Viajes con impacto que amplían la mente

Viajes con impacto que amplían la mente
Ane Davila, CEO y fundadora de Mujeres de la Luna

Hablamos con Ane Davila, CEO y fundadora de Mujeres de la Luna, un proyecto que ofrece experiencias turísticas alternativas para luchar por los derechos de colectivos de mujeres en riesgo de exclusión social. Actualmente se encuentra trabajando con comunidades en Santa Cruz la Laguna, Guatemala.

Jennifer: ¿Cómo surge el proyecto?

Ane: Realizamos un estudio de igualdad en julio de 2019 en conjunto con unos periodistas que se encontraban analizando el impacto del turismo. Nos adentramos en una comunidad de mujeres que trabajaban en unas condiciones injustas y tras conversaciones con ellas y reuniones en conjunto, creamos un equipo al que ellas decidieron llamar “Mujeres de la Luna”. Son muy emprendedoras, realizan trabajos físicos muy duros como recoger leña o cultivar en los campos, para posteriormente venderlos en la comunidad y en los mercados. Además, cosen textiles y joyería artesanal. Todo eso teniendo en cuenta que recae sobre ellas el cuidado de la familia.

Tras plantear varias ideas que pudieran brindar apoyo o proveer herramientas al equipo, así como la organización de eventos culturales o venta de joyería, decidimos diseñar experiencias de turismo local: las experiencias lunares. Esto permite que ellas mismas puedan enseñar sus actividades de rutina, sin dejar de hacerlas, compartiendo las costumbres de la cultura local y aportando valor al turista.

Mujeres de la luna: Viajes con impacto que amplían la mente

Jennifer: ¿Por qué habéis decidido apostar por el empoderamiento de las mujeres indígenas?

Ane: Las mujeres invertimos el 90% de nuestros ingresos en la familia. Por lo cual el empoderamiento económico de las mujeres en áreas rurales, no solo impacta en cuanto a independencia y toma de decisiones de la mujer en el hogar, sino que también mejora los recursos de la familia, así como la alimentación o la educación.

Paralelamente a las experiencias lunares, activamos un proceso de acompañamiento. Mediante espacios de formación y workshops que ofrecen profesionales locales, proveemos recursos y acompañamiento a las mujeres en sus rutinas, no solo para las experiencias de turismo, sino para el desarrollo personal y profesional de cada una de ellas.

Jennifer: ¿Qué os atrapó de la cultura Maya Kaqchikel?

Ane: La cultura Maya Kaqchikel es muy rica y con valores de comunidad. Están muy conectados con las personas y el planeta, cuidan mucho de los suyos y de la naturaleza que les rodea. Por ejemplo, las mujeres en sus rutinas, trabajan en equipo y se apoyan mutuamente en las tareas domésticas, el cuidado de sus hijos y en el trabajo. También tienen un nivel alto de consciencia en cuanto al cuidado del medioambiente, suelen organizar quedadas para recoger los plásticos, limpiar las calles y cuidar el lago.

Mujeres de la luna: Viajes con impacto que amplían la mente

Jennifer: ¿Cómo favorece el turismo al desarrollo de estas comunidades?

Ane: El turismo aporta diversidad cultural y apoyo económico en las comunidades rurales. Las personas de otros países con mayor capacidad de adquisición, pueden permitirse comprar piezas de joyería o textiles artesanos o consumir hostelería local. El consumo de productos y servicios locales enriquece la economía, sobre todo para los viajeros que buscan aprender de otras culturas e integrarse en otras comunidades.

Hoy en día, tristemente, el turismo no impacta siempre de esta manera, tenemos mucha desinformación y poca consciencia. Buscamos valor local y nos la proveen grandes empresas internacionales que no incorporan ni co-crean con personas locales. También hay que decir, que cada vez más personas están poniendo el foco en alcanzar experiencias de primera mano y nosotras esperamos que tras la pandemia, esta forma de viajar se pueda potenciar.

Jennifer: ¿Qué le dirías a las personas que consideran que el voluntariado no tiene un impacto real?

Ane: El voluntariado tiene mucho potencial de impacto, siempre que se haga poniendo el foco en una problemática y en la comunidad. Esto implica una preparación y sensibilización previa, además de realizarlo junto a profesionales locales. Actualmente hay mucho postureo y la gente realiza voluntariado para subir una foto a las redes o sentirse mejor con uno mismo. ¿El objetivo es apoyar una problemática social de la gente local o de las personas viajeras? Ahí dejo esa reflexión 🙂

¡Muchas gracias a Ane por esta entrevista! Encontraréis más información sobre Mujeres de la Luna en su Instagram.

 150 visitas

Jennifer Peral Martínez
Últimas entradas de Jennifer Peral Martínez (ver todo)

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.