Reflexiones sobre el desperdicio de alimentos en el sector turístico

El desperdicio de alimentos en el turismo es uno de los problemas más importantes a nivel mundial. Dentro del sector, la industria hotelera es la que contribuye más a este problema. De hecho, anualmente pierde o desperdicia aproximadamente 1.300 millones de toneladas de alimentos. Esta cantidad equivale a un tercio o incluso a la mitad de todos los alimentos destinados al consumo humano. Por lo tanto, el desperdicio de alimentos es un problema ambiental, social y económico importante al que se debe hacer frente. Y no podemos olvidar que está muy ligado al objetivo nº2 de los ODS: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Fuentes de desperdicio de alimentos

¿Cuántas veces, en muchas ocasiones estando de viaje, nos hemos enfrentado a una importante sensación de desperdicio de alimentos? Personalmente hablando, me gustaría reportar algunos ejemplos que siempre me han dejado bastante perpleja:

Cruceros

Me he preguntado más de una vez por qué en los cruceros la comida debe usarse de una manera tan inútil y persuasiva, y al mismo tiempo, como un pasatiempo fácil para distraerse del aburrimiento durante los largos viajes. Siempre he creído que, detrás de los pasajeros que desfilan con cautela, como para no ser vistos, frente a las largas mesas de buffet llenando, hay una motivación psicológica moderna: la de la abundancia, la del consumismo, o también, la del miedo a la escasez. Cuántos platos, al final del almuerzo, siguen tan llenos e inutilizables. Familias que educan a sus hijos sobre la riqueza y el despilfarro sin decir simplemente: “llévate comida poco a poco, y luego, si todavía tienes hambre, harás una segunda vuelta.”

Hoteles y resorts “todo incluido”

Encontramos buffets acogedores llenos de una variedad infinita de gustos y sabores diferentes. Casi el mismo escenario que el anterior, pero en tierra firme. ¿Entonces, qué diferencia hay entre un resort y un crucero? De hecho, cuando elegimos unas vacaciones “todo incluido” tendemos a confortarnos en una burbuja turística ya preparada con las comodidades de nuestro hogar. Los bufés se extienden a lo largo de comedores decorados con flores, llenos de estatuas de frutas y fuentes de chocolate, invitando como las sirenas de Ulises a la lujuria y la glotonería. Como si estuviéramos entrando en una fase en la que nuestros sentidos se embriagan y una vez que volvemos a la mesa nos quedamos con nuestras montañas de comida en los platos que desbordan por los lados, de los que al final solo probamos una pequeña parte.

Refugios y pequeños hoteles

En este caso, la costumbre era que los platos de los invitados fueran ricos y mostraran corpulencia y pompa. Como para ocultar casi un sentido de humildad y sencillez. El invitado es sagrado, pero la comida lo es aún más.

Invertir los roles establecidos

Desperdicio de alimentos

Durante años siempre hemos tenido los roles sociales bien definidos – gracias también a los hechos históricos en curso – enmarcados en  la idea de que mucha comida está automáticamente ligada al concepto de riqueza; una combinación que en los últimos años ya no tiene sentido que exista. Los tiempos han cambiado con el boom económico de la posguerra, las guerras en los países de acogida de turistas, el hambre, la pobreza, la humildad, la sencillez o la atención a nuestras necesidades básicas. La economía mundial ha cambiado, y también, el sentido de la responsabilidad.

Entonces, ¿por qué si todos estos valores cambian tan rápidamente de década en década, dada la velocidad de los tiempos en los que cambia el mundo, no podemos igualmente cambiar estos roles esquemáticos y fosilizados en nuestra opinión pública, o en el sentido civil o simplemente en el sentido común?

La estructura receptiva no debe hacer alarde de riqueza mediante la producción exagerada de alimentos e igualmente de desperdicio. El cliente debe ser tratado bien, con imparcialidad, equidad y amabilidad, no con atracones de comida.

En este sentido, un pequeño truco psicológico que podría ser útil como buen disuasivo del abuso de los buffets, sería la vergüenza. Si el buffet es gratis y libre, la gente no tiene sentido común y se vierte sobre las mesas, llenando montañas de comida en sus platos. Pero si se controla el buffet y los camareros preparan los platos, habría un mayor control tanto de las dosis en los platos como de un filtro inhibidor psicológico por parte del cliente que le obligaría a reducir su hambre exagerada y muchas veces ficticia.

El desperdicio de alimentos más allá del alojamiento tradicional

Según el investigador Juho Pesonen de la Universidad de Finlandia Oriental, “ya podemos ver que hay expertos en la industria del turismo que han logrado reducir el desperdicio de alimentos e incluso han logrado convertirlo en un activo. Sin embargo, no es suficiente que solo los establecimientos tradicionales de alojamiento y servicio de alimentos reduzcan su desperdicio de alimentos, necesitamos que los pisos turísticos se unan. A medida que el sector turístico cambia, la investigación sobre el desperdicio de alimentos y la sostenibilidad se vuelve cada vez más importante.”

Según los investigadores, la reducción integral del desperdicio de alimentos requiere que se identifiquen sus fuentes y cantidades y que se aborde su eliminación por parte de los turistas. Además, es necesario estudiar los factores que impulsan el desperdicio de alimentos en los pisos turísticos y las barreras para su reducción. Finalmente, Juho Pesonen señala que “necesitamos modelos que describan cómo se genera el desperdicio de alimentos en los pisos turísticos y cómo eso posiblemente cambie con el tiempo. Además, necesitamos identificar plataformas e intersecciones donde se pueda abordar el desperdicio de alimentos, por ejemplo, a través de las redes sociales. Al final, todo se reduce al turismo sostenible y la economía circular”.

 615 visitas

Read More

5 cosas para aprender y desaprender en turismo durante la pandemia

Sin duda el año 2020 nos deja muchas enseñanzas, pero también nos deja una serie de reflexiones sobre cosas que debemos “desaprender” para cambiar este modelo de business as usual que ya nos había dado algunos dolores de cabeza antes de la pandemia (como el overtourism) y migrar a un modelo más equitativo, justo y responsable, en todos los sentidos.

Compartimos algunas reflexiones de Vicente Ferreyra sobre lo que considera que hemos aprendido y que debemos desaprender como una manera de replantearnos hacia donde queremos llevar el turismo en el futuro.

¿Qué hemos aprendido de esta crisis?

1.-A entender nuestra relación con la naturaleza de manera diferente. Hemos identificado al nuevo coronavirus como una “enfermedad zoonótica”, que se transmite de un animal a un ser humano. La causa fundamental se encuentra en el proceso de comercialización de especies de vida silvestre, pero también es un reflejo de nuestro impacto en la biodiversidad global. 

2.- Que necesitamos todos de todos, hoy más que nunca. Los países que han logrado sortear de mejor manera esta crisis, han sido aquellos donde el sector multilateral, público, privado, social, académico y comunitario han logrado avanzar juntos en una sola dirección.

3.-Que la información es poder, y debemos entender mejor los datos. En lo adelante debemospensar no solo en el forecast sino también en el nowcast; la velocidad en que está cambiando el mundo, en que se levantan y vuelven a instalarse las restricciones, los cambios de timón en algunos mercados e incluso las mutaciones del coronavirus, nos han llevado a darle un mayor valor al análisis de datos; a corto plazo hay que tomar decisiones mucho más rápido que nunca, y hay que prepararse para ello.

4.-Atender protocolos, capacidades y reglas. Pasar del overtourism al no-tourism nos ha hecho darnos cuenta que si bien necesitamos de visitantes para mantener esta actividad viva, también es importante determinar hasta donde se puede o no se puede crecer o atender a los visitantes.

5.-A que las personas y nuestra salud son lo primero. Es extraño que este, que debe ser un principio fundamental del desarrollo del turismo lo hubiéramos dejado tan olvidado durante tantos años.

Que este 2021 nos traiga aprendizajes y desaprendizajes, y muchas más oportunidades de estar juntos en este camino que no tiene vuelta atrás, el de la sustentabilidad.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Sustentur: 5 cosas para aprender y desaprender en turismo durante la pandemia.

 615 visitas

Read More

Airbnb se alía con WWF y FEMATUR por el turismo

La plataforma digital de alojamiento Airbnb dio a conocer la firma de dos alianzas con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) México y la Federación Mexicana de Asociaciones Turísticas (FEMATUR), mediante las cuales se busca impulsar la reactivación turística y promover viajes seguros, responsables y sostenibles.  

Además, estas alianzas forman parte de la iniciativa “México por Tierra” de la firma encabezada por Brian Chesky, la cual también incluye cinco rutas para viajar por carretera, dichas rutas buscan colocarse como una alternativa a los destinos masivos y tradicionales e incluyen diversos puntos biodiversos de México.  

Las 5 rutas son:  

  • El Corredor del Jaguar.
  • La Ruta del Sol.
  • Joyas del Pacífico.
  • Paraísos del Caribe.
  • Maravillas de la Península.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Mundo Ejecutivo: Airbnb se alía con WWF y FEMATUR por el turismo.

 615 visitas

Read More

The Future of Tourism pone el foco en las comunidades locales

Como parte de nuestro TravindyFest versión otoño, hablamos con Paloma Zapata, CEO de Sustainable Travel International. Con ella conversamos sobre los avances The Future of Tourism Coalition o en español, la Coalición del Futuro del Turismo. Esto fue lo que nos contó.

Alejandra Téllez: ¿De qué se trata The Future of Tourism Coalition?

Paloma Zapata: Lo que nosotros pretendemos es crear un movimiento global que sea inclusivo, integrado y multisectorial, para poner las necesidades de las comunidades y del destino en el centro del turismo. Queremos crear un espacio en que todos los que estén involucrados en el sector puedan colaborar, enseñar, generar innovación, crear nuevos productos para el desarrollo del turismo sostenible, y lograr que esas innovaciones puedan escalar a nivel global.

Pretendemos crear unas métricas que realmente midan el impacto del turismo. No se trata solo de cuántos turistas llegan o el dinero que dejan, si no cómo se invierte el dinero y cómo se miden otros impactos. Aspiramos a ser un sitio donde se hable de turismo sostenible y generar un liderazgo para dar herramientas que destinos y operadores pueden implementar.  

Alejandra Téllez: ¿Quiénes forman parte y cómo surgió esta iniciativa?

Paloma Zapata: Somos seis ONGS internacionales: Sustainable Travel International, The Travel Foundation, Tourism Cares, Green Destinations, Center for Responsible Travel y Destination Stewardship Center. GSTC (Global Sustainable Tourism Council) forma parte de la coalición como organismo asesor.

Antes del Covid, ya estábamos en conversaciones porque tenemos un mismo propósito y sabemos que la unión hace la fuerza. Nuestra primera reunión fue en marzo, justo cuando comenzaba la pandemia. La situación era crítica y el sector necesitaba apoyo, liderazgo y soluciones. Fue un momento en el cual hubo tiempo y fue una oportunidad para escuchar. Empezamos publicando los 13 principios rectores para guiar a los destinos y operadores en la visión de turismo que debemos tener cuando el sector se reactive.  

Alejandra Téllez: ¿Dónde se encuentran estos principios y qué cambio quieren generar?

Paloma Zapata: Los principios los pueden encontrar en la página web de Future of Tourism,  donde  también pueden rellenar el formulario  para ser parte de la coalición. Al adherirte, manifiestas que estás de acuerdo con los principios. De hecho, cualquier destino, consultor, operador, ONG, hotel, en fin, cualquier actor del sector turístico puede adherirse a la coalición.

Los principios buscan generar un cambio para mejorar la colaboración y gestión del destino. Por ejemplo, se debe tener en cuenta la voz del local. En ocasiones, se ha perdido la decisión de las comunidades, se ven desplazados, no tienen las mismas oportunidades y acceso a sitios de pesca. Por lo que es muy importante poner las necesidades de las comunidades primero.

Se busca cambiar el modelo donde el inversionista no consideraba los impactos que generaba en las comunidades. Con los principios se pretende que el inversionista incluya a los locales, en vez de traer capital humano de fuera, que capacite a los locales y se les ofrezca trabajo. En vez de importar productos de comidas y bebidas, se ofrezcan a los turistas productos locales. De esta manera se apoya la cadena de valor local.

El turismo genera impactos invisibles y como mencionaba anteriormente, el desarrollo turístico solo se ha medido a través de la llegada de turistas y de los ingresos generados, pero no se han medido los otros impactos que se generan. Hay que tener indicadores que muestren cómo afecta el turismo al manejo de residuos, al acceso a agua potable, a la generación y tratamiento de aguas residuales, al uso de las playas, y a la capacidad de las vías, entre otros.

También es muy importante considerar el cambio climático, ya que sus impactos pueden ser más graves que la pandemia que estamos viviendo. En Sustainable Travel International, junto con Slow Food y la Oficina de Turismo de Palau, estamos trabajando para lograr el primer destino carbono neutral. La isla Palau es un destino que se ha caracterizado por sus iniciativas de sostenibilidad. El proyecto busca combatir el cambio climático y aumentar la resiliencia de las comunidades a través de: la neutralización de la huella del carbono del turismo, la promoción de la gastronomía local y la seguridad alimentaria, el empoderamiento de las mujeres en la cadena de valor del turismo, la conservación de ecosistemas costeros que actúan como sumideros de carbono y la construcción de una economía circular.

Palau busca fortalecer la gastronomía local.
Palau busca fortalecer la gastronomía local. Créditos: Palau Visitors Bureau

Alejandra Téllez: Todavía es muy reciente la creación de la coalición, pero ¿cuál ha sido el mayor logro hasta ahora? ¿Cuáles son las próximas acciones?

Paloma Zapata: Además de establecer nuestros 13 principios, nuestro mayor logro es tener 450 firmantes y que siguen aumentando. Estamos logrando movilizar el sector y crear un espacio de diálogo. Al firmar, se diligencia un formulario con diversas preguntas. Hemos tomado en cuenta las respuestas y estamos analizando y entendiendo las necesidades del sector, para poder establecer objetivos y actividades a desarrollar en el 2021.

Este año organizamos un webinar con un grupo de firmantes, para escuchar al sector y contarles sobre los hallazgos de las respuestas que habían dado y nuestras líneas de desarrollo.  

Vamos a crear una plataforma de colaboración y un sistema de indicadores para medir el desarrollo del turismo, dándole prioridad a las líneas de cambio climático, desarrollo de comunidades y conservación. También crearemos una lista de soluciones para el sector, a la vez que ofreceremos  más webinars enfocados a diferentes líneas temáticas.

Para conocer más de The Future of Tourism Coalition entra en su página web.

Mira la entrevista completa y todas las demás del Travindy Fest en nuestro perfil de Instagram

 615 visitas

Read More

Gestión de la eficiencia energética en hoteles

El sector turístico es uno de los principales motores de la economía mundial y uno de sus puntos claves son los hoteles, que están considerados como los establecimientos estrellas del mundo. Se sabe que estos locales, para funcionar, necesitan grandes cantidades de energía y esto los ha puesto en el punto de mira de los ecologistas. 

La necesidad de implementar una mejor gestión energética dentro de los hoteles y complejos turísticos supera el deseo de conseguir sinergias para diferentes unidades de negocios y evitar así un escenario de “tragedia de los comunes”.

La eficiencia energética en los hoteles no es algo nuevo. Los establecimientos hoteleros se preocupan y son conscientes cada día más de estos problemas, a los que se enfrentan desde hace mucho tiempo.

Hay muchos hoteles que llevando a cabo distintas iniciativas para ser más eficientes, aunque aún estas medidas no están dirigidas a unidades de negocios individuales o a la erradicación del desperdicio de energía operativa. 

La reputación es importante en el sector hotelero y siempre se está en escrutinio. Por eso, las grandes cadenas hoteleras se están preocupando por generar energía sostenible para dar una buena imagen ante sus clientes, ya que una revisión negativa en la prensa por malas prácticas ambientales podría terminar con su reputación.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Ecoinventos: Gestión de la eficiencia energética en hoteles.

 615 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.