El complejo dilema del mercado turístico: adaptación o autenticidad

Hoy, la pregunta a la base del mercado turístico es muy simple: ¿Se quiere favorecer un gran target como el turismo de masas a coste y distorsionando la autenticidad del destino para adaptarlo a un mercado más amplio? ¿O prefiere mantenerse fiel a sí mismo, manteniendo la originalidad de la naturalidad y de la cultura, dirigiéndose así automáticamente a una porción más pequeña de turismo, tal vez a un target más específico con la conciencia de un posible ingreso más bajo y reducido? Este es el complejo dilema del mercado turístico.

En pocas palabras, ¿es preferible que el destino se adapte al turista o que el turista se adapte al destino?

El mercado que queremos proponer depende de este principio. Con la conciencia de que, al optar por uno u otro, hay una mayor o menor afluencia de dinero y como efecto directamente proporcional, una mayor o menor distorsión del destino turístico. ¿O los dos aspectos pueden coexistir?

Una mala experiencia

A finales de octubre de 2019, durante un tour por Indonesia, pasé también por Bali, convertido en un destino de turismo de masas por excelencia. Esta isla de Indonesia es conocida por sus montañas volcánicas, boscosas, típicos campos de arroz y su barrera de coral. También por sus centros de yoga y meditación, sus sitios sagrados como el Templo de Uluwatu. Mientras en el sur, la ciudad costera de Kuta ofrece actividades como bares animados, pasear alquilando una moto, o visitar los alrededores.

Durante mi estancia en Lovina participé en una actividad matutina: ver delfines. Nunca pensé que disfrutar sus saltos sobre el mar significara asustarlos.

Comenzamos la aventura en uno de estos hermosas y típicas embarcaciones de madera jukung; costa afuera nos encontramos con una veintena de ellos, cada uno con alrededor de 6 a 8 personas a bordo. Iniciaron una persecución salvaje a los delfines para asustarlos, desorientarlos y obligarlos a saltar para que el turista inmortalice la foto con el delfín.

Estadísticamente hablando, creo que fui la única de alrededor de 160 personas que se sintió extremadamente muy sensibilizada a causa de ese acoso inhumano. Miré a mi alrededor y escuché solo los gritos emocionados de los turistas dispuestos a señalar el show perfecto para fotografiar. La pregunta en todo esto es: ¿para qué? ¿para quién? Arriesgué una respuesta genérica: alimentar un ego cada vez más vacío.

Esta consideración puede parecer provocativa y demasiado general. No quiero necesariamente buscar una explicación psicológica y generalizar, pero en algún lugar me gustaría intentar encontrar de dónde viene el significado de todo esto.

Razones psicológicas o emocionales

Por un lado, nos encontramos en una sociedad cada vez más consumista, ficticia y aparente. Por otro lado, totalmente opuesto y extremo, en una profunda inmadurez emocional del individuo. 

El individuo necesita cada vez más llenar su vacío emocional. Su inmadurez emocional aferrándose a trucos externos ficticios como compras compulsivas o “likes” en las redes sociales. Encontramos a un individuo que no puede ser suficientemente maduro por sí. Pero necesita la aprobación de los demás para sentirse ser alguien, para sentir que él también tiene un valor dentro de una sociedad que, además, es una sociedad de apariencia. De ahí, la prisa por la imagen, los “likes”, los “follower”, por llenar desde fuera esa inmensa soledad que llevamos dentro. ¿Y qué no hacer para escuchar los comentarios asombrados y quizás la provocación de envidia de nuestros interlocutores sociales? Fotos, imágenes y videos para inmortalizar, para alimentar un ego cada vez más adicto a la popularidad. Cuanto más vacíos y solos nos sentimos, más necesitamos el consentimiento de los demás.

El complejo dilema del mercado turístico adaptación o autenticidad

La vieja tradición vuelve a estar de moda

Cambio de escenario: octubre de 2021, en la ciudad de Olympos, isla de Karpathos, al sur de Grecia. La agradable charla con Nikos, dueño de una tienda de souvenirs en el pueblo, sus palabras, sus historias, sus instrumentos. Me hace pensar cómo es posible que hoy nos veamos obligados a buscar en la vieja y ancestral tradición desde hace años despreciados por todos, tanto por los jóvenes locales que buscan el futuro, como por lo nuevos turistas que buscan glamour, el secreto para proponer un nuevo y más buscado mercado. 

Es realmente extraño que hoy, para ser considerado original, se tiene que recurrir al pasado, a la tradición, a los consejos de los abuelos, a volver a lo artesanal. Tales como el procesamiento de objetos de madera, instrumentos musicales abandonados, calzado y ropa ahora en desuso. 

¿Para qué estamos haciendo esto? ¿Para nosotros que, como paisanos, queremos continuar con una tradición milenaria, ahora en extinción, o bien, para el turista que cada vez más quiere encontrar lo buscado, lo único, lo original, sintiéndose un poco especial entre la multitud… ese pequeño pico de anticonformismo en la comodidad del paquete “todo incluido”? ¿Es esta una reflexión que compartimos muchas personas? ¿Todos los actores turísticos deberíamos debatir sobre el complejo dilema del mercado turístico?

¿Cómo hemos llegado a este punto?

Y de hecho, Nikos, con esas palabras: “lo hago por mí mismo, porque me gusta, porque me apasiona”, él simplemente me respondió. Es una cuestión de prioridades: mantenerse fiel a uno mismo y a su profunda tradición helenística es más importante que comercializarse a la masa.

Este discurso puede extenderse a todos los sectores del turismo: medios de transporte, alojamientos, hoteles familiares, un restaurante casero, el bar del pueblo, tiendas de artesanía, eventos religiosos o laicos locales, costumbres, disfraces, bailes, y la música. Aunque esto podría significar una disminución del target, por el hecho de no poder satisfacer los gustos de todos, ni adaptarse a los gustos de la masa. Cuando la masa busca cada vez más originalidad y autenticidad. ¿Pero, a qué precio? A la incomodidad del transporte público, a los restaurantes con sillas de paja, a los hoteles que ofrecen higos recién cogidos del árbol para el desayuno. ¿Cuánto está dispuesto el turista a adaptarse al lugar para captar su más profunda originalidad? ¿Cuánto está dispuesto a adaptarse, a molestarse, para que sea él quien se sumerja totalmente al lugar y no al revés?

Este delicado equilibrio está en la base no solo del mercado económico del turismo, sino también de nuestras elecciones personales, de nuestra actitud, de nuestra conciencia interior.

¿Necesito realmente llenar mi perfil de Instagram con fotos? O por un momento, dejando mi celular a un lado, ¿puedo hablar con la señora del pueblo que, con nuestro inglés, nos entendemos más con gestos y sonrisas que con palabras?

De esta simple consideración filo-psicológica proviene quizás la motivación de tanto entusiasmo frente a espectáculos muy poco éticos, como lo de la carrera a los delfines. Aparecer en las redes sociales con la noticia del momento y disfrutar de ese instante. Un momento de gloria que nos satisface y nos hace sentir aclamados por los demás.

Por tanto, ¿es el destino turístico el que debe satisfacer un ego del individuo cada vez más necesitado de la aprobación del exterior, o es el individuo quien puede simplemente disfrutar de la belleza etérea del lugar sin necesidad de distorsionarlo? Ese es el complejo dilema del mercado turístico.

La plenitud y la autenticidad de este momento real no nos la puede dar nadie: ni los “like”, ni los “follower” ni la perfecta apariencia en las redes sociales.

 427 visitas

Read More

El valor de elegir alojamientos sostenibles

Como personas viajeras, en ocasiones no somos conscientes de la importancia de elegir alojamientos sostenibles que respeten y promuevan el cuidado del entorno en el que se encuentran; y que las decisiones que tomamos a la hora de viajar tienen consecuencias en el entorno destino.

Según el informe  “Turismo ecológico y sostenible: perfiles y tendencias” el sector turismo es responsable del 5% de las emisiones globales de dióxido de carbono, de los cuales, el 1% corresponde al sector alojamiento. 

Es por eso, que una gran parte de viajeros se decanta por alojamientos que respeten el entorno y estén volcados a ofrecer servicios sostenibles a sus huéspedes. Este informe confirma que el 66% de los turistas se inclinan a pagar más por marcas sostenibles. 

Este dato también podía encontrarse en el estudio realizado por el Global Suistainable Tourism Council . El resultado de las encuestas fue que el 90% de los viajeros preferirían un hotel sostenible para su estancia, de los cuales un 34% afirmó estar dispuesto a pagar más por este tipo de alojamientos. 

Los hoteles sostenibles son ya una moda positiva entre gran cantidad de viajeros que buscan la paz y la sostenibilidad en sus viajes. Los alojamientos ecofriendly tienen como objetivo que su actividad tenga el menor impacto en el entorno, a través del uso responsable de los recursos naturales y energéticos, la reducción del uso de plásticos y el reciclaje de basuras.

Pero, ¿qué criterios deben cumplir los alojamientos para que se puedan denominar sostenibles?

Por un lado, deben cumplir con las normas de construcción bioclimática, su construcción debe respetar el entorno natural, social y medioambiental.

Es importante tanto el empleo de energías renovables y de poco consumo, como el uso moderado de materiales orgánicos y la reducción de residuos.  Así como la promoción de los negocios locales de la zona, sobre todo aquellos con políticas ECOfriendly.

Por tanto, a la hora de elegir pasar nuestra estancia en este tipo de hospedajes tenemos que tener en cuenta que sean alojamientos cuya construcción respete el entorno donde se han construido, que hagan uso responsable de los recursos del la zona, y que tengan un impacto positivo en el medio ambiente. Además, deben promover el desarrollo económico y social de la localidad. 

A través de la elección de esta red de alojamientos sostenibles, seremos capaces de aportar nuestro grano de arena. Estas decisiones que tomamos, tienen un impacto positivo en el medio ambiente, en el entorno y cultura local de aquellos sitios que visitamos. 

Fuentes: 

Ferrerhotels: Qué es un alojamiento sostenible

Ostelea. Hoteles sostenibles, realidad y tendencia

 427 visitas

Read More

El 70% de los españoles quiere viajar de forma más sostenible

Los alojamientos deben preocuparse más por el cuidado del medioambiente. Al menos, si quieren conectar con las necesidades de sus huéspedes, también en España. Sobre todo, porque los viajeros nacionales quieren viajar de forma más sostenible este año. De ese modo, incorporar estas preocupaciones en la industria debe ser una prioridad.

Booking.com ha publicado un nuevo estudio que destaca que el impacto de sus viajes es algo importante para los viajeros. En el caso concreto de nuestro país, recoge que el 70% de los españoles y españolas afirma que quiere desplazarse de manera más respetuosa durante los próximos 12 meses. Además, un 90% ha confirmado que viajar de forma sostenible le parece importante.

En este sentido, más de un tercio (39%) de los viajeros comentan que las medidas de sostenibilidad de los proveedores de alojamiento desempeñan un papel muy importante en sus decisiones antes de elegir un hotel o apartamento. De hecho, el 71% dice que es más probable que reserve un alojamiento sostenible, tanto si ya lo estaba buscando como si no.

El auge de los alojamientos sostenibles

La conciencia sobre la tipología del alojamiento sigue creciendo también. Un 31% indica que ha buscado activamente las medidas de sostenibilidad del alojamiento antes de realizar la reserva y un 39% de los viajeros confirma que se hospedó en un establecimiento sostenible en 2021.

Hay diversas razones por las que optaron por esta opción. El 37% dice que eligió el alojamiento para ayudar a reducir el impacto en el medioambiente. Por otro lado, casi un tercio (32%) quería tener una experiencia más auténtica en el destino. Y, por último, un 28% cree que los alojamientos sostenibles tratan mejor a la comunidad local. Estos factores son los que más suelen repetirse a la hora de hablar de buenas prácticas de sostenibilidad en turismo.

Sin embargo, en España todavía queda mucho por hacer. Aunque un 73% de los viajeros en nuestro país tiene la intención de elegir un alojamiento sostenible al menos una vez durante el próximo año, todavía hay que facilitar la búsqueda de opciones y también, comunicarlas mejor. Además, se pone de manifiesto la importancia de que la información sobre sostenibilidad sea transparente y comprensible para un público amplio de personas. De este modo, se pueden impulsar las ventas del viajero concienciado con el clima.

Combatir la masificación

Los encuestados quieren evitar aquellos destinos que reciben turistas en exceso, por lo que, de cara al futuro, un 38% aseguró que estaría dispuesto a viajar solo en temporadas más bajas para evitar la masificación.

Por otra parte, al 44% le cuesta encontrar destinos atractivos en los que haya menos turistas. A su vez, un 39% siente que no hay opciones de viaje sostenibles en las ciudades o en otros destinos turísticos populares. Para las plataformas de viaje esto ofrece la oportunidad de trabajar con los alojamientos de estos destinos para ayudarles a avanzar en su camino hacia la sostenibilidad. También, de destacar las opciones más sostenibles y ayudar al público a descubrir épocas del año y lugares para viajar sin que la experiencia se resienta.

Apostando por la comunidad local

La concienciación medioambiental ha despertado el interés por el cuidado de la cultura local de los destinos. Esta filosofía regenerativa también está influyendo en la toma de decisiones. Por eso, es muy significativo que más de dos tercios (68%) quiere tener experiencias que sean representativas de la cultura local.

Mientras, uno de cada cinco (20%) estaría dispuesto a pagar más por las actividades del viaje para asegurarse de que la comunidad local se beneficia de ello. A pesar de las ganas de contribución, el 36% indica que no sabe cómo o dónde encontrar actividades o tours que aseguren que van a tener un impacto y un retorno en la comunidad positivos. De nuevo, la comunicación vuelve a ser esencial y uno de los elementos que más debe trabajar el turismo.

La situación del transporte

La comunidad viajera internacional se preocupa por lo lejos que viaja, cómo llega al destino y cómo se va a desplazar una vez allí. Por tanto, ha surgido una preocupación por la tipología de los desplazamientos. Casi un cuarto (21%) afirma que eligió viajar a un destino más cercano para reducir su huella de carbono

En cuanto a las preferencias del método, una de cada cinco personas (22%) eligió viajar en tren, en vez de en coche, cuando se trataba de distancias más largas. A su vez, un tercio (33%) dice que se avergüenza de volar debido al impacto que tiene en el medioambiente. En base a otras respuestas de los encuestados, deja entrever la necesidad de aumentar la consideración de opciones más sostenibles en toda la experiencia del viaje.

Compromiso con el medioambiente

En el caso de Booking.com, más allá de este informe, aseguran estar concienciados en materia de sostenibilidad. Por eso, en su plataforma ya hay más de 100.000 alojamientos de este tipo en todo el mundo gracias a la etiqueta de Viajes sostenibles. Además, la compañía también ha ampliado el número de certificaciones y sellos externos que califican automáticamente a los alojamientos para recibirla.

Por otro lado, las operaciones de la compañía han sido neutras en carbono en 2021. Además, han comenzado a utilizar electricidad de fuentes 100% renovables a finales del año pasado, un paso importante en su Plan de acción para el clima. Bajo este marco estratégico quieren lograr que sus operaciones, servicios y el sector de los viajes sean más sostenibles. Así, persiguen objetivos ambiciosos con los que la empresa quiere alcanzar una reducción del 95% de las emisiones de alcance 1 y 2 para finales de 2030.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Tecno Hotel: “El 70% de los españoles quiere viajar de forma más sostenible”

 427 visitas

Read More

Interpretación del patrimonio cultural. Turismo sostenible conectado a lugares históricos

El 25 de abril de 2019 caminaba por las calles de Nueva York. Mi madre siempre ha expresado el deseo de ver “The Big Apple” y finalmente, después de muchos años desde esa primera promesa (2007), logré hacer realidad su sueño … y tal vez incluso un poco el mío, después de dejar suelo americano unos días antes del 11 de septiembre de 2001.

Así que me encontré caminando de nuevo por el World Trade Center, recorriendo sobre una profunda herida histórica, global y personal.

Berlin Shoah Memorial, Memorial Park de Buenos Aires, Drancy Memorial, la estupa de las víctimas del Khmer Rouge, el 9/11 Museum de Nueva York, … Todos estos sitios han sido creados en los últimos diez años y atestiguan el deseo de anclar la memoria en lugares simbólicos. Una peculiaridad de estos nuevos espacios es la atención al aspecto turístico desde la etapa de diseño, ya que crece cada vez más el número de visitantes que no tienen relación directa con la tragedia evocada. De ahí nace la importancia de la interpretación del patrimonio como vínculo entre historia y turismo.

Turismo de masas y respeto a las víctimas, ¿es posible el equilibrio?

La difusión e internacionalización de los lugares de la memoria plantea algunas cuestiones. ¿Es posible compartir el espacio entre visitantes y víctimas (o descendientes de estas últimas), que no tienen las mismas expectativas? ¿Cómo evitar comportamientos irrespetuosos, gestionar las distintas percepciones de la relación con la muerte, la cultura del recuerdo, y el aspecto religioso? ¿Cómo hacer posible los momentos de meditación entre autobuses turísticos y grupos escolares? 

Con más de un millón y medio de visitantes al año, el cementerio estadounidense de Omaha Beach (Calvados) se ha convertido en un vasto parque infantil donde todos posan en medio de una miríada de cruces blancas. ¿Todavía hay lugar para las familias de los soldados? En definitiva, ¿Cómo evitar que el turismo de masas invada los lugares de la memoria?

El turismo de la memoria

Desde hace algún tiempo, uno de los fenómenos turísticos más exitosos ha estado sin duda representado por el “turismo de la memoria”. Tomando como referencia este modelo, se entiende la gran repercusión que está teniendo en los últimos años la interpretación cultural como gran vínculo entre patrimonio, historia y turismo.

Este fenómeno se basa en un principio simple, pero bastante efectivo: el patrimonio histórico / ambiental (que por definición es un costo para la comunidad) presente en una determinada área, debe ser analizado y protegido adecuadamente por algunos estándares cualitativos que, requeridos por los usuarios, favorezcan su transformación en un recurso (que por definición trae riqueza, por impacto, al territorio).

Un tan enriquecedor enfoque de viajar ha provocado también un cambio en los hábitos del turista medio. Ahora prefiere invertir menos en la comodidad de los traslados (aumento de vuelos y aeropuertos low-cost) y alojamientos (aumento alojamientos alternativos a los hoteles tradicionales como Airbnb, Bed & Breakfast); y destina la mayor parte de sus recursos a conocer la zona en la que se alojan durante un tiempo limitado.

El interés por el turismo histórico

De todo esto se deduce que el turismo se enriquece necesariamente con contenidos, con un retorno al sentido original que lo calificaba sobre todo como un fenómeno cultural. Su interpretación, se presenta como el único vínculo posible entre el patrimonio, la historia y el turismo.

Como decía Dean McCannell:El turismo no se puede reducir a un mero agregado de actividades comerciales, es también una trama ideológica de historia, naturaleza y tradición, que tiene el poder de dar nueva forma a las necesidades de cultura y naturaleza».

El deseo de conocer el pasado está vinculado a la necesidad de identidad y a una necesidad más general de educación. Esta necesidad de formación crece con la evolución de la sociedad, encontrándose confirmada en las investigaciones sociológicas. En el Reino Unido, un estudio sobre las actitudes del público hacia los museos encontró que el 93% de los visitantes dijeron que el conocimiento del pasado era importante, y solo el 49% de los no visitantes afirmó lo contrario.

La interpretación del patrimonio como vínculo entre historia y turismo
Turismo histórico y cultural

La interpretación del patrimonio como herramienta para crear el vínculo entre historia y turismo

El turismo histórico, en sentido propio, es el que se dirige a lugares, edificios, artefactos, que derivan su interés de la asociación con algún evento promovido por el hombre más que por la naturaleza.

En una subdivisión detallada, se incluyen temas y objetos muy diferentes: desde grafitis rupestres prehistóricos, a abadías románicas, desde campos de batalla antiguos o recientes. De museos de arte, a centros históricos completos, castillos, paisajes escénicos, picos alpinos donde atrevidos escaladores trazaron las primeras rutas, y senderos literarios, diseñados por el arte de escribir de famosos novelistas.

Este turismo tiende a favorecer la creación de sistemas locales reales, unidos por diferentes temas. Por ejemplo arquitectónicos (“Los castillos de Trentino”, “Los castillos del Loira”, “Las Villas del Brenta”) o biográficos (“Las tierras del Manzoni”). Asimismo históricos / religiosos (“el Camino de Santiago”, “La Via Francigena”), artesanales / productivos (“la ruta del hierro”), etc.

En estos sistemas, que reúnen ejemplos de excelencia histórico/monumental y ambiental en itinerarios específicos, hay un amplio espacio para iniciativas evocadoras destinadas a realzar los lugares y satisfacer la imaginación del visitante. Pero en particular, para emerger esa emoción, ese sentimiento de identidad, de herencia que aún hoy llevamos como testimonio de la historia.

El vínculo entre valor histórico y tragedia

A menudo se pide a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que reconozca un “valor universal excepcional” a los sitios vinculados a eventos trágicos.

Entre 1978 y 1999, Gorée Island (trata de esclavos, 1978), Auschwitz Birkenau (Segunda Guerra Mundial, 1979), la cúpula del Hiroshima Peace Memorial (bomba atómica, 1996), y Robben Island (prisión del apartheid, 1999) se inscribieron en la Lista del Patrimonio Mundial. Por supuesto, la creación de la UNESCO después de la Segunda Guerra Mundial tuvo como objetivo promover la paz y el diálogo intercultural.

Pero, ¿pueden los lugares vinculados a guerras, masacres y torturas crear este vínculo? Además, ¿cómo atribuir un valor universal excepcional a espacios difíciles de captar, desde el punto de vista material o en su dimensión trágica?

“We are not makers of history. We are made by history” Martin Luther King

 427 visitas

Read More

El turismo: de producto de ocio a herramienta de transformación

Tradicionalmente, asociamos el turismo puramente al disfrute y al ocio. Incluso se ha convertido en un bien de consumo más de nuestra sociedad, que en nuestro tiempo libre “consumimos” experiencias. Pero, ¿es posible cambiar esta asociación del turismo únicamente a vacaciones?

El turismo masivo cuenta con un historial de crecimiento desmedido, y se vincula a una gran variedad de impactos negativos: aumento de emisiones de gases de efecto invernadero, daños medioambientales, precariedad laboral, perdida de diversidad cultural, entre otros.

Y efectivamente, un turismo mal desarrollado, genera consecuencias negativas, pero también tenemos ante nosotros una potente herramienta de cambio: el turismo sostenible. Hay que aprovechar este potencial del turismo, para revertir estos impactos que se asocian a este sector, cambiando positivamente la visión que hay del turismo.

El turismo: de producto de ocio a herramienta de transformación


Comunicar los impactos positivos del turismo.

Un turismo planificado y reflexionado, puede favorecer a una serie de transformaciones positivas en diferentes ámbitos, que repercutan tanto a la comunidad local como a los viajeros. Y hay que promocionar al turismo como tal.

En el ámbito medioambiental, el turismo sostenible contribuye a la protección y conservación de espacios naturales, de los que quizás no se plantearía su conservación. Además, las actividades de educación medioambiental pueden sensibilizar y concienciar tanto a los visitantes como a la población local.

En el aspecto sociocultural, el turismo favorece la conservación y rehabilitación de monumentos históricos, la preservación de tradiciones, oficios, y otro patrimonio cultural intangible. Asimismo, la población local puede tomar conciencia de su propia identidad cultural y ponerla en valor.

Y en el aspecto económico, el turismo incrementa la calidad de vida de los residentes, creando empleos de calidad, diversificando los ingresos económicos, creando infraestructuras,etc.

Para que todos estos impactos positivos prevalezcan sobre los ya conocidos impactos negativos, es necesaria una labor de comunicación hacia la sostenibilidad.

El turismo de producto de ocio a herramienta de transformación

¿Cómo hacer partícipe al viajero?


No hay que perder de vista que el turista tiene como objetivo final de su viaje el disfrute y el goce; la mayoría no busca específicamente generar un impacto positivo. Así que es probable que solo acepte esta nueva experiencia si no supone un esfuerzo por su parte. En ocasiones, el turismo sostenible puede ser percibido como un sacrificio para el turista, en vez de una ventaja.

Para implicar al viajero, hay que ofrecer experiencias con un gran potencial de disfrute, pero a su vez vinculadas a unos valores que trasciendan el propio momento y perduren después del viaje. Este viajero, que quizás sólo iba consumir unas vacaciones, ha descubierto que ha disfrutado igual o más, y que además le ha enriquecido a otro nivel. Y así, la semilla del turismo sostenible ya está plantada para sus próximos viajes.

En definitiva, el modelo turístico de usar y tirar debería quedar relegado en bien de otro, en el que el turismo pase de ser un simple bien de consumo en tiempo de ocio, a una poderosa herramienta de transformación positiva.

 427 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.