Reconversión del patrimonio forestal para uso turístico: bienvenid@s a Morciguillinas

En pleno parque natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, en Jaén, encontramos inmerso en la naturaleza serrana la renovada Hospedería de Montaña de Morciguillinas. Este icónico alojamiento, ubicada a escasos kilómetros de Cortijos Nuevos, en la Sierra de Segura, ha abierto recientemente sus puertas, tras haber salido a subasta durante la pandemia.

Morciguillinas es una de las 119 casas forestales registradas en el parque natural. Muchas han sido reconvertidas en refugios de montaña o centros de interpretación e información y otras, como es el caso de Morciguillinas, en hospederías de montaña que aún guardan la esencia de su origen y un pedacito de la historia del lugar entre sus paredes.

El parque natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas ha sido un paso de culturas y de co-evolución entre el ser humano y la naturaleza. Los recursos ecosistémicos y su variado uso a lo largo de los siglos han jugado un rol fundamental en la conformación del paisaje y su conservación hasta hoy en día.

Por su parte, las casas forestales han sido fundamentales para la gestión de los montes desde principios del siglo XX. Inicialmente eran hogares donde residían familias, en ocasiones completamente aisladas del paso de la vida fuera de los confines del parque. Estas casas, posteriormente también han servido como alojamiento para técnicos, naturalistas y demás trabajadores serranos.

Sin una estrategia de conservación en mente, poco a poco las casas forestales van cayendo en el olvido. En este aspecto, el turismo puede ser una herramienta muy importante que permita recuperar el patrimonio cultural local y adaptarlo a los nuevos usos de la sociedad actual.

Morciguillinas

Una nueva Morciguillinas para la Sierra de Segura

En el 2015 Vanesa Ruíz Fuentes, socia de El Contadero Aventuras la empresa inversora en Morciguillinas, se enamoró de esta casa forestal y su inigualable ubicación en el claro de una redondeada montaña de pinares. Hace varias décadas, Morciguillinas fue adquirida por concesión a una cooperativa en 1996 que lo inició como una pequeña hospedería de montaña.

“Desde Contadero Aventuras ya trabajábamos con los antiguos dueños, llevando grupos para realizar actividades en sus instalaciones”, cuenta Vanesa. A lo que añade “algo había nacido en mi desde el primer momento que conocí este lugar y aunque el reto ha sido enorme para poder abrir este verano, no lo dudamos ni un momento cuándo Morciguillinas salió a concesión en mitad de la pandemia”.

Tras una gran inversión económica, muchas horas de trabajo y la gran inercia que conllevaba una inversión con fines turísticos en plena pandemia, el 1 de julio 2021 una nueva Morciguillinas abrió finalmente sus puertas, recibiendo pequeños grupos y visitantes de toda España.

“Hemos hecho una remodelación 360 y aunque la ilusión y el soñar nunca nos ha faltado, si ha habido momentos muy difíciles,” recuerda Vanesa. Morciguillinas quiere ser un centro de ecoturismo y un espacio comunitario donde dar valor al arte local en todas sus modalidades, “queremos romper con la estacionalidad de esta zona del parque natural, ofreciendo opciones de microespacadas en contacto con la naturaleza para todo el año y crear una oferta integral junto con la gente y los proyectos locales, realizando talleres, conciertos o jornadas que pongan en valor nuestro territorio”.

Morciguillinas ya es un referente en el parque natural. No solo por el maravilloso enclave en el que está situado, sino también por la esencia que transmite y la ilusión y la energía de Vanesa y todas las personas que forman parte de este proyecto único donde la colaboración, la esencia del lugar y la naturaleza son sus componentes clave.

 184 visitas

Ángela Rodríguez

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.