The Future of Tourism pone el foco en las comunidades locales

Como parte de nuestro TravindyFest versión otoño, hablamos con Paloma Zapata, CEO de Sustainable Travel International. Con ella conversamos sobre los avances The Future of Tourism Coalition o en español, la Coalición del Futuro del Turismo. Esto fue lo que nos contó.

Alejandra Téllez: ¿De qué se trata The Future of Tourism Coalition?

Paloma Zapata: Lo que nosotros pretendemos es crear un movimiento global que sea inclusivo, integrado y multisectorial, para poner las necesidades de las comunidades y del destino en el centro del turismo. Queremos crear un espacio en que todos los que estén involucrados en el sector puedan colaborar, enseñar, generar innovación, crear nuevos productos para el desarrollo del turismo sostenible, y lograr que esas innovaciones puedan escalar a nivel global.

Pretendemos crear unas métricas que realmente midan el impacto del turismo. No se trata solo de cuántos turistas llegan o el dinero que dejan, si no cómo se invierte el dinero y cómo se miden otros impactos. Aspiramos a ser un sitio donde se hable de turismo sostenible y generar un liderazgo para dar herramientas que destinos y operadores pueden implementar.  

Alejandra Téllez: ¿Quiénes forman parte y cómo surgió esta iniciativa?

Paloma Zapata: Somos seis ONGS internacionales: Sustainable Travel International, The Travel Foundation, Tourism Cares, Green Destinations, Center for Responsible Travel y Destination Stewardship Center. GSTC (Global Sustainable Tourism Council) forma parte de la coalición como organismo asesor.

Antes del Covid, ya estábamos en conversaciones porque tenemos un mismo propósito y sabemos que la unión hace la fuerza. Nuestra primera reunión fue en marzo, justo cuando comenzaba la pandemia. La situación era crítica y el sector necesitaba apoyo, liderazgo y soluciones. Fue un momento en el cual hubo tiempo y fue una oportunidad para escuchar. Empezamos publicando los 13 principios rectores para guiar a los destinos y operadores en la visión de turismo que debemos tener cuando el sector se reactive.  

Alejandra Téllez: ¿Dónde se encuentran estos principios y qué cambio quieren generar?

Paloma Zapata: Los principios los pueden encontrar en la página web de Future of Tourism,  donde  también pueden rellenar el formulario  para ser parte de la coalición. Al adherirte, manifiestas que estás de acuerdo con los principios. De hecho, cualquier destino, consultor, operador, ONG, hotel, en fin, cualquier actor del sector turístico puede adherirse a la coalición.

Los principios buscan generar un cambio para mejorar la colaboración y gestión del destino. Por ejemplo, se debe tener en cuenta la voz del local. En ocasiones, se ha perdido la decisión de las comunidades, se ven desplazados, no tienen las mismas oportunidades y acceso a sitios de pesca. Por lo que es muy importante poner las necesidades de las comunidades primero.

Se busca cambiar el modelo donde el inversionista no consideraba los impactos que generaba en las comunidades. Con los principios se pretende que el inversionista incluya a los locales, en vez de traer capital humano de fuera, que capacite a los locales y se les ofrezca trabajo. En vez de importar productos de comidas y bebidas, se ofrezcan a los turistas productos locales. De esta manera se apoya la cadena de valor local.

El turismo genera impactos invisibles y como mencionaba anteriormente, el desarrollo turístico solo se ha medido a través de la llegada de turistas y de los ingresos generados, pero no se han medido los otros impactos que se generan. Hay que tener indicadores que muestren cómo afecta el turismo al manejo de residuos, al acceso a agua potable, a la generación y tratamiento de aguas residuales, al uso de las playas, y a la capacidad de las vías, entre otros.

También es muy importante considerar el cambio climático, ya que sus impactos pueden ser más graves que la pandemia que estamos viviendo. En Sustainable Travel International, junto con Slow Food y la Oficina de Turismo de Palau, estamos trabajando para lograr el primer destino carbono neutral. La isla Palau es un destino que se ha caracterizado por sus iniciativas de sostenibilidad. El proyecto busca combatir el cambio climático y aumentar la resiliencia de las comunidades a través de: la neutralización de la huella del carbono del turismo, la promoción de la gastronomía local y la seguridad alimentaria, el empoderamiento de las mujeres en la cadena de valor del turismo, la conservación de ecosistemas costeros que actúan como sumideros de carbono y la construcción de una economía circular.

Palau busca fortalecer la gastronomía local.
Palau busca fortalecer la gastronomía local. Créditos: Palau Visitors Bureau

Alejandra Téllez: Todavía es muy reciente la creación de la coalición, pero ¿cuál ha sido el mayor logro hasta ahora? ¿Cuáles son las próximas acciones?

Paloma Zapata: Además de establecer nuestros 13 principios, nuestro mayor logro es tener 450 firmantes y que siguen aumentando. Estamos logrando movilizar el sector y crear un espacio de diálogo. Al firmar, se diligencia un formulario con diversas preguntas. Hemos tomado en cuenta las respuestas y estamos analizando y entendiendo las necesidades del sector, para poder establecer objetivos y actividades a desarrollar en el 2021.

Este año organizamos un webinar con un grupo de firmantes, para escuchar al sector y contarles sobre los hallazgos de las respuestas que habían dado y nuestras líneas de desarrollo.  

Vamos a crear una plataforma de colaboración y un sistema de indicadores para medir el desarrollo del turismo, dándole prioridad a las líneas de cambio climático, desarrollo de comunidades y conservación. También crearemos una lista de soluciones para el sector, a la vez que ofreceremos  más webinars enfocados a diferentes líneas temáticas.

Para conocer más de The Future of Tourism Coalition entra en su página web.

Mira la entrevista completa y todas las demás del Travindy Fest en nuestro perfil de Instagram

 565 visitas

Read More

La Comunidad MED de Turismo Sostenible: una plataforma de cooperación en el Mediterráneo

La Comunidad MED de Turismo Sostenible se creó en 2016 y agrupa 24 proyectos sobre turismo sostenible financiados por el programa europeo Interreg MED, en temáticas como la reducción de impactos negativos del turismo o la  diversificación de la oferta turística de sol y playa, característica del Mediterráneo.

En la edición otoño del #TravindyFest, conversamos con Josep Rodríguez, Coordinador de la Comunidad y Responsable de Relaciones Internacionales de la Oficina Técnica de Turismo de la Diputación de Barcelona, quien nos contó más sobre los objetivos y actividades de la Comunidad, así como su relevancia actual de cara a la nueva programación “Next Generation EU 2021-2027”.

Laura Gasparini: ¿Para quienes no están familiarizados con el programa Interreg MED, cuéntanos brevemente de qué se trata?

Josep Rodríguez: El programa Interreg MED se encarga de promover la cooperación interregional, de aquí viene su nombre. No es sólo una cooperación entre los gobiernos regionales, sino también con otras administraciones públicas como las locales y las nacionales y otros agentes implicados en una temática concreta. El programa Interreg MED promueve esta cooperación entre todas las regiones de la ribera norte del Mediterráneo, es decir las regiones costeras de los 12 países del sur de Europa, desde Portugal hasta Chipre, en distintos ámbitos temáticos, siendo uno de ellos el Turismo Sostenible. Esto es lógico, ya que el Mediterráneo es el destino turístico más importante a nivel mundial, con todos sus beneficios y sus retos. De hecho, el eje del turismo sostenible es el más importante dentro del programa Interreg MED.

Laura Gasparini: Dentro del Programa Interreg MED, ¿Cómo surgió la comunidad MED y cuáles son sus objetivos?

Josep Rodríguez: Este es un concepto bastante innovador dentro de la arquitectura de los programas europeos. En el caso de Interreg MED, existían diversos proyectos trabajando en el mismo ámbito temático, pero cada uno trabajaba por su cuenta y producían una serie de resultados que, al terminar el proyecto, quedaban disponibles solamente para los socios de esos proyectos. Lo que se propuso para el nuevo periodo de programación (2014-2020) fue que existieran proyectos “paraguas”, que coordinasen aquellos proyectos que están trabajando en una misma temática, ayudándolos a generar sinergias entre ellos, a comunicar mejor y sobre todo a transferir y capitalizar sus resultados. Es decir, que los resultados no se queden sólo en los territorios de los proyectos, sino que se transfieran hacia otros destinos y que puedan tener una cierta continuidad en el tiempo.

Esta es la idea de la comunidad MED, formada por 24 proyectos que están trabajando en temas de turismo sostenible en el Mediterráneo.  Al ser parte de la programación europea, la Comunidad sigue los mismos ritmos, es decir periodos de siete años. Nosotros empezamos en el 2016 y acabaremos en el 2022.

Laura Gasparini: ¿Cuáles son las temáticas que cubren los distintos proyectos que conforman la comunidad?

Josep Rodríguez: Yo siempre hago una distinción en 3 grandes grupos de proyectos que forman parte de la Comunidad.

Uno de estos grupos de proyectos busca generar alternativas al turismo de sol y playa, característico del Mediterráneo y que genera una fuerte estacionalidad. Hay varios proyectos que intentan diversificar la oferta turística, por ejemplo, a través del ciclo turismo en la ruta EuroVelo 8, que va desde Cádiz hasta Atenas, o desarrollando el ecoturismo en áreas naturales protegidas. Otros abordan el turismo de pesca, una modalidad de turismo poco desarrollada, y otros buscan valorizar el patrimonio subacuático o el patrimonio culinario de los destinos. Es decir, tratan de identificar cuáles son los recursos endógenos del Mediterráneo y a partir de esos recursos generar una nueva oferta turística. Estos proyectos intentan favorecer no sólo la diversificación de la oferta, sino también la desconcentración de los flujos turísticos, intentando redirigirlos de la costa o los clásicos destinos urbanos hacia el interior de las respectivas regiones.

Un segundo grupo de proyectos está desarrollando metodologías para gestionar los impactos del turismo, por ejemplo, un proyecto trabaja en la gestión de residuos en islas o bien, en cómo mejorar la gestión hídrica en destinos turísticos. Finalmente, tenemos un tercer grupo que trabajan en herramientas de gobernanza y de medición de la sostenibilidad, no sólo de recopilación de datos sino cómo utilizar esos datos para la gestión y la toma de decisiones.

Laura Gasparini: ¿Cuál es la relevancia actual de los proyectos en la era del Covid-19? ¿Las soluciones propuestas siguen siendo válidas?

Josep Rodríguez: Nosotros lo vemos desde una doble perspectiva. Por su supuesto, somos conscientes del drama económico y social que están viviendo los destinos, y en ese sentido observamos las medidas de rescate del sector que se están tomando. Sin embargo, desde el punto de vista de la comunidad MED lo vemos como una oportunidad, porque analizando las tendencias de este verano, vemos como los turistas han preferido destinos poco masificados, zonas rurales y áreas naturales, buscando la distancia física. Hemos visto también como ha aumentado el uso de Big data para monitorear el sentimiento de las personas en cuanto a la recuperación y su nivel de confianza.

Con lo cual vemos que, aunque la mayoría de las herramientas de la Comunidad han sido diseñadas en un contexto pre Covid-19, son aplicables a esta nueva realidad. Nuestro interés es que estas herramientas sean transferidas a las políticas públicas y puedan ser aplicadas a la gestión diaria de los destinos.

Para saber más sobre las actividades de la Comunidad MED de Turismo Sostenible puedes visitar su sitio web, Linked In y Twitter. El Lunes 14 de Diciembre a las 10.00 (hora España) se realizará un seminario online (en inglés) con el tema “Tourism in NextGenerationEU and Interreg Programme 2021-27”.  

Mira la entrevista completa y todas las demás del Travindy Fest en nuestro perfil de Instagram

 565 visitas

Read More

¿Qué papel ocupa el Patrimonio en nuestros viajes?

La importancia de la interpretación del Patrimonio cuando viajamos

Zoraida Álvarez - Interpretación del patrimonio
Zoraida Álvarez

La conservación del patrimonio a través de la divulgación es un tema que muchos expertos promueven en destinos de todo el mundo.  Con el turismo masivo que vivimos actualmente se hace aún más complejo de analizar y complicado de gestionar. Nuestra compañera Jennifer Peral ha tenido la oportunidad de charlar con Zoraida Álvarez, Historiadora de Arte, guía de turismo de la Junta de Andalucía y creadora de Artèpolis, un proyecto que ofrece  paseos para mentes curiosas por el patrimonio histórico-artístico de Sevilla, por sus tradiciones, gastronomía e idiosincrasia.

Jennifer: ¿Cómo surge Artèpolis?

Zoraida: Artèpolis es un proyecto muy personal y al que he tratado de imprimirle mi personalidad en todo, en el título, en el logotipo, en la web, en las imágenes, en el contenido de mis visitas guiadas, etc. Llevo con esta idea desde el 2016, cuando recibí la habilitación de guía de turismo por la Junta de Andalucía. Aunque desde entonces, por motivos laborales, no había tenido tiempo de crearlo y solo tenía el nombre y el dominio de la web comprado, esperando a desarrollarlo en algún momento.

Básicamente, una asociación de guías oficiales AGOT (o Guidetur), me acogió con los brazos abiertos y me dio trabajo como una socia más. Gracias a esta empresa y asociación, he trabajado con grupos en francés y en italiano, que viajan con un paquete cerrado en origen a través de un touroperador o agencia de viajes. Dada mi formación en Historia del Arte y especialización en educación en museos, AGOT me pasaba también a los clientes más exigentes a nivel cultural.

Yo me siento historiadora del arte 24/7. Leo mucho y me encanta generar contenidos a partir de los conocimientos que voy absorbiendo, siempre con el matiz educacional, porque tengo clarísimo que la interpretación del patrimonio debe tener ese fin y no únicamente el entretenimiento, que también. Durante el confinamiento me he dedicado al 100% a materializar todo lo que tenía en mi cabeza para Artèpolis. Deseo crear rutas de historia e historia del arte utilizando herramientas de interpretación del patrimonio, tratando que sean lo más accesibles e inclusivas posibles, con perspectiva de género, que sirvan para generar juicio crítico, que beneficie a otras empresas locales y que sea más personal y cercano.

Es difícil. Investigo, creo los itinerarios y los contenidos con mucho rigor y sentido crítico, los difundo, respondo a todos los comentarios y mensajes que me envían por las RRSS, gestiono las reservas, hago las visitas guiadas, me ocupo de las reseñas, etc. He tenido la suerte de contar con profesionales con los que me compenetro muy bien, Rafa en el diseño y la web, Miguel Ángel en muchos aspectos técnicos y David en la fotografía y las RRSS.

La importancia de la interpretación del Patrimonio cuando viajamos
Autor: Zoraida Álvarez

Jennifer: Eres historiadora de arte y guía oficial de la Junta de Andalucía. Uno de los objetivos de tus visitas de autora es enseñar a amar el Patrimonio Cultural de Sevilla. En general, ¿consideras que los visitantes están concienciados con la conservación patrimonial? 

Zoraida: No. De entrada, los visitantes no viajan con esa concienciación. La inmensa mayoría de la gente hoy viaja por varias razones: moda, desconexión, imagen… La manera que tenemos hoy de consumir el viaje no es sostenible con la conservación del patrimonio y se refleja en la duración de la estancia, en el tipo de alojamiento que escoge, en lo que va a comer, en lo que va a comprar, en el tipo de paquete que compra para las visitas, etc. El ejemplo más paradigmático: ¿los cruceristas de Venecia se preocupan por la conservación de la ciudad? 

Jennifer: ¿Cuáles crees que son los principales beneficios de descubrir un destino de la mano de un guía?

Zoraida: Sin duda es la mejor inversión para aprovechar tanto el dinero como el tiempo gastado en un viaje, sea al extranjero o a la provincia vecina. Un buen guía no sólo habla de historia, sino que te acoge como un anfitrión, te acompaña, te lleva por los sitios más bonitos, por atajos si es necesario, a locales artesanos, a los bares más singulares, te desvela la idiosincrasia de sus habitantes, responde a tus preguntas y te orienta y aconseja sobre lo que necesites.

El trabajo de un guía entra también en la conservación preventiva. Los visitantes quieren toquetear absolutamente todo, apoyarse en las obras para hacerse fotos… Personalmente, cuando acompaño a los visitantes por los Reales Alcázares de Sevilla, lo primero que explico es la antigüedad, el valor y la delicadeza de los alicatados y yeserías para que no los toquen por muy tentados que se sientan. No basta con poner carteles de “no tocar” o guardias en las salas que lo recuerdan constantemente sin argumentar los por qué. Durante una visita guiada, en cambio, el visitante va entendiendo la importancia de la conservación de lo que está observando, por sus valores intrínsecos, y acaba respetándose a través de su comprensión, no por imposición.

Colas de turistas en el barrio de Santa Cruz
Colas de turistas en el barrio de Santa Cruz – Autor: Belén Vargas

Jennifer: La interpretación del patrimonio es uno de los pilares del turismo sostenible puesto que busca la protección de los elementos y rasgos patrimoniales con los que se trabaja ¿Has detectado un cambio de actitud en el visitante? Desde tu experiencia ¿Dirías que los millennials, una de las generaciones más viajeras, lo conciben como un valor añadido?

Zoraida: Tristemente, la mayoría de los visitantes que contratan visitas guiadas lo hacen para saltarse las colas; las explicaciones del guía son un extra que sabrán aprovechar y agradecer una vez empieza la visita, pero no ha sido ese su objetivo principal.

Seguimos viendo que la mayoría de los visitantes que contratan los servicios de un intérprete del patrimonio superan de media los 45 años. Mientras que los millennials aprovechan más la información que les aporta Internet: blogs, páginas de reseñas y opiniones, RRSS, Wikipedia, las páginas de los monumentos y de turismo, audioguías, etc. Los millennials viajan más, cierto, pero también viajan más rápido y buscan experiencias exprés: transporte rápido, visitas rápidas, comidas rápidas, compras rápidas, espectáculos rápidos… y viven el patrimonio como si fuese un decorado. Pero no solamente estas generaciones, sino toda la sociedad vive ya a través de Internet, por eso es imprescindible el trabajo que hagan ahí los monumentos y las instituciones culturales y de turismo.

Muchas gracias por tu tiempo Zoraida. Invitamos a nuestros lectores a seguir tus pasos por tus redes sociales Instagram, Facebook, Twitter y Telegram.

 565 visitas

Read More

El turismo solidario y el papel de las agencias de viaje

El pasado 19 de noviembre, en el marco de nuestro Travindy Fest, en su edición de otoño, estuvimos conversando con Bettina González, fundadora y directora de Boomerang Viajes y una referencia del turismo solidario en Latinoamérica. Durante la emisión, estuvimos hablando sobre el turismo sostenible y sus variantes, y sobre la relevancia de las agencias de viajes en la transición hacia un modelo de turismo más consciente y responsable.

Beatriz López: Muchas veces escuchamos hablar de turismo sostenible, turismo solidario, comunitario, regenerativo, responsable… y vemos cómo, en ocasiones, se suelen utilizar estos términos de forma indiscriminada, solapándose unos con otros, con muy poco noción de lo que es cada uno. En este sentido, me gustaría que empezáramos por definir el turismo sostenible, y que nos dieras alguna pincelada de lo que engloba el resto de ramas, haciendo especial hincapié en el turismo solidario que es justamente el área en el que te especializas.

Bettina González: Primero, el turismo sostenible que agarró la terminología, va más allá de eso y ha cogido muchísima fuerza durante la pandemia y se trata de ubicarnos en las dimensiones de la sostenibilidad.

Es el hacer actuar las dimensiones sociocultural, que nosotros decimos sociocultural (no solamente social), la económica y la ambiental, con una gran conciencia de que tenemos que hacerlo actuar en la inmensa cadena de suministros que genera el turismo: el hotel, el transporte, la comunidad local, el mercadito, dónde tomo la excursión, con quién la contrato, etc. Es ordenar toda esa cadena; ese es el gran desafío que tenemos. Y la sostenibilidad nos impulsa a observar cuáles son nuestros actos, cómo lo hacemos y de qué manera los llevamos a cabo.

En estos nuevos nombres que adquirió el turismo, y yo me remonto a 1980 cuando empezamos: turismo comunitario, turismo justo, turismo responsable, turismo solidario, regenerativo, de experiencias, compasivo, etc. A nuestro modo de ver, no son más que las respuestas que se le da en el actuar la sostenibilidad. Si bien el turismo regenerativo se enfoca mucho en todos los seres vivos, el ecosistema… y lo que hace son estas alternativas del innovar.

Entonces, nosotros vamos al regenerativo que te busca desde el renacer de ese núcleo. Justamente la palabra innovar viene de la biología, del echar raíces. Entonces, yo no lo diferenciaría. En nuestro caso, desde la experiencia…y pido disculpas a este gran movimiento del turismo regenerativo que está creciendo mucho, creemos que es una manera de actuar la sostenibilidad. Es una forma que tiene de dar respuesta a este equilibrio que tenemos que tener. Porque ellos hablan de este actuar local, de este compromiso con lo local, de esta conciencia que involucra a todos los seres vivos.

Entonces, lo vemos desde ahí. Y todos son buenos. Desde las nuevas economías tenemos un montón de modelos y todos persiguen lo mismo, en menor o mayor medida. Algunos con mayor fuerza en algo, y no van a llegar a una verdadera transformación si no vamos todos de la mano. Si no vamos aportando todos este gran cambio de conciencia de este consumo consiente que requiere el turismo. Ese es el gran desafío que tenemos.

Yo lo que valoro del turismo regenerativo es esta principal atención a todos los seres vivos, y a buscar, y a agotar todas las alternativas de innovación. En eso lo celebro y nos inspira a todos quienes estamos en esto. Así que bienvenidos sean todos estos nuevos nombres que ha adquirido el turismo.

Beatriz López: ¿Puedes compartir con nosotros algunos ejemplos de las experiencias que se llevan a cabo desde Boomerang que estén alineadas con el turismo solidario?

En nuestro caso, todo lo que hemos realizado, se basa en la experiencia del terreno, a través de Boomerang Viajes, que es desde donde hemos hecho la principal experiencia. Boomerang es una empresa de turismo en Argentina en la que vendemos todos los destinos del mundo y nos especializamos, sobre todo, en ejercer como incoming en Argentina.

En el año 2001, que es cuando nace la empresa, nuestro objetivo era identificar a través de esos lazos fraternos que nosotros tenemos en este actuar y en cómo nos comportamos con nuestros lazos afectivos, desde lo fraterno, desde ese sentir al otro un hermano. Desde ahí, es donde nosotros expresamos nuestros gestos solidarios.

Nosotros lo llamamos en su momento turismo solidario, sin entrar en demasiadas discusiones terminológicas, sin pararnos en si a nivel de marketing estaba bien o estaba mal. Lo que vimos fue que a través de la experiencia que vivían nuestros viajeros en los viajes que organizábamos, cómo ellos veían reflejado ese intercambio con la cultura local, con el local, que lo dejaban expresar eso que traían innato de ese ejercicio que nosotros hacemos de relacionarnos a través de nuestros lazos afectivos, lo hacían con un desconocido. Y lo sentían con la misma intensidad a través de una experiencia en un viaje, de compartir una comida, de compartir una experiencia, un espacio… y empezamos a escribir sobre eso.

Nosotros tenemos mucho escrito porque lo cruzamos con otras ciencias, como la antropología o la sociología. Fuimos analizando cómo se daba ese comportamiento del encuentro, el valor del encuentro, del vínculo con el otro, y que eso era un valor agregado al viaje en el intercambio que a mí me hacía, como viajero, amar el lugar, la cultura del otro. Me hacía generar el querer volver a compartir esa experiencia y transmitirla con esa intensidad y hasta con esa autenticidad que yo había vivido.

Por eso nosotros, desde lo que es el turismo solidario que nació en Boomerang viajes, se transformó en un modo de hacer turismo. De alguna manera, nuestro modo de alcanzar juntos las sostenibilidad y alcanzar juntos esta dimensión de triple impacto, que es lo que trabajamos fuerte.

Lo que buscamos es generar experiencias auténticas desde un actuar compasivo, reconociendo al otro en la situación que vive. Yo no pretendo modificarlo. Me voy a ver una cultura de un pueblo originario y para mis parámetros y mis estándares de calidad ¿siento que el baño debería ser otro, que la habitación debería ser otra, o la cama, o el hábitat o el espacio? ¡No! Yo lo tengo que aceptar tal cual es, eso es el actuar la compasión.  Está muy focalizado en la vivencia del encuentro con el otro, en el vínculo basado en lazos de amor.

Mira la entrevista completa y todas las demás del Travindy Fest en nuestro perfil de Instagram.

 565 visitas

Read More

António Guterres: “Estamos en guerra con la naturaleza y hay que hacer las paces”

Fuente: EL País

El secretario general de la ONU lamenta que el G-20 esté invirtiendo más en combustibles fósiles que en renovables en los planes de recuperación. “No es aceptable que las generaciones futuras reciban un montón de deuda y que se haya utilizado para destruir el planeta”, sostiene en una entrevista con EL PAÍS.

Por Manuel Planelles

2020 debía ser el punto de inflexión en la lucha internacional contra el cambio climático. Pero la pandemia obligó a posponer un año la cumbre del clima que se iba a celebrar en Glasgow (Reino Unido). Y los compromisos de una mayor ambición contra el calentamiento que iban a presentar los países en esa cita se han quedado en el aire. António Guterres (Lisboa, 1949), secretario general de la ONU, fija ahora en el calendario 2021 como el año en el que se debe constituir “una coalición global” para lograr la neutralidad de carbono en 2050 —es decir, que la cantidad de dióxido de carbono que emitirán las actividades humanas a mediados de siglo sea igual a la que absorben los sumideros, por ejemplo, los bosques—. Ese es el camino para conseguir que el incremento medio de la temperatura del planeta no supere los 1,5 ºC respecto a los niveles preindustriales, el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París. El 12 de diciembre se cumplen cinco años de la firma de aquel pacto en la capital francesa y la ONU ha impulsado una cumbre virtual para conmemorarlo e intentar relanzar la lucha contra el calentamiento global. “Hay tantas áreas en las que debemos cambiar de rumbo si queremos un planeta en el que podamos vivir”, sostiene Guterres desde Nueva York en esta entrevista realizada por videoconferencia dentro del proyecto Covering Climate Now, un consorcio de medios de comunicación internacionales creado para impulsar la información sobre cambio climático.

Pregunta. ¿Estamos en una emergencia climática?

Respuesta. Sí, estamos en una emergencia climática, no solo estamos en medio de la crisis de la pandemia de la covid. Vemos que estamos en una emergencia cuando miramos lo que pasa con el incremento de la presencia de gases de efecto invernadero en la atmósfera o el incremento de las temperaturas —este año es uno de los tres más calientes registrados—. También, si miramos a lo que pasa con los glaciares, si miramos lo que pasa con Groenlandia o la Antártida, si miramos lo que pasa con el nivel del mar, si miramos lo que pasa con los huracanes y otras tormentas en distintas partes del mundo, si miramos que nueve millones de personas mueren cada año por la polución del aire y el agua originada por los mismos factores que crean la crisis climática… Estamos afrontando una emergencia climática. Pero no es una emergencia para un año o dos, será el reto esencial de este siglo. Esta emergencia nos obliga a una movilización para combatirla. Para nosotros es muy importante que 2021 sea el año de la creación de una coalición global para la neutralidad de carbono. Europa ya se ha comprometido con lograr una huella de carbono cero en 2050 y tenemos también a Japón y a Corea del Sur. La nueva Administración de Estados Unidos lo ha anunciado y China ha prometido la neutralidad de carbono antes de 2060… Pero necesitamos ahora una coalición global y queremos que cada empresa, cada ciudad, cada banco y cada país proponga su plan de transición para la neutralidad de carbono. Queremos que se tomen medidas para que a final de 2021 cada país plantee las contribuciones nacionales determinadas [los planes de recorte de emisiones para esta década, conocidos por sus siglas en inglés NDC] en línea con el objetivo del Acuerdo de París, en línea con el objetivo de dejar en 1,5 grados el aumento de la temperatura a final del siglo.

P. ¿Teme que la crisis económica derivada de la pandemia pueda frenar la lucha contra el cambio climático en el mundo?

R. Creo que hay que hacer exactamente lo contrario. Desafortunadamente, estamos viendo hoy que los países del G-20 en las medidas de recuperación de sus economías están invirtiendo un 50% más en actividades relacionadas con los combustibles fósiles que en las energías renovables y en la economía verde. Esto es inaceptable, porque los miles de millones de dólares y euros que se están gastando para la recuperación y el mantenimiento de las economías son préstamos que heredarán las generaciones futuras. No es aceptable que las generaciones futuras reciban un montón de deuda y que esa deuda se haya utilizado para destruir el planeta. Está claro que hay una responsabilidad moral. Lo que estamos gastando para recuperarnos de la covid debe tener al mismo tiempo como clara prioridad la inclusión, combatiendo las desigualdades, y la sostenibilidad, combatiendo el cambio climático. Si no lo hacemos estaremos cometiendo un grave crimen en nuestra relación con nuestros hijos y nietos.

“No es aceptable que las generaciones futuras reciban un montón de deuda y que esa deuda se haya utilizado para destruir el planeta”

P. Más de 100 países han anunciado hasta ahora compromisos para alcanzar la neutralidad de carbono en 2050, pero casi ninguno ha presentado sus nuevos planes para 2030, las NDC. ¿Teme que las promesas para 2050 se usen como excusa para no actualizar los planes a corto plazo?

R. No, no. Hay que hacer las dos cosas. El objetivo central de la ONU para 2021 es constituir una coalición global para la neutralidad de carbono. Y una coalición en la que todos los Estados del G-20 estén y que dé garantías de que el objetivo de 1,5 grados se consiga. Pero esa es solo la primera parte de nuestro objetivo. La segunda es garantizar que todos los Estados planteen de aquí a final de 2021, de aquí a la cumbre de Glasgow, la COP26, NDC que garanticen una reducción media de las emisiones del 45% hasta el final de la década; el objetivo para Europa debe ser del 55%. Al mismo tiempo, se deben plantear medidas concretas para llegar a la neutralidad de carbono en 2050. Y eso tiene consecuencias prácticas: hay que acabar con los subsidios a los combustibles fósiles; no se debe construir ninguna central de carbón más en el mundo y debe darse un abandono progresivo de las centrales en funcionamiento; hay que cambiar la fiscalidad; hay que instar a las instituciones financieras internacionales y a los bancos de desarrollo a que asuman compromisos para movilizar fondos privados en materia de cambio climático para los países en desarrollo.

P. Hasta la llegada de la pandemia, 2020 estaba llamado a ser precisamente el año clave para todo lo que usted dice. ¿El mundo se puede permitir perder otro año más?

R. No. Por eso 2021 es el año de la verdad en materia de cambio climático, pero también en materia de biodiversidad, porque tenemos la reunión de Kunming (China). Estamos acabando con un millón de especies en el mundo. Es inaceptable. Sobre todo cuando sabemos hoy que el 70% de las enfermedades transmisibles son de origen zoonótico. Lo que le estamos haciendo a la naturaleza está poniendo en peligro nuestra salud. Tiene que ser el año de los océanos, para acabar con la sobreexplotación de la pesca, aumentar las áreas protegidas, garantizar una reducción drástica de la contaminación química y de los plásticos, que tienen un impacto absolutamente devastador en los océanos y en nuestra salud con los microplásticos que penetran en todos los lados. 2021 tiene que ser el año de la reconciliación con la naturaleza. Nosotros estamos en guerra con la naturaleza y es una guerra suicida porque la naturaleza siempre responde y lo hace con una violencia creciente. Hay que hacer las paces entre la humanidad y la naturaleza y 2021 es el año de la verdad para hacerlo. Cambio climático, biodiversidad, océanos y los aspectos relacionados con los bosques, la degradación del suelo… Hay tantas áreas en las que debemos cambiar de rumbo si queremos un planeta en el que podamos vivir.

“Queremos que cada empresa, cada ciudad, cada banco y cada país proponga su plan de transición para la neutralidad de carbono”

P. El IPCC, los científicos que asesoran a la ONU, publicó su primer informe hace 30 años y ya indicaba la relación clara entre cambio climático y gases de efecto invernadero. Pero desde 1990 la emisión de estos gases ha aumentado más de un 60%. ¿Por qué los Gobiernos ignoran a la ciencia?

R. Creo que solo ahora estamos viendo una movilización global de la sociedad civil, y de la juventud sobre todo, con un liderazgo extraordinario. Pero también del sector privado. Hoy vemos que el sector privado está muchas veces yendo por delante de los Gobiernos y comprendiendo que si sus actividades no son sostenibles, no tienen futuro. Y entonces hay una presión creciente de la sociedad civil, del sector privado y de la juventud a los Gobiernos. Y desafortunadamente sabemos que los Gobiernos normalmente solo actúan cuando son presionados. Esta presión está creciendo y ganando una dimensión enorme. Soy muy optimista sobre la conciencia creciente de la humanidad y los Gobiernos no tienen otra alternativa que corresponder con una acción concreta en línea con lo que la comunidad científica nos pide.

P. La Unión Europea está ahora debatiendo su nuevo objetivo para 2030, su NDC, pero hay problemas con algunos países. ¿Por qué es importante que la UE presente el 12 de diciembre su nuevo objetivo?

R. El liderazgo de Europa es esencial hoy. Afortunadamente fue Europa la primera gran economía, porque muchas pequeñas economías lo hicieron antes, que adoptó el compromiso con la huella de carbono cero para 2050. Después tuvimos a Japón, a Corea del Sur, a China con un horizonte de antes de 2060, ahora tenemos a la nueva Administración de EE UU… El liderazgo de Europa es claro. Y ahora es igualmente importante para trasladar ese objetivo de 2050 a las medidas concretas e inmediatas. Para eso el compromiso europeo para reducir sus emisiones en un 55% hasta 2030 es esencial. Es un compromiso de responsabilidad de un continente que ha contribuido mucho al cambio climático pero que hoy está dispuesto a asumir el liderazgo de esta lucha. Europa tiene aquí un destino histórico y tiene que corresponder a ese destino histórico. Espero que algunos países que están poniendo algunos obstáculos comprendan que están en el lado equivocado de la historia y que se pasen al lado correcto.

P. Sostiene que Europa debe tener un objetivo de reducción de emisiones del 55% en 2030. ¿Qué objetivo debe fijarse la nueva Administración de EE UU?

R. La nueva Administración ya anunció el compromiso con la neutralidad de carbono en 2050. Espero que ese compromiso se transforme en primer lugar en la reentrada en el Acuerdo de París y en segundo lugar en la presentación de unas NDC en línea con el objetivo de la neutralidad a 2050. Tengo una gran esperanza. Las declaraciones hechas por el nuevo coordinador responsable de la acción climática, John Kerry, son muy importantes y dan una señal muy clara: EE UU quiere reasumir un liderazgo que ya tuvo en la acción climática.

“EE UU quiere reasumir un liderazgo que ya tuvo en la acción climática”

P. Pero EE UU, el mayor emisor histórico de gases de efecto invernadero, se ha movido en los últimos años en la dirección contraria. ¿Cómo ha afectado a la acción climática esta postura?

R. Es importante reconocer que en la sociedad americana, en las ciudades, en varios Estados y en las empresas ha habido un progreso importante. Por ejemplo, el nivel de emisiones de los EE UU incluso se ha reducido durante los últimos cuatro años. Sigue siendo alto, pero se ha reducido. Creo que con un Gobierno [federal] fuerte ahora la sociedad estadounidense será capaz de responder. Porque sin EE UU será imposible lograr nuestros objetivos de limitar el crecimiento de la temperatura a finales de siglo en 1,5 grados centígrados.

P. ¿Ha contactado ya con el presidente electo Joe Biden o con John Kerry?

R. Por supuesto, esos contactos están teniendo lugar. Y, por supuesto, estamos totalmente a disposición de cualquier Administración entrante para asegurarnos de apoyar plenamente los objetivos de emisiones netas cero en 2050.

P. Quedaría el otro gran actor: China. ¿Es suficiente que se comprometa a la neutralidad de carbono en 2060 o se necesita que llegue a ese objetivo antes?

R. China ha afirmado que va a conseguir la neutralidad de carbono antes de 2060. Y lo que nosotros pedimos es que sea lo más pronto posible. Hay que comprender que la economía china es una economía con un nivel de desarrollo distinto del de las europeas y norteamericana. Y el principio del Acuerdo de París es de responsabilidades comunes aunque diferenciadas. Pero es esencial que China, como India y otros países que son hoy grandes emisores, asuman una corresponsabilidad con la neutralidad de carbono y que eso se haga en una forma que permita que globalmente lleguemos a 2050 con ese objetivo de neutralidad.

Link original con el vídeo.

Esta entrevista es parte del proyecto Covering Climate Now, un consorcio mundial de más de 400 medios de comunicación creado para fortalecer la cobertura de la información climática.

 565 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.