Las rutas guiadas como herramientas de conservación del patrimonio natural

Las rutas guiadas ayudan a que los visitantes sean más respetuosos con el patrimonio natural, y el visitante se lleva mucho conocimiento y una experiencia para siempre.

Los cambios del turismo postpandemia (si es que se puede decir post- ya) indican una mayor preocupación por el medio ambiente y una voluntad cada vez mayor de pasar tiempo en espacios abiertos: la necesidad de reconectar con la naturaleza.

Sin embargo, este mercado turístico no estaba preparado para acoger toda la demanda; la capacidad de carga de los espacios naturales se ha desbordado. Aun así, los profesionales deseamos que siga habiendo esas ganas de acariciar la naturaleza.

Hay muchos factores que influyen en la conservación del patrimonio natural. En este artículo intentaré ahondar en la importancia que tienen las rutas guiadas, a pesar de que a veces escogemos viajar de manera individual, sea cual sea la razón.

La problemática viene con la falta de civismo o educación ambiental que daña estos espacios sensibles a los cambios

Tampoco se trata de hacer una ruta de educación ambiental, ya que estamos de vacaciones y, obviamente, no nos interesa ir a una clase donde nos digan lo que está bien y lo que está mal. Entonces, ¿qué?

Hay profesionales que les apasiona ofrecer rutas guiadas en las que hará que ese par de horas sean una experiencia, no solamente información del lugar que visitas. Este guía profesional debe de interpretar el significado del territorio para que lo entiendas, para que conectes, para que empatices y salga de ti mismo la voluntad de conservarlo.

El guía en sí no es la herramienta, es el puente que une al cliente con el patrimonio que visita, transmitiendo emociones e información valiosa a través de lo que llamamos interpretación.

Las rutas guiadas están diseñadas de manera respetuosa con el medio ambiente (hay unas normas, un aforo, unos caminos a seguir), además de que transmiten conocimiento de forma directa, y esto es algo que no se puede hacer de ninguna otra manera.

Y por supuesto, las rutas guiadas forman parte de los pilares de la sostenibilidad

Poco se habla de la gran influencia que puede llegar a tener un guía y de las consecuencias positivas que provoca una ruta de patrimonio bien interpretada. Como apoya este artículo de una gran profesional como es Nuria Mohedano “Desde el punto de vista medioambiental, los destinos turísticos sostenibles, lejos de ser sostenibles en absoluto, tienden a centrarse simplemente en reducir los impactos negativos. Mientras que la interpretación del patrimonio se entiende como una herramienta para involucrar y educar a las personas.”

Efectivamente, por una parte, se dinamiza la economía, creando actividad y puestos de trabajo, a veces, donde no los había.

Por otra, se revaloriza un territorio, pudiendo ser beneficiado el pilar de la sociedad, creándose servicios de mejora de la calidad de vida de los habitantes de ese territorio, por ejemplo.

Por último, la conservación del patrimonio natural se beneficia tanto, que puede incluso llegar a crearse leyes o normativas especiales que protejan un determinado territorio.

Por no hablar de ti, el que lo visita, el que lo respetará y apoyará con su visita los proyectos de conservación que se lleven a cabo. ¡Gracias!

 239 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.