El turismo como solución para contribuir a la erradicación de la pobreza

La erradicación de la pobreza es un reto importante para la humanidad, y es en particular el primer objetivo de desarrollo sostenible propuesto por la OMT. Representada por iniciativas solidarias, humanitarias y conscientes, la lucha avanzaba con gran esperanza, demostrando que entre 1990 y 2015, la tasa de pobreza extrema en el mundo se redujo del 36% al 10%. Sin embargo, la crisis mundial vinculada a la pandemia de Covid-19 marca una ruptura en este impulso, con un pronóstico afirmando que 500 millones de personas (el 8% de la población mundial) estarían en riesgo de caer en la pobreza como resultado de su impacto. Aunque rendirse no forma parte del léxico del turismo sostenible, hoy me uno a Pablo Martínez, fundador de la agencia guatemalteca Etnica Travel, ganadora de la Global Startup Competition, para hacer un balance del turismo como solución para contribuir a la erradicación de la pobreza.

Un beneficio económico y cultural para los más vulnerables

La pobreza se caracteriza por la importancia de la falta de ingresos, las dificultades de acceso a la salud, el agua potable y la educación, pero también de forma más sutil por la inseguridad, la incomprensión y la percepción de vulnerabilidad. El informe de la OMT de 2002 afirma: “El turismo sostenible es tal vez una de las pocas oportunidades de desarrollo para los pobres, ¡Aprovechémosla juiciosamente y pronto!”

El turismo es un sector de gran potencial que, por la naturaleza de su complejo mercado, presenta un gran y rápido crecimiento para la economía local. Además, es la fuente más importante de divisas después del petróleo, que no es nada despreciable. Este crecimiento va acompañado de la creación de empleos accesibles y emprendimientos, relacionados de manera directa, indirecta o inducido con el turismo. Estos beneficios económicos permiten apoyar la acción pública en tema de planificación del territorio, la financiación de los servicios sociales y la mejora del nivel de vida local.

La puesta en marcha de una actividad turística, que implique a los actores locales, permite también reforzar su identidad cultural, a través del orgullo de su representación y del poder conservador de su transmisión. También resulta una iniciativa simbólica para reunir a diferentes clases sociales y culturales dentro de la economía nacional.

“Las comunidades y los pueblos indígenas han sido perseguidos y han sido vistos por sus gobiernos locales como una piedra en el zapato. Han existido guerras civiles, atentados de genocidio, han sido expulsados de sus tierras, obligados a migrar, y ahora se enfrentan a problemas modernos como lo son: la desigualdad, el bajo acceso oportunidades dignas de trabajo, salud y educación. Sectores tan nobles como el comercio justo y el turismo comunitario, nos ayudan a combatir la migración desmesurada, de la pérdida y extinción de cultura y tradiciones, construyendo nuevos lazos, en pro de revalorización y dignidad de los pueblos originarios.“ declara Pablo Martínez.

El turismo como solución para contribuir a la erradicación de la pobreza
Tour gastronómico en Antigua. Autor: Etnica Travel.

El imperativo sostenible, el respeto incondicional y la benevolencia necesaria

Si hay que dar un grito de alarma en la industria del turismo, es por la inversión de empresas turísticas internacionales que se desarrollan en países pobres, aprovechando los recursos y la mano de obra a menor costo y vendiendo al mercado exterior. Este enriquecimiento no beneficia al territorio local y la práctica favorece en gran medida un monocultivo del turismo, así como una dependencia económica que forma parte de un círculo vicioso, que aumenta la vulnerabilidad económica del país pero sobre todo de las clases sociales más vulnerables.

“En un país como Guatemala, hemos visto que el turismo siempre ha utilizado a los pueblos originarios como una imagen para ser utilizada en cuestiones de marketing y de publicidad, pero a la hora de tomarlos en cuenta, de hacerlos productivos y de darles oportunidades de trabajo dignas, con salarios justos desde sus comunidades, esto se ve bastante limitado […] Un modelo en el cual no se les está incentivando a que puedan tener a flote su cultura y sus tradiciones, es un ciclo que se va perpetuando sus pérdidas” explica Pablo.

Es un modelo económico a erradicar en la industria turística, y que pone de manifiesto la importancia del desarrollo turístico sostenible en los destinos, fuertemente impulsado y apoyado por su gobernanza. “Cuando utilizamos ramas de comercio justo, de turismo rural, comunitario, cultural, etc. Tenemos que entender que nuestras ideas solo son buenas cuando la gente que va a formar parte, se siente bien y se siente productivamente involucrada en ello.” relata Pablo.

El turismo virtuoso dentro del desarrollo territorial

La erradicación de la pobreza requiere iniciativas del sector privado, pero también de los poderes públicos, que favorezcan la adopción de herramientas redistributivas eficaces, la aplicación del comercio justo y la preservación natural y cultural de sus lugares y comunidades. La integración del turismo sostenible en el desarrollo territorial garantiza entonces la consideración de los actores olvidados, la sostenibilidad económica y la conservación de sus recursos y su entorno.

“También tenemos enraizado ese pensamiento colonialista, en donde creemos que cuando trabajamos con las comunidades, lo estamos ayudando por caridad, pero no es así. Estamos trabajando en conjunto porque son nuestros vecinos, porque son las personas que nos brindan la oportunidad de poder formar parte. […] Estamos en un momento de la historia que nos va a marcar de por vida, y ahora lo que tenemos que hacer juntos, es no dejar que ciertos estilos de vida, que han sido marcados por ciertos sectores de nuestra sociedad a las cuales les conviene que las cosas sigan funcionando así. A nosotros ya nos toca proponer nuevas ideas y mejores formas de hacer las cosas.” expresa Pablo.

El turismo como solución para contribuir a la erradicación de la pobreza
Taller de tintes en San Juan la Laguna. Autor: Etnica Travel

El impacto de la pandemia y las perspectivas de futuro

La OMT promueve el poder del turismo para resolver los problemas relacionados con la pobreza. Sin embargo, también acabamos de vivir uno de los mayores colapsos económicos de nuestro sector, como consecuencia del impacto directo e indirecto de la pandemia, que ha frenado considerablemente el desarrollo del turismo sostenible, pero sobre todo, ha aumentado el índice de pobreza mundial.

Mientras la industria se recupera y se reinventa para el mundo del mañana, las tendencias ecológicas que están influyendo en el mercado, abogan por el turismo de proximidad y nacional, así como por las acciones responsables que deben adoptarse, que cuestionan mucho los viajes de larga distancia a los países más remotos, entre otros.

¿Hay que temer estas tendencias cuando el principal mercado del turismo comunitario y rural en los países más vulnerables es Europa y Estados Unidos? A lo que Pablo responde: “Estos son movimientos, son sugerencias y perspectivas que algunos sectores tomarán en cuenta, pero no todos. Son tendencias de viajeros que tienen objetivos bastante limpios y que tienen razonamiento, y nosotros como profesionales, vamos a empujar a los turistas a involucrarse lo más que puedan con los proyectos con los cuales tenemos la oportunidad de trabajar e involucrarnos. Estos movimientos no asustan, más bien que se aplaudan, el hecho que varias personas se vayan sumando no significa que los aviones se vayan a quedar vacíos. Lo que me asusta más, son las tendencias y hábitos de viaje que vuelven a centralizar los recursos o a incentivar el turismo en masa, formas de viajar que ya sabemos no son sostenibles y traen más consecuencias que beneficios al mediano y largo plazo.”

Probablemente habrá menos turismo mañana, pero seguro que será mejor. Una mejor práctica del turismo, consciente y respetuosa, tiene el potencial de contribuir a la eliminación de la pobreza en el mundo, a través de un consumo turístico y una gestión territorial armoniosos y virtuosos. El turismo solidario, el turismo comunitario, el turismo participativo… Las formas alternativas son la clave para emprender el turismo de forma diferente y viajar de otra manera. Hoy en día es esencial cambiar el paradigma, y la forma de ver las cosas, para dejar de ver el desarrollo sostenible como una estrategia o un posicionamiento en el turismo, pero más bien el turismo como una fuerza poderosa dentro del desarrollo sostenible.

 724 visitas

Read More

Responsabilidad digital en el turismo: ¿cuáles son las soluciones?

Si bien la relación entre la responsabilidad digital y la promoción del turismo se trató en un artículo anterior, vuelvo con Fabien Perot para destacar algunas soluciones.

Las diferentes implicaciones de lo digital en la industria del turismo

Para mantener su competitividad y su atractivo, los agentes turísticos utilizan herramientas digitales para su organización interna y la gestión de sus clientes, y recolectan una cantidad considerable de información cruzada con la disponible en Internet, para optimizar su producto y su servicio. Este uso interno de la tecnología digital implica ciertas problemáticas energéticas en cuanto a la recolección, gestión y almacenamiento de estos datos.

A nivel de la comunicación, se ha instalado en el sector una cierta presión digital, apoyada en su fuerte intensidad competitiva, que empuja a cada actor a sucumbir a las exigencias del mercado en cuanto a la omnipresencia digital y sobreproducción de contenidos. Frente a los diferentes algoritmos de las redes sociales, la llegada del SEO y el considerable peso de los medios sociales del turismo (blogs, Reviews sites, Tripadvisor), los actores del sector se ven fuertemente influenciados por esta presión para seguir la corriente, para conseguir hacerse un lugar.

¿Qué herramientas y prácticas daría para reducir el impacto digital de las herramientas de gestión interna y de relación al cliente?

“Cuando existen alternativas eco-responsables (como Ecomail para los correos electrónicos o FileVert para la transferencia de archivos), por supuesto que es beneficioso para todos recurrir a este tipo de herramientas. Desgraciadamente, no es el caso de todo: las herramientas de marketing, los sistemas de newsletters, las redes sociales, no todos tienen alternativas de diseño ecológico. Por eso puede ser interesante, para empezar el proceso, mejorar lo que ya se hace: controlando el peso de los correos electrónicos en las campañas de newsletter, optimizando el peso de los contenidos de fotos y vídeos, publicando menos (¡pero mejor!) en las redes sociales.”

El impacto de la crisis sanitaria en la dimensión tecnológica del turismo

El sector turístico sigue superándose y reinventándose para sobrevivir a la crisis sanitaria, que marca un verdadero punto de inflexión en el comportamiento digital de los consumidores. El turismo ha tenido que recurrir a la tecnología digital para mantenerse en contacto con sus clientes, y el público ha tenido que seguir conectado para seguir viajando desde casa.

Además de la necesidad de que los profesionales trabajen en línea para mantener el negocio, las visitas virtuales y la publicación de contenidos se han sumado al impacto medioambiental de lo digital en el sector turístico. Con las restricciones a los viajes de los visitantes, los buscadores de escapadas recurren a lo digital para disfrutar de las artes, la naturaleza y mucho más.

La responsabilidad digital en la comunicación del marketing turístico

Caracterizado por ser un sector experiencial e inspirador, la creación de contenidos desempeña un papel crucial a la hora de conquistar al público. La alta intensidad competitiva del sector encierra a los actores en un círculo vicioso en el que la sobreproducción mantiene la visibilidad digital y permite marcar la diferencia. Es un cambio de mentalidad y de lógica que nos invita a revisar este modelo y a adoptar comportamientos de producción más conscientes y responsables: ¿Es realmente necesario producir un artículo sobre el Machu Picchu si ya existen miles? ¿Es relevante seguir un calendario de marketing sobrecargado, sólo para que el algoritmo funcione?

Estas preguntas están en el centro del proceso de transición ecológica digital, donde nos cuestionamos la verdadera relevancia y utilidad de nuestras acciones. De esta toma de conciencia han surgido varios conceptos y métodos para aportar soluciones a la industria:

  • Slow content: Anclado en el concepto del Slow life, invita a los creadores de contenidos a bajar el ritmo y crear menos, pero con más relevancia en términos de calidad y duración. Se añade el reciclaje de contenidos, para presentar el arte de la reutilización de contenidos de forma inteligente y responsable.
  • Jugando al low. Después de ralentizar al ritmo del slow, se nos invita a adoptar una low posture, en cuanto a los contenidos, optimizando los formatos utilizados (estar atentos a la producción de vídeo en alta definición para la promoción, por ejemplo), y en cuanto a los medios de comunicación, interesándose por la low tech (tecnologías diseñadas para ser útiles, sostenibles y accesibles para todos).
  • Siendo consciente de su impacto. El impacto cero sigue siendo imposible, pero podemos decidir transformar nuestro impacto en positivo con el uso de plataformas, aplicaciones y herramientas eco-responsables, ofreciendo una reducción y optimización del impacto, pero también compensándolo con iniciativas ecológicas o sociales.

En comunicación se habla mucho de ecodiseño de los medios. ¿Cómo presentaría esta solución para el turismo?

“En realidad, es bastante fácil imaginar la comunicación en papel, ya que podemos optar por gráficos, tintas y papel mucho más económicos que lo que se hacía en el pasado. Pero la idea es la misma cuando se trata de lo digital. Evidentemente, esto adopta diferentes formas, ya sea un sitio web ecodiseñado, una identidad gráfica mejor trabajada o un contenido escrito más cualitativo, pero las técnicas son fácilmente realizables: un diseño refinado, un tipo de letra bien elegido, la elección de un host eco responsable, y muchas otras: tantas posibilidades para que los actores del turismo puedan integrar el enfoque del ecodiseño en su comunicación.”

En el centro de las tendencias digitales, la tecnología digital responsable se enriquece cada vez más con nuevas iniciativas e innovaciones que mejoran, optimizan y solucionan diversas herramientas, técnicas y prácticas profesionales. Un avance tecnológico que forma parte del cambio de conciencia en la industria turística, permitiendo que el turismo se realice de forma diferente y que lo digital se utilice de otra manera.

 724 visitas

Read More

¿La tecnología digital eco responsable puede ser compatible con la promoción turística digital?

La revolución digital ha tenido un impacto considerable en el sector turístico, que ahora es indispensable tanto desde el punto de vista logístico como de la promoción, y en la actualidad se están surgiendo varias reflexiones relacionadas con su uso responsable. ¿La tecnología eco responsable puede ser compatible con la promoción turística digital? Fabien Perot, eco diseñador de páginas web, me acompaña en esta reflexión para arrojar luz sobre este concepto eco-responsable que está en el centro de la dimensión tecnológica del desarrollo turístico.

Digital y turismo: una evolución que va de la mano

En los últimos años se han producido importantes interacciones entre la tecnología y el turismo, que han tenido un fuerte impacto en la logística del sector, el comportamiento del mercado y las técnicas de comunicación y marketing para los profesionales. “El progreso tecnológico y el turismo van de la mano desde hace años”, como señalan Buhalis y Law (2008), incluyendo la llegada de Internet, que se define como uno de los elementos transformadores de la industria.

Con varios puntos de inflexión importantes en el sector, como la digitalización de las agencias, el desarrollo de herramientas digitales para los procesos de marketing y la llegada de las redes sociales, el turismo se ha encontrado en una espiral de oportunidades e innovaciones. Para conquistar a los viajeros, todas las estrategias están permitidas para jugar en la omnipresencia digital: se ha vuelto casi indispensable tener visibilidad en las redes sociales, tener una web vitrina así como un Marketplace, crear contenidos escritos y visuales, proponer una variedad de canales de comunicación para la relación al cliente así como generar actividad en los medios sociales como blogs o plataformas de opinión de los viajeros, sin olvidar la relevancia del desarrollo de aplicaciones móviles.

Esta digitalización masiva ha hecho del turismo un sector de actividad muy anclado en la dimensión tecnológica, que hoy experimenta a su vez reflexiones y problemáticas medioambientales.

La tecnología digital y su impacto medioambiental

De aquí a 2025, “se prevé que la tecnología digital representa entre el 6,9% y el 8,8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero”, según France Stratégie, institución dependiente del Primer Ministro. El conocimiento y la concienciación sobre el impacto medioambiental de la tecnología digital es relativamente reciente, pero muchos actores ya han decidido incluir esta dimensión tecnológica en su transición ecológica y su posicionamiento ecoresponsable.

Un informe publicado por el Think Tank The Shift Project nos informa de que la parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero vinculadas al uso digital en 2019 se estima en un 4%. Como comparación, utilizan las emisiones del transporte aéreo, que “generan un 2,5% si nos limitamos a las emisiones directas de los aviones”, explica Hugues Ferreboeuf, director de proyectos de The Shift Project. En esta era digital, la desmaterialización implica, paradójicamente, un importante uso de materiales y energía, y acabamos teniendo un coste ecológico que puede cuestionar ciertas prácticas.

Como actor de la transición ecológica a través del ecodiseño de la web, ¿puede decirnos cuáles son los impactos ambientales más importantes de la tecnología digital?

“Es extremadamente complejo, ya que hay que tener en cuenta el ciclo de vida de toda la cadena: desde los equipos hasta los servicios, pasando por la producción de energía para su funcionamiento y el despliegue de una gigantesca infraestructura global. El impacto medioambiental más importante es la emisión de gases de efecto invernadero, en parte debido a la producción de energía basada en el carbono. Pero también hay un importante problema de recursos, tanto en términos de agotamiento (de metales raros, por ejemplo) como de contaminación del agua, el aire y el suelo (por la extracción de metales, la fabricación de equipos, los residuos electrónicos).

¿Ser eco-responsable hasta el punto de hacer clic?

El compromiso eco-responsable ha sido un tema importante en el panorama turístico desde hace varios años, desarrollando soluciones e innovaciones en torno a cuestiones relacionadas con las dimensiones social y medioambiental, que son los pilares del turismo. La dimensión tecnológica se ha sumado recientemente a estos retos de la industria, por lo que debería formar parte de los compromisos ecoresponsables de estos actores para dar cierta armonía y coherencia a sus valores.

Sin embargo, ya sea para desarrollar y mantener la competitividad, optimizar el viaje del cliente y garantizar la visibilidad promocional, el peso de lo digital en el turismo superaría las buenas prácticas y los gestos responsables que podemos encontrar hoy en día en este sector.

El turismo tiene un vínculo muy estrecho y especial con lo digital, ¿podría ser posible una compatibilidad en forma de compromiso según los conceptos de la tecnología digital responsable?

Esa es exactamente la palabra correcta: ¡compromiso! Me gusta pensar que el paso más importante es la concienciación. Si los agentes del turismo (pero también cualquier usuario digital) comprenden la cuestión medioambiental en torno a lo digital, ya será un gran paso adelante, sobre todo porque el tema ha surgido recientemente. Dirigiendo una buena reflexión sobre el diseño de su sitio web, el uso de su buzón, el almacenamiento de sus datos, el impacto de su comunicación, la elección de sus terminales, todos pueden ir más allá y mejorar considerablemente su huella digital.

Las problemáticas de desarrollo sostenible y de prácticas responsables que el turismo lleva experimentando desde hace varios años a nivel social, económico y medioambiental se extienden ahora a la dimensión tecnológica. El reto actual es tomar conciencia, como actores del ecosistema turístico, de entender y actuar para emprender el turismo de forma diferente, desde ahora.

 724 visitas

Read More

El turismo de montaña para un desarrollo equilibrado y sustentable

Entre las problemáticas vinculadas a la crisis sanitaria, la saturación de información y la floración de tendencia a quedarse pendiente… la industria turística está viviendo un momento crucial en el cual debemos poner en sinergia las dimensiones económicas, sociales y ambientales para poder hacer frente a las reflexiones y debates que están surgiendo sobre su reinvención.

Entre los múltiples tipos de turismo, el desafío nos lleva a encontrar un desarrollo equilibrado y sustentable para asegurar la perennidad de la industria así como su impacto positivo o reducido en el ecosistema en el cual se desarrolla. Para ello conversamos hoy con Nohelia Sanchez, empresaria de turismo y co-fundadora de Yalpay Tours, agencia de trekking en la región de Córdoba, en Argentina, sobre el turismo de montaña y su potencial para contribuir al turismo positivo del mañana.

El turismo de montaña es un tipo de actividad turística que tiene lugar en un espacio geográfico definido y delimitado como son las colinas o montañas, con características y atributos inherentes a un determinado paisaje, una topografía, un clima, una biodiversidad (flora y fauna) y una comunidad local. Engloba un amplio espectro de actividades de ocio y deporte al aire libre.

Definición de la OMT

Estimulador de crecimiento económico

El turismo de montaña tiene un gran potencial para estimular la economía del lugar por su capacidad para diversificar y las actividades complementarias que se derivan de su operación brindando la oportunidad a los emprendimientos rurales y regionales de ampliar su alcance y de diversificar su oferta de servicios. La práctica del turismo de montaña trae consigo la creación de empleo, contribuyendo a la desconcentración de las actividades económicas nacionales en las grandes ciudades.

La grandeza y la nobleza de la montaña tiene esta característica propia de ser a la vez atractiva y temible. Su riqueza se manifiesta principalmente en su biodiversidad y sus relieves, que siempre superan a la pretensión del hombre de conocerla perfectamente. Muchos llevan a la montaña en su corazón durante toda su vida y aun siguen impresionados por su esplendor lo cual, está permite a los locales brindar un turismo consciente, respetuoso y de calidad. Una certeza responsabilidad social por parte del turista, acompañada de una contribución económica contratando los guías locales y capacitados, permite florecer el turismo de montaña en su aspiración sustentable.

Respetuoso de su ecosistema

Recorrer la montaña, descubrir sus riquezas y entender su ecosistema, puede originar un impacto tan positivos o negativos como nuestras prácticas a la hora de recorrerla. Las actividades de montaña deberían ser realizadas por personal idóneo cuyas prácticas operativas estén naturalmente optimizadas para una huella de carbono relativamente reducida. Trekking, BTT y cicloturismo, escalada, avistamiento, parapente, senderismo, alpinismo, visitas… Muchas son las actividades que tienen un menor impacto en el medio ambiente por ser deportes físicos y diversiones con equipamientos que no generan contaminación directa.

Lugar donde la naturaleza domina y manda, la montaña favorece también la sensibilización ambiental de sus visitantes. La inmersión en entorno montañoso tiene el potencial de contribuir a una toma de conciencia en cuanto a las cuestiones ambientales, su comprensión y así su cuidado. Esta responsabilidad ambiental que siente el turista se refleja en sus acciones de consumo y sus comportamientos, permitiendo contribuir a la sustentabilidad del destino.

El turismo de montaña para un desarrollo equilibrado y sustentable

¿Cómo su actividad de trekking en las montañas apoya al desafío sustentable de la región?

Nohelia: El turismo de montaña es una actividad lúdica deportiva que si bien tiene un bajo impacto en el ecosistema, si no se desarrolla con las prácticas adecuadas puede tener efectos irreversibles en el ecosistema. El guía debe impartir en el grupo que acompañe las instrucciones adecuadas para que los caminantes dejen el menor rastro posible ya que como toda actividad humana, si está mal gestionada, puede generar erosión en la naturaleza, pérdida de vegetación y hasta incrementar los riesgos de incendios forestales. Por eso, es importante que los trekkers cumplan con los protocolos necesarios para que la interacción con la naturaleza sea lo más sana y sustentable posible.

Facilitador socio-cultural

Hacer turismo en la montaña es, ante todo, impregnarse de un modo de vivir diferente, de una forma de pensar distinta y de una sensibilidad. Muchos destinos de montaña poseen una riqueza cultural que se mantiene a través de la transmisión y la preservación de las tradiciones, la historia y el know how. De esta manera, el turismo de montaña se diversifica en varias tipologías, que pueden manifestar la esencia del lugar: turismo deportivo, turismo ecológico, turismo extremo, y así también turismo comunitario, el turismo rural y el turismo cultural, por su capacidad a facilitar la condición socio cultural del destino.

La actividad turística en la montaña permite así incluir las dimensiones sociales y culturales en el equilibrio del desarrollo territorial. Los turistas son parte importante de este desafío sustentable por su aporte a la preservación cultural y a la inclusión social a través de su interacción lo cual lo convierte en una manera de concientizar cada vez más hacia un turismo consciente y positivo.

¿Cómo la actividad del trekking permite apoyar a los emprendimientos locales y rurales?

Nohelia: La interacción con la comunidad es enriquecedora tanto para el turista como para el emprendedor local, no sólo por el beneficio económico a partir del consumo de productos
o servicios, sino también por el intercambio cultural que se produce. Los locales se pueden nutrir de nuevas ideas, nuevas formas de hacer las cosas, pueden diversificar su oferta y mejorar sus estándares de servicio para satisfacer las necesidades de sus visitantes.

Generador de impactos individuales

Por sus actividades ligadas a la condición física y humana, la montaña genera también diferentes tipos de impacto individual positivo tanto para la salud como para favorecer el bienestar físico y mental. La montaña y los desafíos que propone pueden poner en pruebas los límites de los que se atreven a conocerla mejor al igual que su magia puede hechizar más de uno, así que sus impactos son tan diversos que beneficiosos. De esta forma, estos impactos positivos influyen en la sustentabilidad del destino por la motivación intangible de los turistas a experimentarlos y por el aspecto bondadoso que representan, siendo producto con sentidos.

A nivel individual, que aspiran transmitir a las personas a través del trekking?

Nohelia: Todo empieza y termina en el respeto, al ecosistema y a los compañeros, pero el trekking de montaña, te transmite una serie de valores que son los que queremos rescatar como la humildad y la resiliencia. No hay que subestimarla jamás, hay que recorrerla con respeto y mantener los instintos de supervivencia muy activos. A su vez, hay una serie de valores grupales que también se desarrollan como parte de la lúdica propia de la actividad como lo son el compañerismo (cuidarse unos a otros), la solidaridad y la responsabilidad.

El turismo de montaña tiene todo el potencial para contribuir a un desarrollo equilibrado y sostenible de un territorio de esta tipología geográfica. Logrando generar impactos positivos en los cuatro pilares, respectivamente en las dimensiones social, económica, ambiental e individual, que caracterizan el turismo positivo del mañana, el turismo de montaña está dispuesto a afrontar los desafíos de la industria. El enfoque sobre la buena gestión de este gran potencial y la optimización del rol del turista, así como su relación con el destino, se caracterizan como las claves de una exitosa actividad turística consciente.

 724 visitas

Read More

La innovación turística en el corazón de la relación entre el viajero y el destino

La crisis sanitaria ha creado una cierta conciencia, animando a la gente a adoptar un nuevo paradigma en su estilo de vida y forma de consumo. A la industria turística, que está en proceso de reinventarse, no se le escapa una sensibilidad particular hacia la solidaridad social, el bienestar personal y las cuestiones medioambientales. Tendencias de mercado tan sutiles como precursoras, que nos llevan a pensar que la innovación turística debe centrarse en la relación entre el viajero y el destino.

El turismo se rige esencialmente por tres fuerzas interdependientes, a saber, el medio ambiente, lo social y lo humano. Una sinergia que teóricamente generaría un impacto positivo para cada uno de los componentes, que son respectivamente el destino, los lugareños y el viajero. Sin embargo, impulsado por la furia de su potencial de crecimiento, el turismo se ha promovido y valorado como un bien de consumo, situando así al viajero en el papel de consumidor y no de experimentador. Esta relación, basada en un modelo de beneficio y competencia, no se corresponde con la esencia del turismo, lo que aporta un importante desequilibrio y disfunción al sector. A lo largo de los años, hemos sido testigos de la degradación de los componentes ambientales y sociales, como consecuencia de las malas prácticas turísticas y la mala gestión de algunos territorios. El producto turístico se ha desvirtuado y perdido su sentido, generando un impacto más sutil en la dimensión humana.

La limitada innovación del turismo sostenible

Con la ambición de actuar contra esta degradación, la industria turística ha llevado en parte su innovación a través del turismo sostenible. Sin embargo, ha surgido una cierta deficiencia en la relación entre el viajero y el destino, así como los profesionales intermediarios. Esto ha creado, con el tiempo, ciertos límites a la eficacia y prosperidad del modelo sostenible.

“Un turismo que tenga plenamente en cuenta sus repercusiones económicas, sociales y medioambientales actuales y futuras, satisfaciendo las necesidades de los visitantes, los profesionales, el medio ambiente y las comunidades anfitrionas. ” Definiciones de los principios del turismo sostenible de la conferencia de Lanzarote en 1995.

El turismo sostenible tiene una definición y una práctica que durante mucho tiempo ha sido poco clara para los profesionales del sector, desconocida para los turistas y opcional para los gobiernos. Así, se ha consolidado y desarrollado como un nicho de mercado cuando se ha caracterizado por un retorno consciente a sus raíces en el conjunto de la industria. Un inocente mea culpa que ha llevado a la comercialización del producto turístico sostenible sin pasar necesariamente por la fase de entender, transmitir y compartir la información para concientizar y sensibilizar a los viajeros. Esto ha llevado a una confusión recurrente entre turismo sostenible, turismo verde y ecoturismo, entre otros, que aún hoy se encuentra entre los viajeros y los profesionales.

Una brecha en la relación entre la demanda y la oferta

Por el lado de la demanda, cada vez hay más turistas que quieren ser responsables pero no saben cómo hacerlo. Los más concienciados van a buscar información por su cuenta, pero es raro que les acompañe el propio destino turístico. Se ha abierto así una brecha en la relación entre el lugar y el viajero en esta transición hacia la sostenibilidad, ya que cada uno tiene la responsabilidad de aprender y tomar conciencia de las cuestiones de desarrollo social, y protección del medio ambiente, vinculadas a su respectiva práctica turística. Sin embargo, este vacío en la relación representaría un punto estratégico en el desarrollo de la oferta territorial.

Restablecer el equilibrio en el ecosistema turístico

Problemas presentes, recíprocamente, en la oferta y la demanda, que nos llevan a pensar hoy que redefinir el lugar de la dimensión humana en el ecosistema turístico podría ser una solución innovadora. Representada por el viajero, incluyendo su papel y sus aspiraciones, esta dimensión permitiría desarrollar una dinámica eficiente junto a las dimensiones medioambiental y social, y así establecer un equilibrio próspero, resultante de la siguiente dinámica:

  • Aunque algunas buenas prácticas del turismo sostenible son universales, es importante enfocar el destino como una entidad única con sus propios sistemas de valores, pero también con sus propias capacidades y recursos en términos de actividades turísticas. Por lo tanto, es importante informar y sensibilizar al turista sobre estas características para comprender mejor, adaptarse y actuar en consecuencia.
  • La voluntad de situar al turista como parte integrante del ecosistema turístico en una perspectiva de sostenibilidad y regeneración del territorio requiere el establecimiento de una relación cuyos valores no se basen únicamente en el consumo, sino en la contribución, la cooperación y el respeto a los distintos recursos.
  • Al replantear la relación, esto supone un cambio recíproco de perspectiva: para el destino, esto significa dejar de ver al turista como un simple visitante, y para el turista, esto significa dejar de ver el destino como un simple lugar de paso y entretenimiento. Visiones renovadas para una mentalidad mejor adaptada a los nuevos retos de la industria y del mundo.

Formar e informar a los turistas para que sean actores activos, conscientes y ecoresponsables tiene más potencial y eficacia a largo plazo que limitarse a venderles un producto. Por tanto, el enfoque de la educación de adultos y jóvenes es esencial en esta innovación, y puede considerarse una inversión a largo plazo para el destino.

Una innovación turística basada en las relaciones

Dejar de ver al viajero como un consumidor implica integrarlo en la dinámica territorial y situar la experiencia en el centro de la conexión con las dimensiones ambiental, social y humana, más que a través de los productos y servicios puestos en marcha. El turismo participativo, el turismo comunitario y el agroturismo, entre otros, se han desarrollado bajo esta idea de reinventar el lugar del turista y su relación con el territorio. El reto actual es democratizar esta idea y presentarla como una visión y no como un tipo de turismo alternativo o un nicho de mercado.

A través de una innovación basada en la relación, la mentalidad y la visión de la práctica turística más que una innovación de producto y servicio, se trata ahora de establecer el modelo regenerativo como un nuevo paradigma en el sector. Se trata de una invitación a repensar la relación entre el destino y el viajero, con la idea de volver a lo esencial, reconectando a las personas con el entorno en el que están inmersas, reconectándolas con la cultura que las acoge y reconectándolas consigo mismas. Dado que el sector turístico se encuentra en una fase de introspección para reinventarse mejor, la innovación podría no encontrarse ya en los productos y servicios ofrecidos, sino desarrollarse en el corazón de la relación entre el viajero y el destino, con la idea de emprender el turismo de forma diferente y viajar de forma diferente.

 724 visitas

Read More

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.