Turismo responsable: en vistas a un crucero más sostenible

Se acerca el verano y en esta época aumenta el que conocemos como turismo de cruceros. Es necesario que los turistas conozcan las repercusiones ambientales para que puedan decidir que transporte utilizar en sus viajes. Este tipo de transporte puede llegar a tener un gran impacto ambiental por ello la industria de los cruceros debe entender la sostenibilidad como una oportunidad y no como una amenaza, procurando mejorar la calidad de vida de sus usuarios pero cuidando en toda la medida de lo posible el medio ambiente.

El principal problema de este tipo de transporte es el tratamiento de los residuos que generan. Los vertidos de aguas residuales provocan un gran impacto: se estiman que se vierten entre 13.000 y 26.000 litros y entre 67 y 130 kilos de residuos tóxicos. La contaminación también se extiende a la atmósfera, ya que las emisiones del combustible del crucero equivalen a 12.000 vehículos. En este último aspecto ya se está trabajando y se prevé que para 2020 sea obligatorio que todos los cruceros lleven integrados sistemas de navegación con propulsión de gas.

El crucero Eoseas se lleva construyendo con materiales reciclables desde 2009. Posee 205 metros de largo y 60 de ancho, con un peso de 105.000 toneladas propulsadas por 20.000 MW de potencia. Se trata de un crucero con aforo para 3.311 pasajeros y 1.089 tripulantes. Por lo que realmente destaca es por los motores diésel y eléctricos propulsados por Gas Natural Licuado, de esta manera nos encontramos con una combustión más respetuosa con el medio ambiente.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Ciencias Ambientales: “Turismo responsable: en vistas a un crucero más sostenible”.

 270 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.