El futuro del turismo será sostenible o no será

Empresas que comparten este modelo, como las B Corps Artiem Hotels o Sleep’N Atocha, consiguen captar a un huésped cada vez más responsable que prioriza las compañías y experiencias sostenibles, respetuosas con el patrimonio cultural local, las personas y el medio ambiente

España es líder mundial en el sector turístico, uno de los principales pilares de la economía del país. Este sector aporta el 11,7% del PIB español y emplea al 12,2% de la sociedad española, por lo que constituye una fuente de ingresos y de generación de empleo muy importante, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Sin embargo, el impacto negativo de un turismo desestructurado y masificado ha hecho que el sector afronte ahora nuevos retos. Unos desafíos que requieren la adopción de medidas y maneras de hacer que contribuyan a un crecimiento sostenible, teniendo en cuenta aspectos sociales y medioambientales.

En este sentido, el movimiento B Corp, así como el Ministerio, proponen un modelo de crecimiento turístico basado en el crecimiento socioeconómico sostenible, que apueste por la calidad y la transformación digital; la preservación del patrimonio cultural y natural; el beneficio social y ambiental; los nuevos modelos de gobernanza; la adaptación permanente ante los cambios constantes del entorno; y el liderazgo mundial de España en el sector.

El modelo de futuro con impacto en el presente

Un modelo que comparten las empresas B Corp del sector turístico, como Artiem Hotels o Sleep’N Atocha, que, a nivel ambiental, apuestan por alojamientos sostenibles y por la reducción de la huella de carbono y del consumo eléctrico y de agua, así como por la conservación del ecosistema y sus recursos naturales, en línea con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Estas compañías también contribuyen al desarrollo social y económico del país, potenciando los productos de proximidad, colaborando con productores de las zonas y los entornos rurales donde operan, y ponen en marcha iniciativas a nivel social. 

A nivel de gobernanza, las empresas del sector turístico que son B Corp, cumpliendo con uno de los requisitos para superar este estándar, modifican sus estatutos legales para considerar y beneficiar a todos los grupos de interés en la toma de decisiones: trabajadores, proveedores, clientes, comunidades, medio ambiente y, naturalmente, accionistas.

La sostenibilidad en el turismo no se limita pues a reducir el impacto negativo, sino a generar un impacto positivo y a colaborar y aliarse con otras empresas y organizaciones que respiren los mismos valores para que este impacto positivo en el mundo sea aún mayor.

El futuro del turismo está en manos de empresas como las B Corp


El movimiento tiene como objetivo lograr que las empresas sean auténticos agentes de cambio y que todas ellas compitan por ser no sólo las mejores del mundo, sino sobre todo las mejores para el mundo, priorizando el bienestar compartido. Las empresas B Corp buscan generar valor social y ambiental más allá del beneficio económico e innovan para maximizar su impacto positivo en los empleados, en las comunidades en las que operan y en el medio ambiente.

Tal y como explica Pablo Sánchez, director ejecutivo de B Lab Spain, entidad sin ánimo de lucro impulsora del movimiento B Corp en España, “las empresas son clave para generar un cambio real. En el caso del turismo, los destinos sostenibles están ganando mucho peso y cada vez son más los viajeros optan y priorizan vivir experiencias en países donde la sostenibilidad en las compañías turísticas esté incorporada en su filosofía y en el más mínimo detalle de su día a día”.

Este artículo es un resumen de la noticia original publicada por Revista Gran Hotel: “El futuro del Turismo será sostenible o no será”

 61 visitas

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.