¿La tecnología digital eco responsable puede ser compatible con la promoción turística digital?

La revolución digital ha tenido un impacto considerable en el sector turístico, que ahora es indispensable tanto desde el punto de vista logístico como de la promoción, y en la actualidad se están surgiendo varias reflexiones relacionadas con su uso responsable. ¿La tecnología eco responsable puede ser compatible con la promoción turística digital? Fabien Perot, eco diseñador de páginas web, me acompaña en esta reflexión para arrojar luz sobre este concepto eco-responsable que está en el centro de la dimensión tecnológica del desarrollo turístico.

Digital y turismo: una evolución que va de la mano

En los últimos años se han producido importantes interacciones entre la tecnología y el turismo, que han tenido un fuerte impacto en la logística del sector, el comportamiento del mercado y las técnicas de comunicación y marketing para los profesionales. “El progreso tecnológico y el turismo van de la mano desde hace años”, como señalan Buhalis y Law (2008), incluyendo la llegada de Internet, que se define como uno de los elementos transformadores de la industria.

Con varios puntos de inflexión importantes en el sector, como la digitalización de las agencias, el desarrollo de herramientas digitales para los procesos de marketing y la llegada de las redes sociales, el turismo se ha encontrado en una espiral de oportunidades e innovaciones. Para conquistar a los viajeros, todas las estrategias están permitidas para jugar en la omnipresencia digital: se ha vuelto casi indispensable tener visibilidad en las redes sociales, tener una web vitrina así como un Marketplace, crear contenidos escritos y visuales, proponer una variedad de canales de comunicación para la relación al cliente así como generar actividad en los medios sociales como blogs o plataformas de opinión de los viajeros, sin olvidar la relevancia del desarrollo de aplicaciones móviles.

Esta digitalización masiva ha hecho del turismo un sector de actividad muy anclado en la dimensión tecnológica, que hoy experimenta a su vez reflexiones y problemáticas medioambientales.

La tecnología digital y su impacto medioambiental

De aquí a 2025, “se prevé que la tecnología digital representa entre el 6,9% y el 8,8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero”, según France Stratégie, institución dependiente del Primer Ministro. El conocimiento y la concienciación sobre el impacto medioambiental de la tecnología digital es relativamente reciente, pero muchos actores ya han decidido incluir esta dimensión tecnológica en su transición ecológica y su posicionamiento ecoresponsable.

Un informe publicado por el Think Tank The Shift Project nos informa de que la parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero vinculadas al uso digital en 2019 se estima en un 4%. Como comparación, utilizan las emisiones del transporte aéreo, que “generan un 2,5% si nos limitamos a las emisiones directas de los aviones”, explica Hugues Ferreboeuf, director de proyectos de The Shift Project. En esta era digital, la desmaterialización implica, paradójicamente, un importante uso de materiales y energía, y acabamos teniendo un coste ecológico que puede cuestionar ciertas prácticas.

Como actor de la transición ecológica a través del ecodiseño de la web, ¿puede decirnos cuáles son los impactos ambientales más importantes de la tecnología digital?

“Es extremadamente complejo, ya que hay que tener en cuenta el ciclo de vida de toda la cadena: desde los equipos hasta los servicios, pasando por la producción de energía para su funcionamiento y el despliegue de una gigantesca infraestructura global. El impacto medioambiental más importante es la emisión de gases de efecto invernadero, en parte debido a la producción de energía basada en el carbono. Pero también hay un importante problema de recursos, tanto en términos de agotamiento (de metales raros, por ejemplo) como de contaminación del agua, el aire y el suelo (por la extracción de metales, la fabricación de equipos, los residuos electrónicos).

¿Ser eco-responsable hasta el punto de hacer clic?

El compromiso eco-responsable ha sido un tema importante en el panorama turístico desde hace varios años, desarrollando soluciones e innovaciones en torno a cuestiones relacionadas con las dimensiones social y medioambiental, que son los pilares del turismo. La dimensión tecnológica se ha sumado recientemente a estos retos de la industria, por lo que debería formar parte de los compromisos ecoresponsables de estos actores para dar cierta armonía y coherencia a sus valores.

Sin embargo, ya sea para desarrollar y mantener la competitividad, optimizar el viaje del cliente y garantizar la visibilidad promocional, el peso de lo digital en el turismo superaría las buenas prácticas y los gestos responsables que podemos encontrar hoy en día en este sector.

El turismo tiene un vínculo muy estrecho y especial con lo digital, ¿podría ser posible una compatibilidad en forma de compromiso según los conceptos de la tecnología digital responsable?

Esa es exactamente la palabra correcta: ¡compromiso! Me gusta pensar que el paso más importante es la concienciación. Si los agentes del turismo (pero también cualquier usuario digital) comprenden la cuestión medioambiental en torno a lo digital, ya será un gran paso adelante, sobre todo porque el tema ha surgido recientemente. Dirigiendo una buena reflexión sobre el diseño de su sitio web, el uso de su buzón, el almacenamiento de sus datos, el impacto de su comunicación, la elección de sus terminales, todos pueden ir más allá y mejorar considerablemente su huella digital.

Las problemáticas de desarrollo sostenible y de prácticas responsables que el turismo lleva experimentando desde hace varios años a nivel social, económico y medioambiental se extienden ahora a la dimensión tecnológica. El reto actual es tomar conciencia, como actores del ecosistema turístico, de entender y actuar para emprender el turismo de forma diferente, desde ahora.

 442 visitas

Read More

Torremolinos participa en un proyecto piloto pionero de turismo sostenible

El objetivo es que la ciudad siga siendo el un destino de sol y playa acorde con las políticas europeas.

No es la primera vez que Málaga y su provincia nos ofrecen un ejemplo de la unión entre el destino tradicional de soly y playa y tecnologías avanzadas para convertir este tipo de turismo en un agregado sostenible.

El Ayuntamiento de Torremolinos formará parte de un proyecto piloto pionero en turismo sostenible a nivel europeo y que persigue que el municipio costasoleño siga siendo el primer destino de sol y playa de Andalucía acorde con las políticas europeas.

El proyecto Coasting Plus

El proyecto Coasting Plus’ se basa en el trabajo desarrollado previamente por la iniciativa COASTING’, que es liderado por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), para implantar una herramienta de gobernanza integrada denominada ‘Contrato de costa’, que persigue promover un turismo costero sostenible en línea con las políticas de la UE, siendo un programa multisectorial que comenzó en Marsella.

Tras una primera fase que se pondrá en marcha por la FAMP para transferir la metodología ‘COASTING’ a la Federación valenciana, la segunda fase se centrará en Torremolinos y Sagunto (Valencia), así como los principales actores involucrados en la gobernanza costera y el turismo sostenible.

“Este programa con proyección internacional enriquecerá y beneficiará al municipio y se suma al trabajo de seguridad y calidad en el ámbito turístico, así como a la colaboración público-privada y la participación ciudadana que realizamos”, ha señalado el alcalde, quien ha resaltado que “es innegable el impacto del turismo en el medio ambiente y prueba de ello es el boom en los años 60 en Torremolinos, por ello apostamos por renovar el destino a favor de la sostenibilidad y el medio ambiente y seguir siendo el primero de sol y playa de Andalucía”. 

La inclusión del municipio en la Alianza de Municipios Turísticos de Sol y Playa, la Agenda 2030, así como su participación en la Red de Destinos Turísticos Inteligente o el desarrollo de proyectos bajo los fondos Feder, son algunas de las actuaciones que enumeró Ortiz para ilustrar la apuesta del destino por su renovación. 

Torremolinos, una ciudad muy implicada en el tema de la sostenibilidad

En España tan solo Torremolinos y la localidad valenciana de Sagunto participarán en este proyecto piloto que servirá para poner en valor el trabajo en materia de turismo sostenible llevado a cabo en ambos municipios y para promover la metodología del ‘Contrato de costa’ como instrumento clave para la transición verde de España en el proceso de reconstrucción social y económica. 

En Torremolinos ya se trabaja en un gran número de proyectos para mejorar la sostenibilidad turística de la ciudad, en concreto, en el litoral, el ‘plan de reciclaje y economía circular de la costa’ que consiste en la implementación de un sistema de motorización de todo el litoral de playa, tanto de emisiones como de clasificación de residuos, así como la renovación de maquinaria de limpieza específica de playas y del mar.

Entre otras líneas actuales en la localidad, se encuentra un estudio sobre la viabilidad de instalación de un parque eólico marino en la costa del municipio y la puesta en marcha del programa `Torremolinos mar circular’, en colaboración con el sector pesquero, turístico y hostelero

El programa ‘Coasting Plus’ y los fondos ‘Next Generation’ son dos proyectos que se pondrán en marcha en el municipio a corto plazo a los que se sumará la implementación de todas las ODS elaboradas a través del plan de acción de la Agenda Urbana 2030

“El objetivo a largo plazo es conseguir que Torremolinos sea una ciudad climáticamente neutra, demostrando, que una ciudad costera y urbana puede ser sostenible”, ha concluido la concejala.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Malaga Hoy: “Torremolinos participa en un proyecto piloto pionero de turismo sostenible“.  

 442 visitas

Read More

Cantabria No Se Vende defiende el turismo sostenible

CNSV lanza una serie de intervenciones callejeras para recordar que Cantabria es finita y que el modelo masificador amenaza la calidad de vida de sus habitantes, así como el propio atractivo turístico.

El movimiento ‘Cantabria No Se Vende’ está llevando a cabo una campaña para denunciar los procesos de turistificación que ocurren en la comunidad mediante una falsa campaña publicitaria. Se han colocado en diferentes puntos carteles con paisajes cántabros atravesados por el turismo masivo. ‘Cantabria finita’ es el lema escogido para esta campaña, que pretende concienciar sobre el impacto social y medioambiental del turismo masivo.

El verano pasado, en plena pandemia, Cantabria batió récords de visitantes, pero también de malestar de sus habitantes, que en los meses de julio o agosto encuentran sus entornos “masificados y degradados”, irreconocibles. Cada vez hay más paisanos que comentan lo insoportable que resulta convivir con este modelo turístico, viéndose incluso desplazados de sus prácticas y estancias tradicionales.

“La gente no viene a Cantabria buscando polígonos eólicos, urbanizaciones de pareados, comida basura y hormigón, no tiene sentido alguno decir que se apuesta por un turismo de calidad mientras se apuesta políticamente por un sucedáneo de Marbella o Benidorm, con menos horas de sol”, señala su co-portavoz, Diegu San Gabriel.

Desde el colectivo CNSV estiman que debe apostarse por un sector turístico “diferente”, integrado en la sociedad cántabra. “Que respete los derechos laborales, que valore y no degrade nuestro patrimonio histórico, natural y cultural”, señalan como premisas. “Que sea complemento de una economía productiva y no su único pilar”, concluyen, señalando que “ha quedado demostrado que las economías diversificadas e independientes resisten mucho mejor cualquier coyuntura”.


Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por El Faradio: “Cantabria No Se Vende defiende el turismo sostenible”

 442 visitas

Read More

Cerdeña dice sí al ecoturismo

Cerdeña es una de las regiones mediterráneas de Europa que impulsarán nuevas medidas de fomento del ecoturismo dentro de sus áreas protegidas. Ha sido el Parque Natural Regional de Porto Conte el encargado de dar el pistoletazo de salida al programa piloto gestionado por DESTIMED PLUS que busca desarrollar, gestionar y promover colectivamente el ecoturismo en la cuenca mediterránea. 

Este proyecto incluye nueve zonas protegidas distribuidas en seis países: Italia, España, Grecia, Francia, Croacia y Albania, con el objetivo de mejorar la capacidad de los agentes locales y regionales del Mediterráneo de incorporar el turismo y la conservación de la naturaleza en sus agendas. Para lograrlo, se desplegarán acciones de promoción del turismo sostenible en espacios protegidos distribuidos en estos seis países.

Así pues, el eje de acción que regirá cada uno de los programas pilotos será la potenciación de una red de ecoturismo en clave medioambiental, económica, social y de gobernanza de los espacios protegidos.

Ecoturismo en Porto Conte

Hace un mes, desde Travindy, pudimos ser parte de los ocho testeadores encargados de valorar el programa piloto de Porto Conte, y la verdad es que fue una experiencia muy positiva en todos los aspectos. Fue la validación de que la gobernanza, el ecoturismo, la conservación y un producto turístico atractivo, pueden ir de la mano y, lo más inspirador, ha podido demostrar que SÍ ES POSIBLE.

Ecoturismo en Porto Conte
Porto Conte

Movilidad sostenible

La apuesta fundamental de Porto Conte ha sido la movilidad lenta y sostenible. La mayoría de los traslados del grupo de testeadores fueron realizados en bici eléctrica, lo que nos permitió disfrutar del entorno y sus bondades de una forma más directa. Sentir el olor del campo, rozar (o casi) las vides y los olivos a nuestro paso, y disfrutar de unas vistas de infarto, mientras nos movíamos de un sitio a otro, fue un gran acierto para acercarnos no solo al paisaje sino a la vida rural de la isla. 

Rutas en E-bike

Naturaleza, historia y gastronomía

Asimismo, la naturaleza, en todas sus formas, desempeñó un rol primordial en nuestra visita. De la mano de nuestra guía recorrimos su bosque mediterráneo en “Le Prigionette”, conocimos sus especies endémicas y culminamos con las vistas de los espectaculares acantilados de Cala Barca. En E-MTB ascendimos por el Monte Murone para luego terminar dándonos un baño en las aguas cristalinas de Lazzaretto. En bici también nos fuimos a conocer su famosa Gruta de Neptuno, una obra maestra de la naturaleza, donde estalactitas y estalagmitas han esculpido a su antojo la cueva que las alberga.

Nos adentramos en su historia en la visita al Museo Casa Gioiosa, descubrimos a nuestro paso vestigios de la Segunda Guerra Mundial y atravesamos puentes en los que hace decenas de siglos transitaban los romanos. También conocimos de primera mano, los fuertes lazos de unión que existen entre el pueblo alguerés y el catalán a través de su lengua e historia en común.

Hablar de Italia y, en especial, de Cerdeña, nos obliga a hablar de gastronomía sí o sí. Durante esta experiencia piloto se puso en valor la cocina local y, más aún, la materia prima sarda. Afortunadamente, tuvimos la oportunidad de participar activamente en esa cocina durante todo el proceso. Pudimos recolectar parte de las verduras que se utilizarían en nuestra cena; aprendimos con la nonna de la casa a preparar la fregola, un tipo de pasta típica de Cerdeña; degustamos aceites, vinos, mermeladas, quesos… todos de producción artesanal. 

Ecoturismo, Naturaleza, historia y gastronomía
Fregola en proceso

Agroturismo

Y, claro, nuestra experiencia no podía estar completa sin nuestro alojamiento: un agroturismo auténtico, en medio de la campagna sarda. 

En principio lo que hoy es un alojamiento, hace muchas décadas era un pedazo de tierra donde el abuelo de nuestra anfitriona pastoreaba cabras y ovejas. Con el tiempo, una de sus hijas construyó una pequeña casa para vivir con su familia y para obtener más dinero (eran tiempos difíciles) decidió alquilar una habitación. Pronto se dio cuenta de que esta sería una buena salida económica, y así, con el tiempo, se convirtió en el agroturismo que encontramos hoy: un lugar acogedor, con sabor a familia, a campo, con una cocina deliciosa que muestra con orgullo cómo sabe la Sardegna

Desde el agroturismo se produce, con las olivas del propio huerto, un aceite exquisito y ecológico. También confituras artesanales y embutidos varios. Y, un poquito más allá, en casa del vecino, encontrarás un pecorino sardo y una mozzarella que harán fiesta en tu paladar. 

Cosecha en el agroturismo

El turismo que queremos

Para nosotros, este primer piloto ha pasado con honores la prueba. Enhorabuena a los organizadores porque nos han sabido transmitir, con hechos, la riqueza y el valor que cobra un territorio cuando somos capaces de sumergir a los visitantes en él, a través de su naturaleza, su historia, sus tradiciones y su gastronomía.

Esperamos que los próximos programas pilotos en el resto de regiones sean todo un éxito y que pronto dejen de ser pruebas para convertirse en productos turísticos de calidad que estén al alcance de los viajeros. 

 442 visitas

Read More

La innovación turística en el corazón de la relación entre el viajero y el destino

La crisis sanitaria ha creado una cierta conciencia, animando a la gente a adoptar un nuevo paradigma en su estilo de vida y forma de consumo. A la industria turística, que está en proceso de reinventarse, no se le escapa una sensibilidad particular hacia la solidaridad social, el bienestar personal y las cuestiones medioambientales. Tendencias de mercado tan sutiles como precursoras, que nos llevan a pensar que la innovación turística debe centrarse en la relación entre el viajero y el destino.

El turismo se rige esencialmente por tres fuerzas interdependientes, a saber, el medio ambiente, lo social y lo humano. Una sinergia que teóricamente generaría un impacto positivo para cada uno de los componentes, que son respectivamente el destino, los lugareños y el viajero. Sin embargo, impulsado por la furia de su potencial de crecimiento, el turismo se ha promovido y valorado como un bien de consumo, situando así al viajero en el papel de consumidor y no de experimentador. Esta relación, basada en un modelo de beneficio y competencia, no se corresponde con la esencia del turismo, lo que aporta un importante desequilibrio y disfunción al sector. A lo largo de los años, hemos sido testigos de la degradación de los componentes ambientales y sociales, como consecuencia de las malas prácticas turísticas y la mala gestión de algunos territorios. El producto turístico se ha desvirtuado y perdido su sentido, generando un impacto más sutil en la dimensión humana.

La limitada innovación del turismo sostenible

Con la ambición de actuar contra esta degradación, la industria turística ha llevado en parte su innovación a través del turismo sostenible. Sin embargo, ha surgido una cierta deficiencia en la relación entre el viajero y el destino, así como los profesionales intermediarios. Esto ha creado, con el tiempo, ciertos límites a la eficacia y prosperidad del modelo sostenible.

“Un turismo que tenga plenamente en cuenta sus repercusiones económicas, sociales y medioambientales actuales y futuras, satisfaciendo las necesidades de los visitantes, los profesionales, el medio ambiente y las comunidades anfitrionas. ” Definiciones de los principios del turismo sostenible de la conferencia de Lanzarote en 1995.

El turismo sostenible tiene una definición y una práctica que durante mucho tiempo ha sido poco clara para los profesionales del sector, desconocida para los turistas y opcional para los gobiernos. Así, se ha consolidado y desarrollado como un nicho de mercado cuando se ha caracterizado por un retorno consciente a sus raíces en el conjunto de la industria. Un inocente mea culpa que ha llevado a la comercialización del producto turístico sostenible sin pasar necesariamente por la fase de entender, transmitir y compartir la información para concientizar y sensibilizar a los viajeros. Esto ha llevado a una confusión recurrente entre turismo sostenible, turismo verde y ecoturismo, entre otros, que aún hoy se encuentra entre los viajeros y los profesionales.

Una brecha en la relación entre la demanda y la oferta

Por el lado de la demanda, cada vez hay más turistas que quieren ser responsables pero no saben cómo hacerlo. Los más concienciados van a buscar información por su cuenta, pero es raro que les acompañe el propio destino turístico. Se ha abierto así una brecha en la relación entre el lugar y el viajero en esta transición hacia la sostenibilidad, ya que cada uno tiene la responsabilidad de aprender y tomar conciencia de las cuestiones de desarrollo social, y protección del medio ambiente, vinculadas a su respectiva práctica turística. Sin embargo, este vacío en la relación representaría un punto estratégico en el desarrollo de la oferta territorial.

Restablecer el equilibrio en el ecosistema turístico

Problemas presentes, recíprocamente, en la oferta y la demanda, que nos llevan a pensar hoy que redefinir el lugar de la dimensión humana en el ecosistema turístico podría ser una solución innovadora. Representada por el viajero, incluyendo su papel y sus aspiraciones, esta dimensión permitiría desarrollar una dinámica eficiente junto a las dimensiones medioambiental y social, y así establecer un equilibrio próspero, resultante de la siguiente dinámica:

  • Aunque algunas buenas prácticas del turismo sostenible son universales, es importante enfocar el destino como una entidad única con sus propios sistemas de valores, pero también con sus propias capacidades y recursos en términos de actividades turísticas. Por lo tanto, es importante informar y sensibilizar al turista sobre estas características para comprender mejor, adaptarse y actuar en consecuencia.
  • La voluntad de situar al turista como parte integrante del ecosistema turístico en una perspectiva de sostenibilidad y regeneración del territorio requiere el establecimiento de una relación cuyos valores no se basen únicamente en el consumo, sino en la contribución, la cooperación y el respeto a los distintos recursos.
  • Al replantear la relación, esto supone un cambio recíproco de perspectiva: para el destino, esto significa dejar de ver al turista como un simple visitante, y para el turista, esto significa dejar de ver el destino como un simple lugar de paso y entretenimiento. Visiones renovadas para una mentalidad mejor adaptada a los nuevos retos de la industria y del mundo.

Formar e informar a los turistas para que sean actores activos, conscientes y ecoresponsables tiene más potencial y eficacia a largo plazo que limitarse a venderles un producto. Por tanto, el enfoque de la educación de adultos y jóvenes es esencial en esta innovación, y puede considerarse una inversión a largo plazo para el destino.

Una innovación turística basada en las relaciones

Dejar de ver al viajero como un consumidor implica integrarlo en la dinámica territorial y situar la experiencia en el centro de la conexión con las dimensiones ambiental, social y humana, más que a través de los productos y servicios puestos en marcha. El turismo participativo, el turismo comunitario y el agroturismo, entre otros, se han desarrollado bajo esta idea de reinventar el lugar del turista y su relación con el territorio. El reto actual es democratizar esta idea y presentarla como una visión y no como un tipo de turismo alternativo o un nicho de mercado.

A través de una innovación basada en la relación, la mentalidad y la visión de la práctica turística más que una innovación de producto y servicio, se trata ahora de establecer el modelo regenerativo como un nuevo paradigma en el sector. Se trata de una invitación a repensar la relación entre el destino y el viajero, con la idea de volver a lo esencial, reconectando a las personas con el entorno en el que están inmersas, reconectándolas con la cultura que las acoge y reconectándolas consigo mismas. Dado que el sector turístico se encuentra en una fase de introspección para reinventarse mejor, la innovación podría no encontrarse ya en los productos y servicios ofrecidos, sino desarrollarse en el corazón de la relación entre el viajero y el destino, con la idea de emprender el turismo de forma diferente y viajar de forma diferente.

 442 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.