Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile

Hace unos días la Comisión Europea aprobó el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia “España Puede” (PRR) que recoge cómo se aplicarán los fondos Next Generation de la UE (NGEU), un plan de inversiones y reformas sin precedentes para afrontar la recuperación post-pandemia. Con ello, se abre la puerta para que, más pronto que tarde, se empiecen a habilitar los canales de acceso a los fondos.

Se cierra una etapa de preparación en la que se han publicado infinidad de noticias – aunque también mucho ruido mediático – y empieza el reto de ejecutar un volumen de 68.500M€ en el periodo 2021-2026.

Durante este periodo hemos tenido tiempo de analizar las características del Plan y cómo podría beneficiar a los destinos turísticos, en particular su componente 14 “Plan de Modernización y Competitividad del sector turístico” que es el principal instrumento de inversión para el sector.

A continuación, expongo una opinión, estrictamente personal, sobre cómo el Plan “España Puede” es de interés para los destinos y los gobiernos locales que los gestionan.

El análisis se basa en el despiece del documento explicativo del componente 14 así como en las presentaciones públicas sobre sus ejes de inversión que se han ido realizando en las últimas semanas. Avanzo, eso sí, que es un análisis parcial ya que persisten algunas incógnitas que condicionarán el acceso a los fondos. 

Pero, antes que nada, una breve introducción para exponer cómo se sitúa el turismo en el conjunto del PRR. El Plan “España Puede” dispone de un presupuesto total de 68.500M€ y se estructura en 30 componentes.

El componente 14 es el único dirigido exclusivamente al sector turístico y tiene un presupuesto de 3.400M€, esto es, un 4,9% del total del PRR y octavo componente por volumen de inversión. Aun así, existen otros componentes del Plan que tendrán una incidencia directa o indirecta en el turismo.

La Secretaría de Estado de Turismo destaca el componente 19 “Plan Nacional de capacidades digitales” como instrumento para la capacitación de los trabajadores del sector y otros dieciséis componentes que tendrán una incidencia indirecta en ámbitos como la agenda urbana y la lucha contra la despoblación, la transición energética, los ecosistemas resilientes, la movilidad, la inteligencia artificial o la cultura y el deporte. El propio Ministerio estima en 44.000M€ el impacto global del Plan en la competitividad turística.

El componente 14 tiene como objetivo la mejora en la modernización y competitividad del sector situando la sostenibilidad y digitalización como ejes de transformación del sector y como vía para la consecución de los objetivos secundarios de transición verde, transición digital, diversificación, desestacionalización, desconcentración y calidad. Como todos los componentes consta de unos ejes de inversión y reformas.

En este caso, los ejes de inversión ordenados según el porcentaje sobre el presupuesto total son Transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad (56,56%), Actuaciones especiales en el ámbito de la competitividad (27,16%), Programa de digitalización e inteligencia para destinos y sector turístico (9,91%) y Estrategias de resiliencia turística para territorios extra peninsulares (Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla) que representa el 6,47% del total.

En cuanto a reformas, plantea la creación del Fondo Financiero del Estado para la Competitividad Turística (FOCIT), como instrumento de préstamos para el sector, en particular para proyectos que contengan, entre otras, actuaciones de innovación y modernización de los servicios turísticos en el ámbito de la eficiencia energética y la economía circular.

La primera lectura sugiere que el componente 14 no sólo aborda la respuesta a la crisis pandémica, sino que contempla un conjunto de acciones de índole estructural en las que los destinos ya estaban trabajando y que la Covid-19 no ha hecho más que acelerar y colocar como temas prioritarios en las agendas. Tiene en cuenta, además, otros retos de alcance global como son el cambio climático o el Pacto Verde de la UE.

La primera constatación es que se trata básicamente de un plan de apoyo a inversiones del sector público. En efecto, si se analizan las diferentes medidas de cada uno de los ejes de inversión se puede ver que los principales destinatarios serán entidades públicas ya sea a través de ejecución directa o como beneficiarios de las convocatorias.

Así, el PRR creará nuevos instrumentos, proporcionará mayor dotación económica y modernizará programas ya existentes como la Red de Destinos Inteligentes, el Sistema de Calidad Turística, los Clubs de Producto o los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Ello no quiere decir que no sea un componente de interés para el sector privado ya que, por un lado, muchas de las medidas impulsadas por el sector público beneficiarán el conjunto del ecosistema turístico y, por el otro, existen medidas exclusivas para las empresas en ámbitos como la digitalización, la innovación e investigación, el fortalecimiento de la actividad comercial o las inversiones de proyectos de eficiencia energética y economía circular (línea que combina subvenciones con préstamos).

La segunda constatación, y buena noticia para los destinos, es que los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino son la medida estrella y, sin duda, la de mayor interés para los gobiernos locales.

Su objetivo es llevar a cabo actuaciones transformadoras con una importante dotación económica en cuatro ámbitos: transición verde, transición digital, eficiencia energética y mejora de la competitividad. Representan más del 50% de la inversión (1.904M€) y beneficiarán a unos 165 destinos. 

Esta medida se inspira en las dos convocatorias ordinarias de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino (PSTD) que se han llevado a cabo en 2020 y 2021 aunque en el caso de las tres convocatorias anuales extraordinarias con cargo al PRR se prevé un proceso de ampliación y escalada de los proyectos.

De esta forma, se han establecido ocho categorías de destinos en las que se determinan las inversiones mínimas que se sitúan entre los 2M€ (en destinos rurales y espacios naturales) hasta los 10M€ de los grandes destinos urbanos (Madrid y Barcelona), pasando por los 3M€ en destinos urbanos, ciudades con identidad turística o destinos de sol y playa mixto residencial o los 8M€ en destinos de sol y playa muy internacionalizados.

Desde mi punto de vista, estamos frente a proyectos maduros (el 75% de la inversión se tendrá que programar en los ejercicios 2021-2022 y ejecutar en un periodo de 2-3 años), equilibrados (con inversiones en los cuatro ámbitos señalados) y con un volumen de inversión que justifique la capacidad de transformación del destino.

Los PSTD no son la única medida de interés para los gobiernos locales ya que otras líneas de financiación como la relativa a los proyectos de mantenimiento y rehabilitación del patrimonio histórico o la de fortalecimiento de la actividad comercial en zonas de gran afluencia turística podrían ser de interés para ciertos destinos. De forma indirecta, también lo serían las medidas desarrolladas por la Red de Destinos Inteligentes como las plataformas y sistemas de inteligencia turística o las medidas de desarrollo de producto turístico.

Vamos a por las incógnitas

La primera resulta fundamental y es conocer de qué forma los ejes de inversión se declinarán en convocatorias y cuáles serán sus características: ubicación de las “ventanillas digitales”, porcentajes de cofinanciación de los beneficiarios, calendarios de presentación y ejecución, rol de las entidades supralocales para agrupar proyectos, etc. 

Y no sólo conocer cuáles serán los mecanismos del componente 14 sino de los otros componentes que pueden ser de interés para el sector. Sin duda un reto en el que será necesario habilitar sistemas para que los beneficiarios no se pierdan en la maraña de vías de financiación que se esperan.

Por otro lado, se ha insistido en la necesidad de simplificar los procesos para poder ejecutar los fondos de una forma rápida, sin embargo, no se podrán esquivar las normas de información, publicidad y concurrencia, así como los mecanismos de control y seguimiento que garanticen un buen uso de los fondos. Por tanto, son imprescindibles estructuras de gestión adecuadas al reto tanto a nivel de entidades gestoras de los programas como de los beneficiarios.

Otro aspecto pendiente tiene que ver con la gobernanza y, en este sentido destacaría cuáles serán los mecanismos que permitan la colaboración público-privada y sobretodo que las PYMEs del sector también tengan acceso a los fondos. En el caso de los PSTD, por ejemplo, se contempla esta posibilidad, pero se menciona de una forma muy genérica.

Al mismo tiempo, los PSTD se plantean como una actuación cooperada entre los tres niveles de la administración: Estado, Comunidades Autónomas y entidades locales, sin embargo, se desconoce todavía cuáles serán los procesos de presentación, selección y ejecución de los proyectos y qué papel jugarán las CCAA que, de hecho, son las que disponen de más competencias en política turística.

Por último, el debate de los fondos NGEU ha enmascarado que este año también se aprobarán los fondos estructurales para el periodo 2021-2027. En España supondrán unos 38.000M€ en los que, en particular a través de los fondos FEDER, se incluirán inversiones en los ejes de digitalización y sostenibilidad que podrían resultar de interés para el sector turístico por lo que sería conveniente conocer el grado de compatibilidad entre ambos fondos europeos.

Como pueden ver, la información disponible hasta el momento dibuja un escenario favorable a los proyectos de inversión del destino que se sitúa como el destinatario central del componente 14, en particular a través de los Planes de Sostenibilidad Turística en Destino.

Si bien es cierto que faltan datos relevantes sobre la operativa de los fondos, creo que disponemos de suficientes pistas para empezar a preparar proyectos ya sea con vistas a las primeras convocatorias de 2021 o para las del próximo ejercicio.


Este artículo ha sido originariamente publicado en Smart Travel y reproducido en Travindy con permiso del autor, Josep Rodríguez: “Fondos NGEU y turismo: pronto empezará el baile”.

 121 visitas

Read More

Los desafíos de Chaitén para avanzar hacia un turismo más responsable

Más de cuatro décadas han transcurrido desde las primeras definiciones de sostenibilidad a nivel mundial. Sin embargo, es el contexto de la pandemia del Covid-19 la que entrega la posibilidad de elegir un camino de responsabilidad, cuidado de las comunidades y su patrimonio a través de una diversificación económica y, el turismo, es una excelente herramienta.

Esa es precisamente la oportunidad única de Chaitén para diferenciarse totalmente a escala nacional y destacar a nivel internacional; comprender que la sostenibilidad será el resultado de la innovación, el liderazgo y la búsqueda de mejorar en forma constante.

Es por esta razón que este territorio de belleza única comienza un camino de identificación de brechas en materia de gestión turística y es uno de los candidatos chilenos en la competición internacional TOP100 Destination Sustainability Stories 2021 de Green Destinations.

Avanzar en sostenibilidad turística es sinónimo de un camino de aprendizaje en donde, con esfuerzos definidos, diversos actores pueden beneficiarse, preparándose desde ya para la reactivación turística coordinada y con visión de largo plazo.

Camila Alvear, Encargada de Fomento Productivo de la Ilustre Municipalidad de Chaitén, entidad que está liderando el proceso de mejora continua en materia de sostenibilidad turística, señala que “es una gran oportunidad poder participar de TOP100 2021, ya que nos va a permitir identificar nuestras debilidades y enfocarnos en trabajar para que la comuna de Chaitén sea reconocida como un destino sostenible. Por supuesto ningún destino es 100% sostenible, pero buscamos que con el trabajo colaborativo con la comunidad podamos avanzar en esta materia tan relevante”.

Los desafíos de Chaitén para avanzar hacia un turismo más responsable
Pingüinera en la Península de Huequi

Es precisamente el compromiso con el entorno y la protección de su patrimonio lo que es ejemplificado en el trabajo que en los últimos años, el municipio de Chaitén en conjunto con la comunidad local, ha realizado en el Morro de Vilcún, ubicado en el sector de Santa Barbara, en donde pinturas rupestres de más de 700 años de antigüedad comienzan a ser puestas en valor, diversificando de esta forma las experiencias turísticas que son posibles de disfrutar en este maravilloso territorio de la Patagonia verde chilena.

Rodrigo Ruiz, presidente de la asociación de guías de Pesca de Chaitén indica que “se espera  contar con más fiscalización, orientándose a la protección de los recursos naturales, así como el cuidado del entorno, dando cumplimiento a las normativas vigentes. Asimismo, es importante avanzar en nuevas directrices que vengan a apoyar y reforzar la protección y el cuidado de la zona para así, posicionar y mantener el concepto de destino verde”.

Felipe Vera es representante en Chile de Green Destinations, ONG europea que impulsa la competición TOP100 desde 2016, con 407 destinos reconocidos por sus esfuerzos en los cinco continentes y en el caso de Chaitén, indica que “es un excelente representante de los sueños y desafíos provenientes desde la Patagonia verde. La Ilustre Municipalidad de Chaitén comienza un camino que, en un primer año, significa trabajar las buenas practicas y los puntos más débiles de 15 criterios asociados a seis macro temas; Gestión de Destinos, Naturaleza y Paisaje, Medio Ambiente y Clima, Cultura y Tradición, Bienestar Social y Negocios y Comunicación”.

El expediente de postulación de la comuna de Chaitén es revisado en forma independiente y el listado de los 100 destinos mundiales con mejores practicas de sostenibilidad turística es entregado a la opinión publica en el mes de octubre.

 121 visitas

Read More

5 razones para invertir en un hotel sostenible

El paulatino cambio climático y la creciente preocupación por el agotamiento de los recursos naturales en las últimas décadas han puesto en primer plano el desarrollo sostenible. Una nueva propuesta de solución viable para conciliar el continuo crecimiento de las industrias y los grandes centros urbanos con la conservación del planeta.

Por regla general, el concepto de sostenibilidad llama la atención no sólo sobre la preservación del medio ambiente, sino que también considera la interacción existente entre lo económico y lo social. Siempre respetando las múltiples culturas y comunidades.

Es un ideal que se propaga cada vez más en los mercados más diversos, y es también una tendencia definitiva en la construcción de hoteles. El turismo es uno de los principales sectores industriales que contribuyen al calentamiento global, y la construcción, por su propia naturaleza, es una gran consumidora de recursos naturales.

Las grandes inversiones en desarrollos hoteleros se realizan en regiones en las que las atracciones naturales desempeñan un papel importante. Así, el turismo se convierte en un sector económico muy sensible al clima, en el que intervienen factores como la agricultura, el transporte y la energía.

Adoptando la propuesta de construcción sostenible, es posible construir edificios muy atractivos y minimizar el impacto social, medioambiental y también económico. El coste de explotación de un hotel es muy elevado.

¿Por qué invertir en la construcción de un hotel sostenible?

Con la ayuda de la gestión medioambiental, se pueden aplicar iniciativas sostenibles tanto durante la construcción como durante el funcionamiento del hotel. Actualmente existen muchas formaciones enfocadas en la eficiencia energética. Y quienes piensan que todo hotel sostenible es necesariamente sencillo y rústico se equivocan: es posible construir empresas modernas y refinadas utilizando muchos menos recursos y reduciendo la generación de residuos.

La adopción de soluciones sostenibles en la construcción de un proyecto tiene varias ventajas. Estas ventajas pueden ser muy atractivas para quienes pretenden invertir en el sector hotelero. Comprueba cada una de ellas:

1. Más que un servicio, una experiencia

En los últimos años, los servicios de alojamiento se enfrentan a un nuevo tipo de cliente: los millenials, la generación nacida entre principios de los 80 y 1995. Una característica destacada de esta generación de consumidores es la búsqueda de productos y servicios que ofrezcan nuevas experiencias al usuario.

En este sentido, los hoteles que también utilizan la sostenibilidad en sus servicios pueden ofrecer al cliente mucho más que un simple alojamiento, posibilitando actividades que estimulen un nuevo aprendizaje sobre la conciencia medioambiental o que impliquen alguna interacción con la naturaleza.

2. Ahorro en la construcción y la explotación

Optar por empresas sostenibles puede suponer una reducción de los costes de explotación del hotel o incluso del presupuesto de construcción. El uso de la energía solar u otras fuentes alternativas como la eólica o la hidráulica, por ejemplo, permite ahorrar hasta un 70% del consumo de electricidad.

Aunque este tipo de soluciones requieren una mayor inversión inicial, se amortiza bastante rápido y existen líneas de financiación. Algunas medidas, sin embargo, pueden mostrar resultados de ahorro incluso en la fase de construcción, como el uso de materiales alternativos y reciclados, además de soluciones de diseño más inteligentes.

3. Imagen de marca

En España, la demanda de alojamiento sostenible también está creciendo cada vez más. Al invertir en prácticas ecológicas, la empresa turística se asegura la visibilidad en este creciente nicho de mercado. Además, refuerza la marca construyendo una imagen positiva y responsable de la empresa.

Cada vez más, los consumidores quieren consumir marcas reputadas que realizan buenas acciones, con un propósito más allá de la rentabilidad. Los clientes quieren asociarse a empresas que les representen, y los hoteles sostenibles realizan estas acciones a la perfección, incluso con una tarifa diaria un poco más alta que la de un competidor sin el mismo concepto.

4. Ganar en productividad y eficiencia

Uno de los pilares de la sostenibilidad es la responsabilidad social. Esto significa mantener un trato ético y respetuoso con los empleados, promover oportunidades para los residentes locales y garantizar la diversidad cultural en el proyecto. Al crear un entorno agradable y acogedor, el hotel consigue un efecto muy positivo en la motivación y la participación de los empleados. Y, en consecuencia, en la productividad de la empresa.

Esto también se refleja en la relación de los empleados con los huéspedes y en la calidad de los servicios prestados, aumentando la satisfacción de los que se alojan, un indicador relevante para cualquier empresa de servicios.

5. Promover la conciencia medioambiental

La motivación más obvia para elegir este modelo de edificio es también la más importante. El desarrollo de soluciones y prácticas sostenibles en la rutina de la empresa estimula la educación ambiental y social del mercado turístico en su conjunto.

De este modo, propaga la cultura sostenible no sólo entre los huéspedes y los empleados del hotel. También anima a los competidores, proveedores y otras partes interesadas a adoptar una postura cada vez más responsable.

 121 visitas

Read More

La innovación turística en el corazón de la relación entre el viajero y el destino

La crisis sanitaria ha creado una cierta conciencia, animando a la gente a adoptar un nuevo paradigma en su estilo de vida y forma de consumo. A la industria turística, que está en proceso de reinventarse, no se le escapa una sensibilidad particular hacia la solidaridad social, el bienestar personal y las cuestiones medioambientales. Tendencias de mercado tan sutiles como precursoras, que nos llevan a pensar que la innovación turística debe centrarse en la relación entre el viajero y el destino.

El turismo se rige esencialmente por tres fuerzas interdependientes, a saber, el medio ambiente, lo social y lo humano. Una sinergia que teóricamente generaría un impacto positivo para cada uno de los componentes, que son respectivamente el destino, los lugareños y el viajero. Sin embargo, impulsado por la furia de su potencial de crecimiento, el turismo se ha promovido y valorado como un bien de consumo, situando así al viajero en el papel de consumidor y no de experimentador. Esta relación, basada en un modelo de beneficio y competencia, no se corresponde con la esencia del turismo, lo que aporta un importante desequilibrio y disfunción al sector. A lo largo de los años, hemos sido testigos de la degradación de los componentes ambientales y sociales, como consecuencia de las malas prácticas turísticas y la mala gestión de algunos territorios. El producto turístico se ha desvirtuado y perdido su sentido, generando un impacto más sutil en la dimensión humana.

La limitada innovación del turismo sostenible

Con la ambición de actuar contra esta degradación, la industria turística ha llevado en parte su innovación a través del turismo sostenible. Sin embargo, ha surgido una cierta deficiencia en la relación entre el viajero y el destino, así como los profesionales intermediarios. Esto ha creado, con el tiempo, ciertos límites a la eficacia y prosperidad del modelo sostenible.

«Un turismo que tenga plenamente en cuenta sus repercusiones económicas, sociales y medioambientales actuales y futuras, satisfaciendo las necesidades de los visitantes, los profesionales, el medio ambiente y las comunidades anfitrionas. » Definiciones de los principios del turismo sostenible de la conferencia de Lanzarote en 1995.

El turismo sostenible tiene una definición y una práctica que durante mucho tiempo ha sido poco clara para los profesionales del sector, desconocida para los turistas y opcional para los gobiernos. Así, se ha consolidado y desarrollado como un nicho de mercado cuando se ha caracterizado por un retorno consciente a sus raíces en el conjunto de la industria. Un inocente mea culpa que ha llevado a la comercialización del producto turístico sostenible sin pasar necesariamente por la fase de entender, transmitir y compartir la información para concientizar y sensibilizar a los viajeros. Esto ha llevado a una confusión recurrente entre turismo sostenible, turismo verde y ecoturismo, entre otros, que aún hoy se encuentra entre los viajeros y los profesionales.

Una brecha en la relación entre la demanda y la oferta

Por el lado de la demanda, cada vez hay más turistas que quieren ser responsables pero no saben cómo hacerlo. Los más concienciados van a buscar información por su cuenta, pero es raro que les acompañe el propio destino turístico. Se ha abierto así una brecha en la relación entre el lugar y el viajero en esta transición hacia la sostenibilidad, ya que cada uno tiene la responsabilidad de aprender y tomar conciencia de las cuestiones de desarrollo social, y protección del medio ambiente, vinculadas a su respectiva práctica turística. Sin embargo, este vacío en la relación representaría un punto estratégico en el desarrollo de la oferta territorial.

Restablecer el equilibrio en el ecosistema turístico

Problemas presentes, recíprocamente, en la oferta y la demanda, que nos llevan a pensar hoy que redefinir el lugar de la dimensión humana en el ecosistema turístico podría ser una solución innovadora. Representada por el viajero, incluyendo su papel y sus aspiraciones, esta dimensión permitiría desarrollar una dinámica eficiente junto a las dimensiones medioambiental y social, y así establecer un equilibrio próspero, resultante de la siguiente dinámica:

  • Aunque algunas buenas prácticas del turismo sostenible son universales, es importante enfocar el destino como una entidad única con sus propios sistemas de valores, pero también con sus propias capacidades y recursos en términos de actividades turísticas. Por lo tanto, es importante informar y sensibilizar al turista sobre estas características para comprender mejor, adaptarse y actuar en consecuencia.
  • La voluntad de situar al turista como parte integrante del ecosistema turístico en una perspectiva de sostenibilidad y regeneración del territorio requiere el establecimiento de una relación cuyos valores no se basen únicamente en el consumo, sino en la contribución, la cooperación y el respeto a los distintos recursos.
  • Al replantear la relación, esto supone un cambio recíproco de perspectiva: para el destino, esto significa dejar de ver al turista como un simple visitante, y para el turista, esto significa dejar de ver el destino como un simple lugar de paso y entretenimiento. Visiones renovadas para una mentalidad mejor adaptada a los nuevos retos de la industria y del mundo.

Formar e informar a los turistas para que sean actores activos, conscientes y ecoresponsables tiene más potencial y eficacia a largo plazo que limitarse a venderles un producto. Por tanto, el enfoque de la educación de adultos y jóvenes es esencial en esta innovación, y puede considerarse una inversión a largo plazo para el destino.

Una innovación turística basada en las relaciones

Dejar de ver al viajero como un consumidor implica integrarlo en la dinámica territorial y situar la experiencia en el centro de la conexión con las dimensiones ambiental, social y humana, más que a través de los productos y servicios puestos en marcha. El turismo participativo, el turismo comunitario y el agroturismo, entre otros, se han desarrollado bajo esta idea de reinventar el lugar del turista y su relación con el territorio. El reto actual es democratizar esta idea y presentarla como una visión y no como un tipo de turismo alternativo o un nicho de mercado.

A través de una innovación basada en la relación, la mentalidad y la visión de la práctica turística más que una innovación de producto y servicio, se trata ahora de establecer el modelo regenerativo como un nuevo paradigma en el sector. Se trata de una invitación a repensar la relación entre el destino y el viajero, con la idea de volver a lo esencial, reconectando a las personas con el entorno en el que están inmersas, reconectándolas con la cultura que las acoge y reconectándolas consigo mismas. Dado que el sector turístico se encuentra en una fase de introspección para reinventarse mejor, la innovación podría no encontrarse ya en los productos y servicios ofrecidos, sino desarrollarse en el corazón de la relación entre el viajero y el destino, con la idea de emprender el turismo de forma diferente y viajar de forma diferente.

 121 visitas

Read More

La página «Sobre nosotros» no va sobre vosotros. ¿Sobre quién, entonces?

¿Qué hago cuando empiezo a redactar la página «Sobre nosotros»? ¿Sobre qué escribo? ¿Pongo cosas personales? ¿Tengo que contar toda mi vida? Aquí te doy algunos consejos para romper ese bloqueo existencial.

Esta famosa página que la gran mayoría de personas mira cuando entra en una página web, hay que aprovecharla como tal: como página donde entra MUCHA gente.

Piensa en el recorrido que ha hecho esa persona antes de llegar a esa página:

  1. Ha encontrado tu web (y quizás ya te siga en redes).
  2. Ha entrado.
  3. Ahora ya conoce la empresa y quiere saber quién está detrás de ella. 

Está deseosa por obtener esa información, ya sea por cotillear y chismorrear o por realmente saber con quién va a compartir unos días de vacaciones. Veamos en unos pasos qué tenemos que hacer para optimizarla desde el punto de vista de la redacción estratégica o copywriting.

PASO 1: ¿Ya la tienes?

Es recomendable (no obligatorio) que, si no la tienes, la crees. Sigue leyendo tanto si ya tienes una como si tienes pensado elaborarla.

PASO 2: ¿Por qué la creas?

Piensa en el objetivo de la página. Es una página más de tu web, es decir, está ocupando espacio en tu sitio virtual, el lugar donde vendes tus servicios. Por lo tanto, desde el punto de vista del marketing, es importante aprovechar esta página también para vender. Aunque más sutilmente: vas a conectar con tu clientela a nivel personal. Pero estás ahí para vender. ¿Para qué hiciste la web, si no?

PASO 3: ¿Por qué la lee la gente?

Piensa que la persona que entra en esta página ha pasado ya por dos fases. La primera es entrar en tu web; la segunda, querer saber más sobre ti (o sobre tu equipo). Es decir, hay dos razones por las que está ahora mismo en tu página «Sobre nosotros»: puede que tenga curiosidad por conoceros; o puede que quiera saber por qué tú y tu equipo sois quien realmente solucionará su necesidad o deseo de aventura.

PASO 4: Diferénciate

Añade, a ser posible de forma vistosa y atractiva, eso que te diferencia de la competencia (Propuesta Única de Valor o PUV); tus valores como persona/equipo y como empresa (turismo responsable, pero recuerda lo que dijimos en este post); finalmente, tu propósito u objetivo empresarial, la razón por la que vives de eso.

PASO 5: Busca el nexo en común

Incluye aspectos en común de ti o tu equipo con la clientela. Para eso, hay que investigar los gustos y necesidades de tu clientela.

Detecta la diferencia en estos ejemplos:

  • Me llamo Elena y mi propósito es que toda persona que descubra los lagos de Txurrine piense que son los mejores del planeta [propósito]. Porque esta es mi tierra, aquí he nacido y he crecido (recuerdo cuando me bañaba contando pececitos junto con mi hermano) [PUV y nexo común] y, sinceramente, me encantaría que los visitases conmigo y los vieras con mis ojos. Unos ojos que han paseado por sus riberas, que han hablado con sus gentes y que conocen hasta el último rincón de su geografía (terrestre y acuática) [nexo común]. ¿Te vienes?[CTA que lleva a la página «Servicios»].*
  • Me llamo Elena. Nací en Txurrine en el seno de una familia humilde. Estudié diseño industrial, pero descubrí que no me gustaba cuando terminé la carrera y me dediqué al mundo del turismo. Tengo 38 años. He trabajado varios años en un restaurante y hace 5 años que creé mi propia empresa. Somos un equipo muy competitivo y simpático, abierto a cualquier tipo de persona, grupo o familia. ¡Estoy aquí para lo que necesites!*

*Son ejemplos inventados que no han requerido de investigación previa (crucial para redactar textos persuasivos) porque el cliente ideal es ficticio.

Ambos ejemplos hablan de Elena y serían un posible, en este caso, «Sobre mí». Pero, ¿cuál es la diferencia? ¿Cuál conecta con las necesidades de la clientela y por qué? ¿Cuál satisface el deseo de la clientela y le hace ver que Elena es la candidata perfecta para visitar los lagos de Txurrine? Te aliento a dejar tu opinión y tus dudas en un comentario. Creo que se puede crear un debate bastante interesante.

PASO 6: Ahora ya puedes contar tu vida

Al final, di algo sobre ti (o sobre vosotros) más al azar. O no. Esta parte no es obligatoria desde el punto de vista de la venta, aunque sí recomendable.

Conclusión: Después de todo este rato, creo que ha quedado claro sobre quién va la página «Sobre nosotros», ¿no? Sobre tu clientela.

 121 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.