Reflexiones sobre el desperdicio de alimentos en el sector turístico

El desperdicio de alimentos en el turismo es uno de los problemas más importantes a nivel mundial. Dentro del sector, la industria hotelera es la que contribuye más a este problema. De hecho, anualmente pierde o desperdicia aproximadamente 1.300 millones de toneladas de alimentos. Esta cantidad equivale a un tercio o incluso a la mitad de todos los alimentos destinados al consumo humano. Por lo tanto, el desperdicio de alimentos es un problema ambiental, social y económico importante al que se debe hacer frente. Y no podemos olvidar que está muy ligado al objetivo nº2 de los ODS: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Fuentes de desperdicio de alimentos

¿Cuántas veces, en muchas ocasiones estando de viaje, nos hemos enfrentado a una importante sensación de desperdicio de alimentos? Personalmente hablando, me gustaría reportar algunos ejemplos que siempre me han dejado bastante perpleja:

Cruceros

Me he preguntado más de una vez por qué en los cruceros la comida debe usarse de una manera tan inútil y persuasiva, y al mismo tiempo, como un pasatiempo fácil para distraerse del aburrimiento durante los largos viajes. Siempre he creído que, detrás de los pasajeros que desfilan con cautela, como para no ser vistos, frente a las largas mesas de buffet llenando, hay una motivación psicológica moderna: la de la abundancia, la del consumismo, o también, la del miedo a la escasez. Cuántos platos, al final del almuerzo, siguen tan llenos e inutilizables. Familias que educan a sus hijos sobre la riqueza y el despilfarro sin decir simplemente: “llévate comida poco a poco, y luego, si todavía tienes hambre, harás una segunda vuelta.”

Hoteles y resorts «todo incluido»

Encontramos buffets acogedores llenos de una variedad infinita de gustos y sabores diferentes. Casi el mismo escenario que el anterior, pero en tierra firme. ¿Entonces, qué diferencia hay entre un resort y un crucero? De hecho, cuando elegimos unas vacaciones “todo incluido” tendemos a confortarnos en una burbuja turística ya preparada con las comodidades de nuestro hogar. Los bufés se extienden a lo largo de comedores decorados con flores, llenos de estatuas de frutas y fuentes de chocolate, invitando como las sirenas de Ulises a la lujuria y la glotonería. Como si estuviéramos entrando en una fase en la que nuestros sentidos se embriagan y una vez que volvemos a la mesa nos quedamos con nuestras montañas de comida en los platos que desbordan por los lados, de los que al final solo probamos una pequeña parte.

Refugios y pequeños hoteles

En este caso, la costumbre era que los platos de los invitados fueran ricos y mostraran corpulencia y pompa. Como para ocultar casi un sentido de humildad y sencillez. El invitado es sagrado, pero la comida lo es aún más.

Invertir los roles establecidos

Desperdicio de alimentos

Durante años siempre hemos tenido los roles sociales bien definidos – gracias también a los hechos históricos en curso – enmarcados en  la idea de que mucha comida está automáticamente ligada al concepto de riqueza; una combinación que en los últimos años ya no tiene sentido que exista. Los tiempos han cambiado con el boom económico de la posguerra, las guerras en los países de acogida de turistas, el hambre, la pobreza, la humildad, la sencillez o la atención a nuestras necesidades básicas. La economía mundial ha cambiado, y también, el sentido de la responsabilidad.

Entonces, ¿por qué si todos estos valores cambian tan rápidamente de década en década, dada la velocidad de los tiempos en los que cambia el mundo, no podemos igualmente cambiar estos roles esquemáticos y fosilizados en nuestra opinión pública, o en el sentido civil o simplemente en el sentido común?

La estructura receptiva no debe hacer alarde de riqueza mediante la producción exagerada de alimentos e igualmente de desperdicio. El cliente debe ser tratado bien, con imparcialidad, equidad y amabilidad, no con atracones de comida.

En este sentido, un pequeño truco psicológico que podría ser útil como buen disuasivo del abuso de los buffets, sería la vergüenza. Si el buffet es gratis y libre, la gente no tiene sentido común y se vierte sobre las mesas, llenando montañas de comida en sus platos. Pero si se controla el buffet y los camareros preparan los platos, habría un mayor control tanto de las dosis en los platos como de un filtro inhibidor psicológico por parte del cliente que le obligaría a reducir su hambre exagerada y muchas veces ficticia.

El desperdicio de alimentos más allá del alojamiento tradicional

Según el investigador Juho Pesonen de la Universidad de Finlandia Oriental, «ya podemos ver que hay expertos en la industria del turismo que han logrado reducir el desperdicio de alimentos e incluso han logrado convertirlo en un activo. Sin embargo, no es suficiente que solo los establecimientos tradicionales de alojamiento y servicio de alimentos reduzcan su desperdicio de alimentos, necesitamos que los pisos turísticos se unan. A medida que el sector turístico cambia, la investigación sobre el desperdicio de alimentos y la sostenibilidad se vuelve cada vez más importante.»

Según los investigadores, la reducción integral del desperdicio de alimentos requiere que se identifiquen sus fuentes y cantidades y que se aborde su eliminación por parte de los turistas. Además, es necesario estudiar los factores que impulsan el desperdicio de alimentos en los pisos turísticos y las barreras para su reducción. Finalmente, Juho Pesonen señala que «necesitamos modelos que describan cómo se genera el desperdicio de alimentos en los pisos turísticos y cómo eso posiblemente cambie con el tiempo. Además, necesitamos identificar plataformas e intersecciones donde se pueda abordar el desperdicio de alimentos, por ejemplo, a través de las redes sociales. Al final, todo se reduce al turismo sostenible y la economía circular”.

 382 visitas

Read More

El turismo como una herramienta de paz

«El turismo responsable es el turismo implementado de acuerdo con los principios de justicia social y económica y con pleno respeto por el medio ambiente y las culturas».

Esta es la definición de turismo responsable dada por la AITR (Asociación Italiana de Turismo Responsable). Dicha organización se ocupa de promover un tipo de turismo que reconoce la centralidad de la comunidad de acogida, la cual debe participar en el proceso de desarrollo derivado de los ingresos de la industria del turismo. De esta manera, se consigue una interacción positiva entre viajeros, habitantes locales y operadores.

También llamado como turismo sostenible o solidario, es una forma de turismo que comenzó a desarrollarse desde finales de los años ochenta. Es una especie de enfoque del mundo de los viajes que forma parte de un programa mundial de desarrollo sostenible y respeto por el medio ambiente, que durante años ha comenzado a tratar no solo con organizaciones no gubernamentales, sino también con instituciones.

Por lo tanto, el turismo responsable es una forma de viajar que tiene el menor impacto posible en el entorno natural y en la vida de las comunidades locales, las cuales, deben poder aprovechar el crecimiento económico resultante de la industria del turismo.

Sin embargo, a nivel práctico, ¿cómo se debe elegir un viaje y cuáles son las medidas que se tomarán una vez en el lugar?

El comportamiento del turista responsable

El Touring Club italiano, con la contribución de la Comisión de las Comunidades Europeas y la región de Lombardía para el sector del medio ambiente y la energía, ha publicado la guía «Carta sobre la ética del turismo y el medio ambiente«. En ella, define el turismo como uno de los derechos humanos y como un factor que puede favorecer el encuentro y la paz entre los pueblos, todo en el contexto del desarrollo sostenible y el respeto por el medio ambiente

En la guía, primero encontramos  un breve resumen de los principios éticos generales relacionados con el mundo de los viajes, y luego, un código de conducta dirigido, no solo a las instituciones y operadores turísticos, sino también a los viajeros. Algunos de los puntos del código enfocados al turista son

1. Debe comprometerse a respetar las tradiciones y la cultura de las personas que lo albergan. También a seguir la prohibición de ir a ciertos países, si viven comunidades que no desean recibir visitas como causa probable de desequilibrios.

2. Debe someterse a todas las precauciones de salud necesarias si viaja a países que lo requieren.

3. Es necesario salvaguarde la flora y la fauna del entorno natural que nos rodea.

4. Debe comprometerse a proteger el patrimonio histórico y artístico de la ciudad anfitriona, incluso cuando no haya vigilancia. Queda prohibido, por lo tanto, tomar posesión de activos artísticos o arqueológicos o dañar monumentos con pinturas vandálicas.

5. No dejar residuos en el medio ambiente u otros objetos capaces de dañarlo o incluso provocar incendios.

El turismo como herramienta de paz

Siguiendo el código del comportamiento responsable, y hablándole a un viajero más evolucionado que por naturaleza tiene una sensibilidad más cuidadosa y considerada hacia el país que visita, me gustaría considerar  un viejo mensaje que se remonta al año 2001, pero que aún sigue teniendo vigencia.  Se trata del mensaje que ofreció Juan Pablo II en el día mundial del turismo

El Papa habló de todas las implicaciones positivas y negativas de la industria del turismo, tanto en el país de acogida como del propio turista. En su discurso, resume el significado más profundo del turismo. De cómo éste podría ser realmente utilizado como un arma de paz y diálogo entre los pueblos, de desarrollo y riqueza justa, y también, de interés y educación. Incluso, para aquellos pueblos que no pueden moverse como turistas, pero pueden recibir como anfitriones. 

En mi opinión, el turismo, igual que en todos los aspectos de la vida, si se gestiona bien, realmente puede convertirse en una fuente de riqueza. Y no solo económica, sino también humana, intelectual y cultural. Sin olvidar, la riqueza espiritual e interior, que va más allá del aspecto puramente estético y de imagen al que la sociedad industrial contemporánea le da tanta importancia. Es decir, es necesario buscar una riqueza más intrínseca, gracias a la cual, el turismo puede ser una auténtica herramienta para la paz.

 382 visitas

Read More

Rutas escénicas: una oportunidad para fortalecer el turismo local

En este artículo, nuestra compañera María José Leturia, nos resume un webinar realizado por Activa Turismo en Línea, del Servicio Nacional de Turismo, Chile (Sernatur). Tomás Sanchez, de TKO Consultores, explicó cómo visualiza la oportunidad que se vislumbra post pandemia, de fortalecer el turismo local. Habló de la importancia de las rutas escénicas y temáticas, y de elementos claves que se conjugan como: las gobernanzas de destinos, el rol de las ordenanzas municipales y de crear capacidades para generar valor.

En primer lugar, Tomás introdujo un poco sobre TKO Consultores, su visión y los elementos que ellos consideran fundamentales para fomentar el turismo local:

“TKO Consultores es una empresa que se focaliza en el desarrollo del territorio y las personas en conjunto con el turismo, siendo éste un motor de desarrollo de bienestar. Nos preocupamos de generar un vínculo virtuoso entre estos 3 elementos. En base a nuestra experiencia hemos desarrollado un modelo de desarrollo de mejores destinos, donde la gobernanza local la consideramos el centro de todo vínculo entre el territorio y las personas”. 

Rutas escénicas y temáticas

Tomás destacó que creen en la rutas temáticas como oportunidad de fortalecer el turismo local porque éstas declaran y recogen algunas cualidades particulares de un territorio -ya sean escénicas, naturales, arqueológicas, etc- y las conectan. Lo que permite tener un desarrollo local cohesionado. Como ejemplo, Nueva Zelanda tiene 16 rutas que promueven como estrategia de desarrollo turístico del país. Las rutas escénicas ayudan a diversificar destinos y experiencias. Y son un articulador fundamental para ello.

Por otro lado, permiten poner en valor un patrimonio natural y cultural a lo largo de un territorio con una coherencia consistente, sin dejar atractivos o relatos aislados. La ruta es como la columna vertebral de un relato que permite sumar territorios, destinos y atractivos a un relato macro que es la ruta. 

Algo muy importante que permiten también las rutas, es fortalecer el posicionamiento de destinos emergentes. Ya que pequeños destinos que prácticamente no están en el mapa, se insertan en un eje mayor. Y de esta manera, se logran visibilizar a través de una marca que tiene una capacidad de comunicación mucho más fácil.

Las rutas también posibilitan tener un encadenamiento productivo y turístico en base a una macro zona muy definida. A la vez, ayudan a lograr reducir estacionalidad, si se rescatan cualidades y actividades intrínsecas asociadas a cada temporada. Por ejemplo, se puede potenciar el invierno con termas, con la Ruta Termal en el sur de Chile. Y así tenemos opciones de potenciar diferentes cualidades para cada estación del año. 

En el caso de Chile, las rutas escénicas son un elemento que está latente y muy cerca de poder implementarse. Chile hizo un esfuerzo importante a través del Sernatur hace 8 años, que se llamó “Rutas Chile”. Donde se hizo inversión en temas como señalización. Por lo tanto tenemos una historia que podemos reflotar y poner en valor, donde necesitamos unificar destinos bajo un paraguas conceptual y de marca

Tomás destacó que los elementos más importantes de una ruta escénica o temática son:

  • Gobernanza activa, que tome decisiones  de inversión y desarrollo.
  • Obras complementarias como miradores, paraderos, ciclovías, etc.
  • Experiencias turísticas asociadas a esa ruta.
  • La sustentabilidad vinculada a ciertos puntos de basura o asociada a la oportunidad del comercio local para acercarse a la ruta y poder vender sus productos.
  • Señalética e interpretación.
  • Integración con comunidades locales, que se sientan parte de esta ruta.

De la misma manera, añadió que una de las cosas más notables que vio recorriendo rutas escénicas en EEUU, es el compromiso de las comunidades locales por limpiar y cuidar la ruta. Por lo tanto, el compromiso de la comunidad es fundamental en la sostenibilidad de este tipo de productos.

Algunos casos internacionales emblemáticos

Cada una de estas rutas presenta una propuesta de valor particular:

  • Wild Atlantic Way / Irlanda
  • Southern Scenic Route / Nueva Zelanda
  • Blue Ridge Parkway / EEUU 
  • Icefields Parkway / Canadá
  • Grand Pacific Drive / Australia
  • Ruta 40 / Argentina
  • Deutsche Alpenstraße / Alemania
  • Pacific Coast / EEUU.
Rutas escénicas Wild Atlantic Way, Irlanda
Wild Atlantic Way, Irlanda

Tomás relató con entusiasmo que, cuando les tocó recorrer la ruta Pacific Coast, les llamó la atención que en 2.200 km no vieron ningún peaje, ningún escombro y ninguna bandera de Coca-Cola en las playas ni en la costa. Remarcó que son 3 puntos importantes que retomó más adelante, con el concepto de las ordenanzas. 

En Chile tenemos la ruta escénica Lagos y Volcanes. Es la primera ruta escénica declarada por el Ministerio de Obras Públicas, con una gobernanza funcionando muy bien. Se han hecho guías, folletos, relato técnico y relato turístico. 

Por esto creen que las rutas temáticas y escénicas son para Chile una gran oportunidad de fortalecer el turismo local, sumando a las comunidades, los atractivos, los parques nacionales, las reservas, etc. Existen muchas rutas ya señalizadas que dan un gran avance en esa tarea de guiar las rutas.

Gobernanza: visión, planificación y acción

Rutas escénicas. Ruta de lagos y volcanes, Chile
Ruta Escénica de Lagos y Volcanes, Chile. Fuente: http://www.chilelagosyvolcanes.cl/es

¿Cómo hacer que los destinos sean sostenibles y tengan una planificación?

En primer lugar necesitamos una mirada integral, que ponga en valor la riqueza local y genere espacios de gobernanza, participación y bienestar de la comunidad.

Tomás destacó que hay innumerables casos de gobernanza que le ha tocado ver en Chile, y todas tienen una necesidad en común: la participación real de las comunidades y un compromiso con su propio destino. Este es el elemento esencial para garantizar gobernanzas eficaces y equilibradas.

Por otro lado, las gobernanzas son la clave para un desarrollo sostenible de los destinos turísticos porque son los propios habitantes quienes tienen que planificar y proyectar qué es lo que quieren de sus destinos. Y exigirle a las autoridades que cumplan con sus requisitos de bienestar. Pero si no tenemos comunidades involucradas en esa gestión, es muy difícil que logremos gobernanzas estables en el tiempo.

Es importante en trabajos de gobernanzas, juntar a los actores adecuados y vincular a las comunidades. Para que cada uno tenga una voz y se materialicen en acciones.

Otro tema importante es involucrar a los colegios. Hasta el momento, los estudiantes han sido muy poco integrados en las gobernanzas locales y desarrollo turístico de los destinos. En TKO Consultores, han hecho trabajos participativos de pintado de plazas y espacios públicos, que sin duda van generando una conciencia en las personas de sentido de propiedad del destino, como “su” lugar. Esto permite que se proyecte en el tiempo un interés por cuidar y por participar de lo que pasa en el lugar donde se vive. 

Por eso, como parte de la gobernanza, tenemos que tener en consideración la integración de los estudiantes. Ellos son los que van a continuar a futuro la conservación del trabajo que se haga en los distintos destinos.

Crear más capacidades para generar más valor

Es necesario invertir en educación de las cualidades intrínsecas de las rutas.

Y de esta forma poner en valor todos los atractivos naturales, históricos y culturales en las propias comunidades. Para que así las gobernanzas y los estudiantes conozcan realmente sus lugares. Desde este punto de partida se puede generar una proyección en el tiempo de su conservación.

Un caso en el que han trabajado en TKO Consultores, fue por ejemplo la recuperación de recetas antiguas de pan en la Araucanía. Así, un territorio se va generando su propia identidad y le aporta a esta visión macro, sus cualidades culturales

También están trabajando en una identidad gastronómica de la Araucanía, lo que también aporta con su grano de arena a la identidad territorial del circuito de la Araucanía Andina, que es parte de la Ruta Escénica de Lagos y Volcanes. 

Rutas escénicas, Ruta de  Lagos y Volcanes, Chile
Ruta Escénica de Lagos y Volcanes, Chile. Fuente: http://www.chilelagosyvolcanes.cl/es

“En la medida que uno va rescatando elementos de la identidad, va construyendo un relato más rico y atractivo para el turismo local.” Destaca Tomás.

La importancia de los relatos con sentido

El valor histórico es importante porque hace relatos con sentido. El relato vincula al turista con una historia.

Tomás volvió al ejemplo de los 2.200 km recorridos en la Pacific Coast en EEUU. Comenta que no pasaron más de 1 km sin un panel de interpretación con la historia del lugar: un puente, un muelle, una vista panorámica. En fin, cualquier cosa tiene su condición y relación histórica que produce un valor. 

Por eso el ejercicio de puesta en valor es clave para el turismo local. Tenemos que entender que en la medida que comunicamos valor, nos haremos atractivos respecto a nuestra propia identidad.

Ordenanzas turísticas

Son una tremenda herramienta que está disponible en la ley chilena. Es efectiva, es local y es de alto impacto.

Son detalles importantes, que van desde que el camión de la basura no pase en pleno fin de semana, que no se llene de banderas de coca-cola, que las fachadas sean organizadas y de un estándar de colores para garantizar un patrimonio histórico, de la extracción de áridos para no dañar los lechos de río -que son atributos claves dentro del paisajismo de un destino-, la supervisión de los escombros, etc.

Por esto, Tomás terminó con un llamado muy entusiasta a la necesidad de que las gobernanzas influyan y los ciudadanos seamos exigentes de más ordenanzas.

Senatur hizo un trabajo muy bueno el 2015 con un manual de ordenanzas municipales para el desarrollo turístico sustentable de Chile, que según Tomás, se debería tratar de reactivar. Serviría para tener un instrumento local que fortalezca la protección de los destinos, promueva la identidad local y permita a los turistas hacer un turismo local en lugares protegidos, agradables y sobre todo que permitan el bienestar de la comunidad local en su desarrollo.

A continuación, puedes ver el webinar completo.

 382 visitas

Read More

Nuevas tecnologías, turismo y sostenibilidad

En los últimos años, la evolución de las tecnologías ha abierto una nueva oportunidad y una impresionante gama de canales de comunicación muy rápidos y eficaces. Las redes sociales se han convertido en la primera herramienta de promoción en la mayoría de los sectores, incluido el sector turístico. Tanto es así, que en un estudio realizado recientemente sobre la conducta de los viajeros, el 76% de los encuestados admitió haber publicado fotos de sus vacaciones en sus perfiles sociales. Mientras que el 52% confesó haber elegido sus últimas vacaciones inspiradas en fotos y publicaciones de otras personas, especialmente aquellas publicadas en Facebook.

Y por supuesto, a estas prácticas también se han sumado hoteles, aerolíneas, destinos turísticos y todos aquellos que quieren sacar a relucir su valor a través de estas ventanas virtuales.

Redes sociales y turismo
Fuente: Social Times

Estrategias en redes sociales

Pero no se trata solo de hacer una foto y publicarla. Para que la estrategia empleada en redes sociales sea realmente efectiva, se debe elaborar un estudio previo en el que se detallen los objetivos que se quieren alcanzar y definir las estrategias que contribuirán a alcanzar dichos objetivos.   También se deberá analizar cuáles son las redes sociales en las que se encuentra nuestro público objetivo y escoger aquellas en las que estemos en la capacidad de poder gestionar sin el riesgo de dejarlas abandonadas en el camino.

Los nuevos “influencers”

Es realmente interesante observar cómo las imágenes de la web, vídeos, música de vacaciones exóticas relacionadas con emociones y experiencias de amigos compartidas en las redes sociales, pueden estimular los sueños y deseos aunque nunca antes se haya pensado en visitar cierto lugar.

Antes de la llegada de Internet, los que querían conocer más sobre un destino debían dirigirse a una agencia de viajes para obtener mayor información; o quizás se veían inspirados con artículos publicados en alguna revista de viaje; o posiblemente, quedaban impresionados por los relatos y fotos compartidos por amigos o familiares en alguna reunión familiar.

Ahora, la influencia de los medios, las redes sociales y las personas a las cuales seguimos – y que nos inspiran- han revolucionado nuestras decisiones y elecciones básicas de compra. Ni siquiera tenemos que movernos del sofá para ver miles de imágenes y comentarios que nos activen el deseo de marcharnos de inmediato y yacer bajo el sol y las palmeras de alguna playa exótica, cóctel en mano.  

El marketing en el turismo

Por otra parte, el bombardeo masivo de propuestas de vacaciones e ideas de viaje se ha convertido en un fenómeno tan amplio y generalizado que se han generado diferentes alternativas dirigidas a segmentos de mercado más específicos. Porque, por ejemplo, nada tiene que ver un viaje de tipo religioso con uno ligado al turismo deportivo, o uno enogastronómico con otro de aventura, o un todo incluido con uno de turismo comunitario.

Lo que sí que es un factor común en todos los casos es que los viajeros demandan productos y servicios más especializados y adecuados a sus requerimientos. Es por ello que las empresas deben echar mano de estrategias de marketing claras en las que el consumidor sea siempre el centro.

Para conseguirlo, es necesario crear una comunidad alienada con unos principios y valores más o menos homogéneos. Así, le podemos ofrecer servicios de viaje más especializados y que estén abocados a satisfacer esos intereses comunes.

Las redes sociales y el turismo sostenible

Las redes sociales son un punto de contacto y una herramienta fundamental de visibilidad y marketing; no solo para las empresas de turismo y viajes que se dirigen a un objetivo típicamente millennial. La adopción de una estrategia de inbound marketing, enfocada en el uso óptimo de las redes sociales, puede ser el movimiento correcto para todas las empresas que operan en el sector de viajes. Sobre todo, en el caso de la sostenibilidad, que sirva para enfatizar, mejorar y resaltar la nueva tendencia hacia un turismo responsable y sostenible, que sea mucho más respetuoso con el ambiente y con las personas.

En este sentido es indispensable incluir en nuestra estrategia dos elementos fundamentales: 

  • La educación. Tanto de los niños en edad escolar para guiarlos hacia un turismo más responsable, como a adultos viajeros para sensibilizarlos y concienciarlos sobre una nueva forma de hacer turismo.
  • Ofrecer opciones de viaje especializadas en turismo responsable. Por medio de publicaciones atractivas, cargadas de contenido de valor y través de las cuales se le pueda informar al viajero sobre formas de viaje alternativas que puedan generar un impacto positivo en el destino y que, a su vez, puedan incluso propiciar una transformación a nivel personal.

Por lo tanto, encontramos que una adecuada estrategia de Marketing, que ofrezca contenido de calidad y que haga un uso efectivo de las redes sociales, y en la que la educación y la concienciación estén en el centro de la comunicación, puede generar una comunidad  que crezca en torno a los valores de la sostenibilidad.

De esta forma, el turismo sostenible iría ganando espacio entre consumidores activos y potenciales, que no se mueven solo por el deseo de comprar un viaje y ya, sino que desde el mismo instante en que eligen su próximo destino, asumen un papel activo y se interesan por el sitio que van a visitar. Además, se informan sobre lo que pueden hacer para que su impacto en el territorio sea el mínimo posible, e incluso se interesan por iniciativas que les permitan dejar una huella positiva.

 382 visitas

Read More

En el camino hacia la descarbonización del turismo: ¿cómo será el futuro de la aviación?

Uno de los temas candentes de este año en el programa de turismo responsable de la World Travel Market Virtual ha sido cómo el turismo está abordando las emisiones de carbono asociadas a la aviación, para que el sector esté alineado con la trayectoria del Acuerdo de París. Harold Godwin moderó un panel sobre la materia con representantes del sector donde se expuso la realidad actual y se conversó sobre cómo podemos avanzar para la descarbonización de la actividad más intensa en carbono de la cadena de valor del turismo.

La aviación antes y después de la pandemia 

No es nuevo decir que antes de marzo de 2020, las tarifas bajas en la industria de la aviación eran lo habitual. Existía un gran exceso de capacidad con muy pocas ganancias para las aerolíneas, favoreciendo las cortas escapadas en avión y sobrepasando la capacidad de carga en muchos destinos clave.

Noel Josephines, presidente de Sunvil Holidays, afirma que “según la Sustainable Aviation Coalition, las emisiones de carbono asociadas a la aviación turística han aumentado un 32% en los últimos cinco años”. También agrega que “de un enorme exceso de capacidad, hemos pasado a un parón muy brusco por la Covid-19 y ya conocemos los impactos que esto ha tenido en el sector de los viajes y el turismo hasta el día de hoy”.

En destinos altamente dependientes del turismo, como el Caribe, la pandemia ha puesto en el punto de mira la capacidad de resiliencia de las comunidades para sobrevivir. Ayesha Constable, fundadora de Young People for Action on Climate Change Jamaica, confirma que “los estados insulares que dependemos de los viajes de larga distancia veremos disminuir la afluencia turística en los próximos años debido al posible incremento de tarifas aéreas, y esto va a tener un impacto directo en las personas”.

Cambio de paradigma: Airbus lidera el camino para la descarbonización de la aviación

Hace diez años podría haber sonado como una película futurista, pero hoy es más real que nunca que la descarbonización de la aviación ocurrirá antes de 2050. Airbus está liderando el camino y ya está trabajando en tres nuevos demostradores propulsados ​​por hidrógeno para 2028, que estarán disponibles para uso comercial en 2030.

En este aspecto, Keith Bushell, Director de UK Environmental Affairs Stakeholder Airbus OL, afirma que “los aviones propulsados ​​por hidrógeno ofrecen un punto de inflexión. Sin embargo, el hidrógeno no es la única respuesta y pasar a combustibles sostenibles es la oportunidad inmediata de descarbonizar el sector ”.

Hidrógeno, el nuevo oro verde

Según Keith, uno de los desafíos principales para popularizar el hidrógeno como combustible es disponer de la infraestructura necesaria a nivel de distribución y almacenamiento. Sin embargo, Jason Chua, Director de Operaciones y Cofundador de Universal Hydrogen Co., admite que su empresa está abordando este reto creando una forma modular de distribución global de hidrógeno con bajos costes de almacenamiento y utilizando la infraestructura ya existente.

A diferencia de los combustibles fósiles, que se pueden almacenar y transportar, con el hidrógeno esto no es posible. Desde Universal Hydrogen están decididos a garantizar la disponibilidad de un sistema de distribución escalable y viable de hidrógeno para favorecer unos costes asequibles a medida que aumenta la demanda. Como Jason lo pone en perspectiva, “no solo tenemos un imperativo económico para descarbonizar la aviación, es un imperativo moral y social”.

Los aeropuertos en el centro de atención

Matthew Gorman, Carbon Strategy Director en el aeropuerto de Heathrow, reconoce que es necesario que la industria de la aviación avance rápidamente en la descarbonización en esta década. Según él, en Reino Unido el compromiso de llegar a cero emisiones netas para 2050 tiene 3 puntos clave: disponer de aviones más eficientes en consumo de combustible, cambiar a combustibles ecológicos e implementar nuevas tecnologías como el hidrógeno.

Matthew afirma que “los aviones propulsados ​​por hidrógeno pueden volar hasta 2.000 km y eso es aproximadamente el 30% del desafío de CO2 de la aviación. El 70% proviene de viajes más largos”. En Heathrow ya están buscando formas de transformar los aeropuertos hacia un mundo descarbonizado, trabajando junto con universidades, el sector turístico y el gobierno para asegurarse de que podamos volar el Atlántico sin generar emisiones.

Sin embargo, en Heathrow no están echando toda la carne en el asador con el hidrógeno y están prestando especial atención a la llamada segunda generación de combustibles. Matthew admite que “a corto plazo, buscamos que los residuos se conviertan en combustible con una menor huella ecológica. Necesitamos escalar los combustibles de aviación sostenibles ahora, si queremos llegar a cero emisiones en 2050”.

Aerolíneas de corta distancia para liderar la descarbonización

David Morgan, Director of Flights Operations de easyJet, afirma que “la descarbonización es un camino, no es algo que ocurre de la noche a la mañana. A lo largo de estos años veremos varias opciones. Los combustibles sostenibles son una opción, pero también la captura de carbono y las mejoras en el sistema de tráfico aéreo ”.

En 2030 y 2050, los aviones seguirán siendo aviones y el turismo seguirá siendo un componente importante de los destinos, las comunidades y las empresas. Ha llegado el momento de que el sector de la aviación se una para impulsar la transformación requerida por el Acuerdo de París, asegurándose de que las soluciones de hoy no se conviertan en los problemas de mañana.

Para continuar con la discusión sobre la descarbonización del turismo, te invitamos a dejar tus comentarios a continuación y descargar el informe de Turismo Responsable de la WTM: Decarbonising aviation. The route to zero for the travel and tourism industry.

 382 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.