Lograr la igualdad de género a través del turismo sostenible

Los Objetivos para el Desarrollo Sostenible tienen en cuenta lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas. Desde mi punto de vista, la igualdad de género no solo es un derecho humano fundamental, sino que es uno de los fundamentos esenciales para construir un mundo pacífico, próspero y sostenible. 

Los estereotipos nos limitan

Ciertamente, existe un estereotipo femenino  que difiere del estereotipo masculino, incluso en sociedades avanzadas. ¿Pero corresponde este estereotipo a la realidad? ¿Son las mujeres realmente diferentes de los hombres? Si lo son, ¿la diferencia se debe a factores culturales o está relacionada con una fisiología diferente?

Los psicólogos sociales han realizado muchos estudios para evaluar las diferencias psico-cognitivas de género reales. Casi siempre estas diferencias han sido mínimas y mucho más bajas que la variabilidad interindividual interna de cada uno de los géneros. El problema es que los estereotipos femeninos y masculinos están arraigados en la cultura y el sentimiento común, tanto entre hombres como mujeres: muchos estudios confirman que las personas ven a hombres y mujeres como diferentes en actitudes, emociones, etc. Por ejemplo, muchos consideran que algunas profesiones se «adaptan mejor» a un sexo que a otro.

El trabajo ennoblece al hombre, pero aún más a la mujer

La pobreza, la discriminación y la violencia relegan a las mujeres a la esfera doméstica. A menudo a las niñas se les niega el acceso a la educación y, privadas de su infancia, se convierten en esposas y madres demasiado pronto. No tienen las mismas posibilidades que los hombres y para ellas, con demasiada frecuencia, el destino ya está escrito desde el nacimiento.

Al garantizar a las niñas la posibilidad de ir a la escuela, se inicia un proceso que promueve la igualdad de derechos así como la inclusión social y económica de las mujeres. Las mujeres que han tenido acceso a una educación, saben cómo hacer valer sus derechos, gozan de una mejor salud, contribuyen mejor al crecimiento de su país y también al de sus hijos, en el caso que  hayan decidido tenerlos.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible recoge algunos elementos esenciales a través de los 17 SDGs (Sustainable Development Goals), que dan continuación a los resultados de los Millennium Development Goals (MDGs) que los precedieron. Los ODS representan objetivos comunes en una serie de temas importantes para el desarrollo y, entre ellos, hay los que tienen como objetivo acabar con la pobreza, luchar contra la desigualdad y el desarrollo social y económico.

La desigualdad de género es uno de los mayores obstáculos para el desarrollo sostenible, el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Gracias al MDG 3 sobre igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, el progreso en la posibilidad de que las niñas se matriculen en la escuela y la integración de las mujeres en el mercado laboral ha sido considerable. El MDG 3 le ha dado una gran visibilidad a la igualdad de género, pero temas importantes como la violencia contra las mujeres, las disparidades económicas y la baja participación de las mujeres en la toma de decisiones políticas siguen siendo delicados.

El Objetivo 5 apoya la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en la vida económica, la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, la eliminación de los matrimonios precoces y forzados, y la participación igualitaria en todos los niveles.

Por lo tanto, es necesario que el concepto de lucha contra la discriminación de género, ya introducido en muchos sectores, también sea reconocido en el turismo en su sentido más reciente.

Lograr la igualdad de género a través del turismo sostenible

Cómo el  turismo contribuye a la igualdad de género

El turismo tiene el potencial de contribuir a una mayor igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. La mayoría de las personas empleadas en el turismo en todo el mundo son mujeres, tanto en empleos formales como informales. El turismo ofrece a las mujeres oportunidades para la generación de ingresos y el espíritu empresarial. Sin embargo, las mujeres se concentran en los sectores peor pagados y menos calificados de la industria y realizan una gran cantidad de trabajo no remunerado en empresas de turismo familiar. Las mujeres no están bien representadas en los niveles más altos de empleo y gestión de la industria del turismo.

Los datos mostrados por expertos en diversas investigaciones nos dicen que:

  • Las trabajadoras todavía tienen que lograr la igualdad y la equidad de los ingresos y las tareas, aunque las mujeres son más de la mitad de las empleadas en el sector del turismo. Muchas de ellas aún trabajan en  «negro».
  • A las mujeres se les da bien apostar por  un turismo de calidad. Además, son las mejores para aprender y gestionar microcréditos. Estas cualidades pueden ser la palanca perfecta para que dediquen más tiempo a formarse y puedan delegar las tareas domésticas . A veces, no saben cómo utilizar mejor sus habilidades y conocimientos para encontrar o mejorar sus negocios (están aisladas, están segregadas para trabajar solo con otras mujeres, no tienen tiempo para formarse y aprender, están desmotivadas para encontrar apoyo y financiamiento).
  • Detrás de una mujer hay familias y comunidades: los proyectos que las involucran son un beneficio para la sociedad. La falta de igualdad de oportunidades y la escasa presencia de mujeres en los roles de toma de decisiones tienen una consecuencia negativa en la vida de comunidades enteras, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Las habilidades especiales de las mujeres encuentran una palanca para fortalecer y corresponder a las características del turismo responsable, dan resultados más duraderos y son más adaptables contra las crisis.
  • La mujer occidental suele viajar más que el hombre occidental, incluso son las mayores usuarias de viajes responsables. Ellas son las que deciden hacer un viaje o lo organizan, ya sea con los amigos, para la clase de los niños, para el «jefe» o para la familia.
  • Los nuevos viajes que marcan tendencias se acercan a la cultura, a la naturaleza, a las tradiciones comunitarias y a las personas. Estas formas de viajar se corresponden con la forma en que las mujeres organizan el turismo: dan la bienvenida a los turistas, dan a conocer las culturas y el territorio, organizan la producción de artesanía o alimentos para ofrecer a los turistas según la tradición local. Todos los temas directamente o indirectamente relacionados con el turismo responsable son innovadores e importantes para fortalecer el desarrollo global.
  • El turismo responsable es cada vez más una filosofía que une a turistas, planificadores, grandes y pequeñas empresas y operadores turísticos, que en un viaje suman experiencias, reuniones, innovación, respeto, transparencia, desarrollo justo, que satisfacen a aquellos que buscan características de encuentro, experiencia, respeto a los demás y descubrimiento.

Por lo tanto, escoger los negocios liderados por mujeres o bien que las empoderen  significa ayudar al empleo femenino y al desarrollo global, siguiendo nuevas tendencias, aumentando un mercado justo y eliminando la discriminación.

Retos para conseguir la igualdad de género

De hecho, las mujeres son más propensas que los hombres a trabajar en turismo debido a su propia forma de curiosidad y comunicación. Las peculiaridades son las mismas entre las viajeras y las empleadas: tienen más sensibilidad para conocer, para pensar en el futuro, para la cultura y las tradiciones. Pero a menudo las mujeres que quieren formar un negocio se sienten inseguras, no tienen apoyo para acceder a ayudas económicas o al enfoque de mercado. Hay muchas mujeres que intentan conectarse en línea, incluso entre amigas, pero encuentran la hostilidad de las instituciones.

Mujeres de todo el mundo: africanas, europeas, asiáticas y americanas, ponen a disposición sus habilidades para generar iniciativas cada vez más innovadoras mediante la difusión de información útil para los viajeros sobre lugares donde las mujeres participan en actividades como artesanía, comida y vino, agricultura, etc.

El ambicioso objetivo de aumentar esta forma de mercado justo, dirigido a eliminar la discriminación, significa aumentar el empleo femenino, pero principalmente apunta hacia el desarrollo global. Porque promover acciones sostenibles, compartir valores entre organizaciones privadas y públicas, fomentar el desarrollo de iniciativas a nivel local, son todas acciones que garantizan la comunicación y la cooperación dentro de una empresa. Por lo tanto, la creación de movimientos, iniciativas y proyectos en este sentido significa haber generado un fenómeno sin precedentes que, gracias a su naturaleza globalizadora, ha logrado establecer un diálogo entre partes opuestas. Esta es la clave del desarrollo global.

En conclusión, es posible afirmar que las carreras femeninas serían «saboteadas» desde el nacimiento, casi inconscientemente, y que incluso cuando la mujer logre forjar su espacio profesional, todavía tendrá que enfrentar estereotipos fuertes y poderosos prejuicios. Hoy en día, con la importancia que ha asumido el trabajo para todos los ciudadanos, ya sean hombres o mujeres, todos estos procesos terminan generando un gran e inaceptable desperdicio de potencial que debe alcanzarse a nivel económico, a través de reformas que fomentar el trabajo femenino, pero también y sobre todo a nivel psicológico a través de una elaboración y modificación precisa y profunda de todos los estereotipos que conforman la “jaula dorada” en la que vive la mujer.

 108 visitas

Sara Folegani

Comentarios

Deja un comentario


* Campos obligatorios.

Newsletter

Recibe nuestro boletín con las últimas noticias en turismo y sostenibilidad.