Durante tus vacaciones, sé un turista responsable y ponte “En sus cascos”.

The Donkey Sanctuari ha lanzado una campaña para concienciar a los turistas acerca de los problemas que pueden sufrir los burros que son usados para fines turísticos, como por ejemplo en Santorini. Esta organización argumenta porque estos animales no deben ser usados en malas condiciones y las medidas que han emprendido para crear conciencia:

Los burros y las mulas son utilizados en turismo ya sea como taxis, en las excursiones o para llevar equipaje. Si bien The Donkey Sanctuary no promueve activamente el uso de burros y mulas en ninguna forma de turismo, entendemos su importancia para ayudar a miles de personas a ganarse la vida.

Los burros naturalmente evitan mostrar angustia, lo que significa que no siempre es fácil ver que están sufriendo. Como resultado, las personas a menudo se aprovechan de esto, y en ocasiones pueden ser sobrecargados de trabajo, estresados o incluso ser golpeados.

Nos hemos asociado con CLIA (Cruise Lines International Association) para pedirles a los turistas que se pongan “en sus cascos” y que se cuestionen cómo se sentirían trabajando en las mismas condiciones.

Los burros y mulas que trabajan en la industria del turismo merecen ser tratados éticamente y satisfacer sus necesidades básicas de bienestar.

Si estás considerando usar un burro de trabajo en vacaciones, primero pregúntate:

  1. Agua. ¿Los animales tienen agua fresca disponible y accesible? ¿Cómo te sentirías caminando largas distancias sin comer ni beber nada en todo el día?
  2. Refugio. ¿Los animales tienen un refugio para protegerse del sol o la lluvia mientras descansan? ¿Cómo te sentirías andando por ahí todo el día sufriendo el calor o la lluvia?
  3. Comportamiento del dueño. ¿El dueño o el cuidador maltrata físicamente a los animales? ¿Cómo te sentirías si no te tratan con cuidado y respeto?
  4. Heridas. ¿Los animales no muestran heridas abiertas o signos de lesión? ¿El equipo, como el sillín, el arnés o el collar del cabezal, les está causando daño? ¿Cómo te sentirías caminando dolorido con zapatos mal ajustados o equipo incómodo?
  5. Peso. ¿Se respeta el peso máximo que pueden cargar los animales? ¿Cómo te sentirías llevando una carga pesada?

Si tienes dudas sobre alguna de estas preguntas y aún así escoges cargar en un burro, entonces podrías estar contribuyendo al sufrimiento del animal.

Como todos los animales, los burros merecen ser respetados, cuidados y vivir una vida libre de sufrimiento y dolor. Puedes ayudar a esto poniéndote “en sus cascos” y difundiendo la noticia compartiendo este vídeo.

Disfruta de tus vacaciones este verano y recuerda ponerte “en sus cascos”.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por The Donkey Sanctuari: While on your holiday, be a responsible tourist and put yourself ‘In Their Hooves.’”. 

 398 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.