Turimetría dinamiza los destinos rurales de Colombia

Matías Escudero es consultor de turismo y ha fundado Turimetría, una consultoría enfocada al desarrollo turístico de los destinos rurales. Participa en el encuentro digital de turismo comunitario organizado por Komú hablando del turismo como herramienta de paz.

Pablo Giner: ¿Qué tipo de turismo promovéis desde Turimetría en las poblaciones rurales?

Matías Escudero: Mi tarea en general está centrada en comunidades rurales. A través de talleres establezco transferencia de herramientas de gestión, estrategias de trabajos colectivos, posicionamiento de productos en mercados consolidados, promoción, re-ingeniería de experiencias, entre otros.

Mi labor depende del contexto, de la población objetivo, de la voluntad o de los recursos.

PG: En el contexto actual de Covid-19, ¿en qué situación se encuentran estos destinos rurales en Colombia?

ME: Presenta un gran desafío, ya que las empresas recientemente consolidadas aún no han logrado estabilizar un punto de equilibrio en la comercialización de sus productos. Por lo tanto, sus expectativas de captación de recursos están en vías de desarrollo.

Los nuevos emprendimientos rurales que han ingresado como consecuencia de los procesos de paz, se ven vulnerables y con pocas herramientas y técnicas para tomar decisiones en situaciones como la expansión del Covid.

Por otro lado, a nivel nacional, el Gobierno ha diseñado estrategias de alivio económico para los diferentes sectores turísticos. El problema es que este tipo de medidas son de difícil acceso para los emprendedores rurales, porque no tienen solvencia para asumir un crédito ni cumplen los requisitos exigidos por los bancos como capacidad de pago.

PG: ¿Desde Turimetría os especializáis en alguna parte del proceso o realizáis todo el acompañamiento a las comunidades en el diseño del servicio turístico?

ME: Turimetría trabaja dependiendo de las necesidades de los clientes, que pueden ser emprendimientos privados, asociaciones o directamente una gobernación.

El año pasado me tocó hacer toda una consolidación de rutas turísticas. La gente conocía el turismo comunitario y aunque nunca habían trabajado de manera comunitaria, tenían ganas de hacer algo. Pudimos hacer muy buenos procesos y en la actualidad cinco de los siete municipios siguen trabajando con turismo local.

Por ejemplo, de la Isla Gorgona, la gente de Guapi, que está situado al lado, pero en el río en vez de en el mar, no la conocen, no saben siquiera lo que es una ballena. Para mi ahí está el mayor desafío, en que la gente haga turismo local, aun cuando para ellos es muy difícil movilizarse por coste de combustible y aislamiento.

He estado realizando protocolos de seguridad, dando clases para las alcaldías municipales en Argentina sobre patrimonio turístico y como implementarlo en la política pública.

Varían mucho los trabajos entre uno y otro.

PG: ¿Consideras que hay deseo de desarrollo a través del turismo comunitario de comunidades rurales en Colombia?

ME: Depende de las culturas. Colombia es muy diverso en cultura, si le hablas a un indígena de un desarrollo comunitario se te ríen porque es lo que históricamente han hecho. En cambio, los colonos no lo tenían tan en claro al inicio.

Son ideas que surgieron con la política nacional y así llegaron al territorio. Igual que ocurrió con la necesidad de hablar inglés por la visita de turistas internacionales.

PG: ¿Cuales son los mayores retos con los que se encuentran estas comunidades rurales en el desarrollo de turismo comunitario?

ME: La continuidad. Creo que hay ideas muy bonitas y personas con muchas ganas de trabajar, pero solo conocen talleres de turismo comunitario, sin hacer actividades comunitarias.

Hay que llevar la teoría a la práctica: que conozcan su territorio, qué pueden producir y a quién lo pueden orientar. Es vital que conozcan la dinámica del turismo y que el turista no es solo un viajero con una cámara grande, que ellos pueden ser turistas en su territorio. Pero a eso ellos no lo llaman turismo.

Otro desafío es la inversión. Es difícil que los pocos recursos de que disponen las personas rurales los dispongan en actividades de este tipo, pues piensan que debería pagar el estado o no están en condiciones de asumir esos costos. No consideran importante su aporte. Hablando de territorios muy alejados, siendo el turismo una estrategia promovida por el gobierno.

PG: En el Encuentro de turismo comunitario que organiza Komú, entre otros organizadores, participas en el turismo como herramienta para la paz. ¿Cómo crees que se articula el turismo comunitario para este objetivo y que importancia tiene?

ME: El turismo en escenario del post acuerdo les permite aprovechar toda la historia que tienen y la oportunidad de quedarse en el territorio. De esta manera, apuestan por su lugar de origen, conociéndolo y transmitiendo lo mejor que tiene, incluyendo las dolencias que han tenido.

Quizás no sea la industria principal, pero puede ayudar a circular dinero en el territorio y que tengan una mejor calidad de vida.

PG: También participas en innovación social y nuevas dinámicas en la economía, ¿puedes contarnos un poco más sobre esto?

ME: Ese tema es excelente. El tema de moneda social, los bancos del tiempo y trueque como herramienta de intercambio, le permite a la gente circular recursos y generar confianza en el territorio.

Estas monedas permiten producir en la comunidad para el consumo de la propia comunidad, poniendo excedentes que no auto consumen. Pero no se puede producir lo que no interesa a la comunidad, sino que necesitan entender lo que la comunidad quiere consumir y producir esos recursos.

A través de estas herramientas fueron entendiendo cómo podían aportar a la comunidad y como la comunidad también podía aportarles riqueza. No en líquido, sino con capital humano, recursos o tiempo.

 541 visitas

Read More

Turismo de propiedad comunitaria en Guyana. Entrevista con Brian Mullis

En el marco del Encuentro Digital de Turismo Comunitario en Latinoamérica organizado por Komú, hablamos con Brian Mullis, Ex Director de Turismo en Guyana. Brian tiene 25 años de experiencia trabajando en más de 70 países, comprometido con un turismo más responsable y regenerativo. Fundó Sustainable Travel International, es miembro de la junta de Transformational Travel Council y es actualmente asesor técnico de la autoridad de Turismo de Panamá. En esta entrevista nos contó sobre la experiencia del turismo de propiedad comunitaria (CL&OT, por sus siglas en inglés- Community-led and Owned Tourism) en Guyana.


Alejandra Téllez: Primero que todo, háblenos sobre Guyana. ¿Qué tipo de viajero llega a este país?  
Brian Mullis: Guyana es un país sudamericano relativamente pequeño, donde se encuentran el Amazonas, el Océano Atlántico y el Mar Caribe. Tiene algunos de los paisajes naturales más intactos y espectaculares de América del Sur. Se ha mantenido libre de desarrollo a gran escala y de contaminación, la conservación es un valor cultural y la sostenibilidad es una forma de vida en Guyana.  

El país atrae por su biodiversidad, paisajes naturales vírgenes y una rica mezcla de culturas, a viajeros que buscan experiencias e intereses auténticos en el turismo de aventura, naturaleza y cultura. Debido a su diáspora, atrae viajeros de EE. UU y el Reino Unido; y por su ubicación a viajeros provenientes del Caribe.

AT: ¿Qué es el Marco de CL&OT desarrollado por la Autoridad de Turismo de Guyana? 

BM: Nos dimos cuenta es que un elemento diferenciador del turismo Guyana, es que las comunidades indígenas son dueñas y operan proyectos turísticos exitosos que beneficiaban a toda la comunidad.

Como Autoridad de Turismo trabajamos con el Ministerio de Asuntos Indígenas, y creamos un marco de CL&OT y un conjunto de herramientas para guiar el desarrollo de las empresas de turismo de propiedad comunitaria, usando una metodología que fue exitosa en las comunidades de Rewa y Surama. Luego implementamos un proyecto piloto en cuatro comunidades para saber si con esa guía se podría, en un corto periodo de tiempo, mejorar el éxito del turismo.

AT: ¿Cuáles fueron los resultados del CL&OT?

BM: Primero se priorizaron las comunidades con las cuales trabajar en función de principalmente variables como: la receptividad de la comunidad, el acceso al mercado, los flujos estratégicos de visitantes y la calidad de los activos del patrimonio natural y cultural. Esto llevó a implementar el piloto en cuatro comunidades: Chenapau, Karasabai, Moraikobai y Warapoka.

Después de 20 meses, tres de las cuatro comunidades comenzaron a ofrecer alojamiento, excursiones de un día y paquetes de pernoctación a través de socios del sector privado, y la cuarta tenía paquetes que podían comenzar a ofrecer una vez que estuvieran en condiciones de ofrecer alojamiento.

Esto llevó al reconocimiento internacional en gran parte debido al enfoque de Guyana en CL&OT, así como su adopción de las mejores prácticas de turismo sostenible.

AT: ¿Hay alguna diferencia entre “Community-based Tourism -CBT-” (turismo comunitario) y “Community-led and Owned Tourism-CL&OT-”?

turismo-de-propiedad-comunitaria-en-guyana-Brian-T.-Mullis
Garzas en pastizales en Wakapoa. Autor: Guyana Tourism Authority

BM: Son muy similares. El CBT se define como un enfoque colaborativo del turismo en el que los miembros de la comunidad ejercen el control mediante la participación activa en el desarrollo, la gestión y/o la propiedad (total o parcial de empresas que brindan beneficios socioeconómicos a los miembros de la comunidad, conservan los recursos naturales y culturales y agregan valor a la experiencia del visitante.

La Autoridad de Turismo de Guyana define el CL&OT como cualquier empresa turística que es 100% propiedad y está operada por la comunidad anfitriona y beneficia a la comunidad en su conjunto, económica, social y en lo ambiental.  

¿Cómo el turismo regenerativo tiene el potencial de generar un impacto positivo neto?

BM: Estoy trabajando con el Transformational Travel Council y con líderes de opinión y profesionales del turismo en todo el mundo, no solo para definir el turismo regenerativo, sino, lo que es más importante, desarrollar pautas de turismo regenerativo diseñadas para ayudar a las comunidades anfitrionas a implementar prácticas regenerativas.

El turismo regenerativo, por definición, es cuando las empresas turísticas, las comunidades, los donantes y el gobierno recurren colectivamente al turismo para hacer contribuciones netas positivas de manera integral al bienestar de los visitantes, residentes, comunidades de acogida y el medio ambiente para ayudarlos a prosperar. Consideremos el ejemplo de Guyana:

Rewa Village administra un pequeño albergue ecológico y un área de conservación comunitaria de 350 km2, que absorbe más de 70.000 toneladas de CO2 por año. Los 200 visitantes por año solo generan 2.79 toneladas de CO2 por persona, lo que equivale a 558 toneladas de CO2 por año. Esto define el impacto positivo neto desde un punto de vista medioambiental. Adicionalmente, toda la comunidad se beneficia económicamente del turismo.

Este ejemplo también ilustra por qué el Gobierno están interesado en aumentar el número de empresas turísticas de CL&OT, después de ver los resultados de la implementación exitosa en las cuatro comunidades.

AT: ¿Cuáles fueron los principales desafíos que las comunidades tuvieron que superar y cuáles considera que son clave para el éxito de estos proyectos?

Experiencia en Canoa en Moraikobai (Región 5, Demerara). Autor: Guyana Tourism Authority

BM: Muchas comunidades y pueblos indígenas han intentado construir y operar eco-albergues y otras empresas turísticas, pocos han tenido éxito. Hay muchas razones para las altas tasas de falla, algunas de estas son:

● Ubicaciones inadecuadas que conducen a la inaccesibilidad y la ubicación subóptima del alojamiento.

● Diseños inadecuados de albergues y otra infraestructura (por ejemplo, habitaciones pequeñas, camas cortas para visitantes más altos, falta de instalaciones sanitarias adecuadas).

● Diseño de productos que se adapten a los gustos o la percepción de los viajeros de lo que quieren los viajeros en lugar de lo que realmente quiere el visitante / mercado objetivo.

● Falta de cooperación / visión compartida dentro de la comunidad o continuidad del liderazgo una vez que hay cambios en el liderazgo a nivel comunitario.

● La expectativa de que el turismo genera dinero rápidamente, frente a la realidad de que la generación de beneficios económicos del turismo lleva tiempo.

● La expectativa de que si lo construimos vendrá gente.

● Falta de apoyo y colaboración interinstitucional adecuada.

Surama Ecolodge (Region 9). Autor: Guyana Tourism Authority

De las lecciones aprendidas, los 10 factores principales de éxito fueron:

1. Flujos de acceso y visitantes: Es decir, que haya la posibilidad de acceder a circuitos turísticos y, a la vez la posibilidad de conectar con visitantes interesados en conocer el lugar. En el caso de Guyana, los viajeros van con un interés de observar aves, tener una experiencia cultural y realizar turismo de aventura. Entonces un nuevo proyecto de una comunidad se puede unir a esos circuitos turísticos.

2. Receptividad comunitaria:  Liderazgo e involucramiento de la comunidad.  

3. Compromiso con la autoayuda: Debe haber un compromiso por parte de la comunidad para ayudarse ellos mismos. Si solo esperan apoyo externo, las posibilidades de éxito son pocas.   

4. Compromiso del gobierno: El gobierno de Guyana no solo ofreció un apoyo, asistencia técnica y consecución de recursos, además se comprometió a que, mientras la comunidad estuviera comprometida con el proyecto, ellos iban a continuar ayudándolos hasta que pudieran operar sin necesidad de apoyo externo.

5. Comité de Turismo Independiente y Transparencia Financiera: Debe haber un ente independiente de la empresa turística.

6. Plan de acción y negocios para el desarrollo turístico: El plan de negocios debe ser de las comunidades, en sus palabras, con sus prioridades y con las acciones que ellos van a realizar. Pueden recibir apoyo externo, pero debe ser elaborado por ellos. 

7. Desarrollo de productos impulsado por el mercado: El diseño del producto debe considerar lo que demanda el mercado, además de lo que la comunidad quiere. Si no se toma en cuenta el mercado, la posibilidad de éxito es reducida. Afortunadamente en Guyana, la demanda del mercado y los deseos de la comunidad estuvieron alineados.

8. Comunicación: Es muy importante mantener una buena comunicación con los socios, para lo que se requiere acceso a Internet, ya que permite gestionar reservas, dar respuesta al cliente y cumplir con sus expectativas. El gobierno capacitó a las comunidades en el manejo del internet y la comunicación a través de este medio.

9. Asociaciones y vínculos con el mercado: Los Tour operadores socios que creyeron en el proyecto desde el comienzo fueron clave para saber que el proyecto tenía futuro.   

10. Capacitación y tutoría entre pares: Después de que la Autoridad de Turismo de Guyana realizará unas capacitaciones, fueron otras comunidades, que ya habían tenido éxito con CL&OT, las que dieron las capacitaciones. Saber que sus compañeros habían tenido éxito y no eran personas externas a su realidad, hizo una gran diferencia como factor motivante para las comunidades.

AT: ¿Qué tan importantes son las comunidades para que el turismo sea sostenible?

BM: Soy de los que piensa que hay una necesidad creciente de poner a las comunidades en el corazón del turismo. A medida que comenzamos a reimaginarnos de nuevo el turismo, me pregunto- y sé que otros también lo hacen- si el turismo puede realmente ser sostenible si las comunidades no son las principales beneficiarias o no lideran o al menos son involucradas en la toma de decisiones. No creo que sea posible.

Extrañamente, no hay una organización en el espacio turístico global que exista para ayudar a las comunidades a maximizar el beneficio del turismo. Es por esto, que estoy trabajando con colegas, creando un Colectivo de Turismo Comunitario, para crear una red de aprendizaje de expertos del sector que quieran compartir sus conocimientos, sus experiencias y sus metodologías probadas, con las comunidades más que con un enfoque de consultoría, con un enfoque de mentoría y de coaching.

Las comunidades tienen la capacidad y liderazgo, pero les hace falta conocer más por ejemplo de marcos de planificación estratégica, políticas, evaluaciones de monitoreo del bienestar de la comunidad, entre otros. Si se logra disponer del conocimiento de manera abierta se podrá potenciar el turismo comunitario que mejora el bienestar de los residentes, visitantes y el medio ambiente. Juntos podemos poner a las comunidades en el corazón y el centro del turismo.

https://www.youtube.com/embed/OI0cRpwVi_4?version=3&rel=1&fs=1&autohide=2&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&wmode=transparentThe following

 541 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.