderar la descarbonización

David Morgan, Director of Flights Operations de easyJet, afirma que “la descarbonización es un camino, no es algo que ocurre de la noche a la mañana. A lo largo de estos años veremos varias opciones. Los combustibles sostenibles son una opción, pero también la captura de carbono y las mejoras en el sistema de tráfico aéreo ”.

En 2030 y 2050, los aviones seguirán siendo aviones y el turismo seguirá siendo un componente importante de los destinos, las comunidades y las empresas. Ha llegado el momento de que el sector de la aviación se una para impulsar la transformación requerida por el Acuerdo de París, asegurándose de que las soluciones de hoy no se conviertan en los problemas de mañana.

Para continuar con la discusión sobre la descarbonización del turismo, te invitamos a dejar tus comentarios a continuación y descargar el informe de Turismo Responsable de la WTM: Decarbonising aviation. The route to zero for the travel and tourism industry.

 1,151 visitas

Read More

El miedo: cómo influye en nuestra vida y en nuestra forma de hacer turismo

Muchas veces dejamos de hacer cosas que deseamos y que son realmente importantes para nosotros por temor a lo que pueda ocurrir. Retrasamos viajes que nunca llegan y, si llegan, nos aseguramos de tener todo lo más atadito posible; declinamos invitaciones que nos lleven a la aventura, a lo desconocido; aparcamos la libertad y nos vestimos de miedo.

El miedo como mecanismo de supervivencia

El miedo, como otras emociones presentes en el mundo animal, es un estado de ánimo ancestral. Pero solo en los seres humanos ha cambiado tanto durante su existencia milenaria, en comparación con el resto de miembros del reino animal, en los que se ha mantenido casi intacto. Fundamentalmente, porque estos últimos todavía actúan hoy como hace miles de años: por instinto. El hombre, en cambio, ha visto en su evolución, un instrumento de comercio.

El miedo es un estado mental que se asocia con la supervivencia de la especie. Es tan natural, como innato y saludable, ya que nos permite escapar de un peligro inminente o futuro, para salvaguardar nuestra persona y nuestra futura especie.

Entonces, ¿cuándo comienza a volverse dañino para la psique humana y, en consecuencia, también para nuestro cuerpo? Cuando ya no podemos gestionarlo. Cuando permitimos que se apodere de nuestras ideas y de nuestro razonamiento, y nos dejamos llevar fácilmente por la excesiva emocionalidad.

¿Cómo combatirlo?

Una de las manifestaciones más frecuentes del miedo se produce cuando nos encontramos cara a cara con lo ignoto, en cualquiera de sus formas: la oscuridad, la noche… Miedo al otro, al que no conocemos, al que no pertenece a nuestro mismo entorno social, a otras razas, a otras formas de conocimiento… Hay miles de formas diferentes, lo único que marca la diferencia es cómo somos capaces de manejar las preocupaciones, los estados de ansiedad, las fobias. Y si la raíz común del miedo es lo desconocido, la terapia casi obvia para combatirlo es el conocimiento.

Pero conocimiento no entendido como el saber concreto y académico de la historia del mundo, sino aquel que deriva de una experiencia real que nos permite usar nuestro pasado para construir un equipaje para enfrentar lo desconocido de una manera más segura en el futuro.

Cuando nos atrevemos a superar las barreras culturales manifestadas muchas veces en forma de racismo, por ejemplo, entendemos que el otro es simplemente como nosotros, con nuestros propios miedos, o quizás otros, y las mismas maneras, u quizás otras, de afrontarlos. Y justo en ese entender es cuando el miedo se disipa y le ganamos la batalla.

El miedo como instrumento de comercio

El uso del miedo como objeto de manipulación ha sido utilizado desde la antigüedad, cuando los sabios empleaban su conocimiento para influir en la mente de los pueblos en asuntos religiosos, políticos, económicos y sociales.

En la actualidad, nuestros temores se ven más bien alimentados por las sugerencias, recomendaciones y, en ocasiones, obligaciones que nos vienen impuestas desde el sistema: la compra obligatoria por ley de asientos anti-abandono para niños en automóviles; la publicidad veraniega palpitante sobre dispositivos antirrobo para el hogar; el florecimiento de seguros para todos los tipos y necesidades, y así, un largo etcétera de miedos impuestos que no son más que la fórmula perfecta para mercantilizar a partir de su existencia.

Pero, ¿cómo afectan nuestros miedos en nuestra manera de ejercer el turismo?

Nuestros miedos también afectan nuestras elecciones personales: desde el no querer salir de nuestra zona de confort, hasta elegir el turismo de masas, organizado y controlado de arriba abajo, como forma de viajar. Sin dejar, paradójicamente, ningún margen para el verdadero viaje.

Normalmente, el turismo de masas se fundamenta en el principio del miedo. Trata de todas las maneras posibles de proveer al turista de esa ansiada “tranquilidad” a través de las comodidades que lo mantengan tan cerca como sea posible de lo que conoce como forma de vida. Está todo tan bien preparado, que no queda nada al azar o a la aventura.

El hombre necesita certezas para sentirse seguro. No quiere sorpresas, tampoco inconvenientes. Quiere consuelo. Y en este caso el turismo de masas es ideal porque proporciona al turista todos los servicios indispensables que le aporten esa deseada certidumbre en todo momento: itinerarios, estadías, hoteles, gastronomía, ocio.

Otro aspecto que hace tan atractivo este tipo de turismo es la rebaja en los precios, la practicidad y una mayor accesibilidad a las vacaciones por parte de muchos, pero realmente estos factores son tan solo la consecuencia de una producción de y para masas.

Salir de la zona de confort

Por el contrario, el viaje que es concebido de una forma más alternativa y, en consecuencia, también más sostenible, deja estos patrones atrás. Pero, claro, salir de estos patrones es como salir de la zona de confort y requiere lidiar con un margen de inseguridad e incertidumbre importante. La espontaneidad es el factor diferencial, y las expectativas y sensaciones generadas pueden ser tan variadas como el número de viajeros que se atrevan a ir más allá.

Viajar significa, en ocasiones, tolerar medios de transporte lentos y polvorientos, llenos de olores, sabores y, tal vez, animales a cuestas. Comer en los mercados del pueblo, dormir en hoteles regentados por los lugareños, con ventiladores viejos o mosquiteras en las ventanas. Caminar, ensuciarse, descubrir, seguir sintiendo la adrenalina de lo incierto.

El verdadero viaje se hace cuando perdemos el miedo, cuando no tenemos el control de todo. Así que no tengáis miedo al mundo y aprended a enfrentar al mundo sin miedo.         

 1,151 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.